La Huella de Che­ma Mar­tí­nez

Trail Run - - SUMARIO -

Di­cen que por cor­to que sea el ca­mino de­ja huella aquel que pi­sa fuer­te. Siem­pre he creí­do que lo más bo­ni­to que a al­guien le pue­de pa­sar en la vi­da, es ter­mi­nar la mis­ma sa­bien­do que ha de­ja­do una pe­que­ña huella en los co­ra­zon­ci­tos de otras mu­chas per­so­nas, que ca­da vez que se acuer­den de uno di­bu­ja­rán una son­ri­sa, que nues­tro pa­so por aquí no ha si­do en vano. No ha si­do al­go así co­mo po­ner el pi­lo­to au­to­má­ti­co y de­jar­se lle­var, no. Uno tie­ne que to­mar las rien­das, abrir la men­te, atar sus mie­dos, li­be­rar los sue­ños y a par­tir de ahí ca­mi­nar, ca­mi­nar… bueno, en mi ca­so ha si­do más bien co­rrer, co­rrer, y co­rrer… pe­ro, ¡no de cual­quier ma­ne­ra! Siem­pre he pro­cu­ra­do vol­car mi al­ma en ca­da una de mis zan­ca­das. Nun­ca hay que de­jar de avan­zar, ca­mi­nar, co­rrer.. .con el fir­me pro­pó­si­to de afian­zar nues­tra huella allí don­de pi­sa­mos.

El “de­jar huella” no sig­ni­fi­ca, pa­ra mí, acu­mu­lar vic­to­rias, sino ex­pe­rien­cias, te­ner his­to­rias que con­tar... Y, co­mo de­cía Ro­sen­do, “siem­pre hay una his­to­ria”. Al­gu­nas ve­ces his­to­rias dul­ces y, otras, han si­do amar­gas, pe­ro de to­das ellas he apren­di­do.

La so­le­dad te lle­va a lo me­jor de ti y te ofre­ce la opor­tu­ni­dad de cre­cer.

Cuan­do pien­so en lo que ha si­do mi vi­da de­por­ti­va, lo que ha sig­ni­fi­ca­do ca­da eta­pa, có­mo ha ido evo­lu­cio­nan­do y cam­bia­do mi pi­sa­da des­de la pis­ta al as­fal­to y, por úl­ti­mo, hun­dien­do mis pa­sos por el de­sier­to, me doy cuen­ta de lo que sig­ni­fi­ca en reali­dad es­te con­cep­to de “de­jar huella”.

Más allá de mi­rar­me el om­bli­go y pen­sar en el pal­ma­rés o en los bue­nos mo­men­tos co­se­cha­dos, lo que vie­ne a mi men­te es có­mo me ha ca­la­do ca­da uno de es­tos mo­men­tos. Y en có­mo aho­ra, por ejem­plo, ya al­go más le­jos de la com­pe­ti­ción pu­ra y du­ra, el de­sier­to ha ido de­jan­do huella en mí.

No sé si de­be­ría de­cir que hoy es­toy más le­jos de la com­pe­ti­ción, ya que me en­cuen­tro en un mo­men­to en el que la ba­ta­lla a li­brar es con­mi­go mis­mo, al­go que me per­mi­te su­pe­rar­me día a día, tan­to a ni­vel fí­si­co co­mo men­tal. Y es­te es gran re­ga­lo que es­ta eta­pa me es­tá dan­do.

El de­sier­to es una puer­ta de ins­pi­ra­ción, me ha atra­pa­do, me ha en­gan­cha­do y se ha con­ver­ti­do en una ne­ce­si­dad, una adic­ción en la que es­toy apren­dien­do a co­rrer de una for­ma dis­tin­ta. Aho­ra co­rro dis­fru­tan­do del pai­sa­je, en so­le­dad, de­ján­do­me sen­tir sin rui­dos, sin la tor­men­ta del cro­nó­me­tro con­ti­nua­men­te per­si­guién­do­me. Y es que la so­le­dad te lle­va a lo me­jor de ti y te ofre­ce la opor­tu­ni­dad de cre­cer.

En de­fi­ni­ti­va vi­va­mos (co­rra­mos) de for­ma que, no só­lo de­je­mos huella en los de­más, sino que ca­da zan­ca­da que de­mos, ca­da ki­ló­me­tro re­co­rri­do, de­je huella en nues­tras vi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.