Es­pí­ri­tu Trail

Trail Run - - SUMARIO - POR: RAÚL GAR­CÍA CAS­TÁN

Di­cen los ex­per­tos que la vi­da es be­lla, y sin du­da de­ben te­ner ra­zón, pe­ro a ve­ces, pa­ra qué lo va­mos a ne­gar, la be­lle­za de la vi­da es tan te­rri­ble, tan apo­ca­líp­ti­ca, tan in­com­pren­si­ble, que si no fue­ra por­que es­ta­mos enamo­ra­dos de ella has­ta los tué­ta­nos, se­ría co­mo pa­ra co­ger­la por las so­la­pas y de­cir­le un par de co­sas bien di­chas. De he­cho to­dos lo ha­ce­mos de vez en cuan­do, sin com­pren­der que ella, la vi­da, es be­lla, sí, pe­ro tam­bién es cie­ga, y sor­da, y mu­da, y por tan­to in­mu­ne a nues­tra ri­sa y a nues­tro llan­to. La vi­da va por la vi­da a lo su­yo, que es vi­vir la vi­da, y por eso no me­re­ce la pe­na in­sul­tar­la, ni odiar­la, ni mal­tra­tar­la, ni ne­gar­la. No. La be­lle­za de la vi­da no es per­fec­ta, ni fal­ta que le ha­ce. O qui­zá es que nues­tro con­cep­to acer­ca de la be­lle­za de la vi­da no es el co­rrec­to.

El amor de un pa­dre o una ma­dre cu­yo hi­jo no pue­de ca­mi­nar, o ha­blar, o reír, o pen­sar, o ju­gar; sus lá­gri­mas al des­cu­brir­lo, su co­ra­je al com­ba­tir­lo, su pa­cien­cia infinita, su de­ter­mi­na­ción de ace­ro, su lu­cha dia­ria, su so­le­dad pa­vo­ro­sa, su gri­to si­len­cio­so, su do­lor in­so­por­ta­ble… To­do eso es vi­da; vi­da de una de­ses­pe­ra­da be­lle­za y de un tem­ple fe­roz an­te la ad­ver­si­dad. A la vi­da no hay que com­ba­tir­la, a la vi­da hay que ca­bal­gar­la, o me­jor aún: a la vi­da hay que echar­la a ro­dar.

LOS SUE­ÑOS... ¿SUE­ÑOS SON?

Ha­ce unos cua­tro años que dos her­ma­nos de To­rre­la­ve­ga, enamo­ra­dos de la vi­da, tu­vie­ron el pál­pi­to ge­nial de un­cir­se a una si­lla con la in­ten­ción de que al­gu­nas per­so­nas que ha­bían per­di­do la fe en la vi­da, vol­vie­ran a creer. Con ese pro­pó­si­to por ban­de­ra, idea­ron uti­li­zar uno de los tres más gran­des in­ven­tos de la hu­ma­ni­dad, la rue­da –los otros dos son el fue­go y las pa­ta­tas fri­tas, no ne­ce­sa­ria­men­te por es­te or­den, siem­pre y cuan­do no sean con­ge­la­das, eso sí– pa­ra echar a ro­dar la vi­da cuan­do es­ta se atas­ca en el fan­go de sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes. Al prin­ci­pio lo hi­cie­ron con la hu­mil­dad de quien des­cu­bre al­go nue­vo y no es­tá se­gu­ro de po­der pi­sar con fir­me­za el te­rreno que pi­sa. O que rue­da, en es­te ca­so. Den­tro del con­tex­to de ese even­to in­creí­ble que es “El So­plao” esa co­no­ci­da mul­ti­com­pe­ti­ción de mon­ta­ña que se desa­rro­lla en tie­rras cán­ta­bras,

es­tos ami­gos per­te­ne­cien­tes al club Al­dro Night City Trail de­ci­die­ron que ya era ho­ra de que la vi­da de cier­tas per­so­nas con dis­tin­tas dis­ca­pa­ci­da­des fí­si­cas o men­ta­les, pe­ro que a pe­sar de ello no se re­sig­nan a ver pa­sar la vi­da, sino a vi­vir­la, em­pe­za­se a ir so­bre rue­das. Al me­nos du­ran­te el tiem­po que du­ra­se la men­cio­na­da com­pe­ti­ción. La ini­cia­ti­va con­sis­tía en acom­pa­ñar, em­pu­jar, ani­mar, trans­por­tar, arras­trar, con­du­cir, ja­lear, ayu­dar a es­tas per­so­nas a con­se­guir el sue­ño de com­ple­tar un re­to que, de otra ma­ne­ra, hu­bie­ra si­do im­po­si­ble rea­li­zar. Afian­za­dos con el es­tu­pen­do re­sul­ta­do de es­ta pri­me­ri­za ex­pe­rien­cia, de­ci­die­ron ex­por­tar­la a cuan­tos co­ra­zo­nes in­tré­pi­dos, en­car­ce­la­dos en cuer­pos im­pe­di­dos, qui­sie­ran ro­dar jun­to a ellos. Y así, de­ci­di­dos a en­con­trar los me­dios tec­no­ló­gi­cos y ma­te­ria­les más ade­cua­dos a sus pro­pó­si­tos -los me­dios hu­ma­nos ya los te­nían, eran ellos mis­mos- die­ron con un mo­de­lo de si­lla ro­dan­te de la mar­ca fran­ce­sa Joe­let­te, ca­sa es­pe­cia­li­za­da en es­te ti­po de vehícu­los, con unas ca­rac­te­rís­ti­cas que fa­ci­li­ta­ban enor­me­men­te la na­da sen­ci­lla ta­rea de con­du­cir, por las mil tro­chas y ve­ri­cue­tos mon­ta­ñe­ses el cuer­po, y so­bre to­do las ilu­sio­nes, de to­das aque­llas per­so­nas que, con­tra­di­cien­do al ge­nio Cal­de­rón de la Bar­ca, cuan­do de­cía aque­llo de “los sue­ños, sue­ños son”, afir­man que no, que los sue­ños, al me­nos sus sue­ños, reali­dad son. Tras fo­guear­se en cam­po abier­to (más bien ce­rra­do, que Can­ta­bria es mu­cha Can­ta­bria), rea­li­zan­do nue­vos re­tos y ru­tas, pro­ban­do la si­lla con dis­tin­tas per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das, es­ta­ble­cie­ron ya de ma­ne­ra es­ta­ble una co­la­bo­ra­ción en pro del de­por­te in­clu­si­vo jun­to con el Cen­tro de Edu­ca­ción Es­pe­cial Fer­nan­do Ar­ce, den­tro del con­tex­to de la ce­le­bra­ción de “El So­plao”, y de­ci­die­ron for­ma­li­zar su pro­yec­to ini­cial y do­tar­lo de un nom­bre, que re­sul­tó ser así de grá­fi­co y ro­tun­do: Arras­tra­si­llas.

CAN­TA­BRO­NES

El bau­tis­mo de fue­go don­de ex­pri­mir al má­xi­mo las pre­sun­tas pres­ta­cio­nes del nue­vo ar­ti­lu­gio, y don­de com­pro­bar si real­men­te po­dían lle­gar con él a aque­llos lu­ga­res más re­cón­di­tos y apar­ta­dos de la na­tu­ra­le­za, tras las prue­bas an­te­rio­res, más sen­ci­llas, se pre­sen­tó ca­si por ca­sua­li­dad, al co­no­cer el ca­so de un ami­go, mon­ta­ñe­ro afi­cio­na­do y pa­dre de un ni­ño que na­ció con una dis­ca­pa­ci­dad que lo man­tie­ne ama­rra­do a una si­lla de rue­das. Tras ha­ber ba­ra­ja­do dis­tin­tas hi­pó­te­sis irrea­li­za­bles, en unos ca­sos por de­ma­sia­do bá­si­cas, en otros por de­ma­sia­do so­fis­ti­ca­das y ca­ras, el pa­dre de es­te ni­ño en­con­tró en la ini­cia­ti­va de los Arras­tra­si­llas la so­lu­ción, y so­bre to­do la ma­ne­ra de cum­plir su vie­jo sue­ño de po­der lle­var a su hi­jo has­ta el em­ble­má­ti­co re­fu­gio cán­ta­bro de Ca­ba­ña Ve­ró­ni­ca, tan be­llo y poé­ti­co de nom­bre co­mo de es­tam­pa, siem­pre des­te­llan­do al sol su qui­jo­tes­ca ar­ma­du­ra de pla­ta. Éxi­to ro­tun­do.

Cen­tau­ro en su má­qui­na má­gi­ca, mi­tad hie­rro mi­tad al­ma, sin du­da es­te ni­ño pu­do son­reír por la fe­li­ci­dad de su pa­dre, y su pa­dre llo­rar por la fe­li­ci­dad de su hi­jo. Pa­ra con­se­guir es­te re­to los chi­cos de Arras­tra­si­llas con­ta­ron con la siem­pre en­tu­sias­ta co­la­bo­ra­ción, cuan­do de ayu­dar a quien lo ne­ce­si­ta se tra­ta, de “La Ma­rea Azul”, que cuan­do se les me­te una co­sa en sus azu­les mo­lle­ras, oi­ga, ni el pro­pio Gár­ga­mel, te­rror de los pi­tu­fos, tam­bién azu­les co­mo ellos, po­dría de­te­ner­los.

A día de hoy, el pro­yec­to se ha con­so­li­da­do es­pi­ri­tual­men­te en la con­cien­cia de mu­chas per­so­nas que apor­tan su ca­chi­to de co­ra­zón de la ma­ne­ra en que ca­da cual pue­de, co­mo en el ca­so del ta­ller Be­sa­ya Bi­ke, que, de ma­ne­ra gra­tui­ta, re­pa­ra y rea­li­za el man­te­ni­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra con­ser­var en óp­ti­mo es­ta­do las, ya na­da me­nos que 3 bi­ci­cle­tas con que cuen­ta el pro­yec­to Arras­tra­si­llas, tras la ge­ne­ro­sa do­na­ción de otros dos apa­ra­tos por par­te de la Obra So­cial de La Cai­xa, que se com­ple­men­ta­rán en un fu­tu­ro cer­cano con nue­vas apor­ta­cio­nes de dis­tin­tos ayun­ta­mien­tos y de Ban­kia.

Con se­me­jan­te par­que mó­vil y la im­pa­ga­ble ener­gía mo­triz de los ru­dos mu­cha­chos cán­ta­bros, de los que po­dría de­cir­se ( lo di­go por la fuer­za y el de­nue­do con que aco­me­ten es­te re­to, no me sean mal pen­sa­dos) que más que cán­ta­bros, son can­ta­bro­nes, ya se es­tá rea­li­zan­do a día de hoy, de ma­ne­ra efec­ti­va, el prés­ta­mo de­sin­te­re­sa­do y to­tal­men­te gra­tui­to de las si­llas Joe­let­te, a quie­nes lo so­li­ci­tan con la in­ten­ción de dar­les el uso pa­ra el cual fue con­ce­bi­do el pro­yec­to Arras­tra­si­llas, es­to es, pres­tar su tec­no­lo­gía, sus pier­nas y so­bre to­do su co­ra­zón a to­das aque­llas per­so­nas que tie­nen sue­ños que cum­plir, pe­ro no fuer­zas pa­ra cum­plir­los.

El pa­sa­do 6 de oc­tu­bre se ce­le­bró la 6º edi­ción de On­co­trail, una ca­rre­ra so­li­da­ria en be­ne­fi­cio de los en­fer­mos del cán­cer y de sus fa­mi­lia­res. To­do el di­ne­ro que se reúne en una edi­ción tras otra se des­ti­na a los hos­pi­ta­les pa­ra me­jo­rar la vi­da de es­tos en­fer­mos y acom­pa­ñar­les en mo­men­tos tan con­fu­sos y com­pli­ca­dos. Se tra­ta de un acon­te­ci­mien­to no com­pe­ti­ti­vo de 100 km de re­co­rri­do que com­bi­na zo­na de la cos­ta en la Cos­ta Bra­va y zo­na in­te­rior en las Ga­va­rres y que se rea­li­za por equi­pos de en­tre 6 y 8 per­so­nas. Siem­pre de­be ha­ber 4 per­so­nas del equi­po co­rrien­do jun­tas y los de­más se des­pla­zan de avi­tua­lla­mien­to en avi­tua­lla­mien­to en co­che, don­de se rea­li­zan los cam­bios de co­rre­do­res, siem­pre a elec­ción de ca­da equi­po que, mien­tras ha­ya 4 com­po­nen­tes co­rrien­do o an­dan­do jun­tos, pue­den or­ga­ni­zar­se co­mo quie­ran. El di­rec­tor y crea­dor de On­co­trail es Lluís Co­met, pa­dre de la co­rre­do­ra de Dy­na­fit An­na Co­met. To­do em­pe­zó en 2011 cuan­do el pa­dre de An­na es­ta­ba aca­ban­do la qui­mio­te­ra­pia tras seis me­ses de du­rí­si­mo tra­ta­mien­to. An­na par­ti­ci­pa­ba en un acon­te­ci­mien­to pa­re­ci­do, con un gru­po de ami­gos, el Trai­lWal­ker, y le pi­die­ron a Lluís que les hi­cie­ra la asis­ten­cia en co­che pa­ra que, de es­te mo­do, él se dis­tra­je­ra un po­co tras me­ses de re­clu­sión y en­fer­me­dad. Des­pués de es­ta ca­rre­ra, cuan­do to­da­vía es­ta­ba en tra­ta­mien­to de se­gui­mien­to y le to­ca­ban al­gu­nas tan­das de qui- mio, aque­lla ca­be­ci­ta, sin pe­lo por el tra­ta­mien­to pe­ro siem­pre muy ac­ti­va, em­pe­zó a ma­qui­nar una for­ma de re­unir di­ne­ro pa­ra me­jo­rar, de en­tra­da, las sa­las de qui­mio­te­ra­pia que se­gún Lluís: “son de­pri­men­tes, in­có­mo­das y abu­rri­das.” A par­tir de aquí se te­jió to­do.

Por des­gra­cia, ¿quién no tie­ne un co­no­ci­do, pa­rien­te o ami­go to­ca­do por es­ta en­fer­me­dad? Nos im­pli­ca tan de cer­ca y de for­ma per­so­nal que to­dos nos sen­ti­mos ape­la­dos por una cau­sa así. Pe­ro el gran se­cre­to del éxi­to de es­te acon­te­ci­mien­to no com­pe­ti­ti­vo que no pa­ra de cre­cer año tras año con lar­gas lis­tas de es­pe­ra es la mag­ní­fi­ca or­ga­ni­za­ción, los vo­lun­ta­rios, la trans­pa­ren­cia en to­dos los do­na­ti­vos y su in­ver­sión, la fran­que­za y la pa­sión ab­so­lu­ta des­de la di­rec­ción de la prue­ba has­ta ca­da uno de los par­ti­ci­pan­tes que se ins­cri­ben sin ce­sar. Co­rrer por equi­pos tam­bién en­gran­de­ce la ges­ta, crea víncu­los pre­cio­sos en­tre los miem­bros de ca­da equi­po que pro­vo­can que la ex­pe­rien­cia se mul­ti­pli­que y las emo­cio­nes se vi­van con una in­ten­si­dad so­bre­di­men­sio­na­da y bo­ni­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.