#Zai­dSeQue­da

Trail Run - - SUMARIO -

Las re­des so­cia­les se vol­ca­ron con el co­rre­dor de ori­gen ma­rro­quí, quien lle­va me­ses reivin­di­can­do su con­di­ción de es­pa­ñol tras ca­du­car su permiso de re­si­den­cia. La de­ci­sión so­bre su fu­tu­ro coin­ci­de con la pu­bli­ca­ción del li­bro 'La eter­na son­ri­sa del trail', de nues­tra co­la­bo­ra­do­ra An­na Co­met.

Tam­bién es sa­bi­do que ha­ce unos años es­tu­vo a pun­to de te­ner que re­gre­sar a Ma­rrue­cos de ma­las ma­ne­ras ya que no le que­rían re­no­var el permiso de re­si­den­cia por fal­ta de ho­ras de con­tra­to. En aquel en­ton­ces se ini­ció una cam­pa­ña de ayu­da pa­ra el co­rre­dor ma­rro­quí con am­plio so­por­te en las re­des so­cia­les y me­dios de co­mu­ni­ca­ción que ter­mi­na­ron re­sol­vien­do a su fa­vor y Zaid no tu­vo que re­nun­ciar a la Pe­nín­su­la. Pe­ro la vi­da es cí­cli­ca, con su par­te bue­na y la ma­la y, en es­te ca­so, he­mos vuel­to a la ca­si­lla de sa­li­da. Ac­tual­men­te Zaid se en­cuen­tra en una si­tua­ción pa­re­ci­da, sus ho­ras de con­tra­to no al­can­za el mí­ni­mo re­que­ri­do pa­ra po­der re­no­var el permiso de re­si­den­cia y mu­cho me­nos ac­ce­der a la na­cio­na­li­dad. Los con­tra­tos que te­ne­mos los co­rre­do­res no co­ti­zan co­mo tal, ya que en la gran ma­yo­ría de ca­sos son de­re­chos de ima­gen, al igual que los pre­mios de com­pe­ti­cio­nes tam­po­co sir­ven pa­ra su­mar ho­ras de tra­ba­jo, así que aun­que Zaid se es­té ga­nan­do la vi­da en nues­tro país y ayu­dan­do a ge­ne­rar ne­go­cio, no compu­ta lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra que se le “quie­ra” aquí. Por es­ta ra­zón, apro­ve­chan­do la po­ten­cia de las re­des so­cia­les, se ha ge­ne­ra­do una nue­va cam­pa­ña con el hash­tag #Zai­dSeQue­da que acu­mu­la más de 700 pu­bli­ca­cio­nes en unos po­cos días.

Zaid es una per­so­na que­ri­da allá don­de va­ya y no por­que co­rra rá­pi­do, ni ba­je co­mo una au­tén­ti­ca ca­bra mon­te­sa -co­sa que si al­guno ha po­di­do pre­sen­ciar, cor­ta el alien­to- ni por­que sube con la fa­ci­li­dad de un re­be­co, ni por los pe­los de lo­co que nos lle­va a día de hoy, ni por­que lle­ga­ra ba­jo un ca­mión co­mo tan­tas otras per­so­nas… sino que Zaid es real­men­te que­ri­do por su carácter jo­vial, ca­ris­má­ti­co, des­pis­ta­do y alo­ca­do. Por su sa­lu­do siem­pre a pun­to, por su acen­to ma­rro­quí an­da­luz sim­pá­ti­co. Por su pri­me­ra ca­pa de su­je­to ver­gon­zo­so pe­ro au­tén­ti­ca­men­te abier­to y ale­gre tras ella. Por sus bro­mas, sus bai­les, sus cos­tum­bres y creen­cias in­tac­tas sin fal­tar al res­pe­to a nin­gu­na otra… por tan­tas y tan­tas co­sas que no tie­nen que ver con el éxi­to de­por­ti­vo… Es por es­ta ra­zón que ha en­tra­do en el co­ra­zón de to­das es­tas per­so­nas que le apo­yan de for­ma es­pon­tá­nea.

Y co­mo de­cía, la vi­da es cí­cli­ca, si el año en que no que­rían re­no­var­le el permiso de re­si­den­cia con­si­guió esa apre­cia­dí­si­ma e im­por­tan­tí­si­ma se­gun­da po­si­ción en la em­ble­má­ti­ca Ul­tra Pi­ri­neu, ¡es­te año la ha re­pe­ti­do! Vol­vió a cru­zar la lí­nea de me­ta en Ba­gà en se­gun­da po­si­ción tras una lar­ga pe­lea con Jes­sed Her­nàn­dez que fi­nal­men­te se fir­mó a fa­vor del co­rre­dor ca­ta­lán quien vol­vía a ga­nar tras su pri­me­ra vic­to­ria diez años atrás.

Una his­to­ria pre­cio­sa de una gran per­so­na que ne­ce­si­ta muy po­co pa­ra ser fe­liz.

Ese día yo es­ta­ba en me­ta, en pri­me­ra lí­nea, es­pe­ran­do an­sio­sa la lle­ga­da de los co­rre­do­res, con mi hi­jo Gil de un mes y me­dio col­ga­do de la mo­chi­la y dur­mien­do a sus an­chas con la voz emo­cio­na­da de De­pa de fon­do y los ba­fles pe­tan­do a to­da má­qui­na con mú­si­cas épi­cas. Cru­zó la lle­ga­da Jes­sed y, al ca­bo de po­cos mi­nu­tos, lo hi­zo Zaid. Lle­gó ex­haus­to, tan ago­ta­do que no son­reía… an­du­vo co­mo un zom­bi los úl­ti­mos me­tros an­tes del ar­co de me­ta, aque­llos me­tros tan es­pe­cia­les en los que ya no­tas el tac­to de la al­fom­bra de ter­cio­pe­lo ba­jo los pies, es­tás en­vuel­to de de­ce­nas y de­ce­nas de per­so­nas aplau­dien­do, gri­tan­do tu nom­bre y sa­can­do la mano pa­ra que se la cho­ques. ¡Pues no, no son­reía!

No le re­co­no­cí. Mien­tras aca­ba­ba de an­dar ha­cia la zo­na de me­ta, por mi ca­be­za pa­sa­ron unas cuan­tas teo­rías rá­pi­das: “ha es­ta­do to­da la ca­rre­ra lu­chan­do con Jes­sed y fi­nal­men­te ha per­di­do la ba­ta­lla y es­tá en­fa­da­do…”. No, es­ta no me con­ven­cía, nun­ca he vis­to a Zaid en­fa­da­do por una ba­ta­lla jus­ta.

Pe­ro cru­zó la me­ta, se abra­zó a De­pa y ca­yó des­plo­ma­do, ex­te­nua­do so­bre su es­pal­da, con las ro­di­llas do­bla­das y las ma­nos re­co­gién­do­se los ri­zos que le so­bre­sa­lían de la cin­ta que lle­va­ba en la ca­be­za. ¡Zaid no son­reía!

A la ma­ña­na siguiente ya vi una pu­bli­ca­ción en su Ins­ta­gram con al­gu­na de sus bro­mas y con la son­ri­sa re­cu­pe­ra­da. ¡Ese sí, vol­vía a ser Zaid!

Zaid en­tró en el país con su pri­mo y ba­jo un ca­mión un día frío de in­vierno y tu­vo que es­ca­par de la po­li­cía. Es­ta aven­tu­ra, por des­gra­cia, no tie­ne de­ma­sia­do de es­pe­cial. Hoy en día, va­mos con los oí­dos lle­nos de his­to­rias pa­re­ci­das a es­ta. El mun­do es­tá re­vuel­to de tal mo­do que el gran de­seo de los jó­ve­nes de mu­chos paí­ses es aban­do­nar su lu­gar de ori­gen en bus­ca de me­jo­res con­di­cio­nes. Pe­ro, ¿las en­cuen­tran real­men­te? Nues­tro jo­ven co­rre­dor, a sus vein­te tan­tos, se em­bar­có en la aven­tu­ra de de­jar atrás Ma­rrue­cos, un país que ama. De aban­do­nar Ou­dad­di, un pue­blo que ado­ra con una fa­mi­lia que ex­tra­ña, pa­ra me­jo­rar sus con­di­cio­nes de vi­da.

Só­lo cru­zar la fron­te­ra ya tu­vo que es­ca­par co­rrien­do. Sus pri­me­ros días en Es­pa­ña fue­ron in­fer­na­les y sus pri­me­ros tra­ba­jos du­rí­si­mos. Le es­ta­fa­ron con el con­tra­to de tra­ba­jo. Cuan­do pen­sa­ba que es­ta­ba co­ti­zan­do y que ya em­pe­za­ba a su­mar ho­ras que le ser­vi­rían pa­ra con­se­guir los pa­pe­les pa­ra los pri­me­ros per­mi­sos de re­si­den­cia, re­sul­tó que lo que ha­bía he­cho has­ta en­ton­ces era, úni­ca­men­te, per­der ho­ras y días im­pres­cin­di­bles pa­ra su objetivo que era el de con­ver­tir­se en le­gal y de­jar de ser un “sin pa­pe­les”.

Se co­bi­jó con pai­sa­nos su­yos con los que se fue cru­zan­do. Du­dó en mu­chos mo­men­tos de vol­ver a ca­sa, a su pue­blo, a sus mon­ta­ñas del Atlas, se­cas pe­ro aco­ge­do­ras. Jun­to a su ma­dre, una mu­jer tier­na y muy re­li­gio­sa que úni­ca­men­te desea que su hi­jo, es­té don­de es­té, sea fe­liz.

Pe­ro po­co a po­co, esa son­ri­sa y carácter ale­gre, ama­ble y llano de nues­tro jo­ven ma­rro­quí fue pe­ne­tran­do en los co­ra­zo­nes de al­gu­nas per­so­nas de la zo­na en la que re­si­día, An­da­lu­cía, don­de en­con­tró el apo­yo y hos­pi­ta­li­dad ne­ce­sa­rios pa­ra, po­co a po­co, ir sa­lien­do del po­zo y em­pe­zar a to­mar la di­rec­ción que le lle­va­ría has­ta día de hoy.

Zaid ha ga­na­do en va­rias oca­sio­nes el Cam­peo­na­to de Es­pa­ña de ca­rre­ras por mon­ta­ña de la FED­ME pe­ro nun­ca se ha col­ga­do la me­da­lla por ser ex­tran­je­ro. Ha de­cla­ra­do siem­pre que no le mo­les­ta, que él úni­ca­men­te quie­re pun­tuar pa­ra su se­lec­ción an­da­lu­za que tan­to le ha da­do.

Es co­rre­dor de Buff In­ter­na­cio­nal y compite en las ca­rre­ras del más al­to ni­vel. Los re­sul­ta­dos son irre­gu­la­res, aun­que siem­pre de­fen­dien­do el top 10, ¿na­da mal, ver­dad? La irre­gu­la­ri­dad en sus re­sul­ta­dos que­da le­jos de po­ner en du­da su po­ten­cial, que es al­tí­si­mo, sino que tie­ne más re­la­ción con el rit­mo y es­ti­lo de vi­da que se ve obli­ga­do a lle­var que con na­da más. En mu­chas oca­sio­nes compite pa­ra sa­car­se al­go de di­ne­ro ex­tra y es­to ha­ce que com­pi­ta mu­cho más de lo re­co­men­da­do y, al­gu­na tem­po­ra­da, ha arras­tra­do le­sio­nes por so­bre­car­ga que le han ju­ga­do ma­las pa­sa­das.

En­tre su pal­ma­rés des­ta­ca una cuar­ta po­si­ción en Ze­ga­ma en una edi­ción de al­tí­si­mo ni­vel con al­gu­nos de los me­jo­res co­rre­do­res del mun­do de aquel mo­men­to. Zaid siem­pre di­ce que Ze­ga­ma y ese re­sul­ta­do le abrie­ron las puer­tas de su sue­ño. Ca­be sub­ra­yar tam­bién una vic­to­ria en la ca­rre­ra sui­za de Zer­matt, la Ul­traks Ma­rat­hon y dos se­gun­das po­si­cio­nes en Ul­tra Pi­ri­neu, pa­ra des­ta­car una ín­fi­ma par­te de to­das sus vic­to­rias, po­dios y par­ti­ci­pa­cio­nes tan­to na­cio­na­les co­mo in­ter­na­cio­na­les.

Per­mi­tid­me que vuel­va al ini­cio, Zaid es mu­cho más que es­tos nú­me­ros lle­nos de es­fuer­zo y de ta­len­to, no lo nie­go, pe­ro lo que le da va­lor a es­te in­di­vi­duo es mu­cho más sen­ci­llo y com­ple­to a la vez.

Una de las pri­me­ra opi­nio­nes que he­mos re­ci­bi­do de su li­bro, “Zaid Ait Ma­lek: la eter­na son­ri­sa del trail” ha si­do: una his­to­ria pre­cio­sa de una gran per­so­na que ne­ce­si­ta muy po­co pa­ra ser fe­liz.

Si la ma­yo­ría de opi­nio­nes desem­bo­can aquí, me sen­ti­ré sa­tis­fe­cha por­que ha­bré con­se­gui­do plas­mar en unas ho­jas de pa­pel una reali­dad que va­lía la pe­na ex­pli­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.