Mon­te Ro­sa Sky Ma­rat­hon Bob Graham Round

Trail Run - - INTO THE WILD -

La tem­po­ra­da de Ki­lian Jor­net es­tu­vo mar­ca­da en su pri­me­ra mi­tad por el ac­ci­den­te que su­frió es­quian­do en la Pie­rra Men­ta. Co­rría el mes de mar­zo y una caí­da ines­pe­ra­da mien­tras com­pe­tía en la prue­ba fran­ce­sa ter­mi­na­ba con una frac­tu­ra de pe­ro­né y una lu­xa­ción en el to­bi­llo. Aquel día fue in­me­dia­ta­men­te tras­la­da­do al hos­pi­tal de Beau­fort, don­de in­for­ma­ba de la si­tua­ción a sus se­gui­do­res a tra­vés de las re­des so­cia­les: “Es­te año la Pie­rra Men­ta ter­mi­na en el hos­pi­tal pa­ra mí. Gra­cias a los es­pec­ta­do­res que me han ani­ma­do, a la or­ga­ni­za­ción y al equi­po de res­ca­ta­do­res. Una pe­na por mi com­pa­ñe­ro de equi­po, Ja­kob Herrmann, con quien es­ta­ba ha­cien­do una gran ca­rre­ra es­tos días. Apro­ve­cha­ré pa­ra tra­ba­jar un tiem­po mi tren su­pe­rior”. Tras unas se­ma­nas en el os­tra­cis­mo y otras tan­tas de reha­bi­li­ta­ción, Ki­lian ul­ti­ma­ba su pre­pa­ra­ción pa­ra vol­ver ofi­cial­men­te a la com­pe­ti­ción ins­cri­bién­do­se jun­to a su chi­ca Eme­lie Fors­berg en una de las clá­si­cas eu­ro­peas: Mon­te Ro­sa Sky Ma­rat­hon. Allí, en la ca­rre­ra más al­ta del con­ti­nen­te ( lle­ga a los 4.554 m de al­ti­tud) es­cri­bió la pri­me­ra lí­nea de un ve­rano que ja­más ol­vi­da­rá. Era fi­na­les de ju­nio. Ki­lian y Eme­lie fue­ron ter­ce­ros en la cla­si­fi­ca­ción ge­ne­ral y pri­me­ros en ca­te­go­ría mix­ta. “De­ci­di­mos que Eme­lie fue­ra de­lan­te y des­de el prin­ci­pio has­ta la me­ta ha si­do ella quien ha mar­ca­do el rit­mo de ca­rre­ra y la que ha em­pu­ja­do al equi­po”, co­men­ta­ba el atle­ta ca­ta­lán, quien des­pués con­fe­sa­ba que Mon­te Ro­sa Sky Ma­rat­hon es una de sus ca­rre­ras pre­di­lec­tas.

Por en­ton­ces na­die po­día ima­gi­nar los re­sul­ta­dos que lo­gra­ría en los me­ses pos­te­rio­res, sin ape­nas tiem­po de en­tre­na­mien­to de ca­rre­ra.

Mont Blanc Ma­rat­hon

Tan so­lo una se­ma­na des­pués de me­ter­se 35 km y 7.000 m de des­ni­ve­les en el Mon­te Ro­sa, Ki­lian re­gre­sa­ba ofi­cial­men­te a la com­pe­ti­ción. Eli­ge un es­ce­na­rio que co­no­ce a la per­fec­ción, el Mont-Blanc, don­de vi­vió du­ran­te un tiem­po, y una ca­rre­ra que ha­bía ga­na­do en cua­tro de sus seis úl­ti­mas edi­cio­nes (2012, 2013, 2014 y 2017), en es­ta oca­sión per­te­ne­cien­te al cir­cui­to Gol­den Trail Series.

An­te el asom­bro de es­pec­ta­do­res y afi­cio­na­dos, Ki­lian se pre­sen­ta en pri­me­ra po­si­ción en la lí­nea de me­ta. No co­rría pre­ci­sa­men­te so­lo. En el ca­jón de sa­li­da ha­bía atle­tas co­mo Aritz Egea, Marc Lauens­tein y Stian An­ger­mund, au­tén­ti­cos es­pe­cia­lis­tas en es­te ti­po de es­ce­na­rios. Con una mar­ca de 3 ho­ras y 54 mi­nu­tos ven­cía en su pri­me­ra com­pe­ti­ción de la tem­po­ra­da, tras mu­chos me­ses sin col­gar­se un dor­sal en una ca­rre­ra de mon­ta­ña. Un re­sul­ta­do só­lo al al­can­ce de un ti­po su­per­do­ta­do. Cua­tro mi­nu­tos de col­chón so­bre Lauens­tein y ocho so­bre Stian, quie­nes le acom­pa­ña­ron en el po­dio.

Cha­mo­nix caía ren­di­da a sus pies y Ki­lian re­ci­bía las felicitaciones y los abra­zos de to­dos sus ri­va­les. Ri­va­les que son ami­gos y que ce­le­bra­ron la vuel­ta del me­jor atle­ta de sky­run­ning de to­dos los tiem­pos. Fue el 1 de ju­lio, día en el que es­cri­bió otra pá­gi­na de oro en su bio­gra­fía.

Por ter­ce­ra se­ma­na con­se­cu­ti­va Ki­lian se lan­za al mon­te dis­pues­to a pe­lear con­tra el cro­nó­me­tro. Es­ta vez no lo ha­ce en una com­pe­ti­ción or­ga­ni­za­da, sino en la le­gen­da­ria ru­ta in­gle­sa Bob Graham Round, una mar­cha cir­cu­lar de 104 km, 8.000 m de des­ni­vel po­si­ti­vo y 42 ci­mas que se ha con­ver­ti­do en una ob­se­sión pa­ra los atle­tas bri­tá­ni­cos. Su ori­gen se re­mon­ta al año 1932, cuan­do un hos­te­le­ro del pue­blo de Kes­wick reali­zó es­te tra­za­do en me­nos de 24 ho­ras. Des­de en­ton­ces ha ha­bi­do mi­les de ten­ta­ti­vas. Fra­ca­san 2 de ca­da 3. La dis­tan­cia, que no pa­re­ce ex­ce­si­va, y el tiem­po, que pa­re­ce ra­zo­na­ble, en­ga­ñan a to­do aquel que no co­no­ce el te­rreno. Hablamos de un lu­gar im­prac­ti­ca­ble, con pe­dre­ros con­ti­nuos, ba­rro, ríos, abrup­tos cam­pos, tre­pa­das y mon­ta­ñas téc­ni­cas co­mo en po­cos lu­ga­res. Al lo­da­zal se le su­man las den­sas nie­blas y los fuer­tes vien­tos tí­pi­cos del cli­ma lo­cal.

En es­te si­nies­tro es­ce­na­rio el co­rre­dor de la Cer­dan­ya se pre­sen­ta con la in­ten­ción de ba­tir un ré­cord que da­ta de 1982, fe­cha en la que un lu­ga­re­ño lla­ma­do Billy Bland pa­ra el re­loj en un tiem­po de 13 ho­ras y 53 mi­nu­tos. A día de hoy to­da­vía cues­ta creer­lo. Da igual. So­bra­dí­si­mo, Ki­lian com­ple­ta la gran ron­da bri­tá­ni­ca en un crono de 12 ho­ras y 52 mi­nu­tos.

En la pla­za de Kes­wick, aba­rro­ta­da pa­ra pre­sen­ciar un mo­men­to his­tó­ri­co, el pro­pio Billy Bland re­ci­be a Ki­lian con un emo­ti­vo abra­zo. Sus dos mar­cas es­tán se­pa­ra­das por 36 años en el tiem­po y 61 mi­nu­tos en el re­loj. A con­ti­nua­ción, el nom­bre de Ki­lian Jor­net se es­cri­be en un cua­derno lla­ma­do ‘Bob Graham Round 24h Club’ don­de to­dos los de­por­tis­tas que han con­se­gui­do el desafío es­tán de­bi­da­men­te re­gis­tra­dos con sus tiem­pos. Otra pá­gi­na pa­ra la his­to­ria del trail.

Sky­ra­ce Co­ma­pe­dro­sa

En un mo­men­to de for­ma inima­gi­na­ble, rom­pien­do to­dos los pro­nós­ti­cos y las du­das tras una le­sión com­pli­ca­da co­mo es una ro­tu­ra de pe­ro­né, Ki­lian via­ja has­ta An­do­rra pa­ra com­pe­tir en una prue­ba que res­pe­ta las le­yes del sky­run­ning: su­bir a un pi­co y ba­jar, sin ki­ló­me­tros aña­di­dos. Nos re­fe­ri­mos al Co­ma­pe­dro­sa, te­cho del re­co­rri­do de 21 km que as­cien­de has­ta la fa­mo­sa cum­bre, ubi­ca­da a 2.942 m. Los rit­mos des­de el ini­cio son más pro­pios de una ca­rre­ra en ru­ta que de una sky­ra­ce de mon­ta­ña. Es­tán pre­sen­tes March Pi­sanch, Mi­guel Ca­ba­lle­ro, Pe­re Au­rell (que lle­ga en el me­jor mo­men­to de su vi­da tras co­ro­nar­se en Trans­vul­ca­nia), Pa­blo Vi­lla­lo­bos, Jo­nat­han Al­bon y Pas­cal Egli –en­tre otros–, pe­ro nin­guno de ellos con­si­gue fre­nar a Ki­lian. Vuel­ve a ga­nar, lu­cien­do el dor­sal nú­me­ro 1 en su pe­cho y en­tran­do con su­fi­cien­cia en el pue­blo de Arin­sal, que se de­lei­ta con la pre­sen­cia del me­jor ul­tra­fon­dis­ta del planeta. El re­loj de me­ta mar­ca un tiem­po de 2:33:18, lo que sig­ni­fi­ca un nue­vo ré­cord de ca­rre­ra pa­ra una prue­ba que año tras año es­tá en el ca­len­da­rio de las Sky­run­ner World Series. Va­mos, que ni­vel no le fal­ta. Ter­cer día his­tó­ri­co en me­nos de un mes pa­ra Ki­lian.

Sie­rre Zi­nal

Tras una se­ma­na de des­can­so, en el ca­len­da­rio de Ki­lian es­tá se­ña­la­da en ro­jo una fe­cha: 12 de agos­to. Ese día se ce­le­bra la prue­ba Sie­rre Zi­nal, una de sus fa­vo­ri­tas. Po­cas ve­ces la per­do­na. Tras Ze­ga­ma, es el lu­gar en el que ha ga­na­do en más oca­sio­nes. Ate­so­ra cin­co tí­tu­los en es­ta ca­rre­ra que pre­sen­ta un re­co­rri­do de 31 km y 3.000 m de des­ni­vel acu­mu­la­do. Y se lle­va el sex­to. Ade­más, su crono de 2:31:39 es el me­jor de los seis re­gis­tros lo­gra­dos en la prue­ba sui­za. Es­tá a un ni­vel so­bre­na­tu­ral.

Y lo vol­vió a ha­cer fá­cil. Li­de­ró la ca­rre­ra jun­to al bri­tá­ni­co Rob­bie Sim­pson has­ta el ecua­dor del cir­cui­to. A par­tir de ahí Ki­lian me­tió una mar­cha más y na­die pu­do se­guir­le. Ni Sim­pson, ni Aritz Egea, ni el ke­niano Ro­bert Pa­nin. Na­die. “Ha si­do una gran com­pe­ti­ción. Siem­pre es es­pe­cial co­rrer en Sie­rre-Zi­nal. Sa­li­mos con un gru­po de co­rre­do­res de­lan­te y des­pués he es­ta­do lu­chan­do con Rob du­ran­te bue­na par­te del re­co­rri­do has­ta que he po­di­do abrir un hue­co. Sie­rre-Zi­nal no te da des­can­sos y tie­nes que dar el 100% du­ran­te to­da la ca­rre­ra. Es­toy muy fe­liz por con­se­guir mi sexta vic­to­ria en es­te lu­gar. Aho­ra to­ca re­cu­pe­rar bien pa­ra las ca­rre­ras que es­tán por ve­nir”, di­jo im­pa­si­ble.

Tro­feo Ki­ma

Dos se­ma­nas des­pués, el 26 de agos­to, a cin­co días del UTMB, Ki­lian sor­pren­de apa­re­cien­do en el Tro­feo Ki­ma, una de las ca­rre­ras más téc­ni­cas del mun­do que se ce­le­bra ca­da dos años. Son 52 km de re­co­rri­do y 8.400 m de des­ni­vel. Y no es pre­ci­sa­men­te un pa­seo de ro­sas. En al­gu­nos lu­ga­res del tra­za­do la or­ga­ni­za­ción tie­ne que in­crus­tar ca­de­nas en las ro­cas pa­ra que los atle­tas pue­dan pa­sar por el re­co­rri­do se­ña­li­za­do. Tre­pa­das que a más de uno le pon­dría ta­qui­cár­di­co.

Se ce­le­bra­ba en Val­ma­sino (Son­drio, Ita­lia) y Ki­lian lo­gra su cuar­ta vic­to­ria en es­te es­ce­na­rio. Lo hi­zo tam­bién en los años 2010, 2012 y 2014. Ade­más, mar­ca un nue­vo ré­cord de ca­rre­ra, bajando en al­go más de un mi­nu­to la mar­ca que Bhim Gu­rung po­seía des­de 2016. Es su cuar­to triun­fo de la tem­po­ra­da y su ter­cer ré­cord tras los con­se­gui­dos en Co­ma­pe­dro­sa y la Bob Graham Round. Los afi­cio­na­dos si­guen bus­can­do ex­pli­ca­cio­nes hu­ma­nas a su ren­di­mien­to. A la pren­sa se le ter­mi­nan los ca­li­fi­ca­ti­vos pa­ra ti­tu­lar sus ges­tas. Pe­ro Ki­lian si­gue ha­cién­do­lo to­do sen­ci­llo.

En cin­co días es­pe­ra el gran re­to del año: UTMB. Por su­pues­to, él es­tá en to­das las lis­tas de fa­vo­ri­tos a la vic­to­ria.

UTMB

Cha­mo­nix aco­ge un año más el ma­yor ultramaratón del mun­do. Mu­chos es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en se­ña­lar que la vic­to­ria es­tá más abier­ta que nun­ca con las pre­sen­cia de los atle­tas ame­ri­ca­nos (Jim Walms­ley, Zach Mi­ller, Tim To­llef­son…), el es­ta­do de gra­cia de Ki­lian y los clá­si­cos as­pi­ran­tes a la glo­ria (Luis Al­ber­to, The­ve­nard, Mi­chel Lan­ne, Ge­di­mi­nas Gri­nius…). En­tre los atle­tas de éli­te dan fa­vo­ri­to a Ki­lian. Lo cier­to es que se lo ha me­re­ci­do, no só­lo por su pres­ti­gio­so his­to­rial y pal­ma­rés, sino por los re­sul­ta­dos que vie­ne co­se­chan­do du­ran­te to­do el ve­rano. Pe­ro el UTMB son 170 km de re­co­rri­do y más de 20 ho­ras de com­pe­ti­ción. Y siem­pre pa­san co­sas. A ve­ces ines­pe­ra­das, co­mo la pi­ca­du­ra de abe­ja que el co­rre­dor de Sa­lo­mon su­frió unas ho­ras an­tes de la sa­li­da. Ki­lian, que con­fe­só al día siguiente ser alér­gi­co a es­tos in­sec­tos, em­pe­zó la ca­rre­ra y mar­cha­ba con co­mo­di­dad com­par­tien­do li­de­ra­to con Zach Mi­ller. Se les veía char­lar in­clu­so du­ran­te al­gu­nos com­pa­ses. No fue has­ta la ma­dru­ga­da, po­co des­pués de las 3:00, cer­ca del re­fu­gio Ber­to­ne, apro­xi­ma­da­men­te en el ecua­dor del re­co­rri­do, cuan­do Ki­lian de­ci­de aban­do­nar. La no­ti­cia sor­pren­de a pren­sa, afi­cio­na­dos y ri­va­les, que no te­nían co­no­ci­mien­to del epi­so­dio de la abe­ja. Fue una su­ce­sión de acon­te­ci­mien­tos. Por­que la pi­ca­du­ra le pro­vo­có una in­fla­ma­ción y eso obli­gó a los doc­to­res a dar­le una me­di­ci­na pa­ra evi­tar la reac­ción. Fun­cio­nó en prin­ci­pio, pe­ro con el pa­so de los ki­ló­me­tros el re­me­dio no bas­tó y cau­só es­tra­gos en su or­ga­nis­mo. “Lo cier­to es que des­de el co­mien­zo sen­tí co­sas ra­ras en el es­tó­ma­go y el pe­cho. Des­pués de Cour­ma­yeur sufrí una reac­ción alér­gi­ca bas­tan­te fuer­te y te­nía pro­ble­mas pa­ra res­pi­rar, náu­seas y do­lo­res en el pe­cho. Has­ta en­ton­ces ha­bía po­di­do co­rrer con esas mo­les­tias me­no­res, pe­ro la subida pos­te­rior a Cour­ma­yeur fue de­ma­sia­do. Ahí em­pe­za­ron los pro­ble­mas de ver­dad”, ex­pli­ca­ba el co­rre­dor en sus re­des so­cia­les.

Una vez se re­ti­ró de la com­pe­ti­ción Ki­lian dis­fru­tó de los pai­sa­jes del Mont-Blanc co­mo un es­pec­ta­dor más. Agra­de­ció a su equi­po, pa­tro­ci­na­do­res y se­gui­do­res el apo­yo mos­tra­do du­ran­te to­da la se­ma­na y se mar­chó a pa­sear por el Val Fe­rret.

GLEN COE SKYLINE

Ya en el mes de sep­tiem­bre Es­co­cia aco­gía los cam­peo­na­tos del mun­do de Sky­run­ning. En la lo­ca­li­dad de Kin­lo­chle­ven se reunían los me­jo­res es­pe­cia­lis­tas del planeta dis­pues­tos a lle­var­se las me­da­llas en las dis­tin­tas mo­da­li­da­des. Fue­ron mu­chas ca­rre­ras den­tro de una ca­rre­ra. Y Ki­lian ga­nó la del sá­ba­do y tam­bién la del do­min­go. En su lí­nea.

Pri­me­ro fue la Ring of Steall Sky­Ra­ce que de­ci­día al cam­peón del mun­do en la mo­da­li­dad Sky. Un re­co­rri­do de 29 km con un des­ni­vel de 2.500 m por un tra­za­do de gran com­ple­ji­dad téc­ni­ca y desafian­tes pa­sos ro­co­sos. Sa­len 800 atle­tas de al­to ni­vel en­tre los que se en­cuen­tran Aritz Egea, Stian An­ger­mund, Jan Mar­ga­rit, Ale­xis Se­venc, Oriol Car­do­na o Rui Ue­da. Ga­na Ki­lian. En la lí­nea de me­ta el ca­ta­lán pa­ra el cro­nó­me­tro en 3 ho­ras y 4 mi­nu­tos, lo que su­po­ne un mor­dis­co de 20 mi­nu­tos al an­te­rior re­gis­tro, en ma­nos de Stian. Es más, to­do el top-10 de hom­bres re­ba­ja la mar­ca del no­rue­go, lo que nos da una idea so­bre el ni­vel de aquel día en Es­co­cia. El triun­fo le lle­va tam­bién a lo más al­to del rán­king de las Gol­den Trail Series.

Con un nue­vo tí­tu­lo en la ces­ta y me­nos de 24 ho­ras pa­ra re­cu­pe­rar, Ki­lian de­ci­de co­rrer tam­bién el do­min­go. Lle­ga el turno de la clá­si­ca Glen Coe Skyline, que se ce­le­bra ba­jo unas con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas apo­ca­líp­ti­cas, lo que obli­ga a cam­biar par­te del re­co­rri­do, que fi­nal­men­te que­da en 32 km. Se ade­lan­te la ho­ra de sa­li­da y Ki­lian pa­sa el ecua­dor del cir­cui­to jun­to al sue­co An­dré Jons­son. Con el de­ve­nir de los ki­ló­me­tros po­día ha­ber acu­sa­do el can­san­cio del día an­te­rior. Pe­ro es­ta­mos ha­blan­do del ti­po que subió al Eve­rest dos ve­ces en una se­ma­na. Se des­pe­ga de Jons­son y en­ca­ra so­bra­dí­si­mo el cuar­to fi­nal del re­co­rri­do. En me­ta aven­ta­ja en más de tres mi­nu­tos a su ri­val y en ocho al ter­cer cla­si­fi­ca­do, Da­niel Jung. Do­ble­te en ape­nas 24 ho­ras. Otro día más en la ofi­ci­na.

LIMONE EXTREME

El 13 de oc­tu­bre se ce­le­bra en la lo­ca­li­dad de Limone la última prue­ba de las Series Mun­dia­les. La ca­rre­ra ita­lia­na, una de las más be­llas y em­ble­má­ti­cas de Eu­ro­pa, con epi­cen­tro a ori­llas del la­go Gar­da, dis­po­ne de un re­co­rri­do de 29 km y 2.640 m de des­ni­vel po­si­ti­vo. Ki­lian es sex­to, pe­ro no pa­sa na­da, por­que esa po­si­ción le va­le pa­ra lle­var­se el tí­tu­lo en la mo­da­li­dad Ove­rall (ge­ne­ral), ha­cien­do bue­nas sus vic­to­rias en Co­ma­pe­dro­sa, Ki­ma y Glen Coe.

El atle­ta de la Cer­dan­ya pa­ra el cro­nó­me­tro en 3 ho­ras y 10 mi­nu­tos, en­tra fe­liz en la lí­nea de me­ta y po­co des­pués es ob­se­quia­do con el che­que de 10.000€ que le co­ro­na co­mo cam­peón ab­so­lu­to de las Sky­run­ner World Series. Jun­to a él po­sa pa­ra los fo­tó­gra­fos Rag­na De­bats, que ven­ce en­tre las mu­je­res fir­man­do otra tem­po­ra­da an­to­ló­gi­ca. Se les en­tre­ga tam­bién el cha­le­co ro­jo de las SWS y se cie­rra un ci­clo his­tó­ri­co en la his­to­ria del sky­run­ning. A par­tir del pró­xi­mo año to­do se­rá di­fe­ren­te.

THE OTTER TRAIL

En un des­tino tan exó­ti­co co­mo Su­dá­fri­ca se ce­le­bra la fi­nal de las Gol­den Trail Series, cir­cui­to or­ga­ni­za­do por Sa­lo­mon, prin­ci­pal spon­sor de Ki­lian. Sin es­tar al 100% por cul­pa de al­gu­nos pro­ble­mas fí­si­cos, el co­rre­dor acu­de a la ci­ta pe­ro no pue­de com­ple­tar el re­co­rri­do de 42 km. Aban­do­na, pe­ro aún así, es el atle­ta más bus­ca­do por los afi­cio­na­dos y pe­rio­dis­tas des­pla­za­dos al even­to.

Ki­lian da­ba las ex­pli­ca­cio­nes per­ti­nen­tes tras pa­sar por la du­cha: “He to­ma­do la sa­li­da pe­ro ya des­de el prin­ci­pio he vis­to que te­nía pro­ble­mas en la ca­de­ra, por eso he de­ci­di­do aban­do­nar. De to­das for­mas, el am­bien­te y el lu­gar son fantásticos y me he di­ver­ti­do mu­cho vien­do com­pe­tir a mis com­pa­ñe­ros”.

Tras no po­der su­mar pun­tos en la prue­ba afri­ca­na, Ki­lian se que­da en la ter­ce­ra po­si­ción ge­ne­ral de las Gol­den Trail Series, con 300 pun­tos, por de­trás de Stian An­ger­mund –ga­na­dor del cir­cui­to– y de Marc Lauens­tein. “Es­te ter­cer pues­to me de­ja muy sa­tis­fe­cho, por­que en to­das las ca­rre­ras ha ha­bi­do mu­cho ni­vel y en ge­ne­ral la ex­pe­rien­cia ha si­do muy po­si­ti­va”, sen­ten­ció.

Así echó el cie­rre a una tem­po­ra­da ma­gis­tral, don­de sen­tó cá­te­dra en ca­da lu­gar que vi­si­tó y en ca­da sen­de­ro que re­co­rrió. A pe­sar de su ro­tu­ra de pe­ro­né a prin­ci­pio de año, Ki­lian vol­vió a de­mos­trar en es­te 2018 que es el me­jor co­rre­dor de mon­ta­ña de to­dos los tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.