EN TU CA­BI­NA O EN LA MIA

Nues­tro ofi­cio es­tá en pro­ce­so de cam­bio y pa­ra ello es ne­ce­sa­rio que la sa­via nue­va va­ya to­man­do res­pon­sa­bi­li­da­des. Pe­dro Ro­drí­guez es un cla­ro ejem­plo de esa ju­ven­tud del trans­por­te que no se arru­ga an­te es­te re­to. Con él he­mos com­par­ti­do “la­bo­ro” en un

Transporte Mundial - - SUMARIO - AL­BER­TO PUER­TA (Tex­to y fo­tos)

He­mos com­par­ti­do “ca­bi­na” con Pe­dro Ro­drí­guez, un jo­ven au­tó­no­mo za­mo­rano y un buen pro­fe­sio­nal del ca­mión que además es­tá im­pli­ca­do en el aso­cia­cio­nis­mo.

Alo lar­go de los años he­mos es­cu­cha­do ma­cha­co­na­men­te el cán­ti­co de crear em­pre­sas de ma­yor vo­lu­men, de la agru­pa­ción de trans­por­tis­tas, de aca­bar con la ato­mi­za­ción del sec­tor… pe­ro to­das es­tas es­tra­te­gias es­tán di­ri­gi­das, al me­nos es lo que pienso, a eli­mi­nar al au­tó­no­mo.

To­dos los pa­sos se en­ca­mi­nan ha­cia ese pro­ce­lo­so fin pa­ra lle­gar al ob­je­ti­vo fi­nal que es que­dar en ma­nos de las gran­des lo­gís­ti­cas y ope­ra­do­res que “dic­tan” los pre­cios y las con­di­cio­nes del trans­por­te.

De ahí ve­mos la eli­mi­na­ción de los mó­du­los, la in­trans­mi­si­bi­li­dad de las au­to­ri­za­cio­nes y otras me­di­das que BOE en mano pre­ten­den con­ver­tir al au­tó­no­mo en una ra­ra es­pe­cie en vías de ex­tin­ción.

Son mu­chas las es­tra­te­gias puestas en prác­ti­ca pa­ra al­can­zar es­te ob­je­ti­vo. Las coope­ra­ti­vas fan­tas­ma, los fal­sos au­tó­no­mos, etc, que no son otra co­sa que una nue­va mo­da­li­dad de es­cla­vi­tud. En es­ta des­truc­ción ma­si­va tam­bién tie­nen su cuo­ta de pro­ta­go­nis­mo las em­pre­sas bu­zón y otras mo­da­li­da­des frau­du­len­tas ve­ni­das del Es­te.

Y lle­ga­dos a es­te pun­to es el mo­men­to de en­sal­zar a esa cé­lu­la ma­dre del trans­por­te que es el au­tó­no­mo, ge­ne­ra­dor de ri­que­za, im­pues­tos y ser­vi­cio de ca­li­dad.

Nues­tro pro­ta­go­nis­ta Pe­dro Ro­drí­guez Fer­nán­dez es un buen ejem­plo de có­mo se de­ben ha­cer las co­sas en el te­rri­to­rio del au­to­pa­trono. Des­de crío “ma­mó” el ofi­cio de las sabias en­se­ñan­zas de su pa­dre y ca­si con pan­ta­lón cor­to se pu­so a los man­dos de un Pe­ga­so Co­met fa­mi­liar.

Col­gó los es­tu­dios pa­ra de­di­car­se al trans­por­te y se­gún nos co­men­ta de­be de te­ner en su ha­ber la san­ción más tem­pra­ne­ra por con­du­cir un ca­mión, ya que fue mul­ta­do a la in­creí­ble edad de do­ce años. To­do un ré­cord pa­ra el “Guin­ness” de los “pun­ti­tos”.

Cas­te­llano re­cio

Na­ci­do en la lo­ca­li­dad za­mo­ra­na de La Hiniesta, Pe­dro es­tá ca­sa­do y es pa­dre de dos hi­jos. De tra­to afa­ble y cor­dial nues­tro pro­ta­go­nis­ta es apre­cia­do por don­de quie­ra que va­ya. De re­cias con­vic­cio­nes es­tá ador­na­do por un ha­lo de ca­ris­ma y li­de­raz­go que le ha lle­va­do a os­ten­tar la pre­si­den­cia de Ase­tram­di­za (Aso­cia­ción de Trans­por­tis­tas de Za­mo­ra) en­mar­ca­da en Co­ne­trans.

Co­mo res­pon­sa­ble de la aso­cia­ción tam­bién di­ri­ge el fun­cio­na­mien­to del Cen­tro de Trans­por­tes de Za­mo­ra que cuen­ta con ga­so­li­ne­ra, restaurante, ho­tel, par­king vi­gi­la­do, etc.

Su de­but al vo­lan­te del Co­met

fue re­co­gien­do le­che en cán­ta­ras pa­ra una cen­tral lác­tea de la zo­na y al tiem­po que rea­li­za­ba la re­co­gi­da tam­bién re­par­tía pienso en­tre los ga­na­de­ros. El ne­go­cio fa­mi­liar fue cre­cien­do y del mo­des­to Co­met pa­dre e hi­jo fue­ron me­jo­ran­do sus su­ce­si­vas má­qui­nas pa­san­do por un Pe­ga­so 170, un cua­tro ejes 260 CV y otro “cua­tro pa­tas” Ba­rrei­ros.

A me­di­da que se acer­ca­ba el tiem­po de ju­bi­la­ción de su pa­dre, aque­ja­do de pro­ble­mas de sa­lud, Pe­dro de­ci­dió en 1993 dar el sal­to ha­cia el fu­tu­ro com­pran­do su pri­mer ca­mión. “Ló­gi­ca­men­te era un ca­mión usa­do -nos ex­pli­ca- ya que la co­sa no da­ba pa­ra más. Era un Tecno cua­tro ejes de 340 CV que me dio un buen re­sul­ta­do”.

Al po­co tiem­po de em­pe­zar a bus­car­se la vi­da en el pro­ce­lo­so mun­do del trans­por­te, le­jos del con­fort de la cen­tral le­che­ra, con­tac­tó con Dis­tri­bu­cio­nes Co­ro­na, em­pre­sa de co­mer­cia­li­za­ción za­mo­ra­na y se pu­so a su ser­vi­cio pa­ra apro­vi­sio­nar­la de las dis­tin­tas be­bi­das que es­ta re­pre­sen­ta­ba en la ca­pi­tal cas­te­lla­na. “Por aque­llas fe­chas me arre­gla­ba con el cua­tro ejes, pe­ro en­se­gui­da se hi­zo ne­ce­sa­rio po­ner un trái­ler al ser­vi­cio de la em­pre­sa” apun­ta nues­tro ami­go.

Tam­bién de se­gun­da mano lle­gó un Re­nault Tur­bo­lea­der 385 del que no guar­da un buen re­cuer­do. Ello no fue óbi­ce pa­ra que si­guie­ra fiel a la mar­ca del rom­bo sien­do re­em­pla­za­do por una “co­se­cha­do­ra” y en los úl­ti­mos tiem­pos por un pre­cio­so y co­que­to Re­nault T530 pin­ta­do con la li­brea de una co­no­ci­da y repu­tada mar­ca de cer­ve­zas.

Un via­je al día

La ta­rea de nues­tro pro­ta­go­nis­ta es trans­por­tar los en­va­ses va­cíos y re­tor­nar con los lle­nos.

Al pie de su fla­man­te Re­nault T530 nos re­ci­be Pe­dro con su son­ri­sa bo­na­cho­na. El ca­ris­ma y li­de­raz­go de es­te au­tó­no­mo "cu­rio­sín" le ha lle­va­do a pre­si­dir la Aso­cia­ción de Trans­por­tes de Za­mo­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.