Avan­te to­da

Transporte Mundial - - CONTACTO - IÑAQUI NÚ­ÑEZ (Tex­to) IS­RAEL GARDYN (Fo­tos)

Un mo­de­lo que cuen­ta con to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra en­can­di­lar a los más exi­gen­tes, pues a su atrac­ti­vo as­pec­to ex­te­rior y a un in­te­rior que cuen­ta con el lu­jo del cue­ro, es­ta Traveller 4x4 aña­de un sis­te­ma de do­ble trac­ción que cuen­ta con mar­chas re­duc­to­ras. Es­ta­mos an­te to­do un lobo con piel de cor­de­ro.

La Peu­geot Traveller es uno de esos ejem­plos de có­mo un vehícu­lo co­mer­cial pue­de con­ver­tir­se en un atrac­ti­vo cis­ne que atrai­ga to­das las mi­ra­das. Una trans­for­ma­ción que en el aca­ba­do Allu­re, que es el que lu­ce es­ta ver­sión, re­sul­ta aún más es­pec­ta­cu­lar.

Se tra­ta de la ter­mi­na­ción más al­ta de la ga­ma Traveller y es­tá vin­cu­la­da di­rec­ta­men­te con el aca­ba­do Bu­si­nes VIP, aun­que con al­gu­nos cam­bios en cuan­to a la dis­tri­bu­ción in­te­rior. Par­ti­mos de una ca­rro­ce­ría de cin­co me­tros de lon­gi­tud y ca­si dos de al­tu­ra, to­tal­men­te re­cu­bier­ta por el mis­mo co­lor de pin­tu­ra y do­ta­da de lu­ces diur­nas de LED, fa­ros an­ti­nie­bla, llan­tas de alea­ción de 17”, óp­ti­cas de ca­rre­te­ra de xe­nón, etc.

Pe­ro la par­te más es­pec­ta­cu­lar nos es­pe­ra en un in­te­rior al que ac­ce­de­mos a tra­vés de sen­das puer­tas la­te­ra­les con aper­tu­ra eléc­tri­ca. Un ha­bi- tácu­lo que des­ta­ca por la ele­gan­cia de unos asien­tos con­fi­gu­ra­dos en es­te ca­so por un una bu­ta­ca in­de­pen­dien­te en ca­da fi­la acompañada por otras que com­par­ten uni­da la ban­que­ta, mien­tras que el respaldo per­mi­te la in­cli­na­ción de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te. To­das ellas ta­pi­za­das en cue­ro, el mis­mo ma­te­rial que se em­plea en los guar­ne­ci­dos y que se com­bi­na con de­co­ra­ción y per­fi­les en alu­mi­nio.

La dis­po­si­ción de es­tos asien­tos den­tro del vehícu­lo, que dis­po­nen de una me­sa ple­ga­ble en la par­te pos­te­rior, pue­de mo­di­fi­car­se se­gún la ne­ce­si­dad, pues to­dos es­tán an­cla­dos a un sis­te­ma de rie­les que per­mi­te gra­duar las dis­tan­cias en­tre ellos o do­si­fi­car el es­pa­cio dis­po­ni­ble pa­ra el ma­le­te­ro, pu­dien­do ade­más ple­gar­los o des­mon­tar­los si se ne­ce­si­ta.

La lu­mi­no­si­dad del in­te­rior se ga­ran­ti­za con dos ven­ta­nas en el te­cho que cuen­tan con per­sia­na eléc­tri­ca pa­ra

el mo­vi­mien­to, se­pa­ra­das am­bas por el una re­pi­sa en la que se in­clu­ye la cli­ma­ti­za­ción pos­te­rior.

Un to­tal de ocho pla­zas si con­ta­mos al con­duc­tor y su acom­pa­ñan­te en la ca­bi­na, cu­yos asien­tos no so­lo cuen­tan con re­gu­la­cio­nes eléc­tri­cas y con­trol tér­mi­co de la tem­pe­ra­tu­ra, sino que ofre­cen una fun­ción de ma­sa­je.

La cli­ma­ti­za­ción de to­do el con­jun­to es­tá igual­men­te al mis­mo ni­vel, pu­dien­do ele­gir de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te la tem­pe­ra­tu­ra en am­bas pla­zas de­lan­te­ras.

Una pre­sen­ta­ción es­pec­ta­cu­lar que in­vi­ta a echar­nos a la ca­rre­te­ra y via­jar, pe­ro no so­lo por las ru­tas as­fal­ta­das ha­bi­tua­les, pues es­te mo­de­lo es­con­de otro as en la man­ga, que no es otro que el de con­tar con un sis­te­ma de trac­ción a las cua­tro rue­das con di­fe­ren­cial tra­se­ro de des­li­za­mien­to li­mi­ta­do.

Fue­ra de ca­rre­te­ra

Un es­que­ma que am­plia mu­chí­si­mo las po­si­bi­li­da­des de uti­li­za­ción de es­ta Peu­geot Traveller Allu­re, pues cal­za­da con unos neu­má­ti­cos ade­cua­dos los fir­mes des­li­zan­tes o las pis­tas sin as­fal­tar no re­pre­sen­tan un pro­ble­ma pa­ra ella.

En reali­dad las li­mi­ta­cio­nes no ven­drán im­pues­tas por las po­si­bi­li­da­des que nos ofre­ce el sis­te­ma 4x4 rea­li­za­do por Dangel y que cuen­ta con ca­ja de cam­bios de mar­chas re­duc­to­ras, sino por las pro­pias di­men­sio­nes del vehícu­lo y las li­mi­ta­das ca­pa­ci­da­des es­truc­tu­ra­les y de tor­sión pro­pias de una ca­rro­ce­ría no es­pe­cia­li­za­da pa­ra ha­cer acro­ba­cias tria­le­ras.

So­bre el te­rreno la do­ble trac­ción que ins­ta­la Dangel se mues­tra muy efi­caz. El cam­bio en­tre trac­ción de­lan­te­ra y 4x4 y re­duc­to­ras se rea­li­za me­dian­te una ru­le­ta si­tua­da en el la­do iz­quier­do del ta­ble­ro me­dian­te la cual se ac­ti­va el vis­coa­co­pla­dor del eje pos­te­rior. El en­gra­na­je es ins­tan­tá­neo,

Los asien­tos ta­pi­za­dos en piel con­fie­ren al in­te­rior un as­pec­to muy ele­gan­te

al igual que si ele­gi­mos la ga­ma cor­ta de ve­lo­ci­da­des, apor­tan­do a es­ta Traveller una ca­pa­ci­dad tre­pa­do­ra sor­pren­den­te.

El co­rrec­to ca­li­bra­do de los equi­pos me­cá­ni­cos aña­di­dos que in­ter­vie­nen en el sis­te­ma de do­ble trac­ción, ha­ce que no se apre­cien vi­bra­cio­nes que pue­dan en­tur­biar el con­fort de mar­cha.

En con­di­cio­nes nor­ma­les de ad­he­ren­cia lo ha­bi­tual es cir­cu­lar en la po­si­ción Eco, tan so­lo con la trac­ción de­lan­te­ra en­gra­na­da, con la que se con­si­guen los me­jo­res con­su­mos de com­bus­ti­ble al no te­ner que mo­ver ele­men­tos me­cá­ni­cos ac­ce­so­rios.

Una ca­rac­te­rís­ti­ca des­ta­ca­da de es­ta Traveller es que tie­ne un ro­dar muy agra­da­ble, sin bam­bo­leos la­te­ra­les ni ca­be­ceos de desacuer­do en­tre la sus­pen­sión de­lan­te­ra y la pos­te­rior. Ágil a la ho­ra de mo­ver­se es­tá im­pul­sa­da por el pro­pul­sor de dos li­tros en su ver­sión de 150 CV, que tra­ba­ja uni­do a una ca­ja de cam­bios ma­nual de seis mar­chas.

Los desa­rro­llos ele­gi­dos nos per­mi­ten mo­ver­nos en­tre mar­chas a un ré­gi­men de en­tre 1.000 y 1.800 re­vo­lu­cio­nes, aun­que si las ne­ce­si­da­des del trá­fi­co lo re­quie­ren po­de­mos es­ti­rar has­ta su­pe­rar li­ge­ra­men­te las 3.000 rpm.

No po­ne­mos tam­po­co ob­je­ción a la ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción en­tre mar­chas, ya que es­ta me­cá­ni­ca mues­tra bue­na pre­dis­po­si­ción a re­cu­pe­rar­se en el es­fuer­zo lo que fa­ci­li­ta mu­cho la cir­cu­la­ción por zo­nas ur­ba­nas, en las que nos po­de­mos mo­ver con un am­plio mar­gen de ve­lo­ci­da­des sin ne­ce­si­dad de re­cu­rrir al cam­bio.

El ta­ble­ro de ins­tru­men­tos nos ofre­ce to­da la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria, in­clui­da la que fa­ci­li­ta el or­de­na­do de abor­do, con to­dos los con­su­mos, tiem­pos de con­duc­ción, ve­lo­ci­da­des y las me­dias de es­tos, ade­más de to­do lo re­la­cio­na­do con el man­te­ni­mien­to y re­vi­sio­nes del vehícu­lo.

En la par­te cen­tral en­con­tra­mos una pan­ta­lla tác­til de ocho pul­ga­das en la que se en­cuen­tra in­te­gra­do el equi­po de na­ve­ga­ción, la cá­ma­ra de mar­chas atrás y los sis­te­mas de co­nec­ti­vi­dad. En­tre otras fun­cio­nes nos per­mi­te ac­ti­var el avi­so de man­te­ni­mien­to de ca­rril, re­co­no­ci­mien­to de se­ña­les de trá­fi­co, etc.

En lo re­fe­ren­te a ele­men­tos de se­gu­ri­dad y de ayu­das a la con­duc­ción, es­te mo­de­lo cuen­ta con Con­trol de Cru­ce­ro Adap­ta­ti­vo, fre­na­do de emer­gen­cia an­ti­co­li­sión y de­tec­tor de can­san­cio.

A nues­tro jui­cio una ver­sión así con es­ta ter­mi­na­ción in­te­rior tan es­me­ra­da y un sis­te­ma de trac­ción tan com­ple­to se jus­ti­fi­ca, en­tre otras ac­ti­vi­da­des pro­fe­sio­na­les, co­mo Shut­tel pa­ra ho­te­les o co­mo ta­xi en zo­nas de mon­ta­ña o con cli­ma­to­lo­gía ad­ver­sa pe­ro tam­bién pa­ra aque­llas fa­mi­lias que dis­fru­tan prac­ti­can­do ac­ti­vi­da­des y de­por­tes al ai­re li­bre y que pa­ra ello ne­ce­si­tan aban­do­nar los ca­mi­nos de as­fal­to y aden­trar­se en pis­tas.

El sis­te­ma de do­ble trac­ción pue­de co­nec­tar­se cuan­do las con­di­cio­nes de ad­he­ren­cia lo re­quie­ren.

la ca­pa­ci­dad tre­pa­do­ra de es­ta Traveller es­tá fue­ra de to­da du­da y sus li­mi­ta­cio­nes vie­nen im­pues­tas por las di­men­sio­nes y las co­tas de la ca­rro­ce­ría.

Los tra­ga­lu­ces del te­cho apor­tan cla­ri­dad al in­te­rior y dis­po­nen de cor­ti­nas con ac­cio­na­mien­to eléc­tri­co pa­ra ta­mi­zar la luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.