SA­VE BERLIET GPS-12

Re­co­no­ci­da co­mo una de las mar­cas más pres­ti­gio­sas en la his­to­ria del vehícu­lo in­dus­trial, Berliet tu­vo un cor­to ro­man­ce en nues­tro país de la mano de la va­lli­so­le­ta­na Sa­va. Fru­to de ese “amo­río” es es­te rí­gi­do tres ejes GPS-12 re­cu­pe­ra­do y res­tau­ra­do por

Transporte Mundial - - SUMARIO - AL­BER­TO PUER­TA (Tex­to y fo­tos)

El mun­do de los clá­si­cos es una con­ti­nua sor­pre­sa. En es­te ca­so he­mos des­cu­bier­to en Lleida un Sa­va Berliet GPS-12 que es una au­tén­ti­ca jo­ya de la his­to­ria.

Las raí­ces de Berliet hay que bus­car­las a fi­na­les del si­glo XIX don­de un in­quie­to Ma­rius aban­do­na la em­pre­sa tex­til de su pa­dre pa­ra de­di­car­se por en­te­ro a la au­to­mo­ción. Cons­tru­yó su pri­mer mo­tor en 1894 y al año si­guien­te su pri­mer co­che.

A prin­ci­pios del si­glo XX ya di­ri­ge una pe­que­ña fá­bri­ca de la que sa­len diez au­to­mó­vi­les al mes y da tra­ba­jo a dos­cien­tas per­so­nas. Su pri­mer ca­mión, una va­rian­te de los co­ches, lle­ga en 1906 con dos to­ne­la­das.

Más tar­de aban­do­na la fa­bri­ca­ción de co­ches cen­trán­do­se ex­clu­si­va­men­te en los ca­mio­nes, seg­men­to en el que Berliet fue re­fe­ren­te en tec­no­lo­gía, in­ge­nie­ría y desa­rro­llo a lo lar­go del pa­sa­do si­glo.

En un mer­ca­do glo­ba­li­za­do Berliet se in­te­gró en el con­sor­cio Re­nault V.I -hoy Re­nault Trucks- en 1978, des­apa­re­cien­do co­mo mar­ca, aun­que al­gu­nas de sus ca­bi­nas y ca­de­nas ci­ne­má­ti­cas se man­tu­vie­ron en el mer­ca­do ba­jo el nom­bre de RVI has­ta bien en­tra­dos los no­ven­ta.

His­to­ria de un sue­ño

Por su par­te la es­pa­ño­la SA­VA (So­cie­dad Anó­ni­ma de Vehícu­los Au­to­mó­vi­les) fue fun­da­da por Fran­ces­co Scri­mie­ri, un vo­lun­ta­rio ita­liano que lle­gó a Es­pa­ña du­ran­te la Gue­rra Ci­vil.

A aca­bar la con­tien­da de­ci­de que­dar­se en Es­pa­ña y mon­ta una fá­bri­ca de me­na­je de co­ci­na en alu­mi­nio. En 1952 cam­bia su ac­ti­vi­dad pa­ra de­di­car­se al vehícu­lo in­dus­trial cons­tru­yen­do un so­fis­ti­ca­do mo­to­ca­rro con ca­bi­na ce­rra­da, mo­tor de cua­tro tiem­pos y una ca­pa­ci­dad de car­ga de 1,5 to­ne­la­das.

Pio­ne­ra en la uti­li­za­ción del plás­ti­co pa­ra la cons­truc­ción de las ca­bi­nas por en­ton­ces la em­pre­sa se de­no­mi­na­ba FADA. Es en 1957 cuan­do sur­ge SA­VA y co­mien­za la fa­bri­ca­ción de las ca­mio­ne­tas P-58 de 2,5 to­ne­la­das mo­to­ri­za­das con me­cá­ni­cas Barreiros EB-4. En 1960 lle­ga a una “joint ven­tu­re” con BMC (Bri­tish Mo­tor Co.) pa­ra cons­truir ba­jo li­cen­cia los ca­mio­nes de la mar­ca in­gle­sa con mo­to­res Barreiros o BMC.

El gran sal­to lo da Scri­mie­ri cuan­do en 1964 lle­ga a un acuer­do con Berliet pa­ra fa­bri­car la ga­ma pe­sa­da de la mar­ca ga­la, cu­brien­do así la zo­na de gran to­ne­la­je que era una im­por­tan­te la­gu­na de SA­VA en el mer­ca­do es­pa­ñol.

Bien po­si­cio­na­da en el seg­men­to li­ge­ro y me­dio con pro­duc­tos pro­pios o en­sam­bla­dos de una ca­li­dad con­tras­ta­da, la mar­ca va­lli­so­le­ta­na ado­le­cía de vehícu­los de lar­ga dis­tan­cia

y gran ca­pa­ci­dad de car­ga. Lle­gan en­ton­ces des­de la ve­ci­na Fran­cia los mo­de­los de “mo­rro” GPS-12 en ver­sio­nes rí­gi­das de dos y tres ejes y la trac­to­ra TRS-12 pa­ra to­ne­la­jes de 18 a 38 to­ne­la­das.

El éxi­to de es­ta es­tra­te­gia le­van­ta los ce­los de la to­do­po­de­ro­sa Ena­sa, que en 1966 de­ci­de “com­prar” Sa­va pa­ra ha­cer­la lan­gui­de­cer has­ta eli­mi­nar su ga­ma Sa­va/Berliet en 1969, man­te­nién­do­se la mar­ca den­tro del en­tra­ma­do Pe­ga­so. La mo­der­ni­za­da fac­to­ría de Sa­va en Va­lla­do­lid es ac­tual­men­te de Ive­co.

A ori­llas del Se­gre

Oriun­do del pue­ble­ci­to os­cen­se de Ro­bres, Ma­riano Her­gui­do lle­gó a Al­ca­rrás pa­ra aten­der el trans­por­te de una fá­bri­ca de ha­ri­nas fa­mi­liar. Allí se es­ta­ble­ce con una pe­que­ña em­pre­sa de trans­por­tes y jun­to a sus her­ma­nos se de­di­can en cuer­po y alma a aten­der los aca­rreos de la fá­bri­ca.

Más tar­de son sus hi­jos Clau­dio y Eduar­do los que con­ti­núan con la em­pre­sa di­ver­si­fi­cán­do­la ha­cia otras ac­ti­vi­da­des y man­te­nien­do el trans­por­te por ca­rre­te­ra co­mo pie­za fun­da­men­tal del Gru­po Her­gui­do y pa­ra man­te­ner vi­va la tra­di­ción fa­mi­liar am­bos her­ma­nos res­tau­ra­do una se­rie de ca­mio­nes de los que el Sa­va/ Berliet GPS-12 es su es­tre­lla más ru­ti­lan­te, pues­to que no se “en­sam­bla­ron” más de qui­nien­tos y por­que es­te de­be de ser uno de los po­cos su­per­vi­vien­tes en la geo­gra­fía es­pa­ño­la.

Se­gún nos cuen­ta Clau­dio la his­to­ria de es­te ca­mión fue bas­tan­te ro­cam­bo­les­ca. “Me en­te­ré de que es­ta­ba en Cuen­ca y al po­ner­me en con­tac­to con el hi­jo del pro­pie­ta­rio me co­men­ta que aca­ba de em­bar­car­lo en una gón­do­la pa­ra al­gún país del nor­te de Áfri­ca don­de to­da­vía tie­nen de­man­da. Pe­ro con­si­go ha­cer­me con el te­lé­fono del ex­por­ta­dor y tras ce­rrar el tra­to el ca­mión cam­bia el via­je del puer­to de Va­len­cia ha­cia Al­ca­rrás”.

Allí los her­ma­nos Her­gui­do ha­cen una es­pec­ta­cu­lar y sofisticada la­bor de res­tau­ra­ción, des­mon­tan­do pie­za a pie­za el pe­sa­do Sa­va/Berliet pa­ra pro­ce­der a un sa­nea­mien­to ge­ne­ral de la chapa, el bas­ti­dor y la cons­truc­ción de una nue­va y ele­gan­te ca­ja de car­ga.

Tras mu­chos años de tra­ba­jo e inac­ti­vi­dad lan­gui­de­cien­do por tie­rras con­quen­ses, la me­cá­ni­ca tam­bién hu­bo de ser re­vi­sa­da pa­ra su co­rrec­to fun­cio­na­mien­to.

Un na­ri­zo­tas eu­ro­peo

Lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción en el GPS-12 es un lar­go y pun­tia­gu­do

“ho­ci­co” que ter­mi­na en una de­fen­sa po­lié­dri­ca en cu­yo fron­tal se alo­jan las óp­ti­cas de ca­rre­te­ra de co­lor ama­ri­llo, co­mo en­ton­ces era per­ti­nen­te en Fran­cia.

Cla­ro he­re­de­ro del his­tó­ri­co Berliet GLR, no­mi­na­do por nues­tros ve­ci­nos co­mo “el me­jor ca­mión de la his­to­ria”, tras el es­ti­li­za­do mo­rro adi­vi­na­mos la ca­bi­na Berliet Re­la­xe de con­duc­ción avan­za­da y que tan fi­na­men­te “fu­si­la­ron” los in­ge­nie­ros de Barreiros pa­ra sus mo­de­los Sae­ta, Azor y Su­per Azor.

La gran ven­ta­ja es que al lle­var el mo­tor ade­lan­ta­do el GPS-12 ofre­ce un pi­so plano que per­mi­te tran­si­tar có­mo­da­men­te por la ca­bi­na. A la es­pal­da de los asien­tos e in­ser­ta­da en la ca­ja de car­ga dis­po­ne­mos de una li­te­ra bas­tan­te hol­ga­da, ya que en aque­llos tiem­pos era muy fre­cuen­te la do­ble tri­pu­la­ción.

En el in­te­rior del GPS-12 se apre­cia el ca­ri­ño y es­me­ro que Clau­dio y Eduar­do han pues­to en es­te tra­ba­jo de res­tau­ra­ción, con­vir­tién­do­se en una de las me­jo­res pues­tas al día de un vehícu­lo his­tó­ri­co a las que ha­ya­mos te­ni­do ac­ce­so.

No pue­do re­sis­tir­me a la gen­til in­vi­ta­ción de Clau­dio de po­ner­me al vo­lan­te de es­te co­lo­so de los años se­sen­ta y ha­cer­lo ron­ro­near por las cer­ca­nías de Al­ca­rrás. Ba­jo el ca­pó del Sa­va/Berliet ru­ge un mo­tor at­mos­fé­ri­co de do­ce li­tros Berliet “Ma­gic” que ofre­ce la frio­le­ra de 240 CV, al­go que en la dé­ca­da de los se­sen­ta lo ha­cía uno de los pro­pul­so­res más po­ten­tes. Años más tar­de a es­te mo­tor se le aco­pló tur­bo so­bre­pa­san­do los 300 CV.

Una cu­rio­si­dad téc­ni­ca del GPS12, que tam­bién mon­tó Pe­ga­so en al­gu­nos mo­de­los, es la ca­ja de cam­bios se­pa­ra­da del em­bra­gue con una cor­ta trans­mi­sión con flec­to­res de go­ma. En el ca­so del Sa­va/Berliet es­ta so­lu­ción ha­ce que las pa­lan­cas no pre­ci­sen de va­ri­lla­jes de re­en­vío, en­gra­nan­do di­rec­ta­men­te so­bre las hor­qui­llas del “tren balagué”.

Ofre­ce cin­co ve­lo­ci­da­des y mar­cha atrás con una pa­lan­ca pa­ra cor­tas y otra pa­ra lar­gas. Pa­ra eje­cu­tar al­gu­nos cam­bios es pre­ci­so sol­tar am­bas ma­nos del vo­lan­te y “se­rru­char” has­ta en­gra­nar las ve­lo­ci­da­des, por lo que nues­tros co­le­gas fran­ce­ses bau­ti­za­ron a es­ta ca­ja co­mo la “tri­co­to­sa”.

El gru­po es de do­ble re­duc­ción in­ter­na con una re­la­ción cor­ta que le per­mi­tía ro­dar a una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 75 km/h. Exis­tían dos op­cio­nes, una más cor­ta to­da­vía y otra más lar­ga. El ter­cer eje era fi­jo con do­ble per­fil y ele­va­dor hi­dráu­li­co pa­ra mar­char en va­cío.

A las pri­me­ras vuel­tas del ci­güe­ñal ad­ver­ti­mos el ca­rác­ter du­ro del “Ma­gic” que sube de vuel­tas tran­qui­lo pe­ro con­tun­den­te, te­nien­do que adap­tar­me a su ré­gi­men y so­ni­do pa­ra lo­grar que la “tri­co­to­sa” no ras­que.

Si en el par­king la es­tam­pa del GPS-12 ha­bla­ba a las cla­ras del buen tra­ba­jo de los Her­gui­do, en mar­cha apre­cia­mos el per­fec­to ajus­te de la di­rec­ción asis­ti­da y el com­por­ta­mien­to en ge­ne­ral del ca­mión.

Una be­lla ex­pe­rien­cia po­der con­du­cir es­te Sa­va-Berliet y men­ción de ho­nor pa­ra Clau­dio y Eduar­do Her­gui­do por ha­ber res­ca­ta­do pa­ra la pos­te­ri­dad es­ta ra­ra y au­tén­ti­ca re­li­quia, que en su mo­men­to fue una de las má­qui­nas más po­ten­tes.

En el fron­tal y en el ca­pó lu­cen los lo­go­ti­pos de es­te es­pec­ta­cu­lar ca­mión. El gran án­gu­lo de apertura de la puer­ta per­mi­te un có­mo­do ac­ce­so al pues­to de con­duc­ción.

1. De­ta­lle de puer­ta, es­pe­jos y baca pa­ra la co­lo­ca­ción del tol­do.2. La do­ble pa­lan­ca de cam­bio adop­tó en nom­bre de la “tri­co­to­sa” al te­ner que sol­tar am­bas ma­nos pa­ra cam­biar.3. La ca­bi­na tie­ne el pi­so plano en su to­ta­li­dad y el asien­to del con­duc­tor cuen­ta con sus­pen­sión hi­dráu­li­ca.4. El cal­de­rín de ai­re, así co­mo el ca­jón pa­ra las he­rra­mien­tas, se ubi­can en la par­te de­re­cha del bas­ti­dor.5. En aque­llos tiem­pos era muy ha­bi­tual lle­var dos rue­das de re­pues­to por la me­dio­cre ca­li­dad de los neu­má­ti­cos.

6. In­ser­ta­da en la ca­ja de car­ga es­te ca­mión mon­ta­ba una li­te­ra de fac­tu­ra ar­te­sa­nal bas­tan­te am­plia y con­for­ta­ble.

7. De mo­derno di­se­ño pa­ra su épo­ca, el pues­to de con­duc­ción y el cua­dro de man­dos ofre­cían bue­na in­for­ma­ción y vi­si­bi­li­dad.8. Es­te ca­mión Sa­va Berliet in­cor­po­ra­ba co­mo de­ta­lle no­ve­do­so un pre­fil­tro de ai­re.

Con sus do­ce li­tros el mo­tor at­mos­fé­ri­co Berliet “Ma­gic” ofre­cía 240 CV que le po­si­cio­na­ban en­tre los pro­pul­so­res más po­ten­tes de su tiem­po.El tán­dem tra­se­ro, ar­ti­cu­la­do me­dian­te un ba­lan­cín, pre­sen­ta un di­fe­ren­cial de do­ble re­duc­ción y un ter­cer eje con rue­da ge­me­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.