SPRIN­TER 314 CDI AU­TO­MÁ­TI­CA

Transporte Mundial - - SUMARIO - IÑAQUI NÚ­ÑEZ(Tex­to) IS­RAEL GARDYN (Fo­tos)

In­tere­san­te fur­gón equi­pa­do con un cam­bio au­to­má­ti­co de nue­ve re­la­cio­nes.

Una ver­sión de la nue­va ge­ne­ra­ción de fur­go­ne­tas Sprin­ter equi­pa­da con una ca­ja de cam­bios au­to­má­ti­ca de na­da me­nos que nue­ve ve­lo­ci­da­des, ca­paz de desen­vol­ver­se con sol­ven­cia y comodidad tan­to en trá­fi­co urbano co­mo en ru­ta, to­do ello con los úl­ti­mos ade­lan­tos en se­gu­ri­dad y co­mu­ni­ca­cio­nes.

Mer­ce­des-Benz se to­mó su tiem­po an­tes de lan­zar una nue­va ge­ne­ra­ción de la Sprin­ter una vez ter­mi­na­do el acuer­do de co­la­bo­ra­ción con el gru­po Volks­wa­gen.

Una vez des­ve­la­do el enig­ma pue­de com­pro­bar­se que la nue­va ge­ne­ra­ción no ha ex­pe­ri­men­ta­do un gran cam­bio en lo que a su as­pec­to ex­te­rior se re­fie­re, una fi­lo­so­fía don­de to­dos los fa­bri­can­tes se mues­tran muy re­ti­cen­tes a la ho­ra rea­li­zar una mo­di­fi­ca­cio­nes ra­di­ca­les que de­jen an­ti­cua­dos de un plu­ma­zo a los an­te­rio­res mo­de­los.

En es­te ca­so el cam­bio más sig­ni­fi­ca­ti­vo lo ha ex­pe­ri­men­ta­do el fron­tal y más en con­cre­to el co­fre que al­ber­ga el mo­tor, que se ha pro­lon­ga­do li­ge­ra­men­te in­cor­po­rán­do­se una pa­rri­lla de­lan­te­ra de nue­vo for­ma­to que tie­ne los mis­mo ras­gos en cuan­to a di­men­sio­nes que la an­te­rior.

El res­to de la ca­rro­ce­ría man­tie­ne el mis­mo di­se­ño y as­pec­to, pe­ro tam­bién es cier­to que en el ca­so de los fur­go­nes pa­ra car­ga, cuan­do se dis­po­ne de un in­te­rior en el que se ha con­se­gui­do op­ti­mi­zar el es­pa­cio, tam­po­co se jus­ti­fi­can las mo­di­fi­ca­cio­nes.

Al­go que sí tie­ne sen­ti­do en el ca­so de las ver­sio­nes acris­ta­la­das, en las que el as­pec­to ex­te­rior se re­fuer­za in­clu­yen­do cris­ta­les en­ra­sa­dos con la ca­rro­ce­ría o ven­ta­nas de ma­yor o me­nor ta­ma­ño.

Pe­ro es­ta nue­va Sprin­ter es­con­de los cam­bios en el in­te­rior, don­de el fa­bri­can­te ha vol­ca­do es­fuer­zos en los apartados de se­gu­ri­dad, co­nec­ti­vi­dad e in­for­ma­ción al con­duc­tor, to­do ello sin ol­vi­dar los ele­men­tos me­cá­ni­cos.

La nue­va Mer­ce­des Sprin­ter di­ver­si­fi­ca su es­que­ma de trac­ción, has­ta aho­ra ex­clu­si­va­men­te en­co­men­da­do a las rue­das tra­se­ras, pa­ra ofre­cer tam­bién mo­de­los con el em­pu­je en el eje de­lan­te­ro.

Es­to su­po­ne que el vehícu­lo adel­ga­za de ta­ra al per­der no so­lo la ba­rra de trans­mi­sión, sino tam­bién el di­fe­ren­cial pos­te­rior, con lo que se in­cre­men­ta el pe­so de la car­ga de pa­go.

La des­apa­ri­ción de es­tos dos ele­men­tos me­cá­ni­cos lle­va tam­bién apa­re­ja­da una dis­mi­nu­ción en la al­tu­ra del plano de car­ga, lo que fa­ci­li­ta las ta­reas dia­rias de los pro­fe­sio­na­les que se de­di­can al re­par­to urbano y que eje­cu­tan es­ta ma­nio­bra de ma­ne­ra con­ti­nua du­ran­te to­do el día.

He­mos te­ni­do oca­sión de pro­bar la nue­va Sprin­ter en su ver­sión de fur­gón pa­ra car­ga ba­sa­da en una ca­rro­ce­ría con una lon­gi­tud de 5.932

mm, la in­ter­me­dia de las tres dis­po­ni­bles y una al­tu­ra de 2.638 mm, que co­rres­pon­de a la va­rian­te de te­cho so­bre­ele­va­do.

Ca­rre­te­ra y ciu­dad

Con es­tas co­tas es­ta Sprin­ter 314 CDI cuen­ta con un in­te­rior ca­paz de aco­mo­dar has­ta 11 me­tros cú­bi­cos de mer­can­cías con un plano de car­ga de 3,40 me­tros de lon­gi­tud, 1,76 me­tros de an­chu­ra, re­du­ci­da a 1,40 me­tros en la zo­na de los pa­sos de rue­da, mien­tras que la al­tu­ra in­te­rior se ele­va has­ta los 2,02 me­tros.

Co­mo mo­to­ri­za­ción se em­plea el propulsor de 2,14 li­tros de ca­pa­ci­dad in­ter­na, en es­te ca­so en su ver­sión de 143 CV, tam­bién la in­ter­me­dia de las tres dis­po­ni­bles y que en es­te mo­de­lo se ha aso­cia­do a una ca­ja de cam­bios au­to­má­ti­ca 9-G Tro­nic de nue­ve re­la­cio­nes, que trans­mi­te el par mo­tor a las rue­das de­lan­te­ras.

Es­te es uno de los pun­tos fuer­tes de es­ta nue­va Sprin­ter y se per­ci­be na­da más po­ner­se a los man­dos. Una ban­ca­da muy, muy si­len­cio­sa, no so­lo des­de den­tro de la ca­bi­na, sino des­de fue­ra, tan­to, que lla­ma la aten­ción.

Una ca­de­na ci­ne­má­ti­ca que mar­ca de una ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va el com­por­ta­mien­to y las pres­ta­cio­nes que ofre­ce es­ta Sprin­ter a la ho­ra de en­fren­tar­se a la ca­rre­te­ra a ple­na car­ga.

La in­cor­po­ra­ción ca­da vez más fre­cuen­te de ca­jas de cam­bios con un nú­me­ro ma­yor de mar­chas, apro­xi­ma a las fur­go­ne­tas en cier­ta ma­ne­ra al com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co que tie­nen los ca­mio­nes y con ello con­si­guen una ma­yor efi­cien­cia en cuen­to al ren­di­mien­to del com­bus­ti­ble que con­su­men y apor­tan agi­li­dad al vehícu­lo.

A la de­re­cho del vo­lan­te, se en­cuen­tra la pa­lan­ca con la que ma­ne­ja­mos la ca­ja de cam­bios y en que en es­te ca­so cuen­ta con una nu­tri­da bo­to­ne­ra en am­bos ra­dios, con un cu­rio­so sis­te­ma de cua­dra­dos de pe­que­ño for­ma­to que fun­cio­nan co­mo la al­moha­di­lla del ra­tón de un or­de­na­dor y que nos per­mi­ten mo­ver­nos por los di­fe­ren­tes me­nús dis­po­ni­bles en el or­de­na­dor de a bor­do, la ra­dio, te­lé­fono y de­más sis­te­mas de co­nec­ti­vi­dad.

Con es­te nú­me­ro de ve­lo­ci­da­des siem­pre ten­dre­mos un desa­rro­llo que se adap­te a las ne­ce­si­da­des de es­fuer­zo que ten­ga que rea­li­zar el mo­tor y si a es­to le aña­di­mos la ra­pi­dez con la que se eje­cu­tan los sal­tos en­tre mar­chas, la res­pues­ta no pue­de ser más sa­tis­fac­to­ria.

La elec­tró­ni­ca que ges­tio­na el mo­tor y el cam­bio ha­ce que es­te tra­ba­je ca­si siem­pre, sal­vo mo­men­tos pun­tua­les en los que la de­man­da de ener­gía se vuel­ve más ra­di­cal, en un mar­gen de 500 re­vo­lu­cio­nes. Es­tos cam­bios se pro­du­cen con el mo­tor ro­dan­do en­tre las 2.000 y 2.500 vuel­tas, pa­ra es­ta­bi­li­zar­se a 1.750 vuel­tas cuan­do la fur­go­ne­ta rue­da a una ve­lo­ci­dad­sos­te­ni­da de 90 km/h, pa­ra ga­nar 100 gi­ros si subimos el rit­mo pa­ra al­can­zar los 100 km/h.

En es­tas con­di­cio­nes los 143 CV que pro­por­cio­na es­ta ban­ca­da son ca­pa­ces de asu­mir el to­pe de car­ga sin ma­ni­fes­tar des­fa­lle­ci­mien­tos a la ho­ra de aco­me­ter subidas ra­di­ca­les, ya que irá res­tan­do mar­chas de una ma­ne­ra muy rá­pi­da sin dar op­ción a la pér­di­da de iner­cia.

A la ho­ra de co­la­bo­rar a la re­ten­ción del vehícu­lo el con­jun­to mo­tor-cam­bio se mues­tra igual­men­te efec­ti­vo, re­du­cien­do una o va­rias ve­lo­ci­da­des pa­ra ayudar a man­te­ner el vehícu­lo a la ve­lo­ci­dad que he­mos in­di­ca­do con el pe­dal del freno. Un equi­po que mues­tra su efi­ca­cia des­de el pri­mer mo­men­to y que per­mi­te mo­du­lar la in­ten­si­dad sin re­sul­tar de­ma­sia­do es­pon­jo­so ni ra­di­cal en el efec­to.

Co­mo ele­men­to elás­ti­co de la sus­pen­sión pos­te­rior se in­cor­po­ra una hoja de ba­lles­ta en fi­bra que sus­ti­tu­ye a los ele­men­tos me­tá­li­cos tra­di­cio­na­les. El com­por­ta­mien­to a la ho­ra de asu­mir los ki­los de las­tre y el com­por­ta­mien­to en ca­rre­te­ras con mu­chas cur­vas no me­re­cen re­pro­ches.

Nue­va ca­bi­na

En lo que res­pec­ta al in­te­rior, Mer­ce­des-Benz ha in­cor­po­ra­do una pan­ta­lla de gran for­ma­to en la par­te cen­tral del ta­ble­ro, en la que se mues­tra me­dian­te gra­fis­mos to­da la in­for­ma­ción re­la­ti­va al man­te­ni­mien­to y fun­cio­na­mien­to del vehícu­lo, así co­mo la ac­ti­va­ción de los sis­te­mas de ayu­da a la con­duc­ción y de se­gu­ri­dad.

A mo­do de re­su­men po­dría­mos de­cir que Mer­ce­des-Benz con­ju­ga en es­te mo­de­lo el as­pec­to clá­si­co de su fur­go­ne­ta es­tre­lla, con la in­cor­po­ra­ción de los úl­ti­mos avan­ces en cuan­to a tec­no­lo­gía y se­gu­ri­dad, va­lo­res a los que se aña­de una nue­va ca­ja de cam­bios de al­to ren­di­mien­to.

La zo­na de car­ga no pre­sen­ta nin­gu­na sin­gu­la­ri­dad res­pec­to a las ver­sio­nes an­te­rio­res, aun­que la trac­ción de­lan­te­ra ha per­mi­ti­do re­du­cir la al­tu­ra li­bre al sue­lo, así co­mo el pe­so del vehícu­lo.

Ba­jo los asien­tos de la ca­bi­na, con ca­pa­ci­dad pa­ra tres ocu­pan­tes, se man­tie­ne dos am­plios hue­cos don­de co­lo­car aque­llas co­sas que no que­re­mos de­jar a la vis­ta.

La pan­ta­lla cen­tral nos ofre­ce to­da la in­for­ma­ción re­la­ti­va al es­ta­do del vehícu­lo, así co­mo la ges­tión de los ele­men­tos de avi­so y se­gu­ri­dad o la cá­ma­ra de mar­chas atrás.

En el vo­lan­te se in­clu­yen unos pe­que­ños bo­to­nes cua­dra­dos que ac­túan co­mo el ra­tón de un or­de­na­dor y nos per­mi­ten mo­ver­nos por los di­fe­ren­tes me­nús.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.