CU­RA TUS LE­SIO­NES

DES­CU­BRE EL MÉ­TO­DO MÁS RÁ­PI­DO

Triatlón - - PORTADA - POR RU­BÉN FEL­PE­TO. FI­SIO­TE­RA­PEU­TA RF CLÍ­NI­CA (LU­GO)

Las le­sio­nes siem­pre han si­do el gran enemi­go del de­por­tis­ta, y su re­cu­pe­ra­ción, el gran ca­ba­llo de ba­ta­lla a la ho­ra del re­torno al en­tre­na­mien­to/com­pe­ti­ción. Con el pa­so de los años se ha es­ta­do in­no­van­do e in­ves­ti­gan­do en es­te cam­po, con el fin de crear los me­jo­res mé­to­dos y téc­ni­cas pa­ra la re­cu­pe­ra­ción y reha­bi­li­ta­ción más rá­pi­da y efi­caz de las le­sio­nes de­por­ti­vas. Una de las téc­ni­cas más no­ve­do­sas que ha sur­gi­do en los úl­ti­mos años es la E.P.I.®. Pe­ro, ¿qué es la E.P.I.®? Es­tas si­glas sig­ni­fi­can Elec­tró­li­sis Per­cu­tá­nea In­tra­ti­su­lar, una téc­ni­ca crea­da por el fi­sio­te­ra­peu­ta José Ma­nuel Sán­chez Ibá­ñez, que con­sis­te en la apli­ca­ción guia­da me­dian­te eco­gra­fía de una co­rrien­te con­ti­nua a tra­vés de una agu­ja, ti­po acu­pun­tu­ra, so­bre el te­ji­do de­ge­ne­ra­do. Es­ta co­rrien­te pro­du­ce una des­truc­ción con­tro­la­da me­dian­te reac­ción elec­tro­quí­mi­ca, que pro­vo­ca­rá una reac­ción in­fla­ma­to­ria so­bre el fo­co le­sio­nal, con el ob­je­ti­vo de ac­ti­var los me­ca­nis­mos que fa­ci­li­tan la fa­go­ci­to­sis y la re­cu­pe­ra­ción/re­ge­ne­ra­ción de los te­ji­dos afec­ta­dos; de es­ta ma­ne­ra se ob­tie­nen me­jo­res re­sul­ta- dos en el tra­ta­mien­to de las le­sio­nes mus­cu­la­res, ten­di­no­sas, ligamentosas y ci­ca­tri­cia­les. Se tra­ta por tan­to de una téc­ni­ca mí­ni­ma­men­te in­va­si­va pe­ro que no pre­ci­sa de in­ci­sión so­bre la piel pa­ra ac­tuar di­rec­ta­men­te so­bre el te­ji­do le­sio­na­do. Uno de los ries­gos más co­mú­nes de las téc­ni­cas in­va­si­vas es el po­si­ble ries­go de in­fec­ción, el cual en es­te ca­so es prác­ti­ca­men­te nu­lo de­bi­do a que la E.P.I.® es una co­rrien­te ger­mi­ci­da.

Le­sio­nes más fre­cuen­tes en el triatlón sus­cep­ti­bles de ser tra­ta­das con E.P.I.®

El triatlón es un de­por­te que en­glo­ba una bue­na can­ti­dad de le­sio­nes

sus­cep­ti­bles de ser tra­ta­das con la E.P.I.®, ya que nos en­con­tra­re­mos con las pa­to­lo­gías más tí­pi­cas de las tres mo­da­li­da­des que lo en­glo­ban:

Na­ta­ción Na­ta­ción

Muy Muy fre­cuen­te­men­te fre­cuen­te­men­te apa­re­ce­rán apa­re­ce­rán le­sio­nes le­sio­nes ten­di­no­sas ten­di­no­sas en en el el hom­bro hom­bro del del triatle­ta,quea­fec­ta­rá­so­bre­to­doal­man- triatle­ta,quea­fec­ta­rá­so­bre­to­doal­man

gui­to gui­to ro­ta­dor. ro­ta­dor. Es­to se de­be a que, en el es­ti­lo ha­bi­tual en el que na­dan los triatle­tas, el crol, hay una ro­ta­ción ex­ter­na del hom­bro cuan­do la bra­za­da en­tra en el agua; es­to pue­de pro­vo­car una fric­ción del man­gui­to que ge­ne­ra di­cha ten­di­no­pa­tía. En es­ta mo­da­li­dad tam­bién apa­re­cen, pe­ro por mi ex­pe­rien­cia con me­nos in­ci­den­cia,

ten­di­no­pa­tías ten­di­no­pa­tías de de co­do co­do y y ro­di­lla, ro­di­lla, en la ma­yo­ría de oca­sio­nes re­la­cio­na­das con una téc­ni­ca de na­do in­co­rrec­ta. Ci­clis­mo En re­la­ción con la par­te re­fe­ren­te al ci­clis­mo, de­jan­do de la­do las le­sio­nes de ti­po trau­má­ti­co, las le­sio­nes más fre­cuen­tes son las que afec­tan al miem­bro in­fe­rior: la ten­di­no­pa­tía del ro­tu­liano, la de la pa­ta de gan­so y la del ten­dón de Aqui­les. La ten­di­no­pa­tía

ro­tu­lia­na pue­de afec­tar o bien al po­lo in­fe­rior de la ró­tu­la o bien al cuer­po del ten­dón; en ca­so de afec­tar al po­lo in­fe­rior de la ró­tu­la, sue­le de­ber­se a una trac­ción des­via­da por una ma­la ali­nea­ción, y en ca­so de afec­tar al cuer­po del ten­dón sue­le de­ber­se a una so­bre­car­ga de es­fuer­zo. La de pa­ta de

gan­so se de­be a un ex­ce­so de so­li­ci­ta­ción en ro­ta­ción ex­ter­na, es de­cir una ma­la elec­ción en la po­si­ción del pe­da­leo. La ten­di­no­pa­tía de Aqui­les aso­cia­da al ci­clis­mo, es­tá pro­vo­ca­da por un ex­ce­so de vai­vén en la por­ción pos­te­rior del pie.

Ca­rre­ra Nos en­con­tra­re­mos con sín­dro­mes do­lo­ro­sos en to­bi­llo y pie, sien­do las pa­to­lo­gías más ha­bi­tua­les la pe­rios­ti­tis­ti­bial,la­fas­ci­tis­plan­tary­la­ten­di­no­pa­tía de Aqui­les. Por otro la­do tam­bién se ve muy afec­ta­da la ar­ti­cu­la­ción de la ro­di­lla, apa­re­cien­do la ten­di­no­pa­tía ro­tu­lia­na, el sín­dro­me de la ro­di­lla del co­rre­dor o de la cin­ti­lla ilio­ti­bial y la

ten­di­no­pa­tía­del­po­plí­teo. Ade­más­nos so­le­mos en­con­trar en con­sul­ta una bue­na can­ti­dad de le­sio­nes mus­cu­la­res, so­bre todo las que afec­tan a la ca­de­na pos­te­rior, ge­me­los, só­leo e is­quio­ti­bia­les y, aun­que tam­bién en me­nor me­di­da, en cuá­dri­ceps. Ana­li­zan­do to­das es­tas le­sio­nes más fre­cuen­tes, ve­mos que las ten­di­no­pa­tías son las que más in­ci­den­cia tie­nen. Con la E.P.I.® ob­te­ne­mos muy bue­na res­pues­ta te­ra­péu­ti­ca en su tra­ta­mien­to.

¿Qué nú­me­ro de se­sio­nes son ne­ce­sa­rias?

Se­ría arries­ga­do de­cir un nú­me­ro exac­to de se­sio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra la com­ple­ta re­cu­pe­ra­ción de una le­sión ten­di­no­sa me­dian­te el tra­ta­mien­to de E.P.I.®, pe­ro nor­mal­men­te y de­pen­dien­do del tiem­po de evo­lu­ción de la le­sión y la va­lo­ra­ción eco­grá­fi­ca pre­via, sue­le es­tar en torno a las 4 se­sio­nes. Es­te tra­ta­mien­to se apli­ca con una se­pa­ra­ción de al me­nos 5 días en­tre se­sio­nes. Las si­guien­tes 48 ho­ras, des­pués de su apli­ca­ción, so­le­mos re­co­men­dar re­po­so de­por­ti­vo to­tal, ya que es la fa­se agu­da de la in­fla­ma­ción que pro­vo­ca­mos al apli­car­la. Pa­sa­das esas 48 ho­ras (que en al­gu­nos ca­sos son 72 e in­clu­so 96) la re­in­cor­po­ra­ción a la ac­ti­vi­dad de­pen­de del es­ta­do pre­vio de la le­sión y la evo­lu­ción tras la se­sión de E.P.I.®. La ma­yor ven­ta­ja de la E.P.I.®, con res­pec­to a las de­más téc­ni­cas de tra­ta­mien­to, es que evi­ta­re­mos la cro­ni­fi­ca­ción de las le­sio­nes (con lo cual ace­le­ra­mos la re­cu­pe­ra­ción), ya que in­ci­di­mos de ma­ne­ra di­rec­ta so­bre el fo­co le­sio­nal guia­dos por ima­gen eco­grá­fi­ca y tra­ta­mos la le­sión “in si­tu”. El ma­yor pro­ble­ma de las le­sio­nes ten­di-

Com­bi­na­ción de la E.P.I.® con otras téc­ni­cas

Es evi­den­te que se pue­de y se de­be com­bi­nar el tra­ta­mien­to E.P.I.® con otras téc­ni­cas. De he­cho, po­dría ha­blar de un “ma­tri­mo­nio” de la E.P.I.® con el tra­ba­jo ex­cén­tri­co en la re­cu­pe­ra­ción de le­sio­nes, en es­pe­cial el en­tre­na­mien­to en so­bre­car­ga ex­cén­tri­ca co­mo pue­de ser el que con­se­gui­mos con las po­leas iso­iner

cia­les. Es un ti­po de tra­ba­jo que re­sul­ta esen­cial en el pro­ce­so de re­ge­ne­ra­ción de los te­ji­dos, así co­mo en la pre­ven­ción de le­sio­nes. Otras téc­ni­cas que se pue­den com­bi­nar con la E.P.I.® son la fi­bró­li­sis dia­cu­tá­nea (gan­chos), la dia­ter­mia (TE­CAR), lá­ser de al­ta po­ten­cia, las on­das de cho­que y a ni­vel mé­di­co el plas­ma en­ri­que­ci­do con pla­que­tas. Lo que es­tá con­tra­in­di­ca­do es el uso de cor­ti­cos­te­roi­des; de he­cho pa­cien­tes in­fil­tra­dos con cor­ti­cos­te­roi­des sue­len pre­sen­tar una res­pues­ta más len­ta al tra­ta­mien­to con E.P.I.®

Triatlón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.