EL PO­DER DE LA INOCEN­CIA

Triatlón - - EDITORIAL -

Ten­go 35 años. Un cha­val pa­ra unas co­sas, al­go vie­jo pa­ra otras. De­pen­dien­do de quién mi­re, in­clu­so con los mis­mos va­que­ros y es­ta bar­bu­cha que me me­dio sa­le, pue­do ser un crío des­de los ojos de mi abue­la o un ca­rro­za bas­tan­te des­fa­sa­do si le pre­gun­tas a un ado­les­cen­te. Es muy di­ver­ti­do ob­ser­var es­ta di­ver­si­dad de óp­ti­cas, aun­que pien­so que la lec­tu­ra más in­tere­san­te vie­ne des­de la pers­pec­ti­va sin­ce­ra que uno tie­ne de sí mis­mo. Con mis más y mis me­nos, creo ha­ber te­ni­do un cre­ci­mien­to per­so­nal ra­zo­na­ble y pro­gre­si­vo has­ta na­cer mi pri­mer hi­jo. Aho­ra lle­ga el se­gun­do e inevi­ta­ble­men­te se con­sa­gran cier­tos ins­tin­tos y creen­cias que ni si­quie­ra me ha­bía plan­tea­do que fue­ra a te­ner. Una de las pre­cio­sas con­clu­sio­nes que me ha re­ga­la­do es­tar al la­do de mi pe­que­ño y te­ner la ex­pe­rien­cia pa­ra dis­fru­tar vien­do co­mo vie­ne el se­gun­do, ni­ña en es­te ca­so, es que la in­fan­cia es el mo­men­to en el que más me­re­ce­mos la pe­na. Es en nues­tros pri­me­ros años cuan­do no te­ne­mos cul­pa al­gu­na so­bre cual­quier atro­pe­llo o in­jus­ti­cia, ne­ce­si­ta­mos muy po­co pa­ra ser fe­li­ces, ama­mos sin con­di­cio­nes, ju­ga­mos me­jo­ran­do la co­sa más sim­ple con nues­tra ima­gi­na­ción, so­mos es­pon­tá­neos, to­do nos sor­pren­de e ilu­sio­na, no te­ne­mos pre­jui­cios y no des­con­fia­mos. ¿Qué tie­ne que ver to­do es­to con el triatlón? Mu­cho. Cuan­do eres ni­ño ves un río y te ti­ras sin pen­sar si el agua es­tá he­la­da, sin neopreno, sin ca­len­tar y lue­go ríes con los ami­gos. Tu des­tar­ta­la­da bi­ci no lle­va­ba cam­bio elec­tró­ni­co, pe­ro una sim­ple car­ta ro­zan­do los ra­dios te re­ga­la­ba el so­ni­do de la Hon­da ofi­cial de Mick Doohan. Si Usain Bolt te hu­bie­ra re­ta­do a co­rrer con­tra él en los 100 me­tros li­sos habrías acep­ta­do sin pen­sar­lo, te habrías di­ver­ti­do e in­clu­so habrías apre­ta­do a fon­do has­ta el fi­nal de la pis­ta. Po­si­ble­men­te hoy la bru­tal di­fe­ren­cia que te sa­ca­ría el su­per­hom­bre ja­mai­cano se­ría de unos po­cos me­tros me­nos pe­ro, sé ho­nes­to, aho­ra ten­de­rías a ne­gar­te por ver­güen­za a ser va­pu­lea­do, re­nun­cian­do a lo real­men­te gran­de: ha­ber com­par­ti­do lí­nea de sa­li­da con el hom­bre más rá­pi­do de la tie­rra. Esa es una de las cla­ves por las que el tri nos en­gan­cha, so­bre to­do a quie­nes lo des­cu­bri­mos en­tra­di­tos en años, que vol­ve­mos a ac­tuar más li­bres de pre­jui­cios y dis­fru­ta­mos de co­sas tan sim­ples co­mo ma­ra­vi­llo­sas: na­dar, mon­tar en bi­ci y co­rrer. En el desa­rro­llo de es­te nú­me­ro 23 he te­ni­do uno de esos cambios de pers­pec­ti­va que te dan los años, un gi­ro res­pec­to a có­mo veo el triatlón y so­bre to­do a los triatle­tas. He te­ni­do el pri­vi­le­gio de acu­dir co­mo in­vi­ta­do al pro­gra­ma de ra­dio "Co­rrer no es de co­bar­des" pre­sen­ta­do por Jo­sé Ma­ría Az­cá­ra­te. Un pro­gra­ma fres­co y en­tre­te­ni­do en el que se ha­bla de co­sas de fon­dis­tas y en el que a ve­ces en­tre­vis­tan a gen­te tan "in­tere­san­te" co­mo yo. Bro­mas apar­te, an­tes del pro­gra­ma, pu­de to­mar un ca­fé con el co­pre­sen­ta­dor, Da­ni Fon­se­ca, quien me con­fe­só con cier­ta ver­güen­za que él de­bu­tó en IM... pa­ra des­tro­zar­se el ten­dón de Aqui­les. Ese mis­mo fin de se­ma­na pu­de asis­tir al re­co­no­ci­mien­to del im­pre­sio­nan­te y pre­cio­so re­co­rri­do del IM Nort­hwest que se ce­le­bra en ju­nio en As Pon­tes. La tar­de an­te­rior or­ga­ni­za­mos una char­la en la que ha­bla­mos de triatlón y, pa­ra mi sor­pre­sa, no po­cos de los hom­bres y mu­je­res que allí se reunían o bien de­bu­ta­rán co­mo triatle­tas en aque­lla prue­ba, o ha­bían si­do de los que ha­ce mu­chos años ha­bían ele­gi­do un IM co­mo prue­ba de bautismo. La re­in­ci­den­cia de la mis­ma si­tua­ción lan­zó con fuer­za una con­clu­sión que im­pac­tó en mi ca­be­za en vi­vo y en di­rec­to. Pensé “¿Quién soy yo pa­ra de­cir­te có­mo em­pie­zas en el triatlón?” Des­de mi ex­pe­rien­cia co­mo de­por­tis­ta ya ve­te­rano o co­mo pro­fe­sio­nal del de­por­te y la co­mu­ni­ca­ción, pue­do y quie­ro re­co­men­dar­te sa­na­men­te que te lo to­mes con cal­ma, pe­ro de nin­gu­na for­ma vol­ve­ré a mi­rar con in­com­pren­sión a quien de­ci­da lle­gar al triatlón des­de un IM. La ma­du­rez de­por­ti­va, eso que lla­man ta­blas, no tie­ne na­da que ver con el re­co­rri­do y sa­bi­du­ría que una per­so­na acu­mu­la en la vi­da. Se pue­de ser la per­so­na más ma­du­ra des­de la re­fle­xión y la ex­pe­rien­cia que ase­gu­ra la du­re­za del día a día con el pa­so de los años… y al tiem­po es­tar en pa­ña­les de­por­ti­va­men­te. En el ca­so con­tra­rio, tie­nes sú­per atle­tas que lo sa­ben to­do del de­por­te y que to­da­vía es­tán en edad de no sa­ber ni cuán­do es el me­jor mo­men­to pa­ra dar el pri­mer be­so. De­fien­do y de­fen­de­ré el pa­so a pa­so, la pro­gre­sión ló­gi­ca en la di­fi­cul­tad de nues­tros ob­je­ti­vos de­por­ti­vos. Em­pe­zar por prue­bas sprint, pa­sar por los olím­pi­cos, con­so­li­dar­se en me­dia dis­tan­cia y en una fe­cha sin de­fi­nir, dar el sal­to al Iron­man... ¡O no! La cla­ve es­tá en que ca­da uno de los que lle­ga­mos al triatlón lo ha­ce­mos de una for­ma di­fe­ren­te, úni­ca y per­so­nal, y es­tá cla­ro que hay mu­chí­si­ma gen­te con los pies en el sue­lo que quie­ren, ne­ce­si­tan y desean en­trar al triatlón por la puer­ta del Iron­man, pa­ra que­dar­se en es­ta dis­tan­cia o dar­se cuen­ta de que no era lo que es­pe­ra­ban y se­guir pro­ban­do en la gran can­ti­dad de po­si­bi­li­da­des que ofre­ce nues­tro de­por­te. No­so­tros se­gui­re­mos tra­ba­jan­do pa­ra que en las pá­gi­nas de TRIATLÓN en­cuen­tres so­lu­cio­nes, pro­pues­tas y mo­ti­va­cio­nes su­fi­cien­tes pa­ra que ha­gas triatlón el res­to de tu vi­da. Có­mo quie­res lle­gar a es­te de­por­te es co­sa tu­ya; se­gu­ro que tie­nes tus pro­pios mo­ti­vos. Un duatlón, un sprint o un Iron­man, no de­jes que ni yo ni na­die te di­ga có­mo de­bes apro­ve­char esa má­gi­ca eta­pa de inocen­cia en la que más que en nin­gún otro mo­men­to se ha­ce cier­to eso de que to­do es po­si­ble, si de­jas que sal­ga ese ni­ño inocente e in­ven­ci­ble que to­dos lle­va­mos den­tro.

An­to­nio del Pino. DI­REC­TOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.