Lluis Pi­cas

Só­lo hie­rro

Triatlón - - TRIATLETAS -

“Nos sue­len lla­mar hom­bres de hie­rro al ter­mi­nar un IRON­MAN, y abri­mos las alas co­mo si qui­sié­ra­mos em­pe­zar a vo­lar. Es­te vue­lo se­ría im­po­si­ble sin ellas; sin ellas so­lo se­ria­mos Hie­rro (Iron). Se sa­cri­fi­can to­da la se­ma­na pa­ra que no­so­tros ha­ga­mos nues­tros en­tre­na­mien­tos bá­si­cos. Lle­ga el sá­ba­do o do­min­go y so­le­mos ha­cer las ti­ra­das lar­gas que no he­mos po­di­do ha­cer en­tre se­ma­na por el tra­ba­jo. Y cuan­do lle­ga­mos a ca­sa lo te­ne­mos ca­si to­do he­cho: co­mi­da, ta­reas de ca­sa, han ido a bus­car a los ni­ños al co­le­gio o han sa­li­do con ellos a pa­sear o de com­pras. Lle­ga­mos a ca­sa y les con­ta­mos nues­tras ba­ta­lli­tas con la bi­ci, aque­lla cues­ta que nos ha cos­ta­do su­bir, que he­mos re­ba­ja­do nues­tro tiem­po, etc. Aun peor es cuan­do les da­mos la ta­ba­rra con nues­tros pro­ble­mas mus­cu­la­res, que si fi­sio por aquí, que si ma­sa­je por allá… es­to com­por­ta un mal humor que sue­len pa­gar una vez más ellas. Lue­go lle­gan los días pre­vios a la gran ci­ta y es cuan­do nos en­tran las pri­sas por ir de com­pras, y no pre­ci­sa­men­te pa­ra ha­cer­les un re­ga­lo por su sa­cri­fi­cio, sino pa­ra ir a com­prar nues­tras pren­das fa­vo­ri­tas pa­ra el even­to. En el via­je ha­cia des­tino ni te cuen­to los ner­vios que lle­va­mos en­ci­ma. “Ca­ri­ño, co­ge los ni­ños que ten­go que des­can­sar; te­ne­mos de ba­jar al chek-in del ma­te­rial; pas­ta-party; no te de­jes la cá­ma­ra de fo­tos que quie­ro sa­lir pin­cel; ten cui­da­do con los ni­ños no se dis­trai­gan que los pue­de pi­llar una bi­ci, etc.” No es que quie­ra pa­re­cer o sea un co­mo­dón, por­que creo que com­par­ti­mos bas­tan­tes ta­reas de ca­sa, pe­ro aun con­si­de­ro que sin ellas, en es­te ca­so sin ella, no se­ría un IRON­MAN. He si­do fi­nis­her 4 ve­ces, más 70.3, ma­ra­to­nes, etc, pe­ro me gus­ta­ría de­di­car­le es­te es­pa­cio a ella ya que es­te año se me­re­ce mas que nun­ca que ha­ya ter­mi­na­do el Iron­man Lan­za­ro­te 2014. Fui pa­dre de nues­tra hi­ja Ar­let, quien cum­plió 11 me­ses el día que cru­cé la me­ta en Pla­ya del Car­men, y nun­ca sen­tí tan­ta ale­gría de pa­sar la lí­nea de me­ta con ellas dos. No me gus­ta­ría des­pe­dir­me sin men­cio­nar a Cle­men­te Alon­so, al que ad­mi­ro co­mo triatle­ta por sus triun­fos y por co­mo trans­mi­te unos va­lo­res ne­ce­sa­rios pa­ra los que dis­fru­ta­mos de es­te de­por­te. Es un gentle­man de es­te de­por­te y me ale­gra ha­ber dispu­tado más de un half don­de él ha ga­na­do co­mo Ca­le­lla o Zarautz”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.