Juan Car­los Sán­chez

Su­peran­do obs­tácu­los

Triatlón - - TRIATLETAS -

“Le­yen­do lo que cuen­tan quie­nes es­cri­ben en es­ta sec­ción, mi pe­que­ña his­to­ria no es na­da del otro mun­do aun­que pa­ra mí sea to­do un lo­gro prac­ti­car es­te de­por­te nues­tro, y si me ani­mo a ha­cer­lo es por­que el triatlón es exac­ta­men­te eso, su­pe­rar­se a uno mis­mo. Los que prac­ti­ca­mos es­te de­por­te so­mos de una fi­lo­so­fía es­pe­cial; na­die va a cri­ti­car­te por na­da, to­do lo con­tra­rio, te fe­li­ci­tan por po­co que ha­gas y te ani­man a es­for­zar­te ca­da día más, em­pa­ti­zan­do cuan­do al­guno de no­so­tros cuen­ta una his­to­ria de su­pera­ción per­so­nal, por po­co im­por­tan­te que sea. He des­cu­bier­to el triatlón ha­ce po­co y nun­ca pensé que po­dría prac­ti­car­lo y apa­sio­nar­me con él co­mo lo he he­cho. Nun­ca ha­bía prac­ti­ca­do las tres dis­ci­pli­nas que en­glo­ba el triatlón al mis­mo tiem­po y mu­cho me­nos plan­tear­me com­pe­tir. Ha­ce tres años, tras un ac­ci­den­te en mo­to, se me pro­du­jo una her­nia dis­cal que fi­nal­men­te hu­bo que ope­rar. El tiem­po de inac­ti­vi­dad, los do­lo­res y la pos­te­rior reha­bi­li­ta­ción no fue­ron fá­ci­les. Cuan­do pa­re­cía que sa­lía de es­ta, co­men­cé con el run­ning, pe­ro una vez más el des­tino no se alia­ba con­mi­go, pro­vo­cán­do­me una le­sión de me­nis­co, y te­nien­do que vol­ver a pa­sar por qui­ró­fano. Más inac­ti­vi­dad, más reha­bi­li­ta­ción, pe­ro fi­nal­men­te en­ten­dí que na­da de eso iba a pa­rar mis ga­nas de ha­cer al­go de lo que me sin­tie­ra or­gu­llo­so. Aho­ra ten­go 39 años y es­toy en el me­jor mo­men­to de mi vi­da, tan­to fí­si­ca co­mo psi­co­ló­gi­ca­men­te, co­sa a lo que ayu­dó el na­ci­mien­to de mi hi­ja, con la cual he cum­pli­do el sue­ño de cru­zar una lí­nea de me­ta. Lo he lo­gra­do es­te año aca­ban­do una ca­rre­ra po­pu­lar de 10.000 me­tros, mo­men­to inol­vi­da­ble pa­ra mí. Y tam­bién es­te año me he es­tre­na­do en triatlón, aca­ban­do el pri­me­ro de mi vi­da, ce­le­bra­do en el lu­gar don­de re­si­do, Mo­gan (Gran Ca­na­ria), y un duatlón, y es­pe­ro se­guir en es­ta lí­nea. A to­dos aque­llos que pa­séis por le­sio­nes u otros pro­ble­mas, me gus­ta­ría de­ci­ros que to­do es­tá en el in­te­rior de no­so­tros; se pue­de con ab­so­lu­ta­men­te cual­quier ad­ver­si­dad. Quie­ro agra­de­cer el apo­yo de mi equi­po, el Pink Cows, por co­mo aco­ge a to­do aquel que quie­ra ha­cer es­te de­por­te sin im­por­tar su ni­vel o ex­pe­rien­cia; los hay co­mo yo y los hay con prue­bas Iron­man ter­mi­na­das. Me sen­ti­ré fe­liz si con mis pa­la­bras he ayu­da­do a al­guien, ja­más pensé que es­te de­por­te, a pe­sar de lo que se su­fre, me die­ra tan­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.