DI­SEC­CIO­NAN­DO UNA ZA­PA­TI­LLA

Triatlón - - SWIM BIKE RUN -

UP­PER: Es uno de los as­pec­tos en que más han me­jo­ra­do las za­pa­ti­llas de run­ning en los úl­ti­mos años, y uno de los gran­des cau­san­tes de su pro­gre­si­vo ali­ge­ra­mien­to, ya que en la ac­tua­li­dad ca­re­cen ca­si por com­ple­to de cos­tu­ras, pres­cin­dien­do ade­más de cual­quier ele­men­to in­ne­ce­sa­rio. Los más avan­za­dos es­tán cons­trui­dos por su­per­po­si­ción de di­ver­sas ma­llas de re­ji­lla, muy trans­pi­ra­bles y que ex­pul­san la hu­me­dad al ex­te­rior. La “cruz” de es­te gran avan­ce es que en oca­sio­nes el up­per que­da muy de­bi­li­ta­do, sien­do la zo­na por la que an­tes se ter­mi­nan rom­pien­do las za­pa­ti­llas. Por eso, se agra­de­ce al­gún ti­po de con­tra­fuer­te o re­fuer­zos en los laterales y la pun­te­ra.

COR­DO­NES. Pa­ra com­pe­tir en triatlón, y si quie­res ga­nar unos se­gun­dos en la T2, bus­ca mo­de­los con go­mas o sis­te­ma de la­za­do rá­pi­do, en lu­gar de los ha­bi­tua­les cor­do­nes.

ME­DIA­SUE­LA: Es la par­te de la za­pa­ti­lla que aco­ge la ma­yo­ría de sus tec­no­lo­gías. Ca­da vez se uti­li­zan es­pu­mas más li­ge­ras y que ofre­cen ma­yor amor­ti­gua­ción y reac­ti­vi­dad. Al­gu­nos mo­de­los cuen­tan con ele­men­tos co­rrec­to­res o sis­te­mas de es­ta­bi­li­za­ción de la pi­sa­da, cu­yo ob­je­ti­vo es guiar efi­cien­te­men­te la pi­sa­da ha­cia la fa­se de des­pe­gue, y pro­te­ger y es­ta­bi­li­zar la zo­na me­dia del pie (con­tro­lan­do la pro­na­ción).

TA­LÓN. La amor­ti­gua­ción es uno de los as­pec­tos que más han tra­ba­ja­do las mar­cas en los úl­ti­mos años. En es­te sen­ti­do, la ten­den­cia es a ami­no­rar el re­bo­te en la par­te tra­se­ra del pie (pa­ra lo que se uti­li­zan es­pu­mas y com­pues­tos de den­si­da­des es­pe­cia­les, que lo­gran una ma­yor ab­sor­ción), y me­jo­rar el impulso en la par­te de­lan­te­ra. Los ta­lo­nes de cor­te bajo in­vi­tan a alar­gar la zan­ca­da; los ta­lo­nes al­tos dan más pro­tec­ción al tobillo y Ta­lón de Aqui­les. In­cluir ti­ra­do­res en el ta­lón es un buen de­ta­lle téc­ni­co pa­ra ayu­dar a cal­zar la za­pa­ti­lla.

LEN­GÜE­TA/COLLAR: Fun­da­men­tal pa­ra el ajus­te óp­ti­mo del pie, y que és­te no res­ba­le den­tro de la za­pa­ti­lla. En su con­jun­to (y jun­to a los cor­do­nes), de­be ajus­tar el pie de ma­ne­ra fir­me pe­ro suave.

SUE­LA. Du­ra­bi­li­dad, fle­xi­bi­li­dad y bue­na trac­ción son las cua­li­da­des que se es­pe­ran de una sue­la. En su cons­truc­ción se uti­li­zan go­mas ca­da vez más li­ge­ras pe­ro re­sis­ten­tes, con com­pues­tos más du­ros en los pun­tos con­cre­tos don­de el pie pro­du­ce una ma­yor pre­sión, pa­ra au­men­tar su du­ra­bi­li­dad. A su vez, se jue­ga con los di­bu­jos y pro­fun­di­da­des de las ra­nu­ras, o sur­cos de fle­xión, pa­ra ayu­dar en la fle­xión del pie y lo­grar un mo­vi­mien­to más na­tu­ral.

IN­TE­RIOR: El in­te­rior de la za­pa­ti­lla de­be ser muy có­mo­do y sin cos­tu­ras ni ele­men­tos que pue­dan pro­vo­car ro­za­du­ras, pa­ra po­der cal­zar­las sin cal­ce­ti­nes.

HOR­MA: La ten­den­cia en los úl­ti­mos años es a ha­cer­las se­mi­cur­vas, un po­co más an­chas en la zo­na de los me­ta­tar­sos –pa­ra que los de­dos se mue­van con co­mo­di­dad- que en la zo­na tra­se­ra del pie.

DROP: El drop es la di­fe­ren­cia en­tre la al­tu­ra del ta­lón y la zo­na del an­te­pié de la za­pa­ti­lla. Un mo­de­lo “clá­si­co” con bue­na amor­ti­gua­ción pue­de te­ner un drop de 12 mm; uno mi­ni­ma­lis­ta sue­le es­tar en­tre 0 y 4 mm de drop (prác­ti­ca­men­te pla­na). La ten­den­cia en los úl­ti­mos años es a ba­jar los drops pa­ra lo­grar una pi­sa­da más na­tu­ral y te­ner una me­jor sen­sa­ción del te­rreno. Pe­ro ojo, uti­li­zar drops muy ba­jos re­quie­re de un tiem­po de adap­ta­ción en tus múscu­los (so­bre to­do del ten­dón de Aqui­les, gemelos e is­quio­ti­bia­les).

FO­TO: NI­KE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.