MO­TI­VA­CIÓN

La im­por­tan­cia de creer en lo que ha­ces

Triatlón - - SUMARIO -

Nos gus­tan vues­tras 'pe­que­ñas historias', por eso sois gran­des triatle­tas.

“Mi vi­da era co­mo la de cual­quier per­so­na de mi edad. Tra­ba­ja­ba to­do el día, y los me­dio­días apro­ve­cha­ba pa­ra lo que me gus­ta, ha­cer de­por­te. Siem­pre he lle­va­do una vi­da sa­na, nun­ca he fu­ma­do, no he be­bi­do al­cohol, y nun­ca me ha gus­ta­do sa­lir por la no­che. Des­de pe­que­ño ju­ga­ba mu­cho al fút­bol, has­ta lle­gar a Re­gio­nal, prac­ti­qué squash bas­tan­te en se­rio más de una dé­ca­da (lle­gué a ser Cam­peón de Es­pa­ña por equi­pos, por Se­lec­cio­nes Au­to­nó­mi­cas, y sub­cam­peón de Ca­ta­lun­ya Ab­so­lu­to), has­ta que lo fui de­jan­do por la bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña, y un po­co más tar­de por el triatlón, sin de­jar la BTT y la de ca­rre­te­ra. En es­ta si­tua­ción es­ta­ba en 2005 (te­nía 44 años), cuan­do en el mes de oc­tu­bre me sur­gió un do­lor pun­zan­te en el cos­ta­do de­re­cho del ab­do­men –si­mi­lar al fla­to-, que no se me iba. Tras ha­cer­me una eco­gra­fía ab­do­mi­nal des­cu­brie­ron que te­nía un tu­mor can­ce­ro­so (he­pa­to­car­ci­no­ma) en el hí­ga­do de 12 cm; ha­bía que ope­rar lo an­tes po­si­ble pa­ra ex­traer­lo. El 28 de di­ciem­bre in­gre­so en el Hos­pi­tal Vall D´he­brón pa­ra que me ha­gan una he­pa­tec­to­mía (ex­trac­ción del 60% del hí­ga­do). La ope­ra­ción y el post­ope­ra­to­rio fue­ron bien; a la se­ma­na me dan el al­ta y a los dos me­ses ya me de­ja­ban ir en bi­ci. Me rea­li­za­ban re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas, y a los nue­ve me­ses me de­tec­tan tres tu­mo­res más en el tro­zo de hí­ga­do que me ha­bían de­ja­do. Eso sí que fue un gol­pe. Pa­re­cía que al­guien allá arri­ba me es­tu­vie­ra po­nien­do a prue­ba: o ti­ra­ba pa­ra de­lan­te con to­das mis fuer­zas o ya me po­día ir des­pi­dien­do. Des­pués de un mon­tón de mé­di­cos y prue­bas me di­je­ron que la úni­ca po­si­bi­li­dad era un tras­plan­te he­pá­ti­co, por lo que me pu­sie­ron en lis­ta de es­pe­ra. Se­guí ha­cien­do vi­da nor­mal (tra­ba­jan­do, en­tre­nan­do) con la con­di­ción de que no me ale­ja­ra mu­cho del Hos­pi­tal y es­tu­vie­ra lo­ca­li­za­ble las 24 ho­ras del día. El sá­ba­do 13 de enero de 2007 se or­ga­ni­zó una sa­li­da en Bi­ci de mon­ta­ña des­de ca­sa de mi gran ami­go Gon­za­lo en Ai­gua­fre­da has­ta el Pla de la Cal­ma en el Mon­tseny. Cuan­do me en­con­tra­ba en el pun­to más al­to del Pla de la Cal­ma, so­bre las 13 h del me­dio­día, me lla­man del Hos­pi­tal. El mé­di­co me di­ce que va­ya lo más rá­pi­do po­si­ble pues tie­nen un ór­gano “muy bueno” pa­ra mí. Al de­cir­le don­de es­ta­ba y que es­ta­ba bas­tan­te can­sa­do me con­tes­ta que no ha­bía pro­ble­ma, que así lle­ga­ría más oxi­ge­na­do, pe­ro que no co­ma y que lle­gue an­tes de las 16 h de la tar­de. Tras vol­ver rá­pi­da­men­te a ca­sa y du­char­me, voy con mi fa­mi­lia a Ur­gen­cias del Vall D´he­brón, don­de me in­gre­san pa­ra ha­cer­me las prue­bas de ri­gor. So­bre las 18 h ya me es­ta­ban ha­cien­do el tras­plan­te. A par­tir de aquí lo re­cuer­do to­do muy con­fu­so, el des­per­tar, la UCI, has­ta que me subie­ron a plan­ta al ca­bo de 3 ó 4 días. A la se­ma­na hi­ce un re­cha­zo agu­do, pe­ro por suer­te me lo con­tro­la­ron rá­pi­da­men­te. Ya en ca­sa em­pe­cé a re­cu­pe­rar­me dan­do pa­seos, ca­da vez más lar­gos, has­ta que al ca­bo de un mes le pre­gun­té a mi mé­di­co del Hos­pi­tal, el Dr. Lluis Cas­tells, si po­día ir en bi­ci. Me de­jó con la con­di­ción de que fue­ran pa­seos muy cor­tos y lla­nos. En ca­da re­vi­sión le in­sis­tía más, has­ta que a par­tir del 6º mes me de­jó ir por don­de qui­sie­ra pe­ro sin pa­sar de 120 pul­sa­cio­nes/min. No me de­ja­ría en­tre­nar con nor­ma­li­dad has­ta que no hu­bie­ra he­cho el año del tras­plan­te. Pa­sa­do ese tiem­po le pre­gun­té si ya po­día en­tre­nar con nor­ma­li­dad. “Aho­ra sí, ¿por qué lo di­ces?, ¿quie­res ha­cer al­go?”, me di­jo. “Pues sí, que te pa­re­ce si me voy a la Ti­tan De­sert que se ce­le­bra en ma­yo en Ma­rrue­cos, en el Sáha­ra”. La ca­ra que pu­so fue épi­ca. Pri­me­ro me con­tes­tó que no po­día ha­cer­lo, que no ha­bía bi­blio­gra­fía. Le di­je que a par­tir de aho­ra ya la ha­bría, y al in­sis­tir­le tan­to y re­co­no­cer que es­ta­ba per­fec­to me de­jó pe­ro con una se­rie de con­di­cio­nes in­ne­go­cia­bles (lle­var una per­fec­ta hi­dra­ta­ción, res­pe­tar el ho­ra­rio de la me­di­ca­ción, ha­blar él con el mé­di­co de la prue­ba y dar­le ins­truc­cio­nes, se­gui­mien­to cons­tan­te…). Ter­mi­né la prue­ba en per­fec­tas con­di­cio­nes, que­dan­do el 60 cla­si­fi­ca­do en la ge­ne­ral. Des­pués de la Ti­tan De­sert hi­ce el Duatló de al­ta mon­ta­ña del Puig­mal, el Trail de Al­ta Mon­ta­ña L´Olla de Nuria, el Triatlón dis­tan­cia Half Iron­man Ex­tre­me Man de Me­nor­ca, y el triatlón dis­tan­cia Iron­man Cha­llen­ge de Bar­ce­lo­na. Co­mo fu­tu­ros re­tos ten­go es­te oc­tu­bre el Iron­man de Bar­ce­lo­na 2014, y si con­si­go la in­vi­ta­ción por par­te de la or­ga­ni­za­ción, el Iron­man de Ha­wai 2015, ade­más de otras ca­rre­ras y triatlo­nes de preparación. Ac­tual­men­te es­toy crean­do un pro­yec­to par­tien­do de mi ex­pe­rien­cia per­so­nal, cu­yo ob­je­ti­vo es di­fun­dir un men­sa­je de su­pera­ción y op­ti­mis­mo me­dian­te el de­por­te an­te pro­ble­mas de sa­lud, más con­cre­ta­men­te tras­plan­tes, pa­ra fo­men­tar la do­na­ción de ór­ga­nos y di­vul­gar la prác­ti­ca de­por­ti­va. En www.tras­plan­tey­de­por­te.com po­dréis en­con­trar más in­for­ma­ción so­bre mi his­to­ria y so­bre es­ta ini­cia­ti­va”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.