CAN­YON A ERO ADCF 9.0.

Ma­qui­nón el de los ale­ma­nes de 'Can­yon'. Te la en­se­ña­mos de cer­ca.

Triatlón - - SUMARIO - POR AN­TO­NIO DEL PINO FO­TOS: DANNY GOIRY

Es real­men­te ae­ro­di­ná­mi­ca, tec­no­ló­gi­ca, rá­pi­da y muy bo­ni­ta. A un eu­ro de los 4.000€ y con un mon­ta­je espectacular, es ló­gi­co que mu­chos sean los que os ha­yáis in­tere­sa­do por es­ta fle­cha ale­ma­na. ¿Que­rías ver la prue­ba de una Aeroad en las pá­gi­nas de TRIATLÓN? Aquí la te­néis.

He­mos se­gui­do los pa­sos de es­ta mar­ca des­de sus orí­ge­nes y, ho­nes­ta­men­te, hay que re­co­no­cer con bas­tan­te ad­mi­ra­ción que Can­yon es una mar­ca sin­gu­lar, no por ser pio­ne­ra con éxi­to en el mo­de­lo de venta di­rec­ta a tra­vés de su pá­gi­na web, sino por ha­ber lo­gra­do que su pro­yec­to de desa­rro­llo co­mo mar­ca se ha­ya con­sa­gra­do co­mo lo ha he­cho. An­tes tan si­quie­ra de col­gar el car­tel en sus pri­me­ras ins­ta­la­cio­nes, en Can­yon sa­bían qué ti­po de mar­ca que­rían ser: Can­yon sin más, sin con­di­cio­nan­tes de nin­gún ti­po, tra­ba­jan­do siem­pre en la di­rec­ción que ellos creen la más ade­cua­da pa­ra po­der ser com­pe­ti­ti­vos con sus po­si­bi­li­da­des. Es­to les ha su­pues­to rom­per lí­ci­ta­men­te con mu­chos de los prin­ci­pa­les es­tán­da­res de có­mo de­be desa­rro­llar­se una mar­ca den­tro de la in­dus­tria de la bi­ci, al­go que nun­ca ha es­ta­do bien vis­to por la com­pe­ten­cia ale­gan­do, tam­bién con ar­gu­men­tos ra­zo­na­bles, que una gran bi­ci de una bue­na mar­ca de­be ser mu­cho más que una bi­ci de ca­li­dad pues­ta en la ca­lle a buen pre­cio. Se­ría muy hi­pó­cri­ta y na­da pro­fe­sio­nal por nues­tra par­te za­far­nos de es­te de­ba­te, por lo que aun­que no po­da­mos ex­ten­der­nos to­do lo que da­ría de sí es­te te­ma, sí que al me­nos nos to­ca ex­po­ner la si­tua­ción. Es­tá cla­ro que vi­vi­mos momentos de con­ti­nuos cambios en to­dos los mo­de­los es­ta­ble­ci­dos, no só­lo en las bi­cis sino en to­dos los há­bi­tos de con­su­mo de la pro­pia so­cie­dad. Vis­to que una cuo­ta na­da des­de­ña­ble del mer­ca­do ha de­mos­tra­do que los usua­rios sí es­tán dis­pues­tos a com­prar bue­nas bi­cis a buen pre­cio por in­ter­net, las mar­cas de es­truc­tu­ra tra­di­cio­nal con dis­tri­bu­ción en tien­das, de­be­rá de apor­tar más ven­ta­jas res­pec­to a es­tas nue­vas mar­cas de venta más fría pe­ro eco­nó­mi­ca­men­te ven­ta­jo­sa, pa­ra dar­le más va­lor al fac­tor hu­mano con un ser­vi­cio ex­ce­len­te, ase­so­ra­mien­to y aten­ción im­pe­ca­ble, más ofer­ta y stock en tien­das, in­me­dia­tez…Bueno, aquí que­da di­cho y no­so­tros lo de­ja­mos a gus­to del con­su­mi­dor, de lo que dic­te el mer­ca­do y de có­mo se adap­ten unos y otros a al­go que es in­ape­la­ble: los tiem­pos cam­bian. Lo in­tere­san­te de es­ta his­to­ria es­tá en có­mo lo ha he­cho Can­yon. Pa­sa­ron los pri­me­ros años de for­ma más bien aus­te­ra, rein­vir­tien­do ca­si to­do lo ga­na­do en más desa­rro­llo, en más in­ves­ti­ga­ción y en más tec­no­lo­gía pa­ra por lo me­nos a ni­vel de pro­duc­to, po­der ir te­nien­do ar­gu­men­tos pa­ra ha­cer­se un hue­co en­tre los gran­des nom­bres de la in­dus­tria

OPI­NIÓN

de la bi­ci y eso sí, con un pre­cio siem­pre más com­pe­ti­ti­vo. Pa­so a pa­so con­si­guie­ron te­ner con­cep­tos de di­se­ño ori­gi­na­les, que su nom­bre ya no so­na­ra a Can­non­da­le, sino a Can­yon con per­so­na­li­dad pro­pia y que sus bi­ci des­per­ta­ran el in­te­rés de mu­chos usua­rios de al­to ni­vel, so­bre to­do en­tre los com­pe­ti­do­res pri­va­dos que tie­nen que au­to­fi­nan­ciar­se y que siem­pre buscan una bi­ci de al­tas pres­ta­cio­nes al pre­cio más ajus­ta­do po­si­ble. La rue­da si­guió gi­ran­do y sin aban­do­nar la fuer­te in­ver­sión en desa­rro­llo de sus pro­duc­tos, la par­ti­da pre­su­pues­ta­ria en mar­ke­ting y co­mu­ni­ca­ción se ha in­cre­men­ta­do has­ta te­ner dos equi­pos Pro Tour, re­cien­te ga­na­do­res de un Gi­ro, que han he­cho que el nom­bre de Can­yon ha­ya ad­qui­ri­do la má­xi­ma re­le­van­cia por de­re­cho pro­pio.

IN­NO­VA­CIÓN

Hi­ci­mos la mis­ma ob­ser­va­ción con la Speed­ma­xCF que pro­ba­mos ha­ce unos nú­me­ros y con la Aeroad he­mos vuel­to a que­dar en­can­ta­dos de re­ci­bir una bi­ci con ideas ori­gi­na­les, con con­cep­tos re­no­va­dos, que ade­más en la ca­rre­te­ra re­sul­tan ser fun­cio­na­les, es de­cir, que cual­quie­ra pue­de no­tar la me­jo­ra que te anun­cian en el ca­tá­lo­go, en es­te ca­so su pá­gi­na web. Las pun­te­ras “Ra­ke Shift” de la hor­qui­lla son in­ver­ti­bles, pu­dien­do va­riar en 5 mm el avan­ce del apo­yo del eje de la rue­da. Pue­de pa­re­cer po­co, pe­ro es to­do lo que ne­ce­si­tas pa­ra que la rue­da de­lan­te­ra gi­re con to­tal sen­si­bi­li­dad o que pue­das es­ta­bi­li­zar un po­co la di­rec­ción. Es­to úl­ti­mo lo apro­ve­cha­rás si no eres un ba­ja­dor na­to, ya que per­ci­bi­rás más con­trol en las cur­vas, o en el ca­so de que quie­ras con­ver­tir la Aeroad en una bi­ci de lar­ga dis­tan­cia con aco­ple (no des­en­to­na­ría na­da), po­drás apro­ve­char el avan­ce de la rue­da pa­ra en­con­trar más es­ta­bi­li­dad a al­ta ve­lo­ci­dad, má­xi­me yen­do con mu­cho pe­so so­bre el tren de­lan­te­ro. Di­cho es­to y si bien es cier­to que la pun­te­ra no es al­go que se to­que to­dos los días, en el mon­ta­je de la bi­ci y una vez de­ci­di­do qué po­si­ción quie­res, con­vie­ne ase­gu­rar­las con fi­ja­tor­ni­llos. Pue­de su­ce­der, co­mo así nos su­ce­dió, que en la tí­pi­ca ma­nio­bra de po­ner qui­tar la rue­da de­lan­te­ra, al­go que sí se ha­ce muy fre­cuen­te­men­te, no te des cuen­ta de que el mi­núscu­lo tor­ni­llo que su­je­ta ca­da pun­te­ra la­do se ha po­di­do aflo­jar, se cai­ga la pun­te­ra (si su­ce­de

so­bre tie­rra pue­des no oír­lo caer) y lue­go al mon­tar la rue­da de­lan­te­ra no pue­das sa­lir a pe­da­lear por­que el eje de la rue­da no tie­ne don­de apo­yar.

LA SÚPERTIJA

Han fa­bri­ca­do una ti­ja de sec­ción oval con fi­bras de ba­sal­to y car­bono que real­men­te reúne to­das las pres­ta­cio­nes que se pue­den es­pe­rar de una ti­ja pa­ra al­ta ve­lo­ci­dad. Aun­que el ni­vel de con­fort es su­pe­rior al de una ti­ja al uso, el re­sul­ta­do no es com­pa­ra­ble al de otras ti­jas de con­cep­to con­fort, por­que al ro­dar se sien­te to­do y só­lo ac­túa an­tes im­pac­tos fuer­tes. Sin em­bar­go sí que des­ta­ca don­de más se ne­ce­si­ta. Ae­ro­di­ná­mi­ca­men­te es di­fí­cil cuan­ti­fi­car­lo ob­je­ti­va­men­te, pe­ro ofre­ce un ni­vel de ajus­tes geo­mé­tri­cos fantásticos pa­ra en­con­trar tu po­si­ción de pe­da­leo per­fec­ta. El pro­pio ca­be­zal de la ti­ja des­li­za so­bre un pa­tín que per­mi­te has­ta 24 mm reales de avan­ce o re­tra­so, que más los 8cm de los raí­les del si­llín Fi´zi:k Ario­ne, que de por sí ya tie­ne 30 de lon­gi­tud, ofre­ce un ran­go de ajus­te mu­cho más am­plio de lo fre­cuen­te. El me­dio collar pos­te­rior de aprie­te pa­ra fi­jar la ti­ja al cua­dro es muy li­ge­ro, lim­pio y ele­gan­te, pe­ro re­quie­re de pas­ta de mon­ta­je y su­mo cui­da­do en cual­quier ca­so, por­que los tor­ni­llos del collar ros­can di­rec­ta­men­te al cua­dro. Sa­bien­do que son los pro­pios usua­rios los que van ajus­tar sus pro­pias bi­cis en ca­sa, Can­yon in­clu­ye una lla­ve allen con una em­pu­ña­du­ra que in­di­ca por de­for­ma­ción el ni­vel de aprie­te ejer­ci­do. Pa­ra que la ti­ja no pa­ti­ne hay que apre­tar si­mul­tá­nea­men­te ca­da tor­ni­llo, aña­dir pas­ta de mon­ta­je…ha­bría si­do mu­cho más fá­cil y tran­qui­li­za­dor con unas ros­cas re­em­pla­za­bles que en ca­so de pa­sar­las pu­die­ran ser sus­ti­tui­das.

CON­TROL TO­TAL

Co­mo ya apun­ta­mos, la hor­qui­lla de la Aeroad, es uno de los ele­men­tos más de­ci­si­vos en la pre­ci­sión de con­duc­ción de es­ta mag­ní­fi­ca bi­ci. ¿Qué es la pre­ci­sión?. Cuan­do ba­jas un puer­to a 80 Km/h y, bien por­que no lo co­no­ces o por­que cuan­do ibas a tra­zar la cur­va, un co­che subía en di­rec­ción con­tra­ria y tie­nes que va­riar la lí­nea, sue­les to­car freno fuer­te. Es só­lo un to­que de freno que su­ce­de só­lo en una frac­ción de se­gun­do, pe­ro la hor­qui­lla re­ci­be un al­tí­si­mo pi­co de ten­sión dia­go­nal que, si no es­tá bien cons­trui­da, se tra­du­ce en una fuer­te fle­xión y un la­ti­ga­zo pos­te­rior de re­torno. Es al­go que pa­sa muy rá­pi­do y que si no te lo han ex­pli­ca­do a cá­ma­ra len­ta en un la­bo­ra­to­rio ja­más sa­brías ex­pli­car por qué es. Sin em­bar­go, la di­fe­ren­cia en­tre una ma­la hor­qui­lla y una bue­na, ade­más de que de for­ma fron­tal (ba­ches o fre­na­zos) o la­te­ral (al ba­lan­cear la bi­ci de pie) se com­por­te bien, de­be de so­por­tar am­bas fuer­zas cru­za­das en es­tas si­tua­cio­nes tan crí­ti­cas. En es­te sen­ti­do, tan­to la fuer­te pi­pa de di­rec­ción co­mo la ba­se de la hor­qui­lla de la Aeroad, ha­cen que ba­jar sea un pla­cer de ve­lo­ci­dad y con­fian­za, con un com­por­ta­mien­to que no va­ría aun­que des­pla­ces las pun­te­ras en cual­quier ubi­ca­ción que con­si­de­res. Es una pe­na que sea tan com­pli­ca­do de­jar sin nin­gu­na hol­gu­ra la di­rec­ción i-Lock de Acros. Es un sis­te­ma in­ge­nio­so y muy lim­pio al ca­re­cer de ara­ña, pe­ro que ha de­mos­tra­do re­que­rir de bas­tan­te ha­bi­li­dad co­mo me­cá­ni­co pa­ra con­se­guir que la di­rec­ción no ten­ga un po­co de hol­gu­ra re­si­dual, que en la prác­ti­ca no se per­ci­be so­bre la mar­cha, pe­ro que en pa­ra­do si da un tac­to me­jo­ra­ble.

EL BLO­QUE

Par­te del ex­ce­len­te com­por­ta­mien­to de es­ta bi­ci vie­ne da­do, ade­más por la al­tí­si­ma ca­li­dad de to­dos sus com­po­nen­tes que ob­via­men­te con se­me­jan­te lis­ta de pri­me­rí­si­mas mar­cas el 80% del tra­ba­jo es­tá ga­ran­ti­za­do, por el sen­sa­cio­nal ba­lan­ce de ri­gi­dez y ae­ro­di­ná­mi­ca que han con­se­gui­do en el Aeroad. Ca­da vez es­tá más cla­ro que la ex­tre­ma­da li­ge­re­za de un cua­dro es­tá muy so­bre­va­lo­ra­da por­que ya se pue­de con­se­guir una bi­ci de po­co más de 6Kg par­tien­do de un cua­dro de un ki­lo. Sin em­bar­go, as­pec­tos co­mo la fia­bi­li­dad, la ri­gi­dez, la ab­sor­ción, la ae­ro­di­ná­mi­ca y so­bre to­do la ar­mo­nía, se han re­ve­la­do co­mo los ver­da­de­ros as­pec­tos cla­ve de una bi­ci­cle­ta. Que la Aeroad es ae­ro­di­ná­mi­ca no hay du­da al­gu­na, lue­go hay que ver cuán­to lo es el usua­rio que pi­lo­ta, pe­ro des­de lue­go se sien­te cla­ra­men­te más es­ta­ble y ve­loz que una bi­ci clá­si­ca cuan­do real­men­te sa­le a es­ce­na es­ta cua­li­dad, al rom­per la ba­rre­ra de los 40 km/h y no di­ga­mos por en­ci­ma de los 60km/h. En tér­mi­nos de fia­bi­li­dad, co­mo bue­na mar­ca ale­ma­na, Can­yon siem­pre se ha mos­tra­do ca­si ob­se­sio­na­da en es­te sen­ti­do y al me­nos has­ta la fe­cha, pue­den sa­car pe­cho en es­te apar­ta­do. La ri­gi­dez es sor­pren­den­te­men­te al­ta pa­ra ser una bi­ci ae­ro, que si bien no al­can­za el tac­to ex­plo­si­vo de bi­ci­cle­tas más pu­ris­tas con el ren­di­mien­to, su­pera con cre­ces a la ma­yo­ría de bi­cis exis­ten­tes en es­te apar­ta­do de bi­cis de ru­ta ae­ro. Por en­ci­ma de to­do, nos en­can­ta la Aeroad por un mo­ti­vo que ya he­mos ci­ta­do, su ar­mo­nía. Nos re­fe­ri­mos a que en al­gu­nos ca­sos hay bi­cis que efec­ti­va­men­te son una ro­ca en el pe­da­lier, en el tren ta­se­ro (vai­nas y ti­ran­tes) o la hor­qui­lla. Sin em­bar­go, aun sien­do más rí­gi­das por par­tes que es­ta Aeroad, no exis­te un equi­li­brio en el com­por­ta­mien­to de to­dos los ele­men­tos del cua­dro, es de­cir, un pe­da­lier muy fuer­te con una di­rec­ción dé­bil, ha­ce que la de­bi­li­dad de la di­rec­ción se acen­túe más aún. Con la Aeroad Can­yon ha con­se­gui­do que ca­da par­te del cua­dro de la Aeroad se com­por­te con un ni­vel al­tí­si­mo pe­ro siem­pre de for­ma so­li­da­ria con el res­to. La es­tra­te­gia de Can­yon es la mis­ma pa­ra ca­da uno de sus mo­de­los, po­nien­do to­da su con­cen­tra­ción y re­cur­sos en desa­rro­llar un so­lo cua­dro pa­ra ofre­cer­lo en to­das sus ver­sio­nes, fren­te al res­to de mar­cas más gran­des en los que den­tro de la mis­ma ga­ma de bi­cis en­cuen­tras di­fe­ren­tes ca­li­da­des pa­ra di­fe­ren­tes usua­rios. Es­te es uno de esos as­pec­tos a los que en­tra den­tro de esa “sin­gu­la­ri­dad” a la que ha­cía­mos re­fe­ren­cia. Unas de las gran­des pre­gun­tas a las que nos en­fren­ta­mos co­mo con­sul­to­res de nues­tros lec­to­res es ¿Es tan bueno una cua­dro Can­yon Aeroad co­mo el res­to de las me­jo­res mar­cas?. Cla­ra­men­te co­mo bi­ci ae­ro de ru­ta es­tá en el Top 5 de la cla­si­fi­caión (Spe­cia­li­zed Ven­ge, Scott Foil, Cer­ve­lo S5…) y de cual­quier mo­do pa­re­ce ser lo su­fi­cien­te­men­te bue­na co­mo ga­nar la cla­si­fi­ca­ción UCI Pro Tour o un Gi­ro de Ita­lia. En re­su­mi­das cuen­tas, aun­que pu­die­ra pa­re­cer im­por­tan­te pa­ra un usua­rio de ni­vel ama­teur, sí, la Aeroad ofre­ce to­das las ga­ran­tías a to­dos los ni­ve­les pa­ra que nues­tra con­cien­cia que­de sa­tis­fe­cha aun­que nues­tras pier­nas ja­más le va­yan a sa­car ni el 60% de las pres­ta­cio­nes que ofre­ce es­te cua­dro.

LA GA­MA

In­ter­pre­tan­do la bi­ci en to­do su con­tex­to, en la que se in­ten­ta ofre­cer una bi­ci de al­ta com­pe­ti­ción al me­jor pre­cio po­si­ble, cree­mos que hay dos op­cio­nes en las que la Aeroad CF se ex­pre­sa en su me­jor con­tex­to tan­to de mar­ca co­mo de pro­duc­to. La ver­sión CF que he­mos pro­ba­do es im­pe­ca­ble y se­gu­ra­men­te sea la que más se ven­da por su se­duc­tor mon­ta­je. Las rue­das Ma­vic Cos­mic SLE son alu­ci­nan­tes co­mo he­mos ex­pli­ca­do, el gru­po Shi­mano Du­ra-Ace de 11V es pu­ra per­fec­ción…pe­ro no ter­mi­na de ma­ti­zar el ca­rác­ter rá­cing de la Aeroad y ade­más es un po­co pe­sa­da. Por eso pen­sa­mos que la ver­sión SL que cues­ta los mis­mos 3.999€ y que mon­ta gru­po SRAM Red 22 con rue­das Reynolds As­sault CC, ma­ti­za me­jor to­da la ener­gía y ve­lo­ci­dad de com­pe­ti­ción que se res­pi­ra en la Aeroad. Lue­go, lle­gar a los 5.500€ de la ver­sión Team con Du­ra-Ace Di2 y rue­das Ma­vic Cos­mic Car­bo­ne 40, aun sien­do un chollo pe­ro sien­do cohe­ren­tes con el sen­ti­do prác­ti­co más pu­ris­ta, cree­mos que la gran ba­za de ac­ce­so a la elec­tró­ni­ca con el cua­dro Aeroad vie­ne en la ver­sión 7.0 Di2 con Ul­te­gra elec­tró­ni­co. Vie­ne mon­ta­da con unas ex­ce­len­tes rue­das Ma­vic Ksy­rium WTS pa­ra ga­nar lo que quie­ras y su­bir (y ba­jar) puer­tos a to­da ve­lo­ci­dad, con el aña­di­do de que con los 3.200€ que cues­ta y has­ta los 2.300€ de di­fe­ren­cia que hay con la ver­sión Team, bien pue­des com­prar un aco­ple (in­clu­so un ma­ni­llar de crono), unos pul­sa­do­res elec­tró­ni­cos pa­ra las ex­ten­sio­nes y un se­gun­do jue­go de rue­das ae­ro­di­ná­mi­cas a ca­pri­cho pa­ra te­ner dos bi­cis en una. A cam­bio, lle­va­rás el se­llo Ul­te­gra en lu­gar de Du­ra-Ace, am­bos dos gru­pos de 11 ve­lo­ci­da­des que fun­cio­nan exac­ta­men­te igual con unos ri­dícu­los gra­mos de di­fe­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.