VI­TA­MI­NA D.

El Sol­te pue­de ayu­dar a me­jo­rar el ren­di­mien­to. .. Phil Maf­fe­to­ne te lo cuen­ta to­do.

Triatlón - - SUMARIO -

La vie­ja idea de que só­lo ne­ce­si­ta­mos de 200 a 400 UI de vi­ta­mi­na D al día fue sus­ti­tui­da ha­ce tiem­po por es­tu­dios cien­tí­fi­cos que re­ve­lan que pre­ci­sa­mos mu­cho más… ¡se­gu­ra­men­te has­ta diez ve­ces esa do­sis! Las recomendaciones ofi­cia­les si­guen sien­do las mis­mas, pe­ro de­be­rían re­vi­sar­se con re­la­ti­va ra­pi­dez, pues­to que la epi­de­mia de vi­ta­mi­na D lle­va ya un tiem­po cau­san­do mu­chos pro­ble­mas, en­tre los que se cuen­ta la reapa­ri­ción del ra­qui­tis­mo (en­fer­me­dad de los hue­sos que sue­le afec­tar a los ni­ños). Pa­ra co­no­cer tus ni­ve­les de vi­ta­mi­na D, só­lo ne­ce­si­tas un sim­ple aná­li­sis de san­gre. Si no has con­tro­la­do nun­ca tus ni­ve­les de vi­ta­mi­na D, hazte un aná­li­sis aho­ra y uti­lí­za­lo de eva­lua­ción ini­cial pa­ra co­te­jar­lo con otro aná­li­sis den­tro de cua­tro o seis me­ses. Los ni­ve­les más ba­jos de vi­ta­mi­na D se dan a prin­ci­pios de la pri­ma­ve­ra, buen mo­men­to pa­ra ha­cer­te el pri­mer aná­li­sis. Si bien los dis­tin­tos la­bo­ra­to­rios pue­den apli­car dis­tin­tos ran­gos de «nor­ma­li­dad», los ni­ve­les en san­gre de­be­rían os­ci­lar en­tre los 50 y 80 ng/ml (o los 125200 nM/L) a lo lar­go de to­do el año, pre­sen­tan­do los ni­ve­les más ba­jos den­tro de es­tos va­lo­res al fi­na­li­zar el in­vierno y los ni­ve­les más al­tos den­tro de es­te ran­go a fi­na­les de verano. Cuán­ta vi­ta­mi­na ne­ce­si­tas de to­das las fuen­tes pa­ra man­te­ner los ni­ve­les nor­ma­les es un te­ma muy par­ti­cu­lar. Lo me­jor es con­tro­lar­lo me­dian­te aná­li­sis de san­gre, ajus­tan­do tu tiem­po de ex­po­si­ción al sol y, en ca­so ne­ce­sa­rio, con cier­tos su­ple­men­tos die­té­ti­cos. Pi­de a tu mé­di­co que, en el pró­xi­mo aná­li­sis de san­gre, in­clu­ya la vi­ta­mi­na D. Se­gún los es­tu­dios cien­tí­fi­cos más re­cien­tes, los ni­ve­les de vi­ta­mi­na D que se re­co­mien­dan ac­tual­men­te -de 200 a 400 UI (uni­da­des in­ter­na­cio­na­les)- son del to­do inade­cua­dos. La do­sis de vi­ta­mi­na D que ne­ce­si­ta­mos, de me­dia, al día pue­de lle­gar a ser de 4.000 UI pa­ra al­gu­nas per­so­nas. Ade­más de regular el cal­cio y pre­ve­nir el cán­cer, la vi­ta­mi­na D ayu­da a re­du­cir el do­lor de­ri­va­do de cier­tos pro­ble­mas mus­cu­la­res y óseos. El sol tam­bién jue­ga un pa­pel im­por­tan­te en el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, so­bre to­do en los ni­ños. Asi­mis­mo, el sol es bueno pa­ra el ce­re­bro, que tra­ba­ja mu­cho me­jor si re­ci­be luz na­tu­ral. No se tra­ta de mi­rar di­rec­ta­men­te al sol, sino de per­mi­tir que nues­tros ojos se ex­pon­gan a la luz na­tu­ral al ai­re li­bre (las lentes de con­tac­to, las ga­fas —tam­bién las de sol— y las ven­ta­nas blo­quean los sa­lu­da­bles ra­yos so­la­res).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.