SLR 10

Triatlón - - TRITEST -

es me­jor no pen­sar de­ma­sia­do en lo que te que­da, hay que ser muy cor­to­pla­cis­ta y pen­sar que la pe­da­la­da que es­tás dan­do es la im­por­tan­te de to­das. Tam­po­co he te­ni­do opor­tu­ni­dad de ha­cer mu­chos ki­ló­me­tros pre­vios a la prue­ba so­bre la Émon­da SLR 10, tres sa­li­das la se­ma­na an­te­rior, pe­ro soy pro­pie­ta­rio de una Ma­do­ne se­rie 7 to­pe de ga­ma y sí ten­go muy cla­ra las di­fe­ren­cias que se es­ta­ble­cen en­tre una y otra, ade­más de los más de dos ki­los de pe­so. La Ma­do­ne es­tá en­tre las tres me­jo­res bi­cis que he te­ni­do en mi vi­da… y no han si­do po­cas. Es la bi­ci que le re­co­men­da­ría a cual­quie­ra sin mie­do a equi­vo­car­me. Es ele­gan­te, so­fis­ti­ca­da y com­pla­cien­te, te ha­ce me­jor ci­clis­ta en to­do y co­mo triatle­ta es la bi­ci ideal pa­ra ele­gir­la de ca­ra a ha­cer cual­quier prue­ba. Pa­ra olím­pi­co o sprint y a la que un ma­ni­llar de lar­ga con rue­das de al­to per­fil no le des­en­to­nan en ab­so­lu­to. Sin em­bar­go, en es­te mu­ro, en es­te lío en el que es­toy aho­ra, no cam­bio es­ta Émon­da por na­da del mun­do. Es más cor­ta de ejes, más vi­va de di­rec­ción y aun­que no se sien­te tan “blo­que” co­mo la Ma­do­ne en tér­mi­nos de ri­gi­dez ab­so­lu­ta, con­si­gue lo que no con­si­gue ca­si nin­gu­na otra bi­ci, que com­pen­se es­for­zar­se un po­co más, por­que por su­til que sea el in­cre­men­to en la po­ten­cia de una pe­da­la­da…lo trans­fie­re con un po­co más de ve­lo­ci­dad. Es­to es al­go que cuan­do vas en me­dio de un mu­ro co­mo el An­gli­ru, es el pe­que­ño es­tí­mu­lo que te ha­ce ser más rá­pi­do, so­bre to­do cuan­do no eres pre­ci­sa­men­te un es­ca­la­dor y el pen­sa­mien­to de le­van­tar el pie te ron­da la ca­be­za ca­da se­gun­do." “Es­toy se­gu­ro de que si con­si­go lle­gar arri­ba sin aflo­jar, me voy a sen­tir muy or­gu­llo­so, pe­ro no es fá­cil man­te­ner­se in­que­bran­ta­ble en es­te puer­to del de­mo­nio. ¿A quién se le ocu­rrió as­fal­tar es­to? Aho­ra mis­mo no sé qué me due­le más ¿los bra­zos o las pier­nas? Me­nos mal que de­ci­di­mos qui­tar el si­llín Tu­ne y mon­ta­mos un Bontrager Pa­ra­digm RXL, por­que aho­ra mis­mo, que voy sen­ta­do a plo­mo y li­te­ral­men­te so­bre la pun­ta del si­llín, só­lo me fal­ta­ba que me to­quen con du­re­za la dig­ni­dad.” “No pien­ses, só­lo da pe­da­les. En es­tas he­rra­du­ras verticales a uno le sur­ge la du­da: ¿Re­cor­to por den­tro de la cur­va y me jue­go "vol­car ha­cia atrás" o aun­que va­ya re­ven­ta­do voy por fue­ra y ha­go más me­tros? Aquí es don­de las rue­das Tu­ne em­pie­zan a co­lap­sar­se. El gran pi­ñón Wi-Fli de 32 dien­tes me­te tal par de tor­sión a la rue­da que los ra­dios cru­jen co­mo si se fue­ran a arran­car de la llan­ta. To­do con­tro­la­do y pre­vis­to den­tro de los cálcu­los de su di­se­ño, pe­ro re­co­noz­co que en esos mo­men­tos… da mal ro­llo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.