CAN­YON.

TEST CAN­YON Ae­road CF SLX 9.0 LTD

Triatlón - - SUMARIO - TEX­TO: AN­TO­NIO DEL PINO FO­TOS: CE­SAR­LLO­RE­DA.COM

Pro­ba­mos la desea­da Can­yon Ae­road en su mo­de­lo CF SLX 8.0 Di2, un ma­qui­nón que da­rá mu­cho que ha­blar.

Os pre­sen­ta­mos la bi­ci ae­ro­di­ná­mi­ca de ru­ta más avan­za­da de la ac­tua­li­dad.

6.799€

EL EX­PE­DIEN­TE CAN­YON

An­tes de em­pe­zar con la Ae­road CF en par­ti­cu­lar, va­mos a abor­dar el te­ma del que to­do el mun­do ha­bla, pe­ro que ra­ra vez se tra­ta en me­dios es­pe­cia­li­za­dos. So­mos cons­cien­tes de que Can­yon, por su mo­de­lo de ca­nal de ven­ta di­rec­ta, es una mar­ca po­lé­mi­ca den­tro del sec­tor de la bi­ci, no tan­to por el ven­ta­jo­so pre­cio que ofre­cen sus bi­cis, que tam­bién, sino por­que las bi­ci­cle­tas lle­gan me­ti­das en una ca­ja a la puer­ta de la ca­sa del clien­te. Por su­pues­to que te­ne­mos opi­nión al res­pec­to, pe­ro nues­tro tra­ba­jo no es juz­gar es­to, por­que ob­je­ti­va­men­te es lí­ci­to, ob­via­men­te hay mer­ca­do que es­tá de acuer­do y hay de­man­da de es­te ti­po de re­la­ción co­mer­cial. La la­bor de es­ta re­vis­ta, TRIATLÓN, y el com­pro­mi­so que es­ta­ble­ce­mos pa­ra con los lec­to­res y por su­pues­to con to­do el sec­tor pro­fe­sio­nal del que tam­bién so­mos par­te y en el que tam­bién es­tá Can­yon, es tes­tar las me­jo­res bi­cis que ofre­ce el mer­ca­do, las que os in­tere­san a los lec­to­res y se ven­den en nues­tro país. Así po­déis co­no­cer­las más allá de las des­crip­cio­nes y es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas que fa­ci­li­tan las pro­pias mar­cas. El de­ba­te de es­ta si­tua­ción y cam­bios en los há­bi­tos de con­su­mo, da como po­co pa­ra ha­cer una re­vis­ta en­te­ra y nos que­da­ría­mos con mu­chas cues­tio­nes por tra­tar. Por eso, tras por lo me­nos men­cio­nar el te­ma sin pa­sar de pun­ti­llas, nos cen­tra­re­mos en lo que es una reali­dad in­ape­la­ble: que Can­yon es una mar­ca que in­tere­sa y que es­ta Ae­road CF, sin va­lo­rar ni su pre­cio ni como lle­ga al clien­te, una vez mon­ta­da y ajus­ta­da, es la me­jor bi­ci ae­ro de ru­ta que se ven­de de se­rie en la ac­tua­li­dad, al me­nos en la ac­tua­li­dad que su­po­nen el mo­men­to de es­cri­bir es­tas lí­neas y en el que el lis­tón ha que­da­do bas­tan­te al­to.

EL DI­LE­MA

Des­de lue­go Can­yon es una mar­ca que rom­pe mol­des, o al me­nos las con­ven­cio­nes a la que es­ta­mos acos­tum­bra­dos. La ma­yo­ría de oca­sio­nes pro­ce­de­mos del mis­mo mo­do a la ho­ra de dar por fi­na­li­za­do el test de una bi­ci. Des­pués de pro­bar­la du­ran­te nun­ca me­nos de dos me­ses, en un la­do enu­me­ra­mos un lis­ta­do de cua­li­da­des y en otro la­do un lis­ta­do de ca­rac­te­rís­ti­cas que, no sien­do ne­ce­sa­ria­men­te de­fec­tos y sin in­ten­ción de co­lar­le a na­die eu­fe­mis­mo al­guno, sí que pue­den ser con­si­de­ra­das ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res que no sean vá­li­das o re­co­men­da­bles pa­ra to­dos los pú­bli­cos.

"Lo tie­ne to­do: mu­cha per­so­na­li­dad, mu­cha exi­gen­cia, mu­cho aná­li­sis y sen­ti­do co­mún”

Sin em­bar­go es­ta mal­di­ta bi­ci nos ha de­ja­do sin mu­cho tra­ba­jo en el se­gun­do apar­ta­do por­que, sal­vo dos de­ta­lles que ya nos cons­ta que han pre­vis­to ac­tua­li­zar en bre­ve y que aho­ra ve­re­mos… el res­to de la bi­ci es sen­ci­lla­men­te per­fec­ta, o al me­nos to­do lo per­fec­ta que per­mi­ten los re­cur­sos tec­no­ló­gi­cos ac­tua­les de la in­dus­tria de la bi­ci. Lo tie­ne to­do: mu­cha per­so­na­li­dad, mu­cha exi­gen­cia, mu­cho aná­li­sis y sen­ti­do co­mún, pa­ra que ca­da ar­gu­men­to téc­ni­co y com­po­nen­te que pre­sen­ta, no ha­ga más que me­jo­rar la bi­ci y lo más im­por­tan­te, la ex­pe­rien­cia de mon­tar so­bre ella.

EX­PE­RIEN­CIA CAN­YON

So­breen­ten­dien­do que era por pura cor­te­sía, pe­ro des­de Can­yon qui­sie­ron man­dar­nos la bi­ci mon­ta­da y le di­ji­mos que no, que que­ría­mos vi­vir la ex­pe­rien­cia Can­yon al com­ple­to. Re­ci­bi­mos la me­jor ca­ja de em­ba­la­je que he­mos abier­to nun­ca, con la bi­ci pre­mon­ta­da y ya ajus­ta­da. Una bol­sa de te­la de al­ta ca­li­dad guar­da­ba to­da la do­cu­men­ta­ción, ac­ce­so­rios de ca­da com­po­nen­te y una lla­ve di­na­mo­mé­tri­ca por de­for­ma­ción que in­cluía un set de pun­tas con to­das las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra ajus­tar la bi­ci, de las cua­les só­lo usa­mos dos. En reali­dad usa­mos tres, una sie­rra de cor­te pa­ra el tu­bo de di­rec­ción y una guía Park Tool, ne­ce­sa­ria pa­ra cor­tar una hor­qui­lla de ese ni­vel. En me­nos de diez mi­nu­tos, sien­do me­cá­ni­cos pro­fe­sio­na­les y co­no­cien­do nues­tras me­di­das exac­tas, por­que la po­si­ción de con­duc­ción pa­ra lle­var una bi­ci de es­te ni­vel de­be ser ajus­ta­da con to­tal pre­ci­sión, ya es­ta­ba lis­ta pa­ra sa­lir a ro­dar. No es­pe­ra­mos mu­cho, en reali­dad no po­día­mos es­pe­rar mu­cho pa­ra sa­lir a pro­bar una bi­ci di­fe­ren­te in­clu­so en su co­lor. No que­ría­mos otra bi­ci ne­gra ma­te más y ele­gi­mos ese “ro­jo- ma­te- gra­na­te” que pa­re­ce más un anodi­za­do so­bre alu­mi­nio que una bi­ci de car­bono, pe­ro que vién­do­lo en su web lue­go no se co­rres­pon­día con la reali­dad. Es un co­lor al que, en sen­ti­do po­si­ti­vo, nun­ca te acos­tum­bras, pe­ro que como no te gus­te lue­go en vi­vo, te pue­des lle­var el dis­gus­to.

LAS CO­SAS CLA­RAS

Así, tras car­gar la ba­te­ría des­de el ma­ni­llar in­te­gra­do, que fi­ja el dis­tri­bui­dor de ca­bles Di2 que da ac­ce­so al car­ga­dor USB, sa­li­mos a te­ner la pri­me­ra to­ma de con­tac­to. A ve­ces ha­cen fal­ta só­lo cin­co pedaladas pa­ra sa­ber la cla­se de bi­ci que lle­vas en­tre ma­nos… con la nue­va Ae­road hi­cie­ron fal­ta dos. Es un blo­que… no ti­tu­bea, no vi­bra, no du­da… só­lo co­rre como una ba­la y fre­na que im­pre­sio­na gra­cias a los fre­nos Du­ra- Ace Di­rect Mount, de­lan­te­ro y tra­se­ro. Mi­rad, como el ne­go­cio de Can­yon es web, les ha­re­mos el fa­vor de di­ri­gi­ros a su web pa­ra que po­dáis em­pa­pa­ros de tec­no­lo­gías y de­fi­ni­cio­nes que, co­sa que no su­ce­de siem­pre, anun­cian y des­cri­ben de ma­ne­ra bas­tan­te rea­lis­ta lo que lue­go su­ce­de en la ca­rre­te­ra. De la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da en la Speed­max de crono y la Uti­ma­te de ru­ta, han da­do con el equi­li­brio per­fec­to que une só­lo lo me­jor de am­bas pa­ra ha­cer una bi­ci con per­so­na­li­dad, no es un po­co de am­bas, es una bi­ci di­fe­ren­te. To­dos lo pun­tos de apo­yo y em­pu­je del cuer­po se sien­ten po­de­ro­sos y las reac­cio­nes son enér­gi­cas pe­ro con­tro­la­das. El ma­ni­llar in­te­gra­do, si bien no per­mi­te mon­tar aco­ple en una bi­ci a la que pe­ga to­tal­men­te es­tar en ca­rre­ras de me­dia o lar­ga dis­tan­cia y que es una ac­tua­li­za­ción que es­tá a pun­to de lle­gar, re­sul­ta una de las me­jo­res op­cio­nes que he­mos pro­ba­do nun­ca. Cier­to es que es­te ti­po de ma­ni­lla­res li­mi­ta las re­gu­la­cio­nes de ma­ni­llar a una fi­ja, pe­ro ade­más de que han re­suel­to la in­có­mo­da cues­tión del guia­do in­terno de los ca­bles por den­tro del ma­ni­llar aña­dien­do unas ta­pas im­pe­ca­bles y que a su vez alo­ja el dis­tri­bui­dor de ca­bles Di2, re­sul­ta el con­jun­to de ma­ni­llar y po­ten­cia CF H11 es lo más rí­gi­do y er­go­nó­mi­ca­men­te me­jor di­se­ña­do que he­mos po­di­do pro­bar. La geo­me­tría de la bi­ci es bas­tan­te agre­si­va pe­ro sin es­tri­den­cias, no ve­mos mu­cho sen­ti­do usar la po­si­ción cor­ta de las dos que ofre­cen las pun­te­ras de la hor­qui­lla, en una bi­ci pen­sa­da pa­ra mar­car di­fe­ren­cias en al­ta ve­lo­ci­dad. To­do lo que ha­gas so­bre la bi­ci es me­jor: cur­vear, es­prin­tar, ro­dar, su­bir… es muy bue­na, de ver­dad que lo es. Só­lo le en­con­tra­mos el de­fec­to de que te­nien­do la ti­ja ae­ro y aun­que ofrez­ca unos ajus­tes de avan­ce de - 1 mm y 15 mm de re­tra­so, no dis­pon­gan de una ti­ja con avan­ce pa­ra acom­pa­ñar a ese aco­ple que anun­cian pa­ra el ma­ni­llar ae­ro. En lo re­fe­ren­te al mon­ta­je, no va­mos a en­trar en el pre­cio sino en el buen cri­te­rio, só­lo po­de­mos dar­le la en­ho­ra­bue­na al je­fe de pro­duc­to por­que ha acer­ta­do en to­dos y ca­da uno de los com­po­nen­tes de es­ta bi­ci en la que in­clu­so los pla­tos, con el equi­li­bra­do desa­rro­llo 52- 36 de se­rie, y las cu­bier­tas, Con­ti GP4000 de 23 de­lan­te y 25 de­trás, han se­lla­do una bi­ci de re­fe­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.