LA MA­LA EDUCACIÓN

Triatlón - - EDITORIAL - An­to­nio del Pino. DI­REC­TOR

Es­tán un pe­rio­dis­ta fran­cés, otro ame­ri­cano, uno es­pañol y pre­gun­ta el fran­cés: ¿Qué opi­nión os me­re­ce las de­cla­ra­cio­nes de cier­to en­tre­na­dor de pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal, acer­ca del do­pa­je ge­ne­ra­li­za­do du­ran­te años en el triatlón? El es­pañol, acla­ro que soy yo, res­pon­de: "Pues que de ser cier­to tam­po­co me sorprendería en ex­ce­so. El triatlón, co­mo to­dos los de­por­tes que ga­nan re­le­van­cia, em­pie­za a mo­ver di­ne­ro y la­men­ta­ble­men­te la tram­pa, el ata­jo o la op­ción de par­tir con ven­ta­ja, si no hay un sis­te­ma que lo re­gu­le, siem­pre va a es­tar ahí. Es con­di­ción hu­ma­na, por eso hay que crear le­yes con la ca­pa­ci­dad de que se ac­tua­li­cen cons­tan­te­men­te, e ins­ti­tu­cio­nes que es­ta­blez­can cri­te­rios jus­tos y pon­gan los me­dios ne­ce­sa­rios pa­ra que és­tos se cum­plan y que el de­por­te sea eso, de­por­te." Di­ce el fran­cés con sor­na: "Sí, si eso ya lo sé. Lo que quie­ro de­cir es que creo que tie­ne cier­ta gra­cia que ese en­tre­na­dor sea quien pre­pa­ra­re a uno de los me­jo­res triatle­tas olím­pi­cos del mun­do, que es es­pañol". "¿Y?" res­pon­de el es­pañol. "Pues... y dé­ja­me que apro­ve­che la con­fian­za que te­ne­mos pa­ra que te di­ga, que creo que el ren­di­mien­to de los de­por­tis­tas es­pa­ño­les siem­pre ha si­do cuan­to me­nos sos­pe­cho­so, no en el triatlón sino de ma­ne­ra ge­ne­ra­li­za­da, en un país en el que en com­pa­ra­ción con mu­chos otros, tam­po­co es que se in­vier­ta de­ma­sia­do en de­por­te de ba­se ni en pro­gra­mas de al­to ren­di­mien­to. Creo que es un pro­ble­ma de educación" El es­pañol res­pon­de: "Es un pun­to de vis­ta in­tere­san­te. El mo­ti­vo de tus sos­pe­chas me ha que­da­do cla­ro, pe­ro lo de la educación ¿Qué quie­res de­cir exac­ta­men­te?" Con­tes­ta el fran­cés: "No me re­fie­ro a los mo­da­les, por­que sois un país de gen­te ama­ble, di­ver­ti­da y cer­ca­na, sino a que des­de la in­fan­cia a lo me­jor no se tra­ba­ja en de­fi­nir bien el en­fo­que de la com­pe­ti­ti­vi­dad, que tie­ne un lí­mi­te, que lo im­po­ne la éti­ca y la nor­mas". El ame­ri­cano, un me­ro es­pec­ta­dor has­ta el mo­men­to, se su­ma y asien­te: "Es­toy to­tal­men­te de acuer­do". El es­pañol se re­in­cor­po­ra pa­ra sen­tar­se bien en el so­fá de la re­cep­ción del ho­tel, en el que has­ta el mo­men­to per­ma­ne­cía me­dio tum­ba­do y, ya más cons­cien­te del ele­gan­te atropello en el que por aso­cia­ción de na­cio­na­li­dad y con­di­ción de de­por­tis­ta tam­bién se le in­cluía, con más in­te­rés di­ce: "Per­mí­te­me que, tam­bién apro­ve­chan­do la con­fian­za que te­ne­mos, te ex­pon­ga mi pun­to de vis­ta. Pri­me­ro, tie­ne cier­ta gra­cia que un fran­cés y nor­te­ame­ri­cano ha­blen de éti­ca o va­lo­res in­fan­ti­les. Soy afi­cio­na­do a los có­mics des­de crío y co­rrí­ge­me si me equi­vo­co, pe­ro el Ca­pi­tán Amé­ri­ca, to­do un icono e ima­gen mun­dial de la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na, era un tío dé­bil que se hi­zo in­ven­ci­ble tras so­me­ter­se a un bru­tal pro­gra­ma de do­pa­je res­pal­da­do por el go­bierno, pa­ra con­ver­tir­se en un sú­per sol­da­do pa­ra que ma­ta­ra más y me­jor. Lue­go As­té­rix y Obe­lix, fran­ce­ses, eran po­co más que dos dro­ga­tas sim­pá­ti­cos, so­bre to­do el gor­do con­de­na­do a te­ner mono de por vi­da por­que cuan­do era ni­ño se ca­yó en la pe­ro­la del ca­me­llo cuan­do co­ci­na­ba la for­mu­la...que eran in­ca­pa­ces de pa­rar­les los pies a los ro­ma­nos si no lle­va­ban la do­sis co­rrien­do por sus ve­nas. En Es­pa­ña te­nía­mos otros hé­roes y re­fe­ren­cias de pro­duc­ción pro­pia co­mo Sú­per Ló­pez, Mor­ta­de­lo y Fi­le­món, El Prín­ci­pe Va­lien­te...No sé qué apren­dis­teis vo­so­tros de aque­llo, pe­ro a no­so­tros nos en­se­ña­ron mu­chas co­sas úti­les y bue­nas. Pri­me­ro a reír­nos mu­cho, in­clu­so de no­so­tros mis­mos y lue­go...a so­ñar y pe­lear a muer­te por unos idea­les, aun sa­bien­do que la pe­lea de sa­li­da es­ta­ba per­di­da. Pue­de que la cla­ve de ese ta­len­to es­pon­tá­neo tan sos­pe­cho­so es­té pre­ci­sa­men­te en eso, en lo­grar las co­sas sin tan­tas ayu­das, en te­ner la ca­pa­ci­dad de ima­gi­nar y so­ñar en ser al­guien sin de­jar de pa­sar­lo bien y así, cuan­do sa­le un de­por­tis­ta con ge­né­ti­ca que no ha ido de la mano de na­die, re­sul­ta que es al­guien au­tén­ti­co e in­de­pen­dien­te, por­que ha apren­di­do a bus­cár­se­las él so­li­to. Creo, y só­lo es mi opi­nión, que ese ca­rác­ter sí es muy nues­tro, pro­mo­vi­do por la al­ta com­pe­ti­ti­vi­dad que se es­ti­mu­la en­tre unas co­mu­ni­da­des que in­tere­sa­da­men­te nos en­fren­tan unos a otros pa­ra de­mos­trar quién es me­jor den­tro de una úni­ca fron­te­ra. Es­to y mu­cho más for­ja una ac­ti­tud que sa­le en ca­da en­tre­na­mien­to y en ca­da ca­rre­ra. Te­ne­mos nues­tros de­fec­tos y nues­tras vir­tu­des, su­pon­go que co­mo to­dos. Aho­ra dis­cul­pad­me que me le­van­te, pe­ro en es­te ra­ti­to que nos han de­ja­do li­bre an­tes de que em­pie­ce la pre­sen­ta­ción, me da­ría mu­cha pe­na que se me pa­sa­ra po­nién­do­me cie­go de cer­ve­za. Así que voy a apro­ve­char pa­ra sa­lir a co­rrer un ra­to a la ca­lle, que lo de dis­fru­tar ma­cha­cán­do­se al ai­re li­bre y sa­car­le to­do el ju­go a la vi­da, es al­go tam­bién muy es­pañol".

El edi­to­rial de es­te nú­me­ro, aun­que sea un te­ma muy se­rio, em­pie­za de chis­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.