¿POR QUÉ NO PUE­DO?

Triatlón - - SWIM - POR: MA­RI­BEL BLAN­CO

No ocu­rre en to­das las prue­bas ni a las mis­mas per­so­nas. Tam­po­co en el mis­mo mo­men­to de la tem­po­ra­da. El ca­so es que ca­da vez más triatle­tas, in­de­pen­dien­te­men­te de su ex­pe­rien­cia o ni­vel, se me acer­can a co­men­tar su com­pe­ti­ción con es­tas af rma­cio­nes y pre­gun­tas:

1. “Lo peor ha si­do el agua”.

2. “Me tem­bla­ban las pier­nas en el pan­ta­lán”.

3. “No po­día res­pi­rar al lle­gar a la pri­me­ra bo­ya”.

4. “Me opri­me el pe­cho, ¿se­rá por el te­ji­do del mono?”.

5. “Con el tra­je de neo­preno no pue­do, no me en­tra el ai­re”.

6. “No veía el fon­do y me he ago­bia­do”.

7. “No pue­do con tan­ta gen­te, me aho­go”.

8. “¿Qué ha­go Ma­ri­bel? Me he te­ni­do que pa­rar pa­ra po­der res­pi­rar”.

9. “Me he que­da­do blo­quea­do. ¿Se­rá por el frío? ¿Se­rá por el ca­lor?”.

10.“No he po­di­do na­dar a crol. He na­da­do ca­si to­do el tiem­po a bra­za”. Es­tas vi­ven­cias ha­cen que los triatle­tas no aca­ben el seg­men­to de na­ta­ción, o sim­ple­men­te no pue­dan ren­dir acor­de a su ni­vel. Pe­ro so­bre­to­do le crean una in­men­sa in­se­gu­ri­dad de ca­ra a pos­te­rio­res com­pe­ti­cio­nes. Ge­ne­ran AN­SIE­DAD an­tes y du­ran­te la prue­ba y co­mo con­se­cuen­cia un MIE­DO per­ma­nen­te que ha­ce que al­gu­nos triatle­tas den un pa­so atrás y no quie­ran com­pe­tir por la an­gus­tia que les pro­du­ce na­dar en aguas abier­tas. El Triatlón de­ja de ser di­ver­ti­do. Los en­tre­na­do­res te­ne­mos que bus­car unas so­lu­cio­nes, de la mano del ase­so­ra­mien­to de los psi­có­lo­gos de­por­ti­vos, y dar a nues­tros de­por­tis­tas los re­cur­sos pa­ra sa­lir ai­ro­sos de es­tas si­tua­cio­nes. Por­que es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes psi­co-fí­si­cas son las res­pues­tas a una cua­li­dad hu­ma­na “la an­sie­dad” que nos ha per­mi­ti­do so­bre­vi­vir y adap­tar­nos. Es un me­ca­nis­mo de de­fen­sa que tie­ne el ser hu­mano co­mo res­pues­ta a una si­tua­ción lí­mi­te. To­dos lo te­ne­mos pe­ro el ni­vel o gra­do de res­pues­ta es in­di­vi­dual. Dar­le la vuel­ta y con­ver­tir­lo en un re­cur­so for­ma par­te de nues­tro tra­ba­jo co­mo en­tre­na­do­res. Pe­ro an­tes de na­da hay que de­ter­mi­nar bien el pro­ble­ma y di­fe­ren­ciar­lo de una ma­la ac­ti­va­ción pre-com­pe­ti­ción. A ve­ces las ma­ni­fes­ta­cio­nes fí­si­cas de am­bas se pue­den con­fun­dir. Por lo tan­to, iden­tif ca­do el pro­ble­ma se pro­ce­de­rá a dar­le so­lu­ción.

Vea­mos en­ton­ces am­bos con­cep­tos:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.