AC­TI­VA­CIÓN PRE-COM­PE­TI­CIÓN

VEA­MOS CÓ­MO HA­CER­LA OB­JE­TI­VO: ELI­MI­NAR IN­CER­TI­DUM­BRE. CREAR SE­GU­RI­DAD.

Triatlón - - SWIM -

PRI­MER PA­SO:

Días/se­ma­nas an­tes en el en­tre­na­mien­to. Crear cir­cuns­tan­cias si­mi­la­res a la com­pe­ti­ción. Lo cual su­po­ne:

1. Rea­li­zar test so­bre la dis­tan­cia de com­pe­ti­ción. 2. Na­dar con gen­te. 3. Na­dar en aguas abier­tas. 4. Na­dar con la ro­pa de com­pe­ti­ción. 5. Na­dar con tra­je de neo­preno. 6. Na­dar con las ga­fas de com­pe­tir.

SE­GUN­DO PA­SO:

Días an­te­rio­res a la com­pe­ti­ción.

1. Leer o re­pa­sar to­da la información so­bre la prue­ba que se re­co­ge en la web del or­ga­ni­za­dor. Re­pa­sar cir­cui­tos y ho­ra­rios pa­ra con­cre­tar el ma­te­rial a usar en la com­pe­ti­ción.

2. Ver y na­dar en el “agua-cir­cui­to” de la prue­ba a dispu­tar, con el ma­te­rial de com­pe­ti­ción es de­cir, con/sin tra­je o mono, con las ga­fas ele­gi­das y si fue­ra po­si­ble a la mis­ma ho­ra de la prue­ba.

3. Des­can­sar bien a lo lar­go de la se­ma­na y entrenar lo ne­ce­sa­rio acor­de a una bue­na pues­ta a pun­to.

4. Rea­li­za to­das las se­sio­nes que ne­ce­si­tes de “vi­sua­li­za­ción” de la com­pe­ti­ción. E in­clu­ye to­do lo que tu quie­ras. De prin­ci­pio afno só­lo la na­ta­ción. Lo que ne­ce­si­tes.

TER­CER PA­SO:

El día de la com­pe­ti­ción. Crea tu ru­ti­na de com­pe­ti­ción y sí­gue­la al pie de la le­tra.

1. Lle­gar con tiem­po pa­ra ver y re­pa­sar/conf rmar el cir­cui­to de na­ta­ción.

2. Pre­pa­rar el bo­xes y a con­ti­nua­ción lo más im­por­tan­te pa­ra una ac­ti­va­ción idó­nea pa­ra la com­pe­ti­ción: Rea­li­za el CA­LEN­TA­MIEN­TO. Con tiem­po, des­pa­cio y acor­de a la dis­tan­cia de com­pe­ti­ción.

Si. Lo ideal es me­ter­se al agua pa­ra ca­len­tar unos 30-20 mi­nu­tos an­tes. Na­dar en el cir­cui­to, ase­gu­rar las re­fe­ren­cias pa­ra orien­tar­nos bien y ha­cer al­gu­nos cam­bios de rit­mo pa­ra des­per­tar al cuer­po.

Pre­mi­sa: cuan­to más cor­ta es la dis­tan­cia de com­pe­ti­ción más hay que ca­len­tar por­que la in­ten­si­dad a la que se pue­de na­dar es ma­yor des­de el pri­mer mo­men­to. De es­ta ma­ne­ra eli­mi­na­mos mie­dos y ajus­ta­mos la ca­be­za/cuer­po pa­ra la com­pe­ti­ción. Si aún así los “ner­vios” se apo­de­ran de no­so­tros os doy una se­rie de pau­tas que os da­rán tran­qui­li­dad:

1. Es­cu­cha mú­si­ca que te gus­te.

2. Ha­bla con tu en­tre­na­dor o per­so­na/ami­go de conf an­za y ver­ba­li­za tus mie­dos.

3. Rea­li­za res­pi­ra­cio­nes pro­fun­das.

4. Bus­ca un lu­gar tran­qui­lo y pa­ra. To­ma con­cien­cia del apo­yo de tus pies en el sue­lo. Es una ma­ne­ra de con­cen­trar­te en al­go se­gu­ro: tu apo­yo en el sue­lo. Si es­tás en pon­tón de sa­li­da, sim­ple­men­te cie­rra los ojos y pien­sa en tus pies.

Si aun así cuan­do es­tás na­dan­do te blo­queas por la si­tua­ción que se ge­ne­ra al­re­de­dor tu­yo y la res­pues­ta psi­co-fí­si­ca que se pro­vo­ca es un ni­vel exa­ge­ra­do, es­ta­mos an­te de un epi­so­dio de an­sie­dad… hay que sa­lir de allí.

Por lo tan­to, te­ne­mos al sis­te­ma cir­cu­la­to­rio, con el co­ra­zón que bom­bea a un de­ter­mi­na­do rit­mo la san­gre (y pre­sión), y por otro la­do al sis­te­ma res­pi­ra­to­rio, con los pul­mo­nes que rea­li­zan el in­ter­cam­bio ga­seo­so a un de­ter­mi­na­do rit­mo.

Cuan­do ha­ce­mos ejer­ci­cio am­bos sis­te­mas res­pon­den de for­ma ade­cua­da au­men­tan­do sus rit­mos acor­des con lo que le pe­di­mos. Más es­fuer­zo o más in­ten­si­dad, más fre­cuen­cia car­día­ca y más fre­cuen­cia res­pi­ra­to­ria.

En tie­rra to­do va bien, pe­ro en el agua la fre­cuen­cia res­pi­ra­to­ria va pa­re­ja al rit­mo de la bra­za­da. Por ello de­be­mos ser cons­cien­tes que el des­ajus­te con la in­ten­si­dad de na­do ha­ce que es­to no fun­cio­ne co­mo es­pe­ra­mos. Es el ejem­plo tí­pi­co de sa­lir muy fuer­te a la pri­me­ra bo­ya sin ca­len­tar bien, sin ha­cer la co­rrec­ta ac­ti­va­ción.

Pen­sar siem­pre que la so­lu­ción que da el or­ga­nis­mo siem­pre es de “pro­tec­ción”. El ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia es lo que ri­ge. Por ello si no le ha da­do tiem­po a adap­tar­se a las exi­gen­cias de in­ten­si­dad te “obli­ga” a pa­rar.

Y en con­cre­to, ¿qué ocu­rre con el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio an­te una si­tua­ción que pro­vo­ca an­sie­dad? Hi­per­ven­ti­la. Agra­va­mos el pro­ble­ma, el cuer­po me pide pa­rar y co­mo no quie­ro por­que es­toy com­pi­tien­do, me agobio y co­mien­zo a hi­per­ven­ti­lar des­en­ca­de­nán­do­se una se­rie de res­pues­tas de pro­tec­ción que nos obli­gan a pa­rar.

Cuan­do una per­so­na hi­per­ven­ti­la, al­te­ra las pro­por­cio­nes ade­cua­das de oxí­geno y dió­xi­do de car­bono que exis­ten en la san­gre. Nues­tro cuer­po de­tec­ta lo que es­tá su­ce­dien­do e in­ten­ta po­ner re­me­dio for­zán­do­nos a res­pi­rar a un rit­mo bas­tan­te más ba­jo del que es­te­mos lle­van­do, pro­vo­cán­do­nos sen­sa­cio­nes si­mi­la­res a las dif cul­ta­des pa­ra res­pi­rar. Ha­bla­mos

de cam­bios quí­mi­cos que se pro­du­cen en nues­tra san­gre, en­tre ellos la al­te­ra­ción del PH, y que se tra­du­cen en sen­sa­cio­nes des­agra­da­bles co­mo pal­pi­ta­cio­nes, tem­blo­res, fríos, ma­reos, ram­pas…

Cuan­do es­to su­ce­de se de­be res­pi­rar más len­to y más pro­fun­do, en una po­si­ción es­ta­ble (lo que se ha­ce al na­dar a bra­za).

Sim­ple­men­te con no asus­tar­se y re­to­mar un rit­mo ade­cua­do el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio vol­ve­rá a ajus­tar­se y to­do vol­ve­rá a su ser. Es el mo­men­to de se­guir con la com­pe­ti­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.