DES­HA­CIEN­DO EL TA­BÚ

Triatlón - - SIN CLEMENCIA - [POR CLE­MEN­TE ALON­SO]

Me han di­cho más de una vez que, en lo re­fe­ren­te a mi per­fil más o me­nos pú­bli­co, no me me­ta en cier­tos “jar­di­nes”. Es­tos te­rre­nos son, a bo­te pron­to, po­lí­ti­ca, re­li­gión y do­pa­je.

De lo pri­me­ro creo que me he qui­ta­do ca­si del to­do (ha­bien­do lle­ga­do a re­ci­bir re­pro­ches de ca­si to­dos los ban­dos, pues pa­re­ce que ya no só­lo hay dos, me que­dó la sen­sa­ción de que es­ta­ba en el ca­mino co­rrec­to, el mío pro­pio; su­fi­cien­te). Del se­gun­do, co­mo ateo, no ten­go na­da que de­cir mien­tras vea que se res­pe­ta que ca­da uno crea en lo que le da la ga­na. Sin em­bar­go, del ter­cer pun­to, aca­bo tar­de o tem­prano opi­nan­do. Tras mo­jar­me con Arms­trong y al­gún otro me que­dó cla­ro que era una lu­cha per­di­da, por­que si ca­llo es, se­gún la ló­gi­ca de ese ban­do, “por­que yo tam­bién me do­po”, y si me po­si­ciono en con­tra, lo que, a pe­sar de al­gún ro­ce, he he­cho y se­gui­ré ha­cien­do, es, se­gún la ló­gi­ca del otro ban­do, por­que ten­go en­vi­dia. Por tan­to, en­ci­ma de cor­nu­do apaleado: mi pos­tu­ra es cla­ra, pe­ro in­ten­to ha­blar de es­to lo jus­to por­que des­gas­ta mu­cho dis­cu­tir de ma­ne­ra im­pro­duc­ti­va con gen­te ob­ce­ca­da (los de los ex­tre­mos de ca­da ban­do).

Sin em­bar­go, pa­ra cam­biar las co­sas hay que po­si­cio­nar­se, de bra­zos cru­za­dos ge­ne­ral­men­te van a peor (que se que­den igual se­ría de­ma­sia­da suer­te). Es­toy ten­ta­do de ha­blar de ca­sos par­ti­cu­la­res “de ca­sa”, pe­ro co­mo ya sé que es­to es un te­rreno pa­ra fi­lias y fo­bias y he­mos que­da­do en que yo no dis­cu­to so­bre re­li­gión, va­mos a in­ten­tar tocar otros as­pec­tos ge­ne­ra­les de es­te es­pi­no­so te­ma.

He­mos te­ni­do nu­me­ro­sas de­cep­cio­nes, en las dos úl­ti­mas dé­ca­das prin­ci­pal­men­te, con gran­des es­tre­llas y, en cier­ta me­di­da de ma­ne­ra ra­zo­na­ble, no só­lo he­mos per­di­do al­gu­nos un tan­to la fe en el de­por­te de com­pe­ti­ción, sino que otros di­rec­ta­men­te lle­gan al ex­tre­mo de pen­sar que cual­quie­ra que ha ga­na­do una ca­rre­ra de cier­to ni­vel ha he­cho al­go ilí­ci­to pa­ra lo­grar­lo. Es­to úl­ti­mo sé a cien­cia cier­ta que no es así y lo sé por­que yo he con­se­gui­do ga­nar al­gu­na ca­rre­ra in­ter­na­cio­nal sin re­cu­rrir a lo ilí­ci­to. Y tam­bién sé que no soy un ta­len­ta­zo co­mo pue­da ser­lo Gó­mez No­ya, así que si un tío con unas con­di­cio­nes da­das no es­tra­tos­fé­ri­cas es ca­paz de ga­nar ca­rre­ras in­ter­na­cio­na­les (aun­que sean po­cas) es por­que el do­pa­je en nues­tro de­por­te no pue­de ser una co­sa ge­ne­ra­li­za­da co­mo al­gu­nos creen. Es­to es una cer­te­za pa­ra mí. El que vea es­to co­mo al­go im­po­si­ble, de la mis­ma ma­ne­ra que yo veía im­po­si­ble pa­ra mí ha­cer 4h20 en la bi­ci de un IM, se­gui­rá pen­san­do que el do­pa­je es una co­sa en­dé­mi­ca del de­por­te de com­pe­ti­ción, pe­ro yo con tra­ba­jo y pa­cien­cia con­se­guí ha­cer 4h20 en Ari­zo­na el año pa­sa­do (quie­ro de­cir con es­to, por si al­guien aún no lo pi­lla, que no se pue­de juz­gar a la li­ge­ra lo que se des­co­no­ce co­mo al­go im­po­si­ble só­lo por­que no se ha es­ta­do allí: la tie­rra an­tes era pla­na, ojo).

No nos en­ga­ñe­mos, no to­do el mon­te es oré­gano. He con­se­gui­do so­bre­vi­vir del de­por­te de com­pe­ti­ción des­de fi­na­les de los 90 has­ta aho­ra. He vis­to tra­yec­to­rias de­por­ti­vas, cuan­do me­nos, ra­ras. He te­ni­do que com­pe­tir y lu­char por apo­yos con gen­te que des­pués dio positivo o se su­po que es­tu­vo im­pli­ca­da en es­te ti­po de his­to­rias y tam­bién he vis­to ca­rre­ras de­por­ti­vas ala­ba­das por mu­chos que chi­rrían sin po­der de­cir na­da, ló­gi­ca­men­te. Pe­ro hay una co­sa cla­ra a te­ner en cuen­ta, al me­nos en lo que res­pec­ta a nues­tro de­por­te, has­ta ha­ce po­co no ha­bía di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra ha­cer del do­pa­je al­go ren­ta­ble. Creo que no es di­fi­cil en­ten­der que el que quie­ra en­trar en la ile­ga­li­dad ha de so­pe­sar la re­la­ción ries­go-be­ne­fi­cio (la tram­pa co­mo en cual­quier otro tra­ba­jo, no so­mos me­jo­res ni peo­res). Cier­to que el ego ti­ra mu­cho co­mo em­pe­za­mos a ver tras los ca­sos de al­gu­nos po­si­ti­vos en gru­pos de edad (de­be­mos de­jar de ser in­ge­nuos con es­to tam­bién), pe­ro en pro­fe­sio­nal, so­me­ti­dos a lo­ca­li­za­ción y con­trol con el sis­te­ma ADAMS, veo muy des­fa­vo­ra­ble esa re­la­ción ries­go-be­ne­fi­cio, muy po­bre sin ne­ce­si­dad de en­trar a ha­blar del es­ca­so po­der ad­qui­si­ti­vo que mu­chos de no­so­tros te­ne­mos co­mo pa­ra en­trar en esos lo­da­za­les don­de pa­gar un “ase­so­ra­mien­to ex­per­to” cues­ta una for­tu­na.

In­sis­to con es­to por­que veo de­ma­sia­do a me­nu­do a al­guno que ta­cha a to­dos los de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les de do­pa­dos, co­sa que, apar­te de ser tan in­ge­nua co­mo afir­mar lo con­tra­rio, no de­ja de ser la pun­ti­lla pa­ra el prin­ci­pal per­ju­di­ca­do de es­ta in­jus­ti­cia que es el do­pa­je: til­dar de la­drón al que es­tá sien­do ro­ba­do, al cor­nu­do apaleado co­mo di­je an­tes. Pa­ra com­ba­tir la tram­pa, la men­ti­ra, he­mos de ad­he­rir­nos a la ley, a la ver­dad, cual­quier otra co­sa es in­cohe­ren­te. Uno, na­tu­ral­men­te, pue­de te­ner sos­pe­chas, dar más o me­nos cre­di­bi­li­dad a cier­tos de­por­tis­tas, pe­ro ya des­de el de­re­cho clásico el ser hu­mano ha te­ni­do cla­ro que nin­gún inocen­te de­be ser cas­ti­ga­do co­mo cul­pa­ble. Sa­lir­nos de lo le­gal, de lo “es­tric­ta y for­mal­men­te cier­to” no de­ja de ser otra in­jus­ti­cia que nos si­túa, por tan­to (pues se as­pi­ra a la ju­ti­cia), en el mis­mo ban­do que cri­ti­ca­mos (por mu­cho que en el fon­do pudieramos te­ner ra­zón, por­que, in­sis­to, aquí la for­ma im­por­ta). Los que cree­mos en el de­por­te y en las nor­mas es­ta­mos obli­ga­dos a ha­cer las co­sas bien.

Que na­die me en­tien­da mal, es­to no im­pli­ca que no quie­ra que se lle­ven los pro­ce­sos has­ta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias (me re­pa­tea, por ejem­plo, que no se ha­yan ana­li­za­do las bol­sas de la Ope­ra­ción Puer­to), que na­die en­tien­da que pien­so que “el que no ha da­do positivo no se ha do­pa­do”. Es­to es fal­so, ya he­mos vis­to que, por des­gra­cia, los con­tro­les tie­nen una efec­ti­vi­dad li­mi­ta­da, pe­ro cuan­to más aco­te­mos la li­ber­tad del tram­po­so pa­ra do­par­se me­nos in­jus­ta se­rá la com­pe­ti­ción y más po­dre­mos creer en el de­por­te. Aun­que, vis­to lo vis­to, no es po­co, tam­po­co quie­ro que se en­tien­da que no hay que ha­cer na­da apar­te de de­jar que se apli­que la ley (me­jo­ra­ble si se en­du­re­cie­ran las san­cio­nes). La edu­ca­ción y la opi­nión pú­bli­ca son im­por­tan­tes. Que el do­pa­je sea de ma­ne­ra ge­ne­ra­li­za­da al­go so­cial­men­te mal vis­to se­ría mu­cho más pro­duc­ti­vo que esas la­pi­da­cio­nes que pre­sen­cia­mos a ve­ces con cier­to es­tu­por, y pa­ra eso hay que po­si­cio­nar­se, a mi jui­cio, de ma­ne­ra tran­qui­la y so­se­ga­da, co­mo el que tie­ne cla­ro que to­dos los hom­bres na­ce­mos igua­les (na­die ha­ce as­pa­vien­tos ras­gán­do­se las ves­ti­du­ras re­cla­man­do es­to, se asu­me ya... por to­dos). Que ha­ya un con­sen­so so­cial ge­ne­ra­li­za­do de que el do­pa­je des­vir­túa el de­por­te y que, por lo tan­to, no de­bie­ra te­ner ca­bi­da nin­gu­na, sin con­de­nas ni in­dul­tos in­jus­ti­fi­ca­dos, sin omi­sio­nes, sin ha­cer la vis­ta gor­da, de­jan­do cla­ro que lo con­si­de­ra­mos in­to­le­ra­ble, es co­sa de to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.