LU­KE TYBURSKY

Ul­ti­ma­te Triath­lon

Triatlón - - TRIATLETAS -

En no­viem­bre el aven­tu­re­ro y de­por­tis­ta de re­sis­ten­cia aus­tra­liano Lu­ke Ty­burs­ki se em­bar­có en su par­ti­cu­lar “Ul­ti­ma­te Triath­lon”, un to­tal de 2.000 km na­dan­do, en bi­ci y co­rrien­do, des­de Ma­rrue­cos a Mó­na­co en 12 días. Lo que tu­vo que so­por­tar y ven­cer aca­bó sien­do mu­cho más de lo que es­pe­ra­ba. Lu­ke es un de­por­tis­ta al­ta­men­te mo­ti­va­do que si­gue su man­tra de “vi­vir la vi­da ca­da día”. Que­ría crear un desafío úni­co, no só­lo pa­ra pro­bar­se a sí mis­mo fí­si­ca y men­tal­men­te, sino que ade­más sir­vie­ra pa­ra ins­pi­rar a otras per­so­nas a vi­vir con tan­ta in­ten­si­dad co­mo pue­dan. Mien­tras desafia­ba sus lí­mi­tes en una aven­tu­ra nun­ca an­tes in­ten­ta­da, Lu­ke tu­vo que su­pe­rar nu­me­ro­sas tra­bas, cam­bios de pla­nes y do­len­cias fí­si­cas. Se en­con­tró con un cam­bio de rum­bo mi­nu­tos an­tes de ini­ciar su tra­ve­sía a na­do in­ter­con­ti­nen­tal, un día de des­can­so for­zo­so de­bi­do a (li­te­ral­men­te) lle­gar a des­ma­yar­se por ago­ta­mien­to, te­ner que re­es­truc­tu­rar la ru­ta, su­frir des­ga­rros mus­cu­la­res, etc. Pe­ro se adap­tó a to­do, per­se­ve­ró y apre­tó los dien­tes ca­da día pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo de lle­gar a Mó­na­co. De­mos­tró que no im­por­ta quién seas, o lo que la vi­da po­ne en tu ca­mino; nin­gún re­to es de­ma­sia­do gran­de pa­ra no ser asu­mi­do, y to­dos po­de­mos lo­grar co­sas que nos pue­den pa­re­cer inal­can­za­bles. El pri­mer día del “Ul­ti­ma­te Triath­lon” Lu­ke na­dó 25 ki­ló­me­tros des­de la cos­ta de Ma­rrue­cos a Es­pa­ña an­tes de ha­cer 100 km en bi­ci­cle­ta. En los si­guien­tes cua­tro días acu­mu­ló otros 1.200 ki­ló­me­tros de ci­clis­mo si­guien­do la cos­ta del su­res­te es­pa­ñol has­ta Fran­cia. Ter­mi­nó en au­to­pis­tas muy tran­si­ta­das, tu­vo al­gu­nos pro­ble­mas con la ley y tu­vo que lu­char con­tra la fa­ti­ga ex­tre­ma, has­ta el pun­to de caer in­cons­cien­te so­bre su bi­ci­cle­ta. Des­pués se apres­tó a in­ten­tar co­rrer 560 km (el equi­va­len­te a unos 14 ma­ra­to­nes) en seis días. Pe­ro al ter­cer día tu­vo que pa­rar por un des­ga­rro mus­cu­lar en el cuá­dri­ceps; era im­po­si­ble se­guir co­rrien­do en ese es­ta­do. Pe­ro Lu­ke no se dio por ven­ci­do y en­con­tró una so­lu­ción a su pro­ble­ma; pe­da­lea­ría –usan­do una so­la pier­na- los 400 ki­ló­me­tros res­tan­tes. Así, lle­gó a Mó­na­co tres días des­pués. Una com­pa­ñía de ci­ne in­de­pen­dien­te, Fiz­zeek Me­dia, fil­mó a Lu­ke ca­da día, y es­tá pre­pa­ran­do pa­ra es­te año 2016 un do­cu­men­tal acer­ca de su aven­tu­ra. Aun­que con al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes so­bre el plan ini­cial, com­ple­tó su re­to re­co­rrien­do 25 km de na­ta­ción, 1.310 km de bi­ci­cle­ta, 136 km de ca­rre­ra a pie y, pa­ra fi­na­li­zar, otros 415 km de bi­ci. En to­tal, 1.886 km com­ple­ta­dos en 12 días de su­fri­mien­to en los que Lu­ke lle­vó su cuer­po al lí­mi­te. Na­ci­do y cria­do en Aus­tra­lia, des­de una edad tem­pra­na si­guió una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal co­mo fut­bo­lis­ta, lo que le lle­vó a via­jar por to­do el mun­do. Ju­gó en su país na­tal y en EEUU, Bél­gi­ca y Reino Uni­do, lo que le lle­vó a co­no­cer otras cul­tu­ras y for­mas de vi­da. Las le­sio­nes ter­mi­na­ron con la ca­rre­ra fut­bo­lís­ti­ca de Lu­ke, quien co­mo con­se­cuen­cia de ello tu­vo que lu­char con­tra la de­pre­sión. Pe­ro pron­to des­cu­bri­ría una nue­va lí­nea de vi­da en los de­por­tes de re­sis­ten­cia. Con sus re­tos pre­ten­de ser un ejem­plo de lo que se pue­de al­can­zar a tra­vés de la fi­ja­ción de me­tas, de ser per­se­ve­ran­te pe­se a las ad­ver­si­da­des, y de creer en uno mis­mo. En 2012 com­pi­tió en el Ma­rat­hon des Sa­bles, 250 ki­ló­me­tros de ca­rre­ra a pie en seis eta­pas por el De­sier­to del Saha­ra. Es­to no so­lo fue la pri­me­ra ca­rre­ra de ul­tra­fon­do de Lu­ke, sino el co­mien­zo de un nue­vo ca­mino pa­ra él. Pa­só al­gún tiem­po en Ne­pal, vi­vien­do con co­rre­do­res de mon­ta­ña de eli­te y sus fa­mi­lias, mien­tras apren­día có­mo en­tre­nar, co­mer y so­bre­vi­vir. Y lue­go com­pi­tió en el Eve­rest Ul­tra Ma­rat­hon. Con­ti­nua­men­te que­ría apren­der nue­va ha­bi­li­da­des. Siem­pre en busca de nue­vas aven­tu­ras, se en­con­tró co­rrien­do por la su­per­vi­ven­cia a tra­vés de un bos­que de Chi­na cuan­do se que­dó sin ali­men­tos ni agua, y en 2014 se con­vir­tió en triatle­ta al cru­zar la lí­nea de me­ta del do­ble Triatlón Ex­tre­me Bru­tal, 465 ki­ló­me­tros a tra­vés de las co­li­nas del Par­que Na­cio­nal de Snow­do­nia (Reino Uni­do). Con gran pa­sión por la sa­lud y el bie­nes­tar, Lu­ke uti­li­za su ex­pe­rien­cia en es­tos re­tos y su for­ma­ción pa­ra en­se­ñar y en­tre­nar a otros que desean al­can­zar sus me­tas en la vi­da y su me­jor ap­ti­tud nu­tri­cio­nal, ali­men­tán­do­se so­lo con co­mi­da sa­lu­da­ble. Ade­más, apues­ta por el equi­li­brio en­tre el en­tre­na­mien­to y el res­to de ac­ti­vi­da­des del día a día. Lu­ke ha he­cho de es­to su for­ma de vi­da; es­cri­be en di­ver­sas re­vis­tas y pá­gi­nas webs de EEUU y Reino Uni­do, y da con­fe­ren­cias y se­mi­na­rios por to­do el mun­do so­bre de­por­te, sa­lud, bie­nes­tar y mo­ti­va­ción. “Só­lo cuan­do bus­cas y lle­gas a tus lí­mi­tes pue­des echar un vis­ta­zo a tu ver­da­de­ro po­ten­cial”, sue­le de­cir. www.lu­kety­burs­ki.com y www.theul­ti­ma­te­triath­lon.co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.