AN­TO­NIO BER­NAL

Triatlón - - TRIATLETAS -

Mar­be­lla, Sep­tiem­bre de 2013. Con 38 años, tra­ba­ja­ba de Po­li­cía Lo­cal en es­ta ma­ra­vi­llo­sa lo­ca­li­dad. Es­tá­ba­mos pre­pa­ran­do asis­tir a las Olim­pia­das de Po­li­cía y Bom­be­ros de Ir­lan­da, y por ra­zo­nes per­so­na­les tu­ve que de­jar de en­tre­nar unos me­ses; fue ahí don­de mi do­len­cia re­co­no­ci­da se acen­tuó. Su­fría des­de los 16 años es­co­lio­sis con cri­sis de lum­bal­gias. Só­lo el de­jar de ha­cer de­por­te me las­tra­ba y cau­sa­ba do­lo­res, has­ta que me diag­nos­ti­ca­ron dis­co­pa­tía en S1, L5, L4. Des­de en­ton­ces, con de­por­te y cons­tan­cia, só­lo exis­tían cri­sis cuan­do pa­ra­ba de en­tre­nar. Me lla­ma­ba la aten­ción rea­li­zar un triatlón pe­ro la ca­rre­ra a pie era al­go im­pen­sa­ble, así que siem­pre lo pos­po­nía. Pe­ro nun­ca de­jé de com­prar re­vis­tas y ver vi­deos so­bre es­te ma­ra­vi­llo­so de­por­te. En Sep­tiem­bre de 2013 de­bu­té en un tri pa­ra po­li­cías, don­de dis­fru­té tan­to que no pen­sé en las con­se­cuen­cias: al día si­guien­te no po­día mo­ver­me de la ca­ma. Po­co des­pués, el es­pe­cia­lis­ta me di­jo que te­nía­mos que ope­rar; si no, no ten­dría ca­li­dad de vi­da. Me ope­ra­ron de tres her­nias dis­ca­les, que se con­vir­tie­ron en cua­tro en la me­sa de ope­ra­cio­nes: S1, L5, L4 y L3. A los tres días me pu­sie­ron de pie, a los sie­te ca­mi­na­ba 1:30h, co­men­cé a na­dar y po­co a po­co los re­sul­ta­dos me­jo­ra­ron. Pe­ro la ca­be­za no asi­mi­la­ba los 8 tor­ni­llos y las ba­rras que lle­va­ba con­mi­go. En ese tiem­po me de­di­qué a bus­car en fo­ros ex­pe­rien­cias so­bre es­ta ope­ra­ción en triatle­tas, y no fue­ron bue­nas. Mi doc­tor me re­co­men­da­ba cal­ma, pe­ro al­go me co­rría por den­tro y me ha­cia so­ñar. En ju­lio de 2014 por fin tu­ve el alta, y si se cu­rra se ha­ce de­por­te. Co­men­cé con un gru­po de gran­des per­so­nas “Los du­ques”, los cua­les me ayu­da­ron a no hun­dir­me en los en­tre­na­mien­tos. En sep­tiem­bre hi­ce mi pri­mer gran re­to, los 101 km de Ron­da en duatlón (ter­mi­né en 9h 11´), y en fe­bre­ro de 2015 el Trail Sie­rra Blan­ca, de 29 km. Y por fin me de­ci­dí por mi gran ilu­sión y re­ga­lo por mis 40 años, el Sko­da Triath­lon Series de Má­la­ga de Me­dia Dis­tan­cia, que em­pe­cé co­mo un jue­go y ter­mi­né en­tre­nan­do con gran­des ami­gos. El día del de­but to­do fue es­tu­pen­do (aca­bé en 5h 30´), aun­que fa­lló al­go en mi ca­be­za que me hi­zo an­dar va­rios ki­ló­me­tros. Lo me­jor de to­do: en­trar en me­ta con mi ni­ño y mi mu­jer. Así que si pue­den ser­vir es­tas pa­la­bras pa­ra cual­quier de­por­tis­ta con es­ta do­len­cia, ahí van: “Que­rer es Po­der”. Agra­de­ci­mien­tos: a mi mu­jer Gema y mis ni­ños Ru­bén y Ju­lie­ta por su pa­cien­cia; a Ma­rio, To­ro y Joa­quín por sus con­se­jos y com­pa­ñía; a Bi­ke Sta­tion Team por su apo­yo; al Doc­tor D.Vir­gi­lio de Le­mos por su mag­ní­fi­ca ope­ra­ción y, có­mo no, a es­te gran de­por­te que es el triatlón, que ha­ce que me pon­ga nue­vas me­tas y dis­fru­te ca­da vez más de la vi­da.

Que­res es po­der

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.