EL PA­PEL DE LA MO­TI­VA­CIÓN EN EL EN­TRE­NA­MIEN­TO

Triatlón - - TRIATLETAS -

To­do en­tre­na­mien­to de­por­ti­vo plantea nu­me­ro­sas exi­gen­cias que re­sul­tan muy di­fí­ci­les de afron­tar sin una ele­va­da do­sis de mo­ti­va­ción. ¿Qué nos im­pul­sa a sa­lir a co­rrer en in­vierno de no­che, con frío y des­pués de una lar­ga jor­na­da de tra­ba­jo? Si, nues­tra mo­ti­va­ción. En­fren­tar­se, día tras día, a las exi­gen­cias del en­tre­na­mien­to, a pri­var­nos de otras ac­ti­vi­da­des, cui­dar nues­tra die­ta, etc, re­quie­re una gran mo­ti­va­ción. Es­ta de­be im­pli­car una bue­na do­sis de mo­ti­va­ción bá­si­ca: con­se­guir un lo­gro a me­dio o largo pla­zo (com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca, re­co­no­ci­mien­to so­cial, sa­tis­fac­ción per­so­nal,…) y, por otra par­te, una mo­ti­va­ción por el pro­pio en­tre­na­mien­to, es de­cir, que el ti­po de ejer­ci­cios, el en­torno, los com­pa­ñe­ros de equi­po… ha­gan que el en­tre­na­mien­to sea agra­da­ble pa­ra el de­por­tis­ta.

Es de­cir, la mo­ti­va­ción bá­si­ca es una ener­gía a largo pla­zo y la co­ti­dia­na im­pli­ca re­no­var y no con­su­mir to­da esa ener­gía a largo pla­zo an­tes de tiem­po. Por ello, la com­bi­na­ción apro­pia­da pa­ra con­se­guir el má­xi­mo ren­di­mien­to de­be in­cluir una bue­na do­sis de mo­ti­va­ción bá­si­ca com­pe­ti­ti­va (ga­nar, ob­te­ner un de­ter­mi­na­do pues­to, ter­mi­nar una ca­rre­ra muy exi­gen­te,…) que es es­ta­ble a lo largo de la tem­po­ra­da. Y jun­to a ella, una mo­ti­va­ción más es­pe­cí­fi­ca, más del día a día cen­tra­da en el dis­fru­te co­ti­diano que com­ple­men­te otros as­pec­tos de nues­tra vi­da. Por eso, nues­tros en­tre­na­mien­tos dia­rios de­ben com­bi­nar ta­reas di­ri­gi­das a nues­tra me­jo­ra fi­sio­ló­gi­ca con otras cu­yo ob­je­ti­vo sea re­car­gar ha­bi­tual­men­te nues­tra mo­ti­va­ción.

En ge­ne­ral, po­ten­ciar la mo­ti­va­ción de un de­por­tis­ta es una ta­rea ca­si siem­pre im­por­tan­te, pe­ro so­bre to­do lo es en los mo­men­tos crí­ti­cos en los que es más pro­ba­ble que se pro­duz­can dé­fi­cits en es­te sen­ti­do. Por ejem­plo, al co­mien­zo de la tem­po­ra­da, cuan­do los ob­je­ti­vos tras­cen­den­ta­les es­tán le­jos en el tiem­po. O cuan­do es­ta­mos apren­dien­do ha­bi­li­da­des nue­vas de con­si­de­ra­ble di­fi­cul­tad o es­fuer­zo; por ejem­plo, cuan­do que­re­mos cam­biar la téc­ni­ca de ca­rre­ra des­pués de una le­sión im­por­tan­te. Re­su­mien­do, los efec­tos de la mo­ti­va­ción en el en­tre­na­mien­to son, en­tre otros:

➔Ad­he­ren­cia al en­tre­na­mien­to

➔Evi­ta­ción del aco­mo­da­mien­to/con­for­mis­mo

➔Con­trol y su­pera­ción de di­fi­cul­ta­des

➔Su­pera­ción de mo­men­tos de “cri­sis”

➔Tra­ba­jo pa­ra la me­jo­ra de los re­cur­sos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.