Hí­ga­do

Triatlón - - CUERPO DE ATLETA -

Si­tua­do de­ba­jo de las cos­ti­llas de­lan­te­ras, en el cos­ta­do de­re­cho, el hí­ga­do es un ór­gano que an­da siem­pre muy ocu­pa­do, ya que fun­cio­na más bien co­mo una glán­du­la: con­tri­bu­ye a man­te­ner un sue­ño re­pa­ra­dor gra­cias a que re­gu­la el azú­car en san­gre du­ran­te la no­che (con­vier­te el glu­có­geno en glu­co­sa), fa­bri­ca bi­lis pa­ra la di­ges­tión, pro­du­ce hor­mo­nas pa­ra cons­truir múscu­lo y fil­tra la san­gre pa­ra des­in­to­xi­car el cuer­po en­te­ro. Las to­xi­nas y otras sus­tan­cias quí­mi­cas abun­dan tan­to en nues­tro cuer­po co­mo en nues­tro en­torno. Al­gu­nas son pro­du­ci­das por el pro­pio me­ta­bo­lis­mo, so­bre to­do cuan­do en­tre­na­mos du­ro. Otras se in­gie­ren a tra­vés de los ali­men­tos, el agua y el ai­re, ya sea por la con­ta­mi­na­ción o las sus­tan­cias ar­ti­fi­cia­les que se aña­den a la co­mi­da. El hí­ga­do tam­bién re­gu­la las hor­mo­nas, los nu­trien­tes y otras sus­tan­cias na­tu­ra­les que ne­ce­si­tan ser de­pu­ra­das. Una vez que to­dos es­tos ele­men­tos han cum­pli­do su co­me­ti­do, el hí­ga­do de­be eli­mi­nar­los, pues de lo con­tra­rio no se­ría po­si­ble man­te­ner el equi­li­brio bio­quí­mi­co ne­ce­sa­rio. Una vez des­in­to­xi­ca­das di­chas sus­tan­cias, el hí­ga­do se des­ha­ce de ellas a tra­vés de la ve­sí­cu­la bi­liar y del in­tes­tino. Por es­te mo­ti­vo es tan im­por­tan­te go­zar, ade­más, de una bue­na fun­ción in­tes­ti­nal. Cuan­do la des­in­to­xi­ca­ción del hí­ga­do no es efi­cien­te, nues­tro cuer­po sue­le dar­nos pis­tas o sín­to­mas. En­tre otras co­sas, pue­de ha­cer­nos sen­si­bles a cier­tos ali­men­tos o sus­tan­cias quí­mi­cas co­mo: • La ca­feí­na. • Las sus­tan­cias quí­mi­cas ha­bi­tua­les, co­mo los per­fu­mes, las pin­tu­ras, los cos­mé­ti­cos y los pro­duc­tos de lim­pie­za. • Ali­men­tos co­mo el po­me­lo, la cúr­cu­ma, el curry, el chi­le y los cla­vos de olor. • Los me­di­ca­men­tos co­mo las ben­zo­dia­ce­pi­nas (Va­lium, etc.), los an­ti­his­ta­mí­ni­cos y cier­tos an­ti­bió­ti­cos y an­ti­mi­có­ti­cos. • Fár­ma­cos an­ti­in­fla­ma­to­rios no es­te­roi­deos (AINE), co­mo la as­pi­ri­na y tan­tos otros, pue­den in­ter­fe­rir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en la co­rrec­ta des­in­to­xi­ca­ción del hí­ga­do. Y to­mar al­cohol en gran­des can­ti­da­des pue­de te­ner el mis­mo efec­to. Pa­ra po­der rea­li­zar de ma­ne­ra efi­cien­te las dis­tin­tas fa­ses de la des­in­to­xi­ca­ción, el hí­ga­do re­quie­re de una gran va­rie­dad de nu­trien­tes. Los esen­cia­les son las pro­teí­nas com­ple­tas y los múl­ti­ples mi­cro­nu­trien­tes y fi­to­nu­trien­tes. La me­jor ma­ne­ra de ob­te­ner­los es a tra­vés de una die­ta sa­lu­da­ble de alta ca­li­dad, que in­clu­ya 10 o más ra­cio­nes de fru­tas y hor­ta­li­zas eco­ló­gi­cas fres­cas al día, ade­más de hier­bas na­tu­ra­les y es­pe­cias. "EL HÍ­GA­DO RE­GU­LA LAS HOR­MO­NAS, LOS NU­TRIEN­TES Y OTRAS SUS­TAN­CIAS NA­TU­RA­LES QUE NE­CE­SI­TAN SER DE­PU­RA­DAS. "

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.