Pies

Triatlón - - CUERPO DE ATLETA -

Tal vez lo más pro­di­gio­so del cuer­po hu­mano es­té en su ba­se: los pies. Co­mo son es­tos los que es­ta­ble­cen el con­tac­to con el suelo, son ellos los que re­gu­lan lo bien (o mal) que en­tre­na­mos y com­pe­ti­mos. Una ca­rac­te­rís­ti­ca sor­pren­den­te de los pies es que con­vier­ten la ener­gía gra­vi­ta­cio­nal -que ge­ne­ra­mos en ca­da pi­sa­da- en la ener­gía me­cá­ni­ca que im­pul­sa los múscu­los y nos mue­ve ha­cia ade­lan­te. Cuan­to más efi­cien­te sea es­te me­ca­nis­mo, más rá­pi­do y más le­jos nos des­pla­za­re­mos. Al co­rrer, el cuer­po re­bo­ta so­bre unas pier­nas dó­ci­les y unas ro­di­llas des­blo­quea­das, por lo que la zan­ca­da se ba­sa en lo que lla­ma­mos "ener­gía de re­torno" pa­ra ge­ne­rar una po­ten­cia con­si­de­ra­ble. Pa­ra re­ci­clar la ener­gía del im­pac­to ca­da vez que pi­sa­mos el suelo, di­cho pro­di­gio bio­me­cá­ni­co se sir­ve de los ten­do­nes del pie y de la pier­na, pues lo que con­tri­bu­ye a ac­cio­nar el me­ca­nis­mo es la ten­sión na­tu­ral que es­ta­bi­li­za es­tos ten­do­nes e im­pul­sa el cuer­po ha­cia ade­lan­te. El gran­de y elás­ti­co ten­dón de Aqui­les, en­tre otros, tie­ne un pa­pel cla­ve en es­te pro­ce­so de ge­ne­ra­ción de ener­gía. Di­chos ten­do­nes sue­len pre­sen­tar un cier­to gra­do de ti­ran­tez, in­clu­so en re­po­so, mo­ti­vo por el cual es pre­ci­so que evi­te­mos aflo­jar­los de­ma­sia­do me­dian­te es­ti­ra­mien­tos, ma­sa­jes agre­si­vos u otro ti­po de te­ra­pias. Cuan­do el im­pac­to de ca­da una de las pi­sa­das no se re­ci­cla ade­cua­da­men­te pa­ra des­pla­zar el cuer­po ha­cia ade­lan­te, sue­len apa­re­cer dos pro­ble­mas. En pri­mer lu­gar, el rit­mo de ca­rre­ra se ra­len­ti­za. En se­gun­do lu­gar, to­da la fuer­za del im­pac­to gra­vi­ta­cio­nal pue­de cau­sar es­trés y pro­du­cir una le­sión. No hay na­da que in­ter­fie­ra más en el sis­te­ma de re­torno de ener­gía del pie que el cal­za­do. Pi­sar pri­me­ro con el ta­lón, lle­var sue­las grue­sas, cal­zar za­pa­ti­llas que no se ajus­ten bien y de­más pro­ble­mas de cal­za­do pue­den afec­tar ne­ga­ti­va­men­te a es­te me­ca­nis­mo cla­ve. La con­se­cuen­cia pue­de ser: me­nos ener­gía pa­ra el ejer­ci­cio y un ma­yor ries­go de le­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.