Ce­re­bro

Triatlón - - CUERPO DE ATLETA -

Arri­ba de to­do de la lis­ta de las par­tes cla­ve de nues­tro cuer­po es­tá el ce­re­bro. Pre­ci­sa­men­te por­que es­te lo re­gu­la to­do: des­de el cru­cial equi­li­brio en­tre la con­trac­ción y la re­la­ja­ción mus­cu­lar pa­ra te­ner una zan­ca­da sua­ve y efi­cien­te, has­ta el equi­li­brio hor­mo­nal pa­ra el en­tre­na­mien­to, la com­pe­ti­ción y la re­cu­pe­ra­ción, pa­san­do por el man­te­ni­mien­to dia­rio y la re­pa­ra­ción de los te­ji­dos. Por me­dio de cons­tan­tes che­queos de to­do el cuer­po, el ce­re­bro tam­bién se co­mu­ni­ca con nues­tra men­te cons­cien­te, a la que su­mi­nis­tra in­for­ma­ción vi­tal y "pis­tas". Al­gu­nas de es­tas pis­tas son bas­tan­te ob­vias, co­mo el do­lor, mien­tras que otras no lo son tan­to, co­mo una zan­ca­da irre­gu­lar o la eta­pa más tem­pra­na de una le­sión. Es­to es par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­te cuan­do el ren­di­mien­to em­pie­za a ba­jar o hay al­go que no mar­cha bien. Aque­llo de “es­cu­cha a tu cuer­po” no es una me­ra fra­se he­cha. Con la in­for­ma­ción que nos apor­ta el ce­re­bro, po­de­mos uti­li­zar nues­tro pen­sa­mien­to crí­ti­co (lo lla­man sen­ti­do co­mún) pa­ra ha­cer los ajus­tes ne­ce­sa­rios al en­tre­na­mien­to, la die­ta y otros as­pec­tos de nues­tro es­ti­lo de vi­da, y así rea­jus­tar nues­tro cuer­po o vol­ver a la car­ga. En sen­ti­do es­tric­to, el ce­re­bro es nues­tro en­tre­na­dor, fi­sio­te­ra­peu­ta, psi­có­lo­go, nu­tri­cio­nis­ta y me­jor ami­go. A di­fe­ren­cia de otros ti­pos de equi­pa­mien­to de­por­ti­vo —que so­le­mos sus­ti­tuir en cuan­to de­jan de fun­cio­nar—, los com­po­nen­tes hu­ma­nos se re­pa­ran a sí mis­mos de múl­ti­ples ma­ne­ras. Ade­más de una bue­na ali­men­ta­ción, una co­rrec­ta des­in­to­xi­ca­ción he­pá­ti­ca y una óp­ti­ma fun­ción ce­re­bral, el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción (que in­clu­ye la re­la­ja­ción) cons­ti­tu­ye el ar­ma se­cre­ta más po­de­ro­sa que po­see un atle­ta a la ho­ra de ga­nar fuer­za y velocidad sin rom­per­se en el in­ten­to. Es­to pue­de im­pli­car re­du­cir las ho­ras de en­tre­na­mien­to o el nú­me­ro de com­pe­ti­cio­nes cuan­do el cuer­po es­tá so­bre­car­ga­do. En cual­quier ca­so, un re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble es dar­le al cuer­po su do­sis ne­ce­sa­ria de des­can­so noc­turno: de sie­te a ocho ho­ras de sue­ño inin­te­rrum­pi­do. Man­te­ner es­tas fas­ci­nan­tes par­tes del cuer­po fun­cio­nan­do co­rrec­ta­men­te te per­mi­ti­rá al­can­zar tu má­xi­mo ren­di­mien­to de­por­ti­vo… siem­pre y cuan­do te cui­des de no acu­mu­lar trau­ma­tis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.