In­tes­tino

Triatlón - - CUERPO DE ATLETA -

Ob­via­men­te, la co­mi­da de ver­dad cons­ti­tu­ye la me­jor fuen­te de ener­gía pa­ra nues­tro cuer­po, y nin­gún pro­duc­to fa­bri­ca­do pue­de me­jo­rar­la o re­em­pla­zar­la. Di­cho es­to, in­clu­so lle­van­do una bue­na ali­men­ta­ción, to­da es­ta bue­na co­mi­da pue­de echar­se a per­der si el in­tes­tino no tra­ba­ja bien. El trac­to in­tes­ti­nal al com­ple­to, des­de la bo­ca has­ta el co­lon, re­sul­ta cru­cial pa­ra ob­te­ner las ma­te­rias pri­mas de los ali­men­tos y po­der go­zar de una sa­lud y una for­ma fí­si­ca óp­ti­mas. Gra­cias al pro­ce­so de di­ges­tión, las hor­ta­li­zas, las fru­tas, las car­nes, los frutos se­cos y de­más ali­men­tos son trans­for­ma­dos en par­tí­cu­las más pe­que­ñas, tan­to por­que se re­du­cen fí­si­ca­men­te co­mo por­que se de­gra­dan quí­mi­ca­men­te. Es­to per­mi­te que los in­tes­ti­nos ab­sor­ban los nu­trien­tes: los ami­noá­ci­dos de la pro­teí­na, los azú­ca­res de los car­bohi­dra­tos y los áci­dos gra­sos, jun­to con múl­ti­ples mi­cro­nu­trien­tes, in­clui­das las vi­ta­mi­nas, los mi­ne­ra­les y mi­les de fi­to­nu­trien­tes. El in­tes­tino es, asi­mis­mo, el lu­gar don­de re­si­de gran par­te de nues­tro sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Las in­fec­cio­nes fre­cuen­tes, por ejem­plo, sue­len in­di­car un in­tes­tino da­ña­do. Tan­to la fun­ción in­tes­ti­nal co­mo la in­mu­ni­dad sue­len ser las pri­me­ras áreas en su­cum­bir an­te el es­trés, ya se de­ba és­te a un ex­ce­so de en­tre­na­mien­to o a cual­quier so­bre­es­fuer­zo fí­si­co, quí­mi­co o ten­sión men­ta­le­mo­cio­nal. El in­tes­tino tie­ne mu­chas co­sas en co­mún con el ce­re­bro, y am­bos es­tán en cons­tan­te co­mu­ni­ca­ción pa­ra man­te­ner el buen fun­cio­na­mien­to del cuer­po. De he­cho, du­ran­te el de­sa­rro­llo em­brio­na­rio, es­tas dos fas­ci­nan­tes par­tes del cuer­po per­ma­ne­cen uni­das por un breve pe­río­do de tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.