¿CO­MER CAR­NE PRO­VO­CA CÁN­CER?

Triatlón - - 5 ALIMENTOS ATLETA - [Ci­ta tex­tual del in­for­me]

La me­jor car­ne es la eco­ló­gi­ca; es de­cir, la que ha si­do ali­men­ta­da con pas­to en to­do mo­men­to. Cuan­do se co­ci­na al pun­to, o po­co he­cha, la car­ne con­ser­va gran par­te del ami­noá­ci­do glu­ta­mi­na (que se des­tru­ye con la coc­ción). La glu­ta­mi­na cons­ti­tu­ye un buen com­bus­ti­ble pa­ra el in­tes­tino, pues ayu­da a ab­sor­ber me­jor los de­más ali­men­tos. Es­to nos per­mi­te es­tar se­gu­ros de que va­mos a ob­te­ner to­das las vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, fi­to­nu­trien­tes y ma­cro­nu­trien­tes de nues­tra die­ta. La ter­ne­ra, ade­más, con­tie­ne la for­ma de hie­rro de más fá­cil ab­sor­ción pa­ra el or­ga­nis­mo, y to­dos sa­be­mos que el hie­rro es de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra los gló­bu­los rojos y la fun­ción mus­cu­lar. En la se­gun­da par­te de es­te ar­tícu­lo ha­bla­re­mos del po­lé­mi­co in­for­me de la OMS so­bre el con­su­mo de car­ne y su pre­sun­ta vin­cu­la­ción con el cán­cer. Las me­jo­res son: las es­pi­na­cas, las ho­jas de re­mo­la­cha (las raí­ces tam­bién son fan­tás­ti­cas), la col ri­za­da, las le­chu­gas de co­lor os­cu­ro y el dien­te de león, pues con­tie­nen múl­ti­ples nu­trien­tes, in­clui­do el áci­do fó­li­co. Las len­te­jas, los es­pá­rra­gos, la car­ne de va­cuno y el pa­vo tam­bién son par­ti­cu­lar­men­te ri­cos en fo­la­to na­tu­ral. Hoy día, un alar­man­te nú­me­ro de per­so­nas pre­sen­ta, sin sa­ber­lo, una de­fi­cien­cia de áci­do fó­li­co, que es una de las vi­ta­mi­nas del gru­po B, esen­cia­les pa­ra la fa­bri­ca­ción de gló­bu­los rojos y el trans­por­te de oxí­geno a los múscu­los. El áci­do fó­li­co sin­té­ti­co -el que se en­cuen­tra en ca­si to­dos los su­ple­men­tos die­té­ti­cos, en la ha­ri­na re­fi­na­da y en otros ali­men­tos en­va­sa­dos- pue­de ser me­nos efi­cien­te y, en oca­sio­nes, in­clu­so no­ci­vo. Los hue­vos en­te­ros son ali­men­tos muy sa­lu­da­bles. En la ye­ma se con­cen­tra la ma­yo­ría de los nu­trien­tes, por lo que co­mer ye­mas de hue­vo a me­nu­do pue­de me­jo­rar tu sa­lud. La co­li­na -un nu­trien­te im­por­tan­te que se en­cuen­tra en las ye­mas de hue­vo más que en cual­quier otro ali­men­to- es pri­mor­dial pa­ra que el cuer­po pue­da afron­tar el es­trés con ga­ran­tías. Ade­más, las ye­mas de hue­vo de ga­lli­nas sa­nas son ri­cas en vi­ta­mi­na A. Exis­te la idea equi­vo­ca­da de que las fru­tas y las ver­du­ras con­tie­nen mu­cha vi­ta­mi­na A, y es­to es fal­so. El be­ta­ca­ro­teno de los ali­men­tos ve­ge­ta­les de­be con­ver­tir­se en vi­ta­mi­na A, pe­ro es­te pro­ce­so no se rea­li­za de ma­ne­ra efi­cien­te en los se­res hu­ma­nos. Es por es­te mo­ti­vo que los ali­men­tos de ori­gen ani­mal son tan ne­ce­sa­rios. Los tri­gli­cé­ri­dos de ca­de­na me­dia (TCM) son muy po­pu­la­res en for­ma de suplemento pa­ra me­jo­rar la ener­gía, pe­ro ¿por qué no in­ge­rir co­mi­da de ver­dad co­mo el acei­te de co­co vir­gen? Re­sul­ta ideal pa­ra co­ci­nar y es­tá de­li­cio­so en ba­ti­dos ¡e in­clu­so en el ca­fé! El ejer­ci­cio pue­de ge­ne­rar un im­por­tan­te es­trés oxi­da­ti­vo, lo que ra­len­ti­za la re­cu­pe­ra­ción y ace­le­ra el en­ve­je­ci­mien­to. Pa­ra com­ba­tir­lo, el cuer­po ne­ce­si­ta múl­ti­ples vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y fi­to­nu­trien­tes a mo­do de an­ti­oxi­dan­tes (al­go que de­be­ría pro­ve­nir siem­pre de los ali­men­tos, no de cáp­su­las). Los arán­da­nos cons­ti­tu­yen, pro­ba­ble­men­te, la me­jor fuen­te de es­tos nu­trien­tes. Só­lo me­dia ta­za al día de arán­da­nos, ya sean con­ge­la­dos o fres­cos, pue­de ayu­dar­te so­bre­ma­ne­ra a com­ba­tir el es­trés oxi­da­ti­vo. Las es­pi­na­cas y otras ver­du­ras, e in­clu­so la car­ne de va­cuno, tam­bién con­tie­nen nu­trien­tes que con­tri­bu­yen a com­ba­tir el es­trés oxi­da­ti­vo. Ha­ce unas se­ma­nas sa­lió pu­bli­ca­do un in­for­me de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) que cau­só un gran re­vue­lo. La ver­dad es que no de­cía na­da nue­vo. Bá­si­ca­men­te afir­ma­ba que no hay que co­mer car­nes pro­ce­sa­das por­que con­tie­nen sus­tan­cias quí­mi­cas que pue­den cau­sar cán­cer. Y que la car­ne ro­ja tam­bién pue­de ser per­ju­di­cial, si se co­ci­na de­ma­sia­do. Fue la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el Cán­cer (IARC) -que for­ma par­te de la OMS- la que hi­zo pú­bli­co el es­tu­dio en el que se vin­cu­la­ba el cán­cer co­lo­rrec­tal con el con­su­mo de car­ne pro­ce­sa­da. Asi­mis­mo, afir­ma­ba que "pro­ba­ble­men­te" el ries­go tam­bién exis­te pa­ra la car­ne ro­ja. Y yo ma­ti­zo: el ries­go no es por co­mer es­te ti­po de car­ne, sino por co­ci­nar­la de­ma­sia­do. Los con­su­mi­do­res sa­nos no ne­ce­si­tan preo­cu­par­se por el in­for­me de la IARC. Las per­so­nas sa­nas evi­ta­mos la co­mi­da ba­su­ra y man­te­ne­mos las car­nes pro­ce­sa­das bien ale­ja­das de nues­tra bo­ca. Y pues­to que co­me­mos las hor­ta­li­zas ne­ce­sa­rias y otros ali­men­tos na­tu­ra­les (in­clui­das las car­nes na­tu­ra­les, sin pro­ce­sar), que son ri­cos en an­ti­oxi­dan­tes y otros fi­to­nu­trien­tes, po­de­mos con­tra­rres­tar los efec­tos no­ci­vos de co­ci­nar di­chas car­nes na­tu­ra­les, so­bre to­do por­que evi­ta­mos co­cer­las en ex­ce­so y cha­mus­car­las. El in­for­me de la IARC se ba­só en es­tu­dios rea­li­za­dos so­bre la po­bla­ción a lo largo de los úl­ti­mos 20 años. Apli­car es­tos es­tu­dios a la vi­da real plantea un pro­ble­ma por dos mo­ti­vos:

La dis­tin­ción en­tre car­ne pro­ce­sa­da y car­ne na­tu­ral es una dis­tin­ción muy re­cien­te en es­te ti­po de es­tu­dios. Aho­ra, el in­for­me de la IARC se­pa­ra las car­nes pro­ce­sa­das y las co­lo­ca en la ca­te­go­ría de al­to ries­go.

de es­tos es­tu­dios son apli­ca­bles a una per­so­na con­cre­ta, y mu­cho me­nos a las que, co­mo no­so­tros, eli­gen una die­ta equi­li­bra­da, ha­cen ejer­ci­cio y si­guen es­ti­los de vi­da sa­lu­da­bles. En el in­for­me de la IARC lee­mos que “La car­ne pro­ce­sa­da se cla­si­fi­có co­mo car­ci­nó­ge­na pa­ra los hu­ma­nos (Gru­po 1), ba­sa­da en evi­den­cia su­fi­cien­te en hu­ma­nos de que el con­su­mo de car­ne pro­ce­sa­da cau­sa cán­cer co­lo­rrec­tal."

Las car­nes sa­lu­da­bles, sin em­bar­go, se en­cuen­tran en una ca­te­go­ría de menor ries­go "ba­sa­do en evi­den­cia li­mi­ta­da", se­gún el mis­mo in­for­me de la IARC. Es­tas car­nes no cau­san cán­cer de ma­ne­ra di­rec­ta, sino so­la­men­te cuan­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.