SE­RES HU­MA­NOS

Triatlón - - EDITORIAL - AN­TO­NIO DEL PINO · DI­REC­TOR

Me da un fla­to ago­ta­dor ca­da vez que me cru­zo con esos per­fec­tos cre­ti­nos que de­di­can tan­ta ener­gía a pre­su­mir gri­tan­do a los cua­tro vien­tos que son due­ños de su des­tino, que se me­re­cen ca­da uno de sus éxi­tos y que in­ten­tan con­ven­cer­te de que pue­des ha­cer cual­quier co­sa, siem­pre que real­men­te lo desees y te lo pro­pon­gas, como han he­cho ellos. Es cu­rio­so que lue­go, cuan­do "la ca­gan", en­ton­ces eso ya no es co­sa su­ya sino un ca­pri­cho de la suer­te. ¿ Dón­de se es­con­den todos es­tos gu­rús de la vi­da pa­ra ofre­cer­les su mé­to­do in­fa­li­ble pa­ra la con­se­cu­ción de cual­quier ob­je­ti­vo, por ejem­plo, cuan­do esos pa­dres que tie­nen que ver im­po­ten­tes como la vi­da de sus hi­jos se va apa­gan­do por en­fer­me­da­des in­cu­ra­bles? No creo que ha­ya na­die más mo­ti­va­do ni con más de­ter­mi­na­ción pa­ra po­ner to­das sus fuer­zas y re­cur­sos en con­se­guir al­go, en su ca­so de­be­ría ser in­clu­so más fá­cil. No pue­do evi­tar ca­len­tar­me un po­co al ver que en es­to del de­por­te ca­da vez se ven­de más y más la gran men­ti­ra del "que­rer es po­der". Hay in­fi­ni­dad de per­so­nas que no es quie­ran, es que ne­ce­si­tan a vi­da o muer­te que su­ce­dan cier­tas co­sas, po­nen has­ta su al­ma pa­ra lo­grar­lo y al fi­nal, las cir­cuns­tan­cias les atro­pe­llan sin pie­dad. Ha­cer un triatlón o un iron­man no nos otor­ga po­de­res ex­tra­te­rre­na­les, ni si­quie­ra nos ha­ce es­pe­cia­les, tan só­lo nos ha­ce de­por­tis­tas que lo pa­sa­mos muy bien en­tre­nan­do nues­tros cuer­pos y dis­fru­tan­do de las com­pe­ti­cio­nes. Sin más. Cla­ro que pa­ra "po­der" pri­me­ro hay que "que­rer", pe­ro creo que es pe­li­gro­so que uno se lle­gue a creer que lo que ha lle­ga­do a lo­grar es una he­roi­ci­dad, má­xi­me cuan­do no es más que ha­cer de­por­te por mu­cho que ha­ya cam­bia­do tus há­bi­tos, tu cuer­po, tus amis­ta­des o in­clu­so tu pro­pia vi­da... Por­que só­lo ha cam­bia­do la tu­ya y por ahí hay gen­te que ha es­tu­dia­do muy du­ro 15 años y que en lu­gar de que­dar­se en el pri­mer mundo ha­cien­do ca­ja, se han ido al ter­ce­ro pa­ra con unos re­cur­sos li­mi­ta­dos, ir­se a intentar cu­rar a ni­ños de­sam­pa­ra­dos. Que no os em­bo­rra­chen de ton­te­rías. Aca­bar un Iron­man es ase­qui­ble pa­ra cual­quier per­so­na sa­na dis­pues­ta a so­me­ter­se al en­tre­na­mien­to fí­si­co. Es un pro­ce­so más o me­nos lar­go en fun­ción del es­ta­do de ca­da uno en el pun­to de par­ti­da, sin ne­ce­si­dad de que ha­ya que asu­mir una cons­tan­cia pa­to­ló­gi­ca y eso sí, sa­bien­do que te es­pe­ra una do­sis de do­lor im­por­tan­te el día de la prue­ba. Ese día la luz no lle­va­rá ese fil­tro anaran­ja­do de CSI Mia­mi con el que edi­tan los ví­deos de Ko­na, y tu cuer­po se­gu­ra­men­te luz­ca tan fino y bri­llan­te como los de esos atle­tas que ves en las fo­tos, só­lo que ese día en­ten­de­rás que el look pro­vie­ne de la des­hi­dra­ta­ción y de sie­te ca­pas de su­dor áci­do y pe­ga­jo­so. He te­ni­do el pri­vi­le­gio de es­tar ca­ra a ca­ra con va­rios ven­ce­do­res del Iron­man de Ko­na y es cu­rio­so que pre­ci­sa­men­te ellos ten­gan una vi­sión tan hu­mil­de de sus lo­gros, sin per­der nun­ca la má­xi­ma am­bi­ción pa­ra con­se­guir lo má­xi­mo. Pe­lear por tus sue­ños es el ci­mien­to ha­cia una vi­da fe­liz, la úni­ca ma­ne­ra de al me­nos di­ri­gir­te ha­cia don­de as­pi­ras. Aunque es cier­to que cuan­to más pe­lees más op­cio­nes ten­drás de apro­ve­char tus mu­chas o po­cas po­si­bi­li­da­des de con­se­guir­lo, el se­cre­to de vi­vir con in­ten­si­dad em­pie­za en acep­tar que so­mos muy frá­gi­les, que las cir­cuns­tan­cias que nos ro­dean mar­can un fac­tor to­tal­men­te de­ter­mi­nan­te ya no en nues­tro ma­ña­na, sino en nues­tro aho­ra. El triatlón bien en­ten­di­do, des­de la cul­tu­ra del es­fuer­zo y des­de el apren­di­za­je de no arru­gar­se an­te un re­to, te pue­de ayu­dar a me­jo­rar si lue­go tie­nes la ca­pa­ci­dad de tras­la­dar esa de­ter­mi­na­ción del de­por­te a tu en­fo­que an­te la vi­da... Pe­ro sin ol­vi­dar nun­ca que só­lo so­mos triatle­tas, que só­lo so­mos se­res hu­ma­nos.

“Pe­lear por tus sue­ños es el ci­mien­to ha­cia una vi­da fe­liz, la úni­ca ma­ne­ra de al me­nos di­ri­gir­te ha­cia don­de as­pi­ras. Aunque es cier­to que cuan­to más pe­lees más op­cio­nes ten­drás de apro­ve­char tus mu­chas o po­cas po­si­bi­li­da­des de con­se­guir­lo, el se­cre­to de vi­vir con in­ten­si­dad em­pie­za en acep­tar que so­mos muy frá­gi­les”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.