Tu­ris­mo de Ca­tás­tro­fes

Al­goes­tá­cam­bian­doen­la‘high­so­ciety’. Aho­ra­pre­fie­ren­vi­si­tar cam­pos de­re­fu­gia­do­sa­sa­lir­de­com­pra­soha­cer­fies­tas.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM -

ie­ne gus­to, dinero, de­bi­li­dad por el ar­te y es una de las más ex­qui­si­tas y res­pe­ta­das­mu­je­res de Lon­dres. Es­ta­mos re­co­rrien­do laTa­teMo­dern­yo­tra ami­ga­me apar­ta a un la­do en uno de los pa­si­llos y la se­ña­la. “¿No la ves di­fe­ren­te?” –me su­su­rra–. “Di­ce que se le han qui­ta­do las ga­nas de com­prar y de ha­cer fies­tas. Aca­ba de pa­sar dos se­ma­nas en una re­si­den­cia de cie­gos y ya no ve el mun­do igual”. Es co­mo si me es­tu­vie­ra con­fe­san­do con ho­rror el es­ta­lli­do de un vi­rus que em­blan­de­ce los co­ra­zo­nes de las cla­ses pri­vi­le­gia­das.

“Yo tam­bién ha­go al­go pa­re­ci­do”, me con­fie­sa ba­jan­do la voz, co­mo si fue­ra a des­ve­lar un se­cre­to. “Ca­da tres se­ma­nas to­mo el té en Pim­pli­co con una vie­je­ci­ta de 94 años pa­ra ha­cer­le com­pa­ñía”. Nun­ca la he vis­to ha­blar así ni de su cuen­ta de Coutts. A pe­sar de que me cues­ta con­cen­trar­me en lo que co­men­ta, de­bi­do a los des­te­llos de su so­li­ta­rio de bri­llan­tes, no­to que al­go es­tá cam­bian­do en el or­den mun­dial. ¿Es un sen­ti­mien­to de cul­pa o una ma­ne­ra de dar sen­ti­do a unas vi­das azo­ta­das por la in­cer­ti­dum­bre del Bre­xit y Trump?

La mujer de un fa­mo­so pro­duc­tor de ci­ne bri­tá­ni­co, una pe­li­rro­ja que parece una ver­sión de

Ra­quel Welch he­cha por , me con­tó

Gia­co­met­ti que vi­si­ta con un sa­cer­do­te va­rios ho­ga­res de an­cia­nos pa­ra dar la co­mu­nión. Y

Lucy , pres­ti­gio­sa columnista Ke­lla­way eco­nó­mi­ca del Fi­nan­cial Ti­mes des­de ha­ce 31años, ha anun­cia­do­que­de­ja su­ca­rre­ra pa­ra ser pro­fe­so­ra en una es­cue­la es­ta­tal.

Pero no todo son ex­pe­rien­cias re­con­for­tan­tes. Una de las em­pre­sa­rias de más éxi­to en EE UU lle­vó a sus tres hi­jos a Áfri­ca a con­vi­vir en un cam­po de re­fu­gia­dos. Su in­ten­ción: dar­les una pers­pec­ti­va de la reali­dad que las cla­ses pri­vi­le­gia­das no ven en los in­for­ma­ti­vos. Todo le sa­lió al re­vés, por­que la ca­ri­dad no es un guion de ci­ne. Ca­da vez que se aven­tu­ra­ban al cam­po pa­ra do­nar bo­te­llas de agua, desata­ban una ba­ta­lla cam­pal. Si lle­va­ban ba­lo­nes de fút­bol, ori­gi­na­ban una con­fron­ta­ción san­grien­ta pa­ra ver quién ro­ba­ba el es­fé­ri­co. Ter­mi­na­ron sien­do lin­cha­dos y eva­cua­dos por un equi­po de guar­daes­pal­das.

Es una pe­na que la sa­bi­du­ría que da co­no­cer la po­bre­za no se pue­da com­prar. Al­gu­nos lo lla­man “tu­ris­mo de ca­tás­tro­fes”. Estuvo de­mo­da en Lon­dres el pa­sa­do ve­rano, cuan­do cien­tos de es­tu­dian­tes de los­me­jo­res in­ter­na­dos pa­sa­ron un día con los re­fu­gia­dos deCa­lais pa­ra es­cri­bir al­go in­tere­san­te en su apli­ca­ción pa­ra la uni­ver­si­dad. Tras la ex­pe­rien­cia, va­rios se subie­ron al jet de sus pa­dres rum­bo a unas va­ca­cio­nes en una se­gu­ra pla­ya pri­va­da don­de ya te­nían una co­sa más de la que ha­blar mien­tras se to­ma­ban un cóc­tel. �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.