LA BO­DA DE CRIS­TIA­NA Y BRANDO FUE CA­SI SECRETA,

“POR LOS COMUNISTAS”

Vanity Fair (Spain) - - ECOLOGÍA -

Aprin­ci­pios de la Edad Me­dia, cuan­do Ve­ne­cia era un me­ro con­glo­me­ra­do de co­mu­ni­da­des pri­mi­ti­vas uni­das pa­ra pro­te­ger­se de los hu­nos y otros in­va­so­res, en­tre los fe­ro­ces con­dot­tie­ri —com­pa­ñías de mer­ce­na­rios— que de­fen­dían su te­rri­to­rio se con­ta­ban los hom­bres del clan Bran­do­li­ni d’Ad­da. Imá­ge­nes de es­cor­pio­nes or­na­men­ta­ban sus cres­tas, así co­mo su es­tan­dar­te de gue­rra, que adop­ta­ron del sím­bo­lo de un es­cua­drón oto­mano que ha­bían ven­ci­do en ba­ta­lla. La fa­mi­lia acu­mu­ló ri­que­zas y tí­tu­los no­bi­lia­rios que les fue­ron otor­ga­dos por sus ser­vi­cios a la Re­pú­bli­ca de Ve­ne­cia. Los con­des Bran­do­li­ni d’Ad­da se es­ta­ble­cie­ron allí pa­ra de­di­car­se al cul­ti­vo de lo ele­va­do: ar­te, mú­si­ca, li­te­ra­tu­ra y uvas. Hoy, a pe­sar de que la fa­mi­lia po­see nu­me­ro­sas vi­vien­das en tres con­ti­nen­tes, su cen­tro de gra­ve­dad con­ti­núa sien­do Vis­tor­ta, una pro­pie­dad de 2.000 me­tros cua­dra­dos a 72 ki­ló­me­tros al nor­te de Ve­ne­cia. Con vi­ñe­dos y gran­ja, la fin­ca con­ju­ga la agri­cul­tu­ra con el lu­jo­so es­ti­lo de vi­da de la vi­lla, equi­pa­da con nue­ve ha­bi­ta­cio­nes y una guar­de­ría con 15 ca­mas.

La ma­triar­ca de la fa­mi­lia, la con­de­sa Cris­tia­na Bran­do­li­ni d’Ad­da —de sol­te­ra, Ag­ne­lli— con­tro­la hoy el clan. Lo ha he­cho des­de que lle­gó en 1947 co­mo la pro­me­ti­da del con­de Bran­do­lino Brando Bran­do­li­ni d’Ad­da, fa­lle­ci­do en 2005 a los 85 años. Has­ta 1970, Vis­tor­ta fue la residencia prin­ci­pal de Cris­tia­na, Brando y sus cua­tro hi­jos: Ti­ber­to ( Ruy), Leo­ne­llo, Nuno y Bran­dino, na­ci­dos en 1948, 1950, 1954 y 1957, res­pec­ti­va­men­te. Aun­que Cris­tia­na pa­sa la ma­yor par­te del tiem­po en sus re­si­den­cias de Ve­ne­cia, Pa­rís y Gé­no­va, Vis­tor­ta flo­re­ce de nuevo cuan­do, oca­sio­nal­men­te, abre sus puer­tas (so­bre to­do en ve­rano) pa­ra re­ci­bir a sus cua­tro vás­ta­gos, ocho nie­tos, tres bis­nie­tos y va­rios fa­mi­lia­res Ag­ne­lli. De com­ple­xión del­ga­da y 1,60 de es­ta­tu­ra, Cris­tia­na si­gue sien­do, a sus 90 años, una au­to­ri­dad. Una tar­de de ve­rano, mien­tras ba­ja­ba con ac­ti­tud re­gia por las es­ca­le­ras con un bra­za­le­te de JAR en la mu­ñe­ca y un co­lo­ri­do caf­tán vin­ta­ge de se­da —di­se­ña­do per­so­nal­men­te pa­ra ella por su ya fa­lle­ci­do ami­go Os­car de la Ren­ta—, dos de sus muy atrac­ti­vos nie­tos en­tra­ron co­rrien­do por las puer­tas fran­ce­sas, en­vuel­tos en toa­llas, to­da­vía re­lu­cien­tes después de ha­ber na­da­do en la pis­ci­na. Eran la hi­ja de Nuno, Fi­lip­pa, de 21 años, es­tu­dian­te de Brown, que aca­ba­ba de ate­rri­zar en el vue­lo de la ma­ña­na des­de Nue­va York, don­de ha cre­ci­do, y el hi­jo de Bran­dino, Mar­can­to­nio, de 25 años, lle­ga­do des­de la mansión fa­mi­liar en el Gran Ca­nal. Al ver­la, re­cu­pe­ra­ron rá­pi­da­men­te la com­pos­tu­ra y, con el de­bi­do res­pe­to, be­sa­ron a su non­na. Esa mis­ma tar­de, la hi­ja de Ruy, Cor­ne­lia ( Coco), de 38 años, apa­re­ció con sus hi­jas, Ni­na (de seis años) y Lea (de tres años) y la ni­ñe­ra, pro­ce­den­te de Mi­lán, don­de di­ri­ge la lí­nea de cos­tu­ra de Dol­ce & Gab­ba­na. Fi­nal­men­te, lle­gó Brando des­de Ve­ne­cia. “¡Nun­ca sé quién vie­ne y quién va!”, di­jo la con­de­sa con ju­gue­to­na des­apro­ba­ción.

Na­ci­da en Tu­rín, Cris­tia­na es la quinta de sie­te vás­ta­gos y la más jo­ven de las cua­tro hi­jas de Edoar­do Ag­ne­lli, cu­yo pa­dre, Gio­van­ni, fun­dó Fiat en 1899. Su her­mano Gian­ni se con­vir­tió en pre­si­den­te de la com­pa­ñía en 1966.

Cris­tia­na era una es­tu­dian­te de di­bu­jo de 19 años que vi­vía en Ro­ma, en la ca­sa de su her­ma­na Su­san­na, cuan­do co­no­ció a Brando, de 29 años, en una fies­ta en Cor­ti­na. Él vi­vía allí con Cla­ra, su her­ma­na. Los im­pe­ca­bles mo­da­les y el atrac­ti­vo clásico de Brando la con­quis­ta­ron rá­pi­da­men­te.

Por tras­cen­den­tal que fue­ra la unión de las fa­mi­lias Ag­ne­lli y Bran­do­li­ni, la bo­da de Cris­tia­na y Brando, ce­le­bra­da en Ro­ma en 1947, no fue una ce­le­bra­ción de­ma­sia­do gran­de. “Era un mal mo­men­to pa­ra Ita­lia, por los comunistas —ex­pli­ca ella—. Tu­vi­mos que es­con­der­nos un po­co”. Después de la mi­sa en San

A ntes de la ce­re­mo­nia, Brando le pro­pu­so a Cris­tia­na to­mar una de­ci­sión: “¿Te gus­ta­ría vi­vir en Ve­ne­cia o en el cam­po?”. Ella es­co­gió el cam­po. Vis­tor­ta se an­to­ja­ba el lu­gar ideal pa­ra criar una fa­mi­lia. La pro­pie­dad ha­bía si­do ad­qui­ri­da por el clan Bran­do­li­ni en el si­glo XVIII y la vi­lla fue cons­trui­da en 1870 por el tío abue­lo de su es­po­so, Gui­do, quien plan­tó 120 me­tros cua­dra­dos de vi­ñe­dos pa­ra ela­bo­rar vino pa­ra el con­su­mo lo­cal. Sin em­bar­go, los re­cién ca­sa­dos te­nían ya un tra­ba­jo a su me­di­da: la ca­sa, des­ha­bi­ta­da du­ran­te ca­si tres dé­ca­das, es­ta­ba prác­ti­ca­men­te des­pro­vis­ta de mue­bles y de­co­ra­ción. “To­do lo que ves aquí —co­men­ta Cris­tia­na— lo in­ven­ta­mos no­so­tros”. Con “no­so­tros” se re­fie­re, ade­más de a ella y a su es­po­so, al equi­po de en­sue­ño que crea­ron pa­ra ese co­me­ti­do: el de­co­ra­dor de in­te­rio­res ita­liano Ren­zo Mon­giar­dino y el pai­sa­jis­ta in­glés Rus­sell Pa­ge.

Vis­tor­ta lan­zó al es­tre­lla­to la ca­rre­ra de Mon­giar­dino. Cuan­do la con­de­sa lo co­no­ció en una fies­ta en Mi­lán “¡na­die sa­bía quién era!”, cuen­ta hoy. “¡Ven a ayu­dar­me!”, le pi­dió. Después de que la con­de­sa lo con­tra­ta­ra, su her­mano Gian­ni y su ami­go Sta­vros Niar­chos hi­cie­ron co­la pa­ra so­li­ci­tar sus ser­vi­cios. Rá­pi­da­men­te, el de­co­ra­dor se hizo con la lista de clien­tes más so­bre­sa­lien­te del si­glo XX.

Vis­tor­ta fue el re­sul­ta­do de un es­fuer­zo con­jun­to. Brando pro­por­cio­nó la di­rec­ción ini­cial del pro­yec­to, que se fue cons­tru­yen­do por fa­ses du­ran­te más de una dé­ca­da. “In­ten­té cap­tu­rar la at­mós­fe­ra de una mansión en una historia de Tur­gué­nev,” de­cla­ró en 1972 a Vo­gue. “Co­men­za­mos a com­prar objetos, a pin­tar co­sas —re­cuer­da Cris­tia­na—. A Ren­zo no le gus­ta­ba ca­si na­da nuevo, to­do te­nía que ser vie­jo. Lo que tra­ji­mos es muy bo­ni­to, pe­ro no de­ma­sia­do im­por­tan­te.”

Mien­tras tan­to, Rus­sell Pa­ge trans­for­mó por com­ple­to el pai­sa­je uni­for­me, con las Do­lo­mi­tas al fon­do, en un fron­do­so par­que ro­mán­ti­co. Plan­tó ár­bo­les ma­jes­tuo­sos y creó tres

Bar­to­lomeo all’Iso­la, una pe­que­ña ba­sí­li­ca del si­glo X a ori­llas del Tí­ber, Gian­ni ofre­ció una pe­que­ña re­cep­ción pa­ra la fa­mi­lia en su ca­sa del Tras­té­ve­re. A la iz­da., Cris­tia­na y su ma­ri­do, el con­de Brando Bran­do­li­ni d’Ad­da, con sus hi­jos Bran­dino,...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.