El Tru­co Es­tá en Mo­rir­se

Vi­vi­mos ba­jo la ti­ra­nía del ‘vir­tue sig­na­lling’, de nues­tro afán por mos­trar­nos an­te el res­to como se­res vir­tuo­sos y lle­nos de luz. Y no se duda en lin­char en las re­des al pri­me­ro que no se ri­ja por nues­tro có­di­go. Di­me a quién ma­cha­cas y te di­ré quién er

Vanity Fair (Spain) - - ZOOM - Javier Az­nar es li­cen­cia­do en Em­pre­sa­ria­les, aunque su vo­ca­ción siem­pre fue el pe­rio­dis­mo.

Ha­ce po­co me pre­gun­ta­ba un ami­go si creía que la ca­rre­ra de Woody Allen es­ta­ba sen­ten­cia­da. Si, tras ese cor­dón sa­ni­ta­rio a su al­re­de­dor, ve­re­mos con otros ojos la obra del di­rec­tor neo­yor­quino. Mi teo­ría es que no. Sus pe­lí­cu­las no lle­ga­rán a ar­der en la ho­gue­ra del ol­vi­do. Por­que a Woody Allen to­da­vía le fal­ta el gran tru­co fi­nal: mo­rir­se. Na­da re­va­lo­ri­za tan­to una ca­rre­ra ar­tís­ti­ca como es­ti­rar la pa­ta. Las pla­ñi­de­ras sa­len a las re­des so­cia­les pa­ra llo­rar al di­fun­to. Se su­ce­den los pa­ne­gí­ri­cos sen­ti­dos, los obi­tua­rios a to­da pá­gi­na y las edi­cio­nes es­pe­cia­les. Ya ocu­rrió al­go si­mi­lar con Mi­chael Jack­son, con­ver­ti­do en un pa­ria ha­cia el fi­nal de su ca­rre­ra, aco­rra­la­do y en­claus­tra­do en su ran­cho de Ne­ver­land, cual rey ago­ni­zan­te. Una vez ya ins­ta­la­do en el otro ba­rrio, lá­gri­mas, mu­si­ca­les y ho­me­na­jes. Lar­ga vi­da al Rey del Pop. To­dos te quie­ren cuan­do es­tás muer­to. Esta es una de esas cer­te­zas que de­be­rían es­tar es­cul­pi­das en már­mol.

El ca­so de Woody Allen ejem­pli­fi­ca có­mo vi­vi­mos ba­jo la ti­ra­nía del vir­tue sig­na­lling, de nues­tro afán por mos­trar­nos an­te el res­to como se­res vir­tuo­sos y lle­nos de luz. El tér­mino, acu­ña­do por el es­cri­tor Ja­mes Bart­ho­lo­mew, ha­ce re­fe­ren­cia a esa ob­se­sión por que­rer de­mos­trar: “Mí­ra­me, soy bue­na per­so­na”. Bus­ca­mos ata­jos en las re­des so­cia­les pa­ra trans­mi­tir esa idea, pro­cla­man­do en cuan­to po­de­mos que ama­mos a los ani­ma­les, que so­mos mo­der­nos, bue­nos pa­trio­tas, que no cree­mos en la homeopatía, que odia­mos la Co­mic Sans y que so­mos más lis­tos e ín­te­gros que to­dos los po­lí­ti­cos con los que nos ha to­ca­do vi­vir. Y no se duda en lin­char al que no se ri­ja por nues­tro có­di­go. Nues­tras la­pi­da­cio­nes vir­tua­les tie­nen ca­rác­ter iden­ti­ta­rio. Di­me a quién ma­cha­cas y te di­ré quién eres.

Por eso aho­ra hay ac­to­res que, sin jui­cio y sin prue­bas só­li­das, re­nie­gan de ha­ber tra­ba­ja­do pa­ra Woody Allen. Por­que lo que pri­ma por en­ci­ma del res­to, in­clu­so de la pre­sun­ción de inocen­cia, es pro­yec­tar vir­tud. Es pre­fe­ri­ble una con­de­na so­cial pre­ven­ti­va a la ig­no­mi­nia de ver tu nom­bre aso­cia­do al de una per­so­na non gra­ta. Allen es la ca­ja de fru­tas so­bre la que te ele­vas pa­ra no man­char­te de ba­rro los za­pa­tos mien­tras vo­ceas tus vir­tu­des an­te el pú­bli­co. Me re­cuer­da esa épo­ca en la que se pu­so de moda lle­var pul­se­ras apo­yan­do dis­tin­tas cau­sas. Te­nía­mos la ama­ri­lla de Arms­trong, unas en­tre­la­za­das de Ni­ke con­tra el ra­cis­mo o una azul por las víc­ti­mas del tsu­na­mi en Tai­lan­dia. Nues­tro nivel de com­pro­mi­so no co­no­cía más lí­mi­te que el co­do. Ha­bía que sa­lu­dar en el as­cen­sor y lle­var pul­se­ras si no que­rías pa­re­cer un so­ció­pa­ta. Por un eu­ro, un ac­ce­so­rio de moda y una con­cien­cia lim­pia con olor a la­van­da. Aho­ra, en vez de pul­se­ras, te­ne­mos tuits, opi­nio­nes en Fa­ce­book o posts en Ins­ta­gram. Más rá­pi­do y ma­yor al­can­ce. Y que to­do el mun­do vea lo bue­nos que so­mos. No va­yan a pen­sar por un ins­tan­te lo con­tra­rio. El otro día, du­ran­te el trans­cur­so de una ce­na en­tre ami­gos, uno di­jo que no le ha­bía gus­ta­do Call Me by Your Na­me. Se hi­zo un si­len­cio in­co­mo­dí­si­mo, como si aca­ba­ra de con­fe­sar un ho­rri­ble cri­men. De he­cho, tu­vo que jus­ti­fi­car su pos­tu­ra. Sim­ple­men­te le ha­bía re­sul­ta­do abu­rri­da. Pe­ro no­so­tros, cul­tu­re­tas ur­ba­ni­tas, so­fis­ti­ca­dos ada­li­des de la van­guar­dia, no pu­di­mos evi­tar pen­sar que aquel era un co­men­ta­rio arries­ga­do. ¿Y si no le ha gus­ta­do por­que es una his­to­ria de amor en­tre dos chi­cos? Las opi­nio­nes siem­pre ba­jo sos­pe­cha. Así es nues­tro tiempo. To­do es­to es al­go que, pre­ci­sa­men­te, ha en­ten­di­do muy bien Ti­mot­hée Cha­la­met, el jo­ven y ta­len­to­so pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la, que se ha apre­su­ra­do en re­ne­gar de su úl­ti­mo trabajo con Woody Allen. El cor­dón sa­ni­ta­rio. La pro­yec­ción de vir­tud. Por cier­to, a mí me en­can­tó Call Me by Your Na­me. Que cons­te en ac­ta, se­ño­res del ju­ra­do. �

HOY EN DÍA NA­DA RE­VA­LO­RI­ZA TAN­TO UNA CA­RRE­RA AR­TÍS­TI­CA COMO ES­TI­RAR LA PA­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.