COMO PE­RROS Y JAPOS

El ci­neas­ta Wes An­der­son re­co­ge en ‘Is­la de pe­rros’ (es­treno 20 de abril) al­gu­nas de sus ob­se­sio­nes más que­ri­das y me­nos co­no­ci­das. Si­ga esta bre­ve guía si no quie­re per­dér­se­las.

Vanity Fair (Spain) - - CONTENT - Por MA­NU PI­ÑÓN

Bre­ve guía pa­ra no per­der­se las ob­se­sio­nes de Wes An­der­son en Is­la de pe­rros.

Se pue­de ha­blar de al­go tan gran­de como un uni­ver­so per­so­nal pa­ra re­fe­rir­se al di­rec­tor de las co­sas pe­que­ñas? Da igual las veces que in­ten­ten imi­tar­lo, el estilo de Wes An­der­son (Hous­ton, 1969) es­tá com­pues­to por de­ta­lles y re­fe­ren­cias que ha­cen de su fil­mo­gra­fía al­go in­con­fun­di­ble. Las ma­le­tas de Louis Vuit­ton en Via­je a Dar­jee­ling, el chán­dal ro­jo de Adi­das en Los Te­nen­baums, las má­qui­nas de es­cri­bir, los to­ca­dis­cos re­tro… Su no­ve­na pe­lí­cu­la, una dis­to­pía sci-fi en la que los ca­nes han si­do ex­pul­sa­dos a un is­lo­te ver­te­de­ro, no es­ca­pa a esa pa­sión re­fe­ren­cia­do­ra. Pa­ra em­pe­zar, el tí­tu­lo ( Is­le of Dogs) sue­na como I Love Dogs (3). No es ca­sual que la cin­ta es­té am­bien­ta­da en Ja­pón, don­de el pe­rro Ha­chi­ko

( 1) es un em­ble­ma na­cio­nal. Ho­me­na­jes a Tos­hi­ro Mi­fu­ne, el ac­tor fe­ti­che de su ad­mi­ra­do Aki­ra Ku­ro­sa­wa (5), prés­ta­mos del ci­ne de mons­truos como God­zi­lla (9), la in­fluen­cia de los gra­ba­dos de Hi­ros­hi­ge y Ho­ku­sai (8), una cien­tí­fi­ca lla­ma­da Yo­ko Ono (4) in­ter­pre­ta­da por Yo­ko Ono. Is­la de pe­rros es tan ni­po­na que la mi­tad de sus per­so­na­jes ha­blan ja­po­nés… ¡y sin sub­tí­tu­los! (6). Cu­rio­sa­men­te, la is­la que ins­pi­ró a An­der­son es­ta­ba en la otra pun­ta del mun­do, en la ri­be­ra del Tá­me­sis

(2), a cin­co ki­ló­me­tros de los mis­mos es­tu­dios en los que ro­dó su otro fil­me de stop-mo­tion, Fan­tás­ti­co Sr. Fox, adap­ta­ción de un li­bro de Roald Dahl, cu­yo Ja­mes y el me­lo­co­tón gi­gan­te sir­ve tam­bién de re­fe­ren­cia. Como Stan­ley Ku­brick, al que hay va­rios gui­ños —bus­que un te­lé­fono ro­jo— y que se plan­teó ro­dar 2001: Una odi­sea del es­pa­cio con mo­nos au­tén­ti­cos, An­der­son qui­so ha­cer esta pe­lí­cu­la de ac­ción real. Pe­ro “no en­con­tra­mos pe­rros tan obe­dien­tes”. Por eso los “con­fec­cio­nó” con la la­na de sus tra­jes fa­vo­ri­tos (la al­pa­ca) (7). �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.