LA RE­VAN­CHA DE MAMBA NE­GRA

Des­pués de cal­mar su en­fa­do, Uma Thur­man ha­bló. Tras afir­mar que fue víc­ti­ma de aco­so se­xual por par­te del eje­cu­ti­vo Har­vey Weins­tein, la actriz ha he­cho tam­ba­lear tam­bién a Quen­tin Ta­ran­tino, quien co­no­cía la si­tua­ción. A la luz de las úl­ti­mas re­ve­la­cion

Vanity Fair (Spain) - - CONTENT -

Esta es la his­to­ria de afec­tos y trai­cio­nes en­tre Har­vey Weins­tein, Quen­tin Ta­ran­tino y la actriz Uma Thur­man.

La ven­gan­za nun­ca es un ca­mino rec­to. Es un bos­que. Y, como en un bos­que, es fá­cil per­der­se y ol­vi­dar por dón­de has ve­ni­do” (Sonny Chi­ba, ‘Kill Bill: Vo­lu­men 1’).

Cuan­do Quen­tin Ta­ran­tino co­no­ció a Uma Thur­man, pen­só que ha­bía en­con­tra­do a la Mia Wa­lla­ce de su ima­gi­na­ción. Sen­ta­dos en una me­sa del res­tau­ran­te Ivy en Los Án­ge­les, la actriz y el di­rec­tor, re­cién con­ver­ti­do en la pro­me­sa del ci­ne in­de­pen­dien­te gra­cias al éxi­to de su ópe­ra pri­ma, Re­ser­voir Dogs, en el fes­ti­val de Sun­dan­ce de 1992, char­la­ron du­ran­te tres ho­ras en lo que Ta­ran­tino re­cor­da­ría como una re­pre­sen­ta­ción real de la ce­na que ha­bía es­cri­to en el guion de Pulp Fic­tion, el fil­me que ro­da­rían jun­tos y lo­gra­ría al­zar­se como la pri­me­ra pe­lí­cu­la in­die en re­cau­dar más de 200 mi­llo­nes de dó­la­res en to­do el mun­do. Aquel es­pec­ta­cu­lar triun­fo trans­for­mó al ci­neas­ta en una es­tre­lla mun­dial y se­lló su re­la­ción con Mi­ra­max, la dis­tri­bui­do­ra que ha­bía apos­ta­do por su pri­me­ra cin­ta y que aho­ra se des­ha­cía en re­ve­ren­cias ha­cia él. Bob y Har­vey Weins­tein, los pro­pie­ta­rios de

Ala com­pa­ñía, eran due­ños del úl­ti­mo dia­man­te de Holly­wood, y muy pron­to tam­bién lo se­rían de su mu­sa. que­lla no­che en el res­tau­ran­te, sin em­bar­go, Uma Thur­man re­cha­zó el pa­pel de Mia Wa­lla­ce. Las es­ce­nas de vio­len­cia y la obs­ce­ni­dad de los diá­lo­gos, su­ma­do a que Ta­ran­tino no era to­da­vía ese “ve­ne­ra­do se­mi­diós”, en pa­la­bras de ella, ge­ne­ra­ron du­das en la in­tér­pre­te. Des­pués de la ce­na se mar­chó al ho­tel y no vol­vió a ver al di­rec­tor has­ta que re­gre­só a Nue­va York, don­de fi­nal­men­te se re­en­con­tra­ron en su apar­ta­men­to pa­ra en­sa­yar al­gu­nas es­ce­nas, tras la in­sis­ten­cia del ci­neas­ta. A los 23 años, y se­gún Ta­ran­tino, con el len­gua­je cor­po­ral “de una man­tis re­li­gio­sa”, Thur­man ya con­ta­ba con un gran es­treno como Las amis­ta­des pe­li­gro­sas, pe­ro su ca­rre­ra no ha­bía des­pe­ga­do del to­do aún. “Es­ta­ba en un mo­men­to com­pli­ca­do en mi vi­da —re­la­tó ella en una en­tre­vis­ta con Ja­mi Ber­nard, au­to­ra del li­bro Quen­tin Ta­ran­tino: The Man and His Mo­vies—. Quen­tin me con­ven­ció, me hi­zo sen­tir va­lien­te de nue­vo. Re­cu­pe­ró una se­gu­ri­dad en mí mis­ma que ha­bía si­do en­som­bre­ci­da por otras ex­pe­rien­cias”. De aquel ro­da­je sur­gi­ría una gran amis­tad en­tre ellos, ali­men­tan­do los ru­mo­res de una po­si­ble re­la­ción sen­ti­men­tal que am­bos des­min­tie­ron con eva­si­vas. “A veces las gran­des co­sas na­cen del sufrimiento. Pe­ro es­to vino de la ale­gría. Pu­ra ale­gría. To­dos los días vi­vía­mos una nue­va aven­tu­ra, una nue­va mon­ta­ña que es­ca­lar, y la es­ca­la­mos jun­tos. Fue ge­nial”, com­par­ti­ría la actriz tiempo des­pués so­bre la pro­duc­ción del fil­me. “Uma es­ta­ba en­tu­sias­ma­da con su per­so­na­je”, me cuen­ta Craig Ha­mann, con quien Ta­ran­tino ro­dó su pri­mer trabajo, My Best Friend’s Birth­day, inaca­ba­do. Ha­mann ejer­ció de con­sul­tor en Pulp Fic­tion y ayu­dó a Thur­man y al di­rec­tor a en­sa­yar la es­ce­na de la so­bre­do­sis. “Lo que

vi fue a dos bue­nos ami­gos tra­ba­jan­do jun­tos”, re­me­mo­ra por te­lé­fono des­de Ca­li­for­nia.

Har­vey Weins­tein se lle­vó a to­do el equi­po al Fes­ti­val de Can­nes, en 1994, del que sa­lie­ron con la Pal­ma de Oro y con­ver­ti­dos en ico­nos de fama pla­ne­ta­ria. Uma Thur­man ob­tu­vo una no­mi­na­ción al Os­car y Ta­ran­tino ga­nó la es­ta­tui­lla por me­jor guion ori­gi­nal. En la ga­la de los NYFCC Awards de aquel año, fue Thur­man quien, con lá­gri­mas en los ojos, le en­tre­gó a su ami­go el pre­mio a me­jor di­rec­tor. “Creo que una de las ra­zo­nes por las que to­dos te que­re­mos tan­to es que ofre­ces mu­cha vi­da. Me de­vol­vis­te co­sas que creí que nun­ca vol­ve­ría a te­ner: con­fian­za y ca­ri­ño, y lo apre­cio”, ex­pre­só la actriz en su dis­cur­so.

Soy su Mic­key Mou­se”, di­jo Ta­ran­tino so­bre la dis­tri­bui­do­ra de Weins­tein en una en­tre­vis­ta con The New York Ti­mes en 1997. “Mi­ra­max es la ca­sa que cons­tru­yó Quen­tin Ta­ran­tino”, ex­pre­sa­ría a su vez el pro­duc­tor. A par­tir del éxi­to de Pulp Fic­tion, Weins­tein, co­no­ci­do por su ten­den­cia a edi­tar las pe­lí­cu­las sin mi­ra­mien­tos y desatar su fu­ria con­tra quien se pu­sie­ra en su ca­mino, tra­ta­ría al ci­neas­ta con los ma­yo­res pri­vi­le­gios. Le pro­por­cio­nó su pro­pia dis­tri­bui­do­ra, Ro­lling Thun­der, con la que Ta­ran­tino po­dría ad­qui­rir cua­tro cin­tas al año, y le com­pró los de­re­chos de va­rias no­ve­las en las que es­ta­ba in­tere­sa­do. Se­gún se co­men­ta­ba en la in­dus­tria, el re­par­to de be­ne­fi­cios que Ta­ran­tino fir­mó con Weins­tein no te­nía pre­ce­den­tes. “Uno de los gran­des se­cre­tos que nos ha per­mi­ti­do tra­ba­jar jun­tos du­ran­te tan­to tiempo es que a Har­vey le gus­tan mu­cho mis pe­lí­cu­las”, di­jo en otra oca­sión. Law­ren­ce Ben­der, el pro­duc­tor que lo­gró con­ven­cer a Har­vey Kei­tel pa­ra par­ti­ci­par en Re­ser­voir Dogs cuan­do Ta­ran­tino era un des­co­no­ci­do y fun­dó la pro­duc­to­ra A Band Apart jun­to al di­rec­tor, com­ple­ta­ba el in­flu­yen­te triun­vi­ra­to.

En me­dio de to­dos ellos es­ta­ba Uma Thur­man. La in­tér­pre­te apa­re­ce­ría en otros clá­si­cos de Mi­ra­max como Beau­ti­ful Girls, jun­to a Mi­ra Sor­vino (quien ha­cía po­co se ha­bía lle­va­do un Os­car por Po­de­ro­sa Afro­di­ta, tam­bién de la dis­tri­bui­do­ra), y al­gu­nos tí­tu­los mi­no­ri­ta­rios como Va­tel. Pe­ro fue su in­ter­pre­ta­ción de Mia Wa­lla­ce, la pro­ta­go­nis­ta de Pulp Fic­tion, lo que la con­vir­tió en icono in­die y cris­ta­li­zó la ima­gen de Ta­ran­tino y ella como la vi­sión idea­li­za­da de la re­la­ción en­tre un di­rec­tor y su mu­sa. “Es una ge­nial co­ne­xión que sur­gió cuan­do ro­dá­ba­mos la pe­lí­cu­la —di­jo el ci­neas­ta en una en­tre­vis­ta con Ro­lling Sto­ne—. Von Stern­berg te­nía a Mar­le­ne Die­trich; Hitch­cock, a In­grid Berg­man; An­dré Té­chi­né, a Cat­he­ri­ne De­neu­ve. Se tra­ta de un víncu­lo es­pe­cial del que me enor­gu­llez­co, y, con suer­te, al­gún día la gen­te se re­fe­ri­rá a mí y a Uma como a ellos”. Fas­ci­na­do por su be­lle­za hip­no­ti­za­do­ra, sen­ti­mien­to de­la­ta­do en los es­té­ti­cos pla­nos de la actriz y en con­cre­to de sus pies (fue idea su­ya que lu­cie­ra pan­ta­lo­nes cor­ta­dos por en­ci­ma de los to­bi­llos pa­ra que des­ta­ca­ran más cuan­do bai­la­ba twist con John Tra­vol­ta), Ta­ran­tino de­ci­dió en­ton­ces ren­dir­le ho­nor como me­jor sa­bía: es­cri­bien­do un guion pa­ra ella.

La idea de Kill Bill sur­gió en un bar du­ran­te la pro­duc­ción de Pulp Fic­tion, don­de ape­nas en unos mi­nu­tos el di­rec­tor y la in­tér­pre­te di­bu­ja­ron el per­so­na­je de una ase­si­na que re­gre­sa de un co­ma pa­ra ven­gar­se de los miem­bros de su an­ti­gua ban­da. A Thur­man se le ocu­rrió el nom­bre de Bea­trix, y él eli­gió el ape­lli­do, Kid­do (“Cuan­do me gus­ta una chi­ca de ver­dad la lla­mo ‘kid­do”, di­ría más tar­de). Esa no­che Ta­ran­tino es­cri­bió un par de pá­gi­nas, que que­da­ron ol­vi­da­das en un ca­jón has­ta una dé­ca­da des­pués, cuan­do en la fies­ta de Mi­ra­max de los Os­car del año 2000, Thur­man, que ha­bía acu­di­do acom­pa­ña­da de su ma­ri­do, Et­han Haw­ke, le pre­gun­tó qué ha­bía pa­sa­do con la his­to­ria de aque­lla no­via con sed de jus­ti­cia. “¿Va­mos a ha­cer Kill Bill?”, le pre­gun­tó. “Al­gún día, al­gún día”, res­pon­dió Ta­ran­tino. Esa mis­ma ma­dru­ga­da el di­rec­tor re­cu­pe­ró las pá­gi­nas y se las lle­vó por su cum­plea­ños. “Aquí es­tá tu re­ga­lo, voy a ter­mi­nar de es­cri­bir Kill Bill. En dos se­ma­nas”. Al fi­nal tar­dó un año y tres me­ses, pe­ro cum­plió su pro­me­sa.

Es­tre­na­da en dos par­tes en­tre 2003 y 2004, Kill Bill fue re­ci­bi­da como un ho­me­na­je al em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino. “Es po­si­ble que Thur­man sin­tie­ra que su re­tra­to de la vio­len­cia con­tra las mu­je­res era una crí­ti­ca ar­tís­ti­ca y una re­in­ter­pre­ta­ción de la clá­si­ca his­to­ria mi­só­gi­na —me ex­pli­ca Ma­ri Mu­rao, psi­có­lo­ga es­pe­cia­li­za­da en ac­to­res con ba­se en Los Án­ge­les—. Ima­gino que acep­tó par­ti­ci­par en Kill Bill por­que se con­si­de­ra­ba una alia­da en es­te nue­vo re­la­to fe­mi­nis­ta so­bre la ven­gan­za”. Si Jac­kie Brown fue una ce­le­bra­ción de la re­si­lien­cia de su ma­dre, una mu­jer sol­te­ra de ori­gen hu­mil­de que lo­gró sa­lir ade­lan­te, con Bea­trix Kid­do, Ta­ran­tino dio un pa­so más. “La vez que más he es­cri­to con al­guien en men­te fue en Kill Bill, con Uma —di­jo el di­rec­tor en 2009—. Es un fil­me do­lo­ro­sa­men­te per­so­nal”. Aquel fue, sin em­bar­go, su úl­ti­mo trabajo jun­tos.

Aunque en­ton­ces no ex­pli­ca­ron su dis­tan­cia­mien­to, al­gu­nas de sus de­cla­ra­cio­nes en los años pos­te­rio­res al es­treno evi­den­cia­ron que al­go ha­bía su­ce­di­do en­tre am­bos. En una en­tre­vis­ta con Ro­lling Sto­ne en 2004, Thur­man dis­cu­tía su pa­pel como mu­sa del di­rec­tor. “No sé có­mo me sien­to. ¿Qué sig­ni­fi­ca ser una mu­sa? Lo di­go en se­rio, no sé lo que sig­ni­fi­ca. (...) Creo que es­cu­ché a Quen­tin, le di mis opi­nio­nes, y me ma­té in­ten­tan­do que hi­cie­ra una gran pe­lí­cu­la. Pe­ro no pa­sé mu­cho tiempo en un pe­des­tal ha­cien­do de mu­sa”. Y con­ti­nua­ba des­pués: “¿Por qué Quen­tin me ha­ce es­tas co­sas? Siem­pre me es­tá ma­cha­can­do, cu­brién­do­me de ba­rro y ha­cien­do que me dis­pa­ren en la ca­ra con una es­co­pe­ta. ¿Qué dia­blos es esta mier­da? Di­ce que me quie­re, ¿pe­ro qué ti­po de amor es ese?”. Hu­bo que es­pe­rar pa­ra que es­tas pa­la­bras co­bra­ran su sen­ti­do com­ple­to.

El pa­sa­do oc­tu­bre, más de 20 años des­pués, una pe­rio­dis­ta del ca­nal Ac­cess Holly­wood se acer­có a Thur­man du­ran­te el es­treno de su de­but en Broad­way, The Pa­ri­sian Wo­man, y le pre­gun­tó qué opi­na­ba so­bre los re­cien­tes tes­ti­mo­nios de ac­tri­ces que ha­bían de­nun­cia­do ser víc­ti­mas de aco­so se­xual. “Creo que es ad­mi­ra­ble. Pe­ro no ten­go una res­pues­ta pa­ra ti aho­ra mis­mo — di­jo Thur­man, ha­cien­do es­fuer­zos por con­te­ner la ra­bia—. Voy a es­pe­rar a es­tar me­nos en­fa­da­da. Cuan­do es­té pre­pa­ra­da, di­ré

“Lo que vi fue a dos bue­nos ami­gos tra­ba­jan­do jun­tos”, afir­ma Craig Ha­mann so­bre Thur­man y Ta­ran­tino du­ran­te el ro­da­je de ‘Pulp Fic­tion’

lo que ten­go que de­cir”. Ape­nas unos días an­tes, The New York Ti­mes y The New Yor­ker des­cu­brían el su­pues­to pa­trón de abu­sos que el pro­duc­tor Har­vey Weins­tein ha­bía co­me­ti­do con­tra una do­ce­na de in­tér­pre­tes, en­tre ellas Angelina Jo­lie, Gwy­neth Pal­trow, Salma Hayek, Rose McGowan, Mi­ra Sor­vino o Lu­pi­ta Nyong’o, quie­nes en los pri­me­ros días y las se­ma­nas si­guien­tes sa­lie­ron a la luz pú­bli­ca pa­ra com­par­tir sus tes­ti­mo­nios. Agre­si­vas in­si­nua­cio­nes se­xua­les, acer­ca­mien­tos in­de­sea­dos, ba­tas que se abrían, ma­sa­jes no so­li­ci­ta­dos y, en el ca­so de McGowan, una acu­sa­ción de vio­la­ción, jun­to con un com­ple­jo sis­te­ma de ame­na­zas, es­pio­na­je y acuer­dos de con­fi­den­cia­li­dad que man­tu­vo to­do ocul­to du­ran­te años. Ta­ran­tino di­jo en­ton­ces: “Sa­bía lo su­fi­cien­te como pa­ra ha­ber he­cho más de lo que hi­ce”. ¿Es­ta­ba Uma Thur­man tam­bién en­tre sus víc­ti­mas? Al mes si­guien­te la actriz subió un fo­to­gra­ma de Kill Bill a Ins­ta­gram y es­cri­bió: “¡Fe­liz Ac­ción de Gra­cias pa­ra to­dos! (me­nos pa­ra ti, Har­vey, y to­dos tus mal­va­dos cons­pi­ra­do­res. Me ale­gro de que es­té sien­do len­to, no te me­re­ces una ba­la)”. ¿Cuál era la ra­zón de su en­fa­do? ¿Qué ha­bía ocu­rri­do en­tre ella y Har­vey Weins­tein?

El 3 de fe­bre­ro Uma Thur­man ha­bló. En una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a The New York Ti­mes, re­ve­ló que era otra de las víc­ti­mas del pro­duc­tor, quien la ha­bría agre­di­do se­xual­men­te en dos oca­sio­nes, una de ellas en Pa­rís, en su ha­bi­ta­ción de ho­tel, y de nue­vo en Lon­dres, don­de la em­pu­jó e in­ten­tó aba­lan­zar­se so­bre ella. Al en­fren­tar­se a él, Weins­tein su­pues­ta­men­te ame­na­zó con des­truir su ca­rre­ra. Thur­man le con­tó lo su­ce­di­do a Ta­ran­tino, pe­ro no le dio ma­yor im­por­tan­cia, y la in­tér­pre­te con­ti­nuó par­ti­ci­pan­do en va­rias pe­lí­cu­las de la com­pa­ñía, aunque, se­gún co­men­ta­ba un eje­cu­ti­vo ci­ta­do en el ar­tícu­lo, Thur­man “ya no le da­ba ni la ho­ra” al pro­duc­tor. No fue has­ta 2001, en la pre­pa­ra­ción de Kill Bill, cuan­do la actriz vol­vió a re­cor­dar­le al di­rec­tor la gra­ve­dad de la agre­sión e hi­zo que Weins­tein se dis­cul­pa­ra.

El tes­ti­mo­nio de Thur­man, sin em­bar­go, ha aca­ba­do sal­pi­can­do a Ta­ran­tino de for­ma ines­pe­ra­da. La pis­ta es­ta­ba en el fo­to­gra­ma que ha­bía pu­bli­ca­do en su Ins­ta­gram unos me­ses an­tes. Du­ran­te el ro­da­je de Kill Bill: Vo­lu­men II, re­ve­ló Thur­man, el rea­li­za­dor la con­ven­ció pa­ra que ro­da­ra ella mis­ma la es­ce­na en la que con­du­ce el des­ca­po­ta­ble pa­ra en­con­trar­se con Bill, a pe­sar de que la in­tér­pre­te ma­ni­fes­tó sus du­das so­bre el es­ta­do de la ca­rre­te­ra y del co­che. Una cur­va ines­pe­ra­da hi­zo que el au­to­mó­vil per­die­ra el con­trol y cho­ca­ra con­tra un ár­bol, y las ro­di­llas y el cue­llo de Thur­man se da­ña­ron “de for­ma per­ma­nen­te”. Des­pués de re­cu­pe­rar­se, Thur­man pi­dió una co­pia del ví­deo del ac­ci­den­te, pe­ro Weins­tein, Law­ren­ce Ben­der y el pro­duc­tor E. Ben­nett Walsh, de­nun­ció ella, se ne­ga­ron a en­se­ñár­se­lo. Ta­ran­tino, se­ña­ló Thur­man, tam­po­co ac­ce­dió a mos­trar­le la gra­ba­ción, lo que pro­vo­có gra­ves pe­leas en­tre los dos y rom­pió la con­fian­za que tan­to los ha­bía uni­do.

En el ar­tícu­lo se mez­cló el re­la­to de dos es­ce­nas que Ta­ran­tino de­ci­dió interpretar con la actriz: era él quien la aho­ga­ba con una ca­de­na y quien, fue­ra de cá­ma­ra, es­cu­pía so­bre el ros­tro de Thur­man en Kill Bill. Mu­chos en­ten­die­ron es­tos he­chos como un ges­to de vio­len­cia con­tra ella, con­tri­bu­yen­do a la po­lé­mi­ca so­bre el pa­pel del di­rec­tor en el cli­ma de aco­so en la in­dus­tria y en par­ti­cu­lar en re­la­ción con Weins­tein, da­do que era uno de sus co­la­bo­ra­do­res más es­tre­chos.

Ta­ran­tino ha ad­mi­ti­do que sa­bía que el pro­duc­tor ha­bía ata­ca­do a Thur­man, y tam­bién a Mi­ra Sor­vino, con quien el di­rec­tor man­tu­vo una re­la­ción sen­ti­men­tal en los no­ven­ta. Sor­vino con­tó en The New Yor­ker que tu­vo que huir del con­tac­to fí­si­co de Weins­tein y que una vez se pre­sen­tó en su apar­ta­men­to des­pués de me­dia­no­che. Ta­ran­tino en­mar­có esos com­por­ta­mien­tos den­tro del tí­pi­co ca­so del “eje­cu­ti­vo que per­si­gue a su se­cre­ta­ria” de los años se­sen­ta, “como si eso hu­bie­ra es­ta­do bien al­gu­na vez”, re­co­no­ció en una en­tre­vis­ta con Dead­li­ne en res­pues­ta al es­cán­da­lo. “Creo que la for­ma como in­fra­va­lo­ró las de­nun­cias de Mi­ra Sor­vino es tí­pi­ca de un hom­bre en­si­mis­ma­do que quie­re vol­ver a su te­ma (él mis­mo o el ci­ne) lo an­tes po­si­ble —me di­ce Ja­mi Ber­nard, au­to­ra de una de las pri­me­ras bio­gra­fías so­bre Ta­ran­tino y quien tu­vo con­tac­to con el ci­neas­ta en sus ini­cios—. Pro­ba­ble­men­te asu­mió, como ha ex­pre­sa­do, que el in­te­rés de Har­vey por Mi­ra era una si­tua­ción ais­la­da de­bi­do a su atrac­ti­vo”.

Por qué Ta­ran­tino no pu­so freno al com­por­ta­mien­to del pro­duc­tor? “Har­vey Weins­tein re­pre­sen­ta­ba el di­ne­ro. To­do se tra­ta de di­ná­mi­cas de po­der — se­ña­la Larry Shaw, psi­có­lo­go es­pe­cia­li­za­do en la in­dus­tria de Holly­wood—. Ta­ran­tino es muy po­de­ro­so, pe­ro el que le per­mi­tía ha­cer su estilo de pe­lí­cu­las era Weins­tein, y por eso mi­ra­ba a otro la­do”. Pe­ter Bis­kind, au­tor de Se­xo, men­ti­ras y Holly­wood, un ilus­tra­ti­vo aná­li­sis del po­der de Mi­ra­max, es­cri­bía en su li­bro: “Cuan­do em­pie­za a acer­car­se la fe­cha de es­treno, los im­pli­ca­dos ya han si­do con­ven­ci­dos de que ai­rear la ro­pa su­cia no ayu­da a na­die, y me­nos a la pe­lí­cu­la, lo más im­por­tan­te”. A es­to se su­ma, a su vez, el víncu­lo de de­pen­den­cia en­tre un ac­tor y su di­rec­tor. “En Holly­wood exis­te la men­ta­li­dad del rea­li­za­dor po­de­ro­so al que to­dos quie­ren agra­dar —con­ti­núa Shaw—. Los ac­to­res con­sien­ten y ac­ce­den a sus pe­ti­cio­nes ba­jo el mie­do de per­der la opor­tu­ni­dad de vol­ver a tra­ba­jar con él”. Se­gún se ha co­no­ci­do más tar­de, Weins­tein, tras ser re­cha­za­do por la actriz, ve­tó a Mi­ra Sor­vino de pro­yec­tos como El se­ñor de los ani­llos.

Weins­tein res­pon­dió al tes­ti­mo­nio de Uma Thur­man ad­mi­tien­do que le pi­dió dis­cul­pas por un acer­ca­mien­to tor­pe pe­ro que las acu­sa­cio­nes de aco­so eran fal­sas, y se pre­gun­tó: “¿Por qué ha es­pe­ra­do 25 años pa­ra ha­blar de es­te in­ci­den­te?”. Se tra­ta de una cues­tión que mu­chos se han plan­tea­do a raíz del mo­vi­mien­to. ¿Por qué Thur­man y las de­más víc­ti­mas no de­nun­cia­ron an­tes? “En pri­mer lu­gar, exis­te un gran sen­ti­mien­to de ver­güen­za, se pre­gun­tan si ellas lo pro­vo­ca­ron, si en­via­ron al­gu­na se­ñal Mónica Par­ga es pe­rio­dis­ta y, por co­sas de la vi­da, se acuer­da del día y la ho­ra exac­ta que vio ‘Pulp Fic­tion’.

“Soy víc­ti­ma, pe­ro a la vez par­ti­ci­pé en el en­cu­bri­mien­to. Es una dua­li­dad muy ex­tra­ña”, di­jo Thur­man acer­ca del ca­so Weins­tein

equi­vo­ca­da —me ex­pli­ca Den­nis Pa­lum­bo, psi­co­te­ra­peu­ta con ex­pe­rien­cia en el sector crea­ti­vo—. Y en se­gun­do lu­gar, si el aco­sa­dor se­xual es al­guien muy po­de­ro­so, la víc­ti­ma tiene mie­do de no le crean. Las di­ná­mi­cas de po­der cau­san que es­tos ca­sos no se denuncien en mu­cho tiempo. Una de las ra­zo­nes por las que el mo­vi­mien­to #MeToo es tan im­por­tan­te es que es­tá di­cien­do a las víc­ti­mas que no tie­nen por qué es­tar ca­lla­das, que no ha­brá cas­ti­go pa­ra ellas si ha­blan”. Con el des­per­tar del #MeToo a fi­na­les del año pa­sa­do, Thur­man qui­so en­fren­tar­se a sus pro­pias vi­ven­cias y vol­vió a con­tac­tar con el di­rec­tor pa­ra pe­dir­le la gra­ba­ción. Ta­ran­tino, asediado qui­zá por los fan­tas­mas del pa­sa­do, se pu­so a la bús­que­da de la cin­ta y dio con ella en­tre ca­jas de ne­ga­ti­vos en un al­ma­cén. “Es­ta­ba fe­liz cuan­do en­con­tra­mos el ví­deo del ac­ci­den­te, por­que iba a po­der pre­sen­tár­se­lo a Uma —com­par­tió el ci­neas­ta—. Ha­bía un ele­men­to de cie­rre”.

“Sé que Quen­tin res­pe­ta mu­chí­si­mo a Uma como actriz y como per­so­na, es al­go que me ha di­cho él mis­mo en al­gu­na oca­sión”, me cuen­ta Craig Ha­mann, ami­go del rea­li­za­dor. La re­la­ción en­tre el di­rec­tor y la in­tér­pre­te ha vi­vi­do su pro­pio ca­mino al mar­gen de las cá­ma­ras. “Te­ne­mos una his­to­ria lar­ga y com­pli­ca­da. He­mos es­ta­do li­dian­do con es­to du­ran­te 22 años”, di­jo Ta­ran­tino tras el tes­ti­mo­nio de Thur­man so­bre el ac­ci­den­te; su “ma­yor arre­pen­ti­mien­to”, ex­pre­só. “So­mos de las per­so­nas más cer­ca­nas que te­ne­mos en nues­tras vi­das el uno pa­ra el otro”. Se­gún re­ve­ló el ci­neas­ta, ha­bían re­cu­pe­ra­do la con­fian­za po­co des­pués del es­treno de la se­gun­da par­te de Kill Bill, al­re­de­dor de 2005, a raíz de un even­to de pren­sa en el que coin­ci­die­ron. “Es­tá­ba­mos bien, pe­ro no éra­mos los ami­gos cer­ca­nos que habíamos si­do”, con­ta­ba el di­rec­tor. Po­co des­pués com­par­tie­ron una ce­na y “ha­bla­mos so­bre el te­ma del co­che, y to­dos los re­sen­ti­mien­tos que [Thur­man] te­nía con­tra mí. (...) Lo sa­ca­mos to­do, y he­mos si­do fan­tás­ti­cos ami­gos des­de en­ton­ces”. El equi­po de Pulp Fic­tion vol­vió a re­unir­se en el Fes­ti­val de Can­nes de 2014 pa­ra ce­le­brar el 20º aniver­sa­rio de la pe­lí­cu­la que brin­dó la úni­ca no­mi­na­ción al Os­car de Thur­man, re­lan­zó la ca­rre­ra de John Tra­vol­ta y con­vir­tió a Mi­ra­max en un ju­ga­dor cla­ve de la in­dus­tria. En la al­fom­bra ro­ja, Ta­ran­tino se pu­so a bai­lar imi­tan­do la mí­ti­ca es­ce­na an­te las ri­sas de la actriz, quien lo abra­zó des­pués afec­tuo­sa­men­te. Un mes más tar­de un pa­pa­raz­zi los ca­za­ba a am­bos dán­do­se un be­so, pe­ro no tras­cen­die­ron más de­ta­lles y la in­cóg­ni­ta so­bre su po­si­ble ro­man­ce si­guió en el ai­re (Thur­man aca­ba­ba de rom­per con Ar­pad Bus­son, con quien tiene una hi­ja). Aquel año asis­tió a va­rios even­tos or­ga­ni­za­dos por Har­vey Weins­tein, aho­ra al fren­te de The Weins­tein Com­pany: en una fo­to­gra­fía apa­re­ce be­san­do el ros­tro del pro­duc­tor en una fies­ta de los Glo­bos de Oro, y en 2016, to­man­do el brunch jun­to a él en un even­to de pro­mo­ción de Los odio­sos ocho, la úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Ta­ran­tino. Tam­bién coin­ci­dió con el em­pre­sa­rio en una ga­la en Nue­va York de am­fAR, or­ga­ni­za­ción benéfica de la que Weins­tein fue par­te esen­cial y pa­ra la que li­de­ra­ba re­cau­da­cio­nes mi­llo­na­rias. Los abo­ga­dos del pro­duc­tor se han ser­vi­do aho­ra de en­cuen­tros como es­tos pa­ra in­ten­tar me­nos­ca­bar las acu­sa­cio­nes de sus su­pues­tas víc­ti­mas, ale­gan­do que, por ejem­plo, Meryl Streep y Jennifer Law­ren­ce afir­ma­ron ha­ber si­do tra­ta­das siem­pre con co­rrec­ción. (Am­bas han cri­ti­ca­do du­ra­men­te a Weins­tein por uti­li­zar sus pa­la­bras, ha­cién­do­le re­ca­pi­tu­lar). Las pa­la­bras de Thur­man de­jan ver aho­ra el con­flic­to que man­tu­vo du­ran­te tan­tos años como ob­je­to del pre­sun­to aco­so de Weins­tein y al mis­mo tiempo fiel co­la­bo­ra­do­ra de sus pe­lí­cu­las. “El sen­ti­mien­to com­pli­ca­do que ten­go so­bre Har­vey es lo mal que me sien­to por to­das las mu­je­res que fue­ron ata­ca­das des­pués de mí — di­jo la actriz—. Soy una de las ra­zo­nes por las que al­gu­nas jó­ve­nes en­tra­ron so­las en su ha­bi­ta­ción como hi­ce yo. (...) Soy víc­ti­ma de ello, pe­ro a la vez par­ti­ci­pé en el en­cu­bri­mien­to. Es una dua­li­dad muy ex­tra­ña”. Se­gún ha re­ve­la­do Ta­ran­tino, apo­yó a la in­tér­pre­te en su de­ci­sión de ha­blar pú­bli­ca­men­te. “Sa­bía que su ar­tícu­lo iba a sa­lir a la luz. Uma y yo lo ha­bla­mos du­ran­te mu­cho tiempo”, di­jo el di­rec­tor. Ta­ran­tino nun­ca des­car­tó ro­dar una ter­ce­ra par­te de Kill Bill, aunque sa­bía que ella no se­ría su pro­ta­go­nis­ta. Hoy es di­fí­cil no encontrar pa­ra­le­lis­mos en­tre aque­lla his­to­ria que con­ci­bió ha­ce dos dé­ca­das como un ho­me­na­je a su mu­sa y la ba­ta­lla que es­tá li­bran­do en tiem­pos del #MeToo. “Uma Thur­man to­da­vía es­tá en su via­je del hé­roe. Aquel cuen­to de con­fian­za, trai­ción, odio y re­den­ción se es­tá re­pro­du­cien­do en el ac­tual des­per­tar de su his­to­ria —me di­ce la psi­có­lo­ga Ma­ri Mu­rao—. Su va­len­tía a la ho­ra de ha­blar pú­bli­ca­men­te con su re­la­to de trai­ción por par­te de Weins­tein y Ta­ran­tino es un in­ten­to de re­di­mir su do­lor y trans­for­mar­lo en otro ca­pí­tu­lo”. Como de­cía el per­so­na­je de Mi­chael Mad­sen en el fil­me: “Esa mu­jer me­re­ce ven­gar­se”. Uma Thur­man to­da­vía conserva su ka­ta­na Hat­to­ri Han­zõ. �

NE­GO­CIOS A QUE­MA­RRO­PA Uma Thur­man y Har­vey Weins­tein, en Nue­va York, en enero de 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.