CUES­TIO­NA­RIO PROUST

Na­ció en Ir­lan­da, pe­ro lle­va 40 años en Es­pa­ña. Aunque su hé­roe de fic­ción es Ham­let, ha con­sa­gra­do su vi­da al poe­ta gra­na­dino. El his­pa­nis­ta y es­cri­tor (Du­blín, 1939) re­edi­ta ‘El ase­si­na­to de Fe­de­ri­co García Lor­ca’ (Edi­cio­nes B) y re­ve­la su le­ma: “Reír e

Vanity Fair (Spain) - - CONTENT -

Ian Gib­son.

¿Cuál es su idea de la fe­li­ci­dad per­fec­ta? Es­tar en una tum­bo­na de­ba­jo de una pal­me­ra a ori­llas del Me­di­te­rrá­neo, con un sol aca­ri­cia­dor, una no­ve­la que me agarra, una co­pa de buen vino al al­can­ce de la mano y, den­tro de un par de ho­ras, un en­cuen­tro con ami­gos. ¿Cuál es su gran mie­do? Te­ner que ser em­pu­ja­do por el pa­seo ma­rí­ti­mo en un ca­rri­to, una car­ga pa­ra mí mis­mo y los de­más. ¿Cuál es el ras­go que más le des­agra­da de sí mis­mo? La au­to­ab­sor­ción. ¿Cuál es el ras­go que más le des­agra­da de los de­más? La hi­po­cre­sía. ¿Quién es la per­so­na vi­va a la que más ad­mi­ra? No se me ocu­rre na­die. ¿Cuál es su es­ta­do de áni­mo ac­tual? Re­gu­lar, pe­ro ten­dien­do a po­si­ti­vo. ¿En qué oca­sio­nes re­cu­rre a la men­ti­ra? Me cues­ta mu­cho de­cir que no, que se­ría más fá­cil y digno, y re­cu­rro de­ma­sia­do a me­nu­do a pe­que­ñas men­ti­ras —“Lo sien­to, es­ta­ré en­ton­ces en Fran­cia”— pa­ra evi­tar com­pro­me­ter­me. ¿Qué es lo que me­nos le gus­ta de su as­pec­to? Mi na­riz de bo­xea­dor, me gus­ta­ría te­ner­la grie­ga. ¿Qué per­so­na vi­va le ins­pi­ra más des­pre­cio? Do­nald Trump, sin lu­gar a du­das. ¿Qué pa­la­bras o fra­ses uti­li­za con de­ma­sia­da fre­cuen­cia? Como ca­si to­dos los his­pa­no­par­lan­tes: “Va­le”. ¿Qué o quién es el gran amor de su vi­da? Las ma­ris­mas de Do­ña­na en in­vierno y al ama­ne­cer. ¿Cuán­do y dón­de fue más fe­liz? Una ma­ña­na de sol, ha­ce ya mi­les de años, en una is­la del sur de Ir­lan­da. Con ella, por su­pues­to. ¿Qué ta­len­to le gus­ta­ría te­ner? El don —no me bas­ta­ría el ta­len­to— de la mú­si­ca. ¿Cuál, con­si­de­ra, es su gran lo­gro? Ha­ber con­se­gui­do es­cri­bir mi bio­gra­fía de García Lor­ca, lo cual no quie­re de­cir que no sea cons­cien­te de sus de­fi­cien­cias. ¿Dón­de le gus­ta­ría vi­vir? Don­de es­toy, en Es­pa­ña, pe­ro con tiempo de so­bra pa­ra re­co­rrer­la bien. Por­tu­gal in­clui­do, por su­pues­to. ¿Cuál es su bien más pre­cia­do? Un Ro­man­ce­ro gi­tano fir­ma­do por su au­tor en Valencia en 1934. ¿Cuál es pa­ra us­ted la má­xi­ma ex­pre­sión de la mi­se­ria? El vi­vir ob­se­sio­na­do con aho­rrar ri­que­za. ¿Qué es lo que más va­lo­ra en sus ami­gos? Que me si­gan ha­blan­do como si no exis­tie­ra el pa­so del tiempo. ¿Quié­nes son sus es­cri­to­res fa­vo­ri­tos? Joy­ce, Proust, Sha­kes­pea­re, Ver­lai­ne, Cer­van­tes, Lor­ca… ¿Quién es su hé­roe de fic­ción? Si hu­bie­ra que ele­gir, Ham­let. ¿Quié­nes son sus hé­roes reales? No creo te­ner. ¿Con qué per­so­na­je his­tó­ri­co se sien­te más iden­ti­fi­ca­do? En­tre los es­pa­ño­les, In­da­le­cio Prie­to. ¿Cuál es su gran pe­sar? No ha­ber te­ni­do una ado­les­cen­cia más se­xual­men­te li­bre. ¿Có­mo le gus­ta­ría mo­rir? Sin do­lor y dis­fru­tan­do in­ten­sa­men­te ca­da se­gun­do. ¿Cuál es su le­ma? “Reír es la úni­ca sa­li­da”. Lo he to­ma­do de Bue­na­fuen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.