EN PRI­VA­DO

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS -

Pu­bli­ca­mos en ex­clu­si­va el ade­lan­to de las me­mo­rias de

Ja­mes Cos­tos, que des­ve­la su vi­sión de sus años co­mo em­ba­ja­dor en Es­pa­ña.

Lle­gó a Es­pa­ña en sep­tiem­bre de 2013 y la Em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos se con­vir­tió en un pun­to de en­cuen­tro pa­ra em­pren­de­do­res, po­lí­ti­cos, ar­tis­tas, pe­rio­dis­tas o em­pre­sa­rios. Lo­gró va­rios hi­tos: traer a Es­pa­ña a Ba­rack y Mi­che­lle Oba­ma por se­pa­ra­do o que en nues­tro país se ro­da­ra ‘Jue­go de tro­nos’. Aho­ra, el exem­ba­ja­dor JA­MES COS­TOS na­rra en sus me­mo­rias, coes­cri­tas con SAN­TIA­GO RON­CA­GLIO­LO — y que ade­lan­ta­mos en ex­clu­si­va—, las in­ti­mi­da­des de esos en­cuen­tros, sus ci­tas con los re­yes, el ca­ra a ca­ra con Ra­joy y has­ta las trai­cio­nes de Pa­blo Igle­sias.

Vi­vi­mos en tiem­pos muy in­for­ma­les. Pre­fe­ri­mos lo prác­ti­co a lo ele­gan­te y ya ni si­quie­ra los pre­si­den­tes se po­nen cor­ba­ta to­do el tiem­po. Sin em­bar­go, la pre­sen­ta­ción de un di­plo­má­ti­co en Es­pa­ña con­ser­va el bri­llo del si­glo XVIII. Pa­re­ce una pe­lí­cu­la his­tó­ri­ca. Una su­per­pro­duc­ción.

La ce­re­mo­nia co­mien­za cuan­do el em­ba­ja­dor re­cién lle­ga­do se des­pla­za al Pa­la­cio de San­ta Cruz, se­de del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, don­de en­tre­ga las co­pias de es­ti­lo de sus cre­den­cia­les al in­tro­duc­tor de em­ba­ja­do­res. […] El em­ba­ja­dor ex­tran­je­ro va en frac, con cor­ba­ta y cha­le­co blan­cos. A con­ti­nua­ción se ini­cia el tras­la­do de San­ta Cruz al Pa­la­cio Real, que se rea­li­za en ca­rro­za isa­be­li­na ti­ra­da por ca­ba­llos, con pa­la­fre­ne­ros, la­ca­yos y co­che­ro ves­ti­dos a la usan­za de Car­los III. La ca­rro­za lle­va al em­ba­ja­dor a tra­vés de la Pla­za Ma­yor, es­col­ta­da por un ba­ta­llón de ji­ne­tes con pe­na­chos. Las ca­lles del cen­tro se cie­rran du­ran­te el tra­yec­to, y si el ocu­pan­te de la ca­rro­za mi­ra por la ven­ta­ni­lla, le pa­re­ce ha­ber via­ja­do si­glos atrás en el tiem­po.

Al en­trar en el Pa­la­cio Real, la guar­dia to­ca el himno na­cio­nal del em­ba­ja­dor. Se tra­ta de un mo­men­to muy so­lem­ne, so­bre el que gra­vi­ta to­do el pe­so de la his­to­ria. […] La­men­ta­ble­men­te, yo me per­dí to­do eso. El día de mi pre­sen­ta­ción de cre­den­cia­les, 24 de sep­tiem­bre de 2013, el rey Juan Car­los I se en­con­tra­ba dé­bil de sa­lud fí­si­ca… y po­lí­ti­ca. La mo­nar­quía atra­ve­sa­ba su peor mo­men­to des­de el re­gre­so a la de­mo­cra­cia. Las acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción con­tra Iña­ki Ur­dan­ga­rin, yerno de su ma­jes­tad, ha­bían da­ña­do la cre­di­bi­li­dad de la ins­ti­tu­ción. El mis­mo mo­nar­ca ha­bía per­di­do po­pu­la­ri­dad tras a su par­ti­ci­pa­ción en una ca­ce­ría de ele­fan­tes, un pa­sa­tiem­po de­ma­sia­do sun­tuo­so en me­dio de la cri­sis que azo­ta­ba el país, por el cual se ha­bía te­ni­do que dis­cul­par pú­bli­ca­men­te. […]

Por si fue­ra po­co, la ca­de­ra de Juan Car­los es­ta­ba muy mal­tre­cha. El mo­nar­ca ha­bía te­ni­do que pa­sar por el qui­ró­fano una y otra vez, aban­do­nan­do via­jes y ac­ti­vi­da­des ofi­cia­les. Pa­ra el día de nues­tro en­cuen­tro, lle­va­ba cua­tro ope­ra­cio­nes.

Ge­ne­ral­men­te, en ca­da ce­re­mo­nia de cre­den­cia­les, el rey re­ci­be en­tre cua­tro y seis em­ba­ja­do­res. Pe­ro cuan­do me to­có a mí, ese hom­bre se ha­bía pa­sa­do en­fer­mo bue­na par­te del año. Du­ran­te ese tiem­po, se ha­bían acu­mu­la­do unos 30 di­plo­má­ti­cos es­pe­ran­do turno. De he­cho, ese mis­mo día, Juan Car­los te­nía que en­trar a su quin­ta ci­ru­gía. Así que se im­pro­vi­só una pre­sen­ta­ción de cre­den­cia­les ex­prés.

No asis­tí al Pa­la­cio Real sino a la Zar­zue­la. No lle­vé frac, fui sim­ple­men­te ves­ti­do con tra­je y cor­ba­ta. Y por su­pues­to, no lle­gué en ca­rro­za. […]

Cuan­do lle­gó mi mo­men­to, me en­con­tré por pri­me­ra vez con Juan Car­los I de Es­pa­ña, el mo­nar­ca que re­pre­sen­ta­ba la me­jor Es­pa­ña de la his­to­ria, la de la de­mo­cra­cia y la pros­pe­ri­dad. Pe­ro el hom­bre que apa­re­ció an­te mí era un rey can­sa­do, do­lo­ri­do, agobiado por su pro­pio pe­so. A sus 75 años, se apo­ya­ba en dos bas­to­nes pa­ra dar ca­da pa­so, y to­do mo­vi­mien­to le cau­sa­ba do­lor.

Le trans­mi­tí los sa­lu­dos del pre­si­den­te Oba­ma e in­ter­cam­bia­mos al­gu­nas for­ma­li­da­des. Cues­tión de mi­nu­tos. Ni si­quie­ra nos sen­ta­mos. Le di las cre­den­cia­les y eso fue to­do. Él de­bía de sen­tir­se ago­ta­do des­pués de 30 con­ver­sa­cio­nes igua­les, y, so­bre to­do, des­pués del año y me­dio que lle­va­ba. In­me­dia­ta­men­te des­pués, yo vol­ví a mi re­si­den­cia y Juan Car­los I se mar­chó a la clí­ni­ca.

La ab­di­ca­ción de Juan Car­los se hi­zo pú­bli­ca ca­si un año más tar­de, cer­ca del Día del Pa­dre. Yo apro­ve­ché esa fies­ta pa­ra to­mar­me unos días li­bres en mi ca­sa de Palm Springs. E in­vi­té al pre­si­den­te Oba­ma a ve­nir a ca­sa y ju­gar al golf.

Palm Springs, un re­man­so del de­sier­to de Ca­li­for­nia, se hi­zo fa­mo­so en el si­glo XX co­mo el lu­gar de des­can­so de Holly­wood. Ahí, El­vis Pres­ley pa­só su lu­na de miel y Frank Si­na­tra te­nía su se­gun­da re­si­den­cia. El pai­sa­je es tan be­llo que el pre­si­den­te Oba­ma de­cla­ró zo­na pro­te­gi­da 730.000 hec­tá­reas de ese te­rri­to­rio. […]

Ca­da una de nues­tras ha­bi­ta­cio­nes de in­vi­ta­dos es prác­ti­ca­men­te un apar­ta­men­to in­de­pen­dien­te. Sin em­bar­go, cuan­do los Oba­ma vie­nen, se que­dan en la más cer­ca­na a nues­tra pro­pia ha­bi­ta­ción, una jo­ya de­co­ra­da en to­nos ver­des y blan­cos, con ba­ñe­ra den­tro de la ha­bi­ta­ción y ca­ma con do­sel. Des­de su bal-

“EL HOM­BRE QUE APA­RE­CIÓ AN­TE MÍ ERA UN REY CAN­SA­DO, DO­LOR IDO, AGOBIADO POR SU PRO­PIO PE­SO A LOS 75 AÑOS”

cón pri­va­do, so­lo se ve el de­sier­to, y uno cree­ría en­con­trar­se en me­dio de la na­da.

Du­ran­te la vi­si­ta del Día del Pa­dre, en cuan­to en­con­tré la opor­tu­ni­dad, le su­ge­rí al pre­si­den­te:

—Tú conoces a Juan Car­los. De­be­ría­mos ha­blar con él.

De he­cho, Juan Car­los ha­bía co­no­ci­do a to­dos los pre­si­den­tes de los Es­ta­dos Uni­dos des­de Ken­nedy, con­vir­tién­do­se en ac­ti­vo muy im­por­tan­te de las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les. En fe­bre­ro de 2010, du­ran­te el Go­bierno de José Luis Rodríguez Za­pa­te­ro, ha­bía co­mi­do con Oba­ma en la Ca­sa Blanca. En esa oca­sión, am­bos ha­bían ha­bla­do mu­cho so­bre Amé­ri­ca La­ti­na y Juan Car­los ha­bía si­do de­ter­mi­nan­te pa­ra los pla­nes de Oba­ma de des­con­ge­lar las re­la­cio­nes con Cu­ba.

En re­cuer­do de ese en­cuen­tro, Oba­ma acep­tó lla­mar­lo.

Los man­da­ta­rios de los Es­ta­dos Uni­dos no lle­gan a una ca­sa y pi­den pres­ta­do el te­lé­fono. Cuan­do un pre­si­den­te via­ja, lle­va con­si­go to­da una in­fra­es­truc­tu­ra, que in­clu­ye las co­sas más inima­gi­na­bles, en­tre ellas, cris­ta­les an­ti­ba­las, un ca­mión de bom­be­ros y un doc­tor con bol­sas de san­gre de su ti­po.

El equi­po de Oba­ma —unos 40 tra­ba­ja­do­res y miem­bros del ser­vi­cio se­cre­to— lle­ga­ba días an­tes que él y prác­ti­ca­men­te mon­ta­ba una re­for­ma pa­ra ins­ta­lar to­dos los ar­ti­lu­gios. Jus­to an­tes de la lle­ga­da del pre­si­den­te, to­dos ellos se vo­la­ti­li­za­ban. […]

En fin, que en­tre la pa­ra­fer­na­lia pre­si­den­cial hay siem­pre un equi­po de co­mu­ni­ca­cio­nes, por­que to­das las con­ver­sa­cio­nes pre­si­den­cia­les de­ben es­tar pro­te­gi­das y, a la vez, vi­gi­la­das. Ese fin de se­ma­na, el equi­po de Oba­ma mon­tó su sis­te­ma en nues­tro sa­lón, y ahí mis­mo, aún en pan­ta­lón cor­to de golf, el pre­si­den­te ha­bló con el rey:

—Su ma­jes­tad, es­toy con Ja­mes Cos­tos, nues­tro em­ba­ja­dor en su país, y que­re­mos sa­lu­dar­lo en es­te mo­men­to de cam­bio pa­ra su his­tó­ri­co rei­na­do. De­bo agra­de­cer su fir­me pro­mo­ción de la de­mo­cra­cia en Es­pa­ña y su com­pro­mi­so con las re­la­cio­nes. La amis­tad en­tre nues­tros paí­ses es muy es­tre­cha y se­gui­re­mos ahon­dán­do­la ba­jo el rei­na­do de su hi­jo Fe­li­pe.

Es­tá­ba­mos for­man­do par­te de un pun­to de gi­ro de la his­to­ria es­pa­ño­la y, por lo tan­to, oc­ci­den­tal. Eso era uno de los as­pec­tos más fas­ci­nan­tes de mi épo­ca co­mo em­ba­ja­dor: en­con­trar­me en ca­sa, con mis pe­rros, des­can­sa­do, y que los cam­bios del mun­do se pre­sen­ten en el sa­lón. Aún guar­do la fo­to de ese ins­tan­te.

Una de Es­pías: Mi En­cuen­tro con los Prín­ci­pes

En 2013, mien­tras yo lle­na­ba for­mu­la­rios del FBI y pre­pa­ra­ba mi dis­cur­so an­te el Se­na­do de los Es­ta­dos Uni­dos, un tra­ba­ja­dor in­for­má­ti­co de la Agen­cia Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad (NSA) de mi país es­ca­pó a Hong Kong y se lle­vó cua­tro or­de­na­do­res por­tá­ti­les car­ga­dos de in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da.

Ahí, Ed­ward Snow­den reunió a la pren­sa in­ter­na­cio­nal en un cuar­to de ho­tel y ex­pli­có con lu­jo de de­ta­lles las ope­ra­cio­nes de de­tec­ción

de co­mu­ni­ca­cio­nes que sus je­fes —aho­ra ex­je­fes— rea­li­za­ban a ob­je­ti­vos de to­do el mun­do: nú­me­ros de te­lé­fono, lu­gar y du­ra­ción de las lla­ma­das, nú­me­ros de se­rie de los apa­ra­tos em­plea­dos, in­clu­so mails y re­des so­cia­les. Era la ma­yor fil­tra­ción de se­gu­ri­dad des­de el ca­so Wi­ki­leaks.

A fi­nes de oc­tu­bre, cuan­do lle­va­ba mes y me­dio co­mo em­ba­ja­dor en Ma­drid, el ca­so dio un nue­vo gi­ro. Ba­sán­do­se en do­cu­men­tos apor­ta­dos por Snow­den, la pren­sa ale­ma­na acu­só a los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad ame­ri­ca­nos de es­piar a su pri­me­ra mi­nis­tra, An­ge­la Mer­kel. Se­gún los au­to­res de esas in­for­ma­cio­nes, los mis­mos mé­to­dos po­dían ha­ber­se usa­do pa­ra ob­ser­var a miem­bros y fun­cio­na­rios de otros go­bier­nos de la re­gión.

El 25 de ese mes yo de­bía asis­tir a los pre­mios Prín­ci­pe de As­tu­rias, uno de los cua­les ha­bía re­caí­do so­bre la mí­ti­ca fo­tó­gra­fa ame­ri­ca­na An­nie Lei­bo­vitz. Ya es­ta­ba de ca­mino al ae­ro­puer­to cuan­do re­ci­bí una lla­ma­da de mi des­pa­cho:

—Em­ba­ja­dor, tie­ne que re­gre­sar a la Em­ba­ja­da. El mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res quie­re una reunión con us­ted pa­ra exi­gir ex­pli­ca­cio­nes so­bre las es­cu­chas a go­bier­nos eu­ro­peos. Y tie­ne ur­gen­cia. Pa­re­ce que se­rá ma­ña­na.

Ape­nas un mes en el car­go y yo ya te­nía mi pri­me­ra cri­sis bi­la­te­ral. Una cri­sis dig­na de una pe­lí­cu­la de es­pías, qui­zá ba­sa­da en una no­ve­la de John le Ca­rré o So­mer­set Maug­ham.

Yo no me de­ci­día a can­ce­lar mi vue­lo, por­que sa­bía que el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res,

José Manuel Gar­cía-Mar­ga­llo, tam­bién ha­bía si­do in­vi­ta­do a la ce­re­mo­nia de los pre­mios. Efec­ti­va­men­te, jus­to cuan­do lle­ga­ba al ae­ro­puer­to, re­ci­bí su lla­ma­da:

—Te­ne­mos que ver­nos —di­jo Mar­ga­llo—. No ha­ce fal­ta que sus­pen­da us­ted su via­je a As­tu­rias. Po­dre­mos sos­te­ner una pri­me­ra char­la ahí. Pe­ro de re­gre­so en Ma­drid, nos re­uni­re­mos de nue­vo. […]

Aún me sen­tía in­có­mo­do cuan­do por fin lle­gué al al­muer­zo de los pre­mios, pe­ro la at­mós­fe­ra cam­bió muy rá­pi­da­men­te. Me es­ta­ba es­pe­ran­do ahí un gru­po de lí­de­res del mun­do fi­nan­cie­ro — en­tre ellos, el pre­si­den­te del Ci­ti­bank— a los que aún no co­no­cía, pe­ro que sa­bían de mi lle­ga­da, y me tra­ta­ron con gran ama­bi­li­dad. En­tre ellos se en­con­tra­ba Ja­vier López Ma­drid. Con el tiem­po, López Ma­drid se­ría acu­sa­do en la pren­sa y los juz­ga­dos de to­do ti­po de co­sas es­ca­bro­sas. Pe­ro es­to ocu­rrió an­tes.

Los hom­bres de ne­go­cios me in­vi­ta­ron a dar un pa­seo por la ciu­dad an­ti­gua, así, con tra­je y to­do, y pa­sa­mos unos mi­nu­tos ca­mi­nan­do y co­no­cién­do­nos: ape­nas un apar­te pa­ra es­tre­char la­zos al mar­gen del ba­ru­llo so­cial. […] De vuel­ta en el ho­tel, en­con­tra­mos a Fe­li­pe y a la prin­ce­sa Letizia

sen­ta­dos en una me­sa con sus ami­gos. Y López Ma­drid me in­vi­tó a sa­lu­dar­los.

Esa fue la pri­me­ra vez que yo vi a sus al­te­zas en per­so­na. Y ellos ac­tua­ron de un mo­do sen­ci­lla­men­te en­can­ta­dor. La prin­ce­sa Letizia me in­vi­tó a sen­tar­me jus­to en­tre los dos, y no de­jó de pa­sar­me co­mi­da que iba com­bi­nan­do con sus pro­pias ma­nos. Te­nía un gran sen­ti­do del hu­mor y se mos­tra­ba muy pre­pa­ra­da pa­ra su car­go. El prín­ci­pe, por su par­te, era una per­so­na ex­tra­or­di­na­ria­men­te in­for­ma­da. Sa­bía de te­mas mi­li­ta­res y eco­nó­mi­cos, de Áfri­ca y Amé­ri­ca, de ar­te y cul­tu­ra, y te­nía una opi­nión al res­pec­to. En­tre am­bos fluía una com­pli­ci­dad di­ver­ti­da e in­te­li­gen­te. Por no men­cio­nar lo gua­pos que eran. Si hu­bie­se que rodar una pe­lí­cu­la so­bre prín­ci­pes, ellos se lle­va­rían de ca­lle to­dos los cas­tings.

Ese día, apar­te de de­jar­me se­du­ci­do, se por­ta­ron con­mi­go co­mo vie­jos ami­gos. Ella se bur­ló de mi pé­si­mo es­pa­ñol (ella se si­gue bur­lan­do de mi pé­si­mo es­pa­ñol). Y él me di­jo con sor­na:

—Bueno, vas a te­ner que dar al­gu­nas ex­pli­ca­cio­nes es­tos días ¿ver­dad?

—Sí —sus­pi­ré re­sig­na­do—, ya me he en­con­tra­do con Mar­ga­llo.

[…] Al ter­mi­nar de co­mer, el prín­ci­pe me hi­zo una pe­que­ña ad­ver­ten­cia:

—A ve­ces, te pue­de pa­re­cer que los es­pa­ño­les nos po­ne­mos muy a la de­fen­si­va, pe­ro si ras­cas un po­co la su­per­fi­cie, ve­rás que dis­fru­ta­mos mu­cho de la vi­da y de la gen­te.

Y al de­cir­lo, él mis­mo me ras­có el hom­bro. Fue un mo­men­to de gran cer­ca­nía. Y el tiem­po me de­mos­tra­ría que te­nía to­da la ra­zón.

Ma­riano Ra­joy: “Eres un Crac”

Lo me­jor que pue­de ha­cer un em­ba­ja­dor es re­unir a los lí­de­res de su país de ori­gen y de des­tino. La má­xi­ma re­la­ción en­tre dos na­cio­nes ocu­rre cuan­do sus re­pre­sen­tan­tes se en­cuen­tran ca­ra a ca­ra. Yo con­se­guí vi­si­tas de am­bas par­tes a la otra. […]

El 13 de enero de 2014, Ma­riano Ra­joy co­men­zó su via­je ofi­cial en Washington. Por in­di­ca­ción de su ga­bi­ne­te, el en­cuen­tro se reali­zó con la má­xi­ma pompa: des­plie­gue de la guar­dia na­cio­nal, him­nos, to­do muy so­lem­ne, pa­ra dar­le la im­por­tan­cia que re­que­ría. Yo la de­fi­ni­ría co­mo un gran éxi­to. […] Pa­ra Es­pa­ña, el via­je te­nía un in­te­rés emi­nen­te­men­te eco­nó­mi­co. Ra­joy que­ría atraer in­ver­sio­nes ha­cia su país pa­ra lu­cha con­tra la cri­sis fi­nan­cie­ra. En lo per­so­nal, yo me ocu­pé de ges­tio­nar su vi­si­ta a la Ca­sa Blanca, pe­ro su agen­da fue más allá. Su de­le­ga­ción in­cluía a re­pre­sen­tan­tes de em­pre­sas es­pa­ño­las co­mo Rep­sol, Iber­dro­la, FCC o Fe­rro­vial. Y apar­te del pre­si­den­te Oba­ma, se reunió con la di­rec­to­ra del FMI, Ch­ris­ti­ne La­gar­de, con em­pre­sa­rios y con el je­fe del Con­se­jo Es­pa­ña—Es­ta­dos Uni­dos.

El ges­to po­lí­ti­co de ma­yor ca­la­do de Ra­joy fue una vi­si­ta al ce­men­te­rio de Ar­ling­ton, don­de ho­me­na­jeó a los mi­li­ta­res es­ta­dou­ni­den­ses caí­dos en com­ba­te. Una ma­ne­ra de po­ner en va­lor la alian­za mi­li­tar en­tre nues­tros paí­ses. Y un de­ta­lle muy emo­ti­vo. En Ar­ling­ton, Ra­joy —y Mo­ra­gas— de­mos­tra­ron que no so­lo que­rían una reunión de al­to ni­vel. Tam­bién les im­por­ta­ba es­ce­ni­fi­car su res­pe­to por mi país. Oba­ma tam­bién que­dó muy im­pre­sio­na­do por esa ac­ti­tud.

La ex­pe­rien­cia me sir­vió pa­ra co­no­cer un po­co más de cer­ca al pre­si­den­te es­pa­ñol, aun­que no tan­to co­mo me ha­bría gus­ta­do. La ver­dad, nun­ca nos fre­cuen­ta­mos más allá de la agen­da, ni po­día­mos co­mu­ni­car­nos con flui­dez

“IGLE­SIAS TE DE­CÍA LO QUE QUE­RÍAS ES­CU­CHAR Y LUE­GO A PROVECHABA PA­RA HUN­DIR TE. OB AMA CONGENIÓ CON RI­VE­RA”

por­que no ha­blá­ba­mos una len­gua co­mún. Sin em­bar­go, Ra­joy siem­pre me ca­yó bien.

La opi­nión pú­bli­ca es­pa­ño­la sue­le con­si­de­rar­lo de­ma­sia­do se­rio, ca­ren­te de sen­ti­do del hu­mor. Yo creo que esa es una ima­gen fal­sa. Ad­mi­to que qui­zá su per­fil pú­bli­co no ha cul­ti­va­do es­pe­cial­men­te su cer­ca­nía. Tam­bién es po­si­ble que, a ni­vel de je­fe de Es­ta­do, el rey luz­ca más la em­pa­tía es­pon­tá­nea, que le re­sul­ta a él más natural que al pre­si­den­te. […]

Sin em­bar­go, en las dis­tan­cias cor­tas, Ra­joy es una per­so­na in­creí­ble­men­te so­cia­ble, con un gran sen­ti­do del hu­mor y mu­cha com­pli­ci­dad. A mí, siem­pre me sa­lía con al­gu­na ocu­rren­cia gra­cio­sa. Y nun­ca ol­vi­da­ré que, cuan­do me des­pe­dí de la Em­ba­ja­da, me dio un gran abrazo —to­tal­men­te sor­pre­si­vo— en las es­ca­le­ras de la Mon­cloa y me di­jo: —Eres un crac. Mi me­mo­ria guar­da con or­gu­llo esa des­pe­di­da, en la que se mos­tró tan sim­pá­ti­co, y has­ta ca­ri­ño­so, pre­ci­sa­men­te por­que sé que no lo ha­ce con to­do el mun­do.

Letizia y Mi­che­lle

Una vez con­se­gui­da la vi­si­ta de Ra­joy a Washington, fal­ta­ba el bro­che de oro: la de Oba­ma a Ma­drid. Pe­ro pa­ra lo­grar­la, ha­cía fal­ta res­pe­tar al­gu­nos pa­sos pre­vios. Las vi­si­tas fun­cio­nan co­mo una es­ca­la­da: pa­ra lle­gar al pre­si­den­te, tie­nes que ir pa­san­do por to­das las otras per­so­nas que tra­ba­jan en la re­la­ción bi­la­te­ral. […]

El plan pa­ra el via­je de Oba­ma fue di­se­ña­do al mi­lí­me­tro: ca­len­ta­mos mo­to­res con la pri­me­ra da­ma. Ella so­lo ha­bía es­ta­do una vez en Es­pa­ña, du­ran­te el pri­mer go­bierno de su es­po­so, pa­ra to­mar va­ca­cio­nes en Mar­be­lla con Sas­ha. En esa oca­sión, ha­bía vi­si­ta­do a Juan Car­los y So­fía en Ma­ri­vent. Pe­ro, en sen­ti­do es­tric­to, no se ha­bía tra­ta­do de un via­je ofi­cial.

En cam­bio, a fi­na­les de ju­nio de 2016, Mi­che­lle vino pa­ra pro­mo­ver una cau­sa so­li­da­ria: Let Girls Learn, una ini­cia­ti­va pa­ra ga­ran­ti­zar la edu­ca­ción pa­ra to­das las ni­ñas del mun­do. […] Pa­ra dar vi­si­bi­li­dad al te­ma e ins­pi­rar al país a in­vo­lu­crar­se, Mi­che­lle par­ti­ci­pó en un even­to jun­to a la reina Letizia. […]

Re­cuer­do un de­ta­lle del ac­to que mues­tra el ni­vel de pre­pa­ra­ción de la reina. Pa­ra su dis­cur­so, Mi­che­lle pi­dió un te­le­prom­pter. Sue­le usar­lo so­lo co­mo re­fe­ren­cia. Ella sa­be im­pro­vi­sar muy bien y co­nec­tar con ca­da au­dien­cia par­ti­cu­lar, pe­ro siem­pre es útil par­tir de una ba­se cla­ra. A con­ti­nua­ción, Letizia su­bió, sin pa­pe­les, sin dis­cur­so, pa­ra ha­blar… en in­glés. Y es­tu­vo per­fec­ta. No so­lo di­ri­gió sus pa­la­bras con cohe­ren­cia y emo­ción. Es que su ni­vel de in­glés era per­fec­to, a tal pun­to que su equi­po ha­bía pe­di­do a los téc­ni­cos que qui­ta­sen el te­le­prom­ter. Que­rían que la gen­te sin­tie­se su pa­sión per­so­nal por es­te te­ma. […]

Si tu­vie­se que que­dar­me con un mo­men­to de esa vi­si­ta, es­co­ge­ría el brunch de Mi­che­lle en el pa­la­cio de la Zar­zue­la, que una vez más, fue un pro­duc­to de lo que pue­de ha­cer la con­ver­sa­ción en­tre per­so­nas cuan­do lo­gra im­po­ner­se a la ri­gi­dez de los Es­ta­dos.

Ocu­rrió así: Letizia que­ría re­ci­bir a la pri­me­ra da­ma en la Zar­zue­la. Pe­ro la ca­sa real pen­sa­ba usar el pa­la­cio de Juan Car­los, el es­pa­cio pa­ra las vi­si­tas ofi­cia­les. No­so­tros en la Em­ba­ja­da que­ría­mos un en­cuen­tro me­nos en­cor­se­ta­do, más ami­ga­ble, por­que ade­más eso es lo que ha­bía he­cho Mi­che­lle el año an­te­rior, cuan­do in­vi­tó a Letizia al se­gun­do pi­so, el ala pri­va­da de la Ca­sa Blanca. En tér­mi­nos di­plo­má­ti­cos, se tra­ta­ba de una cues­tión de re­ci­pro­ci­dad.

En mis peo­res pe­sa­di­llas, las dos mu­je­res aca­ba­ban vién­do­se so­las en un sa­lón con te­chos de seis me­tros, ca­da una en el ex­tre­mo de una me­sa pa­ra 20 per­so­nas. Por no men­cio­nar que era co­mo in­vi­tar a al­guien a la ca­sa de tus pa­dres.

La ca­sa real no sa­bía qué ha­cer con nues­tra de­man­da. Sim­ple­men­te, no ope­ra­ban así. Ha­bía un lu­gar es­ta­ble­ci­do pa­ra vis­tas de ese ti­po y na­die an­da­ba por ahí dis­cu­tien­do las co­sas. Ade­más, la fa­mi­lia real es­pa­ño­la, a di­fe­ren­cia de otras de Eu­ro­pa, guar­da­ba con mu­cho ce­lo su vi­da pri­va­da. Mien­tras es­cri­bo es­tas lí­neas, con oca­sión del cum­plea­ños 50º de Fe­li­pe, por pri­me­ra vez se di­fun­den imá­ge­nes de la ru­ti­na de los re­yes y sus hi­jas. Pe­ro has­ta en­ton­ces, su re­si­den­cia par­ti­cu­lar era un san­tua­rio in­vio­la­ble.

Afor­tu­na­da­men­te, po­co an­tes de la lle­ga­da de Mi­che­lle, coin­ci­dí con los re­yes en una oca­sión di­plo­má­ti­ca. Y con to­da con­fian­za, y qui­zá un pun­to de des­ca­ro, les plan­teé la si­tua­ción:

—Es­ta­mos tra­ba­jan­do en los de­ta­lles del en­cuen­tro de sus ma­jes­ta­des y Mi­che­lle, pe­ro nos gus­ta­ría ha­llar un es­pa­cio más per­so­nal que los sa­lo­nes ofi­cia­les, con más ca­li­dez y me­nos pompa.

Letizia es ca­paz de pro­nun­ciar las pa­la­bras per­fec­tas, en in­glés o es­pa­ñol, y eso hi­zo en ese ins­tan­te: —¡Que sea en mi ca­sa! Su in­vi­ta­ción, apar­te de de­mos­trar­me una vez más la ge­ne­ro­si­dad de es­tas per­so­nas, me abrió las puer­tas pa­ra de­cir:

—Sé que eso es lo que más dis­fru­ta­ría Mi­che­lle… pe­ro en ese ca­so, su ma­jes­tad tie­ne que con­ven­cer a su pro­pio equi­po. Y eso hi­zo. La reunión se pro­du­jo en la re­si­den­cia pri­va­da de los re­yes, don­de nun­ca se

acep­tan vi­si­tas ofi­cia­les. A la lle­ga­da de Mi­che­lle, la prin­ce­sa Leo­nor y la in­fan­ta So­fía la re­ci­bie­ron con una ces­ta de ver­du­ras de su pro­pio jar­dín. El año an­te­rior, du­ran­te su ci­ta en la Ca­sa Blanca, Mi­che­lle ha­bía lle­va­do a Letizia a su pro­pio huer­to, des­de el que pro­mo­vía la ali­men­ta­ción sa­na pa­ra los ni­ños de nues­tro país. El re­ga­lo de la Zar­zue­la fue una ma­ne­ra de de­cir­le que su ejem­plo era se­gui­do y ad­mi­ra­do. Más ade­lan­te, el rey Fe­li­pe se unió al gru­po. El en­cuen­tro tu­vo la cer­ca­nía que ne­ce­si­ta­ba, no so­lo pa­ra que in­ti­ma­sen dos lí­de­res fe­me­ni­nas, sino pa­ra acer­car a sus dos paí­ses.[…] Ape­nas una se­ma­na des­pués, el 9 de ju­lio, lle­ga­ba el bro­che de oro: en la rec­ta fi­nal de su man­da­to, el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma de­vol­ve­ría la vi­si­ta a Es­pa­ña.

Oba­ma Co­no­ce a Pa­blo Igle­sias, Al­bert Ri­ve­ra y Pe­dro Sán­chez

Co­mo en sen­ti­do es­tric­to no ha­bía un Go­bierno elec­to, la vi­si­ta no po­día li­mi­tar­se al pre­si­den­te es­pa­ñol. Oba­ma de­bía te­ner un ges­to ha­cia to­dos los po­si­bles pró­xi­mos go­ber­nan­tes. Nues­tra em­ba­ja­da ha­bía pro­gra­ma­do reunio­nes con los lí­de­res de las tres prin­ci­pa­les fuer­zas par­la­men­ta­rias es­pa­ño­las des­pués del Par­ti­do Po­pu­lar: PSOE, Ciu­da­da­nos y Po­de­mos.

Yo ya los co­no­cía a to­dos per­so­nal­men­te. En su mo­men­to, los ha­bía ci­ta­do a to­dos en la Em­ba­ja­da pa­ra co­no­cer su po­si­ción so­bre las re­la­cio­nes Es­ta­dos Uni­dos-Es­pa­ña, y te­nía una idea for­ma­da so­bre to­dos ellos: Ri­ve­ra me pa­re­cía ho­nes­to y fiel a sus ideas. Pe­dro Sán­chez, un hom­bre co­rrec­to y pro­fe­sio­nal. En cuan­to a Pa­blo Igle­sias… en­cen­día to­das mis alar­mas su ca­pa­ci­dad de se­duc­ción.

Du­ran­te mi en­tre­vis­ta pre­via con Igle­sias, él re­sul­tó un ti­po en­can­ta­dor. Su in­glés era per­fec­to. Su ha­blar, muy sua­ve. Sus ma­ne­ras, ama­bles. Sa­bía de mu­chí­si­mos te­mas: po­lí­ti­ca, en­tre­te­ni­mien­to, Holly­wood, de­por­tes. Y, por su­pues­to, sa­bía de Oba­ma. Me di­jo que Po­de­mos ha­bía es­tu­dia­do la cam­pa­ña de nues­tro pre­si­den­te, y la ha­bía usa­do co­mo re­fe­ren­cia pa­ra las su­yas. En su­ma, te de­cía exac­ta­men­te lo que que­rías es­cu­char… y lue­go lo apro­ve­cha­ba pa­ra hun­dir­te.

En es­te ti­po de reunio­nes, to­dos los de­ta­lles que­dan fi­ja­dos de an­te­mano pa­ra evi­tar sor­pre­sas des­agra­da­bles. Uno de los te­mas acor­da­dos en­tre la Em­ba­ja­da y Po­de­mos era que no ha­bría fotos. Se tra­ta­ba de evi­tar una ima­gen mía con el lí­der de la ex­tre­ma iz­quier­da. Y mos­trar a los EE UU más cer­ca­nos a Sán­chez y Ri­ve­ra, que sí ha­bían te­ni­do pho­to­call. Ob­via­men­te, los di­plo­má­ti­cos no es­ta­mos au­to­ri­za­dos a pe­dir el vo­to pa­ra na­die, pe­ro sí po­de­mos te­ner una opi­nión y ex­pre­sar­la con pe­que­ñas su­ti­le­zas co­mo esa.

Su­ti­le­zas que a Igle­sias le im­por­ta­ban bien po­co, cla­ro. Al des­pe­dir­nos, no ha­bía pe­rio­dis­tas, pe­ro Po­de­mos ha­bía lle­va­do su pro­pia cá­ma­ra. Igle­sias me pi­dió to­mar­nos una fo­to. Y yo pen­sé: “Ven­ga, va­mos a ver qué pa­sa si lo ha­ce­mos”. Al día si­guien­te, la fo­to que la Em­ba­ja­da no que­ría es­ta­ba en to­da la pren­sa, con ti­tu­la­res con­tro­la­dos por Po­de­mos. Y yo vol­ví a re­ci­bir crí­ti­cas en las re­des so­cia­les: “¿Có­mo es po­si­ble?”. “¡No te reúnas con co­mu­nis­tas!”.

A pe­sar de to­do, de ca­ra a la vi­si­ta de Oba­ma, ese en­cuen­tro me pre­vino con­tra lo que pu­die­se ocu­rrir.

Al en­co­ger­se la agen­da del via­je de­bi­do a las ma­ni­fes­ta­cio­nes de Te­xas, so­lo que­dó un es­pa­cio pa­ra el en­cuen­tro en­tre el pre­si­den­te y los lí­de­res de la opo­si­ción: la ba­se aé­rea de To­rre­jón de Ar­doz. Po­drían sa­lu­dar­se 15 mi­nu­tos en to­tal, mien­tras el avión pre­si­den­cial se pre­pa­ra­ba pa­ra vo­lar a Ro­ta. Has­ta ahí lle­ga­ron Pa­blo Sán­chez, Al­bert Ri­ve­ra y Pa­blo Igle­sias. […] En ese bre­ve ins­tan­te, yo di­ría que Oba­ma congenió es­pe­cial­men­te con Al­bert Ri­ve­ra, a quien lo unía su ju­ven­tud y su ai­re de di­na­mis­mo.

El úl­ti­mo en la fi­la fue Pa­blo Igle­sias, que ha­bía lle­ga­do sin cha­que­ta ni cor­ba­ta, en va­que­ros y ca­mi­sa re­man­ga­da, y lle­va­ba un li­bro pa­ra el pre­si­den­te: La Bri­ga­da Lin­coln, so­bre los vo­lun­ta­rios nor­te­ame­ri­ca­nos que pe­lea­ron por la Re­pú­bli­ca du­ran­te la Gue­rra Ci­vil. El pro­to­co­lo prohí­be ter­mi­nan­te­men­te en­tre­gar­les a los je­fes de Es­ta­do re­ga­los en es­tos en­cuen­tros. Pe­ro yo ya te­nía ex­pe­rien­cia con Igle­sias. Y no so­lo yo. Más o me­nos un año an­tes, en Bru­se­las, Igle­sias se ha­bía sal­ta­do la co­la pa­ra en­tre­gar­le al rey Fe­li­pe un ví­deo de Jue­go de tro­nos, lo cual ha­bía si­do un error de quien es­tu­vie­se a car­go. Es­ta vez, yo es­ta­ba a car­go: —El li­bro no, por fa­vor —lo de­tu­ve an­tes de pa­sar.

—¿Por qué? Es so­lo un li­bro. ¿No pue­do dar­le un li­bro al pre­si­den­te?

Ahí es­ta­ba de nue­vo. De ver­dad, un en­can­to. Da­ba ga­nas de de­cir­le a to­do que sí. Pe­ro…

—No.

En­car­gué a al­guien del equi­po que se lle­va­se el li­bro y se lo hi­cie­se lle­gar al equi­po del pre­si­den­te. Oba­ma nun­ca lo vio, a me­nos que, de vuel­ta en Washington, lo ha­ya bus­ca­do en la sec­ción de re­ga­los del ar­chi­vo pre­si­den­cial. De to­dos mo­dos, cuan­do Igle­sias sa­lió del lu­gar, con­tó a la pren­sa que le ha­bía ob­se­quia­do el li­bro al pre­si­den­te. Ya lo he di­cho: él siem­pre sa­bía per­fec­ta­men­te lo que los de­más que­rían es­cu­char.

(Por cier­to: com­pa­rar los re­ga­los a Oba­ma de Ra­joy e Igle­sias — el ja­món que ob­se­quió Ma­riano y el li­bro de Igle­sias— es una ex­ce­len­te ma­ne­ra de en­ten­der sus di­fe­ren­cias). �

Tex­to del li­bro ‘El ami­go ame­ri­cano’, de Ja­mes Cos­tos y San­tia­go Ron­ca­glio­lo (Edi­to­rial De­ba­te). En li­bre­rías a par­tir del pró­xi­mo 4 de oc­tu­bre.

EN­CUEN­TRO INTERPLANETARIO Igle­sias, Sán­chez y Ri­ve­ra con Oba­ma du­ran­te su vi­si­ta a Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.