136 EL DANDI ERU­DI­TO

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - Em­ma Roig As­ka­ri es pe­rio­dis­ta y ase­so­ra de Ch­ris­tie’s. Uno de sus ‘ hob­bies’ fa­vo­ri­tos es leer ca­tá­lo­gos de ar­te.

El icono de es­ti­lo Ch­ris­top­her Gibbs fa­lle­ció en ju­lio mi­nu­tos des­pués de cum­plir 80 años. Pu­bli­ca­mos su en­tre­vis­ta póstuma.

Crea­dor del ‘swin­ging Lon­don’, guía de es­ti­lo de Mick Jag­ger, an­ti­cua­rio ex­qui­si­to y eru­di­to re­bel­de, Ch­ris­top­her Gibbs di­se­ña­ba in­te­rio­res co­mo vi­vía, mez­clan­do sin com­ple­jos su li­na­je aris­to­crá­ti­co con lo más exó­ti­co de la cul­tu­ra pop. En su úl­ti­ma en­tre­vis­ta, tres me­ses an­tes de mo­rir, ha­bló con EM­MA ROIG AS­KA­RI so­bre su in­fan­cia, Tán­ger, dro­gas y arqueología. Y so­bre los ilus­tres ape­lli­dos de sus amis­ta­des.

e ci­tó en el Al­bany, el edi­fi­cio don­de vi­vía Lord By­ron y don­de, des­de aque­lla épo­ca, re­si­den los sol­te­ros de la éli­te bri­tá­ni­ca que se com­pro­me­ten a obe­de­cer las es­tric­tas re­glas de es­te club pri­va­do lon­di­nen­se: “Es­tán prohi­bi­dos los ni­ños, las mas­co­tas, sil­bar, ha­cer rui­do y ab­so­lu­ta­men­te ce­ro pu­bli­ci­dad”.

La se­cre­ta­ria de Ch­ris­top­her Gibbs (Hert­fords­hi­re,1938) me ha­bía ad­ver­ti­do de que su es­ta­do de sa­lud era frá­gil y que ha­bía via­ja­do des­de Tán­ger has­ta Lon­dres pa­ra ver a su doc­tor. Gibbs abrió la puer­ta ves­ti­do con un có­mo­do chán­dal que no con­se­guía ocul­tar la ele­gan­cia que le con­vir­tió en el icono de los dan­dis. En los se­sen­ta le bau­ti­za­ron co­mo “El Rey de Chel­sea” o el “In­ven­tor del swin­ging Lon­don”, el mo­vi­mien­to de nues­tro en­cuen­tro en el Al­bany, cuan­do aca­bo de ter­mi­nar de es­cri­bir es­te pri­mer pá­rra­fo, me lle­ga la no­ti­cia de su muer­te.

El 29 de ju­lio, tan so­lo unos mi­nu­tos des­pués de cum­plir 80 años, es­te maes­tro de este­tas, orácu­lo de es­ti­lo y ex­qui­si­to an­ti­cua­rio que creó las co­lec­cio­nes de mul­ti­mi­llo­na­rios co­mo Ja­cob de Roths­child o John Paul Getty Jr. y su es­po­sa, Ta­lit­ha, y mú­si­cos co­mo Mick Jag­ger o Br­yan Ferry ex­pi­ra­ba ro­dea­do de su fa­mi­lia y ami­gos en su ado­ra­da ca­sa El Foulk, en Tán­ger.

Re­cuer­do que un mes an­tes de mo­rir le vi lle­gar a Ch­ris­tie’s, en el ba­rrio lon­di­nen­se de May­fair, muy des­me­jo­ra­do. La ca­sa de subas­tas a la que le lle­va­ba de ni­ño su ma­dri­na y don­de se afi­cio­nó al ar­te de co­lec­cio­nar le ha­bía or­ga­ni­za­do un pre­cum­plea­ños. Allí le es­pe­ra­ban ilus­tres di­rec­to­res de mu­seos, la du­que­sa de We­lling­ton, ube­ran­ti­cua­rios co­mo Ro­bert Ki­me, la he­re­de­ra Vic­to­ria Getty, el pe­rio­dis­ta de Vo­gue Ha­mish Bow­les, de­co­ra­do­res…

Un ex­qui­si­to y po­co ac­ce­si­ble gru­po pa­ra los me­ros mor­ta­les que no qui­so per­der­se es­te ho­me­na­je. De 40 in­vi­ta­dos so­lo fa­lló uno. “To­dos en­tre­la­za­dos por el hi­lo de oro que Ch­ris­top­her Gibbs ha­bía si­do en nues­tras vi­das”, me cuen­ta Or­lan­do Rock, el pre­si­den­te de Ch­ris­tie’s en el Reino Uni­do y uno de los asis­ten­tes al even­to. “Era real­men­te bri­llan­te, un emi­nen­te ex­per­to en an­ti­güe­da­des, un des­cu­bri­dor de ta­len­tos y, ade­más, es­ta­ba do­ta­do con una fas­ci­nan­te ha­bi­li­dad pa­ra ex­pli­car la na­rra­ti­va y la ma­gia que hay de­trás de una obra de ar­te o una pie­za de mo­bi­lia­rio. Se sen­tía igual de có­mo­do en un zo­co que en las ca­sas se­ño­ria­les

el ves­tir, lo que le con­vir­tió en el pa­ra­dig­ma de lo que es un dandi.

Hay quien cree que ser un dandi es equi­va­len­te a fri­vo­li­dad. Sin em­bar­go, cier­ta in­te­lec­tua­li­dad iden­ti­fi­ca al dandi con aque­llos que cul­ti­van una es­té­ti­ca que va en con­tra de las con­ven­cio­nes so­cia­les y cu­ya ima­gen y cul­to a su par­ti­cu­lar idea de be­lle­za es un ele­men­to de re­vo­lu­ción so­cial.

¿Quién iba a de­cir que el atre­vi­mien­to de Lord By­ron de ves­tir­se de tur­co, el re­to de Bau­de­lai­re po­nién­do­se pan­ta­lo­nes lar­gos en lu­gar de bom­ba­chos y el de Gibbs sa­lien­do a la ca­lle con un som­bre­ro de co­pa, un bas­tón de pla­ta y un mo­nócu­lo iban a abrir ca­mino a nues­tros con­tem­po­rá­neos, los in­fluen­cers y otras es­pe­cies de ce­le­bri­ties que ha­bi­tan en el pla­ne­ta del si­glo XXI?

En el ca­so de Gibbs no ha­bía na­da su­per­fi­cial. Fue el hom­bre que hi­zo que John Getty Jr., con quien ha­bía com­par­ti­do or­gías en Ma­rrue­cos an­tes de la muer­te de su mu­jer, do­na­ra 40 mi­llo­nes de li­bras a la Na­tio­nal Ga­llery. Qui­zá Mick Jag­ger tam­bién hi­zo a Gibbs pa­drino de su hi­ja Liz­zie co­mo un ges­to de agra­de­ci­mien­to por ha­ber­le pre­sen­ta­do a Ru­pert zu Lö­wens­tein.

Es­te con­de y ban­que­ro de ori­gen es­pa­ñol se con­ver­ti­ría en el má­na­ger de los Ro­lling Sto­nes y du­ran­te 40 años fue quien guio al gru­po bri­tá­ni­co en sus asun­tos fi­nan­cie­ros, ha­cién­do­los in­men­sa­men­te ri­cos.

Gibbs me des­cri­bió al lí­der de los Ro­lling Sto­nes co­mo una per­so­na ex­cep­cio­nal, no so­lo por­que a su an­cia­na edad pue­de bai­lar más ra­to que un ado­les­cen­te: “Mick tie­ne ca­pa­ci­dad de cau­ti­var a cual­quier cria­tu­ra en el mun­do. Su ape­ti­to por la vi­da y su idea del amor son úni­cas”. Una vez más una in­tere­san­te yux­ta­po­si­ción: el rey de los leg­gings de li­cra y el em­pe­ra­dor del tweed fue­ron ami­gos du­ran­te cin­co dé­ca­das.

La va­ni­dad es par­te de la re­ce­ta de ser un dandi. La gen­te res­pon­de muy bien a la ad­mi­ra­ción”, me con­tó. Y ¿quién es un dandi hoy en día? “Da­vid Beck­ham era un jo­ven be­llí­si­mo, pe­ro de­ci­dió cu­brir su cuer­po con los ta­tua­jes más ho­rri­pi­lan­tes. Si se los qui­ta, lo re­con­si­de­ra­ré, pe­ro es­toy se­gu­ro de que hay mu­chos dan­dis anó­ni­mos por to­dos los pue­blos de In­gla­te­rra.

En mi ca­so, des­cu­brir el mun­do de la mo­da de Lon­dres ha­bien­do cre­ci­do en el cam­po fue una trans­for­ma­ción, por­que me ha­bía pa­sa­do to­da mi vi­da he­re­dan­do la ro­pa de mis cua­tro her­ma­nos ma­yo­res. Cuan­do des­cu­brí el mun­do de la sas­tre­ría bri­tá­ni­ca en Lon­dres y a Mr. Fish (que aca­bó sien­do el sas­tre de Pe­ter Se­llers, lord Snow­don y Mick Jaeg­ger), fue un ha­llaz­go.

Él in­ter­pre­ta­ba tus ideas y ha­cía unos tra­jes ma­ra­vi­llo­sos que siem­pre aca­ba­ban con un re­ci­bo alar­man­te que man­da­ban a tus pa­dres”.

La ge­nea­lo­gía de Ch­ris­top­her Gibbs no pue­de ser más tra­di­cio­nal­men­te bri­tá­ni­ca. Nie­to de un ca­ba­lle­ro del im­pe­rio bri­tá­ni­co, hi­jo de un ba­ro­net y des­cen­dien­te de Mar­ga­ret Po­le, la as­pi­ran­te al trono bri­tá­ni­co que fue mar­ti­ri­za­da en el si­glo XVI, su fa­mi­lia creó una for­tu­na tras es­ta­ble­cer una em­pre­sa de co­mer­cio en el si­glo XVIII.

Cuan­do era un ni­ño, he­re­da­ron la im­pre­sio­nan­te ca­sa so­la­rie­ga de Clif­ton Hamp­den, cu­yo con­te­ni­do, en el que se en­con­tra­ba la pri­me­ra pie­za de cao­ba trans­por­ta­da a In­gla­te­rra por Car­los II y un bol­si­to de la reina Isa­bel I, fue subas­ta­do por Gibbs en Ch­ris­tie’s por más de tres mi­llo­nes de eu­ros. Su in­fan­cia fue fe­liz y la re­cor­da­ba con ter­nu­ra:

“Cre­cí con mis cua­tro her­ma­nos y mi her­ma­na ge­me­la. Dos han muer­to, pe­ro so­mos una fa­mi­lia muy só­li­da. Mi fa­mi­lia es mi an­cla, de don­de sa­co mi ener­gía, mi sen­ti­do de la nor­ma­li­dad”.

A pe­sar de es­ta so­li­dez, Gibbs mos­tró sig­nos de rebeldía des­de muy tier­na edad y a los 14 años fue ex­pul­sa­do de Eton por be­ber al­cohol y crear dis­tur­bios en sus pa­si­llos, que re­co­rría con unas za­pa­ti­llas de ter­cio­pe­lo. Gibbs, co­mo mu­chos fa­mo­sos ar­tis­tas y es­cri­to­res, es­tu­vo pos­tra­do en la ca­ma du­ran­te me­ses de­bi­do a la po­lio. Un mé­di­co es­pa­ñol, Jes­sie

“TE­NE­MOS OJOS PA­RA OB­SER­VAR, PE­RO LA CLA­VE ES­TÁ EN EDI­TAR Y EDI­TAR”

True­ta, no so­lo le cu­ró, sino que se con­vir­tió en una de las inf luen­cias más tem­pra­nas y po­ten­tes: “Se sen­ta­ba a mi la­do y me ha­bla­ba de un mun­do que des­co­no­cía. Nun­ca ha­bía co­no­ci­do otros mun­dos más allá del mío y es­te doc­tor ex­pan­dió mis ho­ri­zon­tes y mi ma­ne­ra de pen­sar cuan­do me ha­bló de sus ex­pe­rien­cias en la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la”.

Lo mis­mo hi­zo un sa­cer­do­te an­gli­cano de Jerusalén que le ex­pli­co que to­das las re­li­gio­nes es­tán en­tre­la­za­das. Es­to des­per­tó sus as­pi­ra­cio­nes co­mo ar­queó­lo­go que le lle­va­ron más ade­lan­te a la ciu­dad is­rae­lí pa­ra par­ti­ci­par en una ex­ca­va­ción cer­ca de un cam­po de re­fu­gia­dos, don­de vio una reali­dad a la que no es­ta­ba acos­tum­bra­do.

Pres­crip­tor del Buen Gus­to

El uni­for­me de Eton es un cha­qué y una pa­ja­ri­ta blanca, y ese era el en­torno de Gibbs. Pe­ro a los 20 años via­jó a Tán­ger, la ciu­dad en la que mu­rió y don­de vi­vi­ría lar­gas tem­po­ra­das.

El ojo del este­ta ca­yó ren­di­do a es­te cri­sol de­ca­den­te e in­te­lec­tual. De allí re­gre­só con te­ji­dos y al­fom­bras que fue­ron la pri­me­ra pie­dra pa­ra le­van­tar su le­yen­da de an­ti­cua­rio eru­di­to.

Te­nía 20 años cuan­do su ma­dre le pres­tó el equi­va­len­te a 200.000 eu­ros de hoy en día pa­ra abrir su tien­da de an­ti­güe­da­des en Lon­dres, que has­ta su cie­rre, ha­ce una dé­ca­da, fue una de las más in­flu­yen­tes de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca.

Des­de es­te en­cla­ve en el ba­rrio lon­di­nen­se de Pim­li­co, la me­ca de los an­ti­cua­rios, Gibbs se con­vir­tió en el pres­crip­tor del gus­to de la épo­ca y mo­de­ló con sus pro­pues­tas ex­qui­si­tas pe­ro de­sen­fa­da­das la es­té­ti­ca de to­da una ge­ne­ra­ción.

Ch­ris­top­her Gibbs te­nía mu­chas ca­pas, co­mo sus co­di­cia­dos in­te­rio­res don­de mez­cla­ba sin mie­do una pie­za de mu­seo al la­do de un cor­de­ro di­se­ca­do de dos ca­be­zas o un tro­feo de ca­za que per­te­ne­ció a una reina de Ba­va­ria.

Su dan­dis­mo era so­lo la pun­ta de un iceberg. Te­nía la pro­fun­di­dad de un in­te­lec­to ex­qui­si­to y una men­te abierta y via­je­ra. De­cía que el gus­to no se pue­de en­se­ñar, que se con­ta­gia co­mo el sa­ram­pión o la re­li­gión, pe­ro era ins­pi­ra­dor oír­le des­cri­bir có­mo uno de sus pro­fe­so­res, un apa­sio­na­do bo­ta­nis­ta, po­nía un cris­tal em­plo­ma­do del me­die­vo en una me­sa y le pe­día que hi­cie­ra un arre­glo flo­ral pa­ra com­ple­men­tar­lo usan­do flo­res del jar­dín. Tra­ba­jar de jo­ven en Jerusalén ex­ca­van­do las rui­nas de Je­ri­có tam­po­co so­bra­ba.

“Na­ces con ojos pa­ra ob­ser­var, pe­ro la cla­ve es­tá en edi­tar, edi­tar, edi­tar. Hay que bus­car la be­lle­za por don­de quie­ra que uno va. Pue­de ser en una flor sal­va­je, en la en­can­ta­do­ra son­ri­sa de un des­co­no­ci­do que te cru­zas por la ca­lle o en las pro­por­cio­nes de un mue­ble, y lue­go, si aña­des in­for­ma­ción a las co­sas que te ex­ci­tan y co­no­ci­mien­tos his­tó­ri­cos, to­da esa mez­cla te lle­va en otra di­rec­ción.

Tra­to de de­jar­me lle­var tam­bién por las co­sas que me gus­tan. Mi in­di­vi­dua­li­dad, sea o no sea po­pu­lar, es lo im­por­tan­te, pe­ro tra­to de no an­qui­lo­sar­me. Hay que te­ner cui­da­do, a ve­ces in­cli­nar­se por una vi­sión de­ma­sia­do aca­dé­mi­ca de la es­té­ti­ca te pue­de ha­cer rí­gi­do”.

Y lo de­cía con la au­to­ri­dad de quien sa­be de lo que ha­bla por­que su vi­da ha si­do to­do me­nos rí­gi­da. Sus ex­pe­ri­men­tos con dro­gas co­mo el LSD y la ma­rihua­na eran le­gen­da­rios. En una de sus fies­tas sir­vió ga­lle­tas de ha­chís tan fuer­tes que la prin­ce­sa Mar­ga­ri­ta aca­bó en una sa­la de emer­gen­cias.

So­lo un ca­ba­lle­ro co­mo Gibbs se po­día re­fe­rir a Ma­rian­ne Faith­full co­mo Ms. Faith­full al re­la­tar el in­ci­den­te ocu­rri­do en 1967 cuan­do 20 po­li­cías rea­li­za­ron una re­da­da an­ti­dro­gas en la ca­sa so­la­rie­ga del Ro­lling Sto­ne Keith Ri­chards, don­de el an­ti­cua­rio es­ta­ba pa­san­do el día y la ex­pe­ri­men­tal no­che con Mick Jag­ger y su pa­re­ja de en­ton­ces, la can­tan­te Ma­rian­ne Faith­full.

So­lo un tra­ba­ja­dor dis­ci­pli­na­do e in­can­sa­ble era ca­paz de ase­gu­rar: “Mi éti­ca pro­fe­sio­nal ha­cía que ca­da día lle­ga­ra a tra­ba­jar a mi ga­le­ría a las nue­ve de la ma­ña­na aun­que me hu­bie­ra acos­ta­do a las ocho”. Su ac­ti­tud des­preo­cu­pa­da pe­ro fir­me con­vir­tió a Gibbs en un hom­bre ca­ris­má­ti­co, ob­je­ti­vo de cá­ma­ras co­mo las de Map­plet­hor­pe, lord Snow­don y Ri­chard Bai­ley.

El in­terio­ris­ta Vee­re Gren­ney des­cri­be así a Gibbs: “Era mi ve­cino en Tán­ger y un en­can­ta­dor y ge­ne­ro­so ami­go. Di­ría que su ma­yor vir­tud era que no re­ve­ren­cia­ba la be­lle­za pe­ro siem­pre con­se­guía es­tar ro­dea­do por ella. Mez­cla­ba to­do con el ojo de un maes­tro, pe­ro to­do pa­re­cía ha­ber si­do rea­li­za­do sin es­fuer­zo ni ri­gi­dez, sino de una ma­ne­ra natural. Unía lo su­pre­mo con lo sim­ple, lo mo­des­to con lo gran­dio­so. Ese era su se­cre­to en la vi­da, no ser pre­ten­cio­so”.

Esa ma­ne­ra de com­bi­nar in­te­lec­tua­li­dad y cul­tu­ra al­ter­na­ti­va, ese des­ca­ro, era el in­gre­dien­te cla­ve de un per­so­na­je que si­gue in­fluen­cian­do a quie­nes in­fluen­cian. Las icó­ni­cas za­pa­ti­llas de Ch­ris­top­her Gibbs re­pre­sen­tan­do un tram­pan­to­jo de unos pies bor­da­dos en pe­tit point aca­ban de ser re­crea­das por Jo­nat­han An­der­son pa­ra Loe­we.

No ha­ce ni un año que Mi­guel Flo­res-Vian­na pu­bli­có Hau­te Bohe­mi­ans. En él se re­tra­ta la ca­sa de Gibbs y de su pa­re­ja y so­cio, Pe­ter Hin­wood, que con ese cuer­po per­fec­to, ca­be­llo ca­si al­bino, spee­dos y bo­tas do­ra­das pro­ta­go­ni­zó a Rocky en The Rocky Ho­rror Pic­tu­re Show.

Una nue­va ge­ne­ra­ción es­tá des­cu­brien­do su ta­len­to y su in­fluen­cia. Co­mo di­ce la le­yen­da, Ch­ris­top­her Gibbs era ca­paz de dis­cu­tir 40 mi­nu­tos so­bre una cor­ba­ta, pe­ro tam­bién te­nía la des­tre­za pa­ra freír a Trump y su po­lí­ti­ca, cri­ti­car la ofus­ca­ción de mi­ras de quie­nes apo­yan el Bre­xit o aplau­dir que Harry se ca­sa­ra con Meg­han Mar­kle.

“Ça ces’t l’his­to­ire”, me di­jo con un im­pe­ca­ble acen­to fran­cés cuan­do me acom­pa­ñó ga­lan­te­men­te a la puer­ta. “La vi­da se va ha­cien­do más sen­ci­lla. No hay otro re­me­dio”. Tres me­ses des­pués era en­te­rra­do en la igle­sia de St. An­drew en Tán­ger, don­de acu­día co­mo vo­lun­ta­rio pa­ra cui­dar su jar­dín de gra­na­das. Su fu­ne­ral fue ins­pi­ra­do en su fe an­gli­ca­na, pe­ro con in­fluen­cias is­lá­mi­cas. Al igual que vi­vió ex­pri­mien­do be­lle­za y sa­bi­du­ría de los po­los más opues­tos. Des­can­sa en paz. �

“MI ÉTI­CA HA­CÍA QUE LLE­GA­RA A MI GA­LE­RÍA A LAS NUE­VE AUN­QUE ME ACOSTARA A LAS OCHO”

que re­vo­lu­cio­nó la so­cie­dad bri­tá­ni­ca, dor­mi­da des­de la pos­gue­rra, con la irrup­ción de la mi­ni­fal­da de Mary Quant y el look de Twiggy, to­do al com­pás de los Ro­lling Sto­nes, Da­vid Bo­wie y los Kinks. En al­gún mo­men­to, Gibbs jus­ti­fi­có su hu­mil­de atuen­do co­mo si es­tu­vie­ra co­me­tien­do una fal­ta de res­pe­to por no re­ci­bir­me tan aci­ca­la­do co­mo la le­yen­da que le pre­ce­de: “En es­ta eta­pa de mi vi­da la co­mo­di­dad triun­fa”, me ex­pli­có. Él fue el pri­mer hom­bre que lle­vó pan­ta­lo­nes de cam­pa­na a prin­ci­pios de los se­sen­ta en sus pa­seos por Kings Road, que se atre­vió con las blu­sas con gor­gue­ras y es­tam­pa­dos de flo­res y que pu­so de mo­da el uso del caf­tán en los in­gle­ses y las vi­si­tas a Ma­rrue­cos. Su es­ti­lo, buenos mo­da­les, ca­ris­ma y eru­di­ción lle­va­ron a Mick Jag­ger a de­cir que asis­tía a las ce­nas de su ami­go Ch­ris­top­her Gibbs en el pa­seo Chey­ne Walk de Lon­dres —don­de Mi­che­lan­ge­lo An­to­nio­ni fil­mó una de las es­ce­nas de su fil­me Blow-Up— “pa­ra apren­der có­mo ser un ca­ba­lle­ro”. Su voz ba­ja y be­llí­si­ma y ese acen­to bri­tá­ni­co tan posh ha­cían que uno se lo ima­gi­na­ra con­ver­san­do so­bre ar­qui­tec­tu­ra con el prín­ci­pe Car­los en la mis­ma ga­ma fo­né­ti­ca, a ve­ces in­te­li­gi­ble, de los aris­tó­cra­tas in­gle­ses. Tres me­ses des­pués in­gle­sas, un hom­bre pro­fun­da­men­te ci­vi­li­za­do y con­ta­gio­sa­men­te cu­rio­so”.Li­na­je y Rock“La pro­ce­den­cia lo es to­do”, me ex­pli­có Gibbs mien­tras me en­se­ña­ba unas le­gen­da­rias si­llas Chip­pen­da­le y una es­tan­te­ría de Chats­worth, el lu­gar de na­ci­mien­to de Wins­ton Chur­chill, que te­nía al la­do de sus re­tra­tos de fa­mi­lia y de ami­gos en su pe­que­ño apar­ta­men­to del Al­bany. Ha­ce años, en una en­tre­vis­ta en The New York Ti­mes, di­je­ron de Gibbs: “Tie­ne mie­do a la ba­na­li­dad, pe­ro no al pol­vo”. Por­que Ch­ris­top­her Gibbs fue mu­cho más que un ex­qui­si­to an­ti­cua­rio. Fue el in­ven­tor del chic des­gas­ta­do en la de­co­ra­ción y de la ex­qui­si­tez no pre­ten­cio­sa en

De iz­da. a dcha., Mr. Fish, el sas­tre lon­di­nen­se, ami­go del an­ti­cua­rio; en su ca­sa so­la­rie­ga en la cam­pi­ña in­gle­sa; y con una co­lec­ción de cor­ba­tas de se­da. FIES­TAS Y CAM­PO

De iz­da. a dcha., Jag­ger y Ma­rian­ne Faith­full; una ac­tua­ción en di­rec­to de los Ro­lling Sto­nes; y uno de los va­rio­pin­tos en­cuen­tros de Gibbs. MÚ­SI­CA Y ES­TÉ­TI­CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.