Sips­mith, la gi­ne a que ha con­se­gui­do lo im­po­si­ble

Es la pri­me­ra gi­ne­bra cu­ya des­ti­le­ría tra­di­cio­nal se si­túa en el cen­tro de Lon­dres tras la prohi­bi­ción de 1820

Vanity Fair (Spain) - - TENDENCIAS -

C ora­je y atre­vi­mien­to son las dos pa­la­bras que de­fi­nen a sus fun­da­do­res Sam Gals­worthy, Fair­fax Hall y Ja­red Brown. Ellos han si­do los ar­tí­fi­ces de la crea­ción de es­ta gi­ne­bra, gra­cias a la re­cu­pe­ra­ción del pro­ce­so de ela­bo­ra­ción tra­di­cio­nal del si­glo XVIII y a su es­fuer­zo por cam­biar las rí­gi­das nor­mas es­ta­ble­ci­das. Sam y Fair­fax, pro­ve­nien­tes del mun­do de la cer­ve­za ar­te­sa­nal, ven­die­ron sus ca­sas y de­ja­ron sus tra­ba­jos, lle­va­dos por su pa­sión por la gi­ne­bra, sin con­tar con los obs­tácu­los que ten­drían que su­pe­rar. Ade­más de ne­gar­les la li­cen­cia

real HMRC (Her Ma­jesty´s Re­ve­nue & Cus­toms, el ór­gano re­gu­la­dor de la pro­duc­ción de Lon­don Dry Gin en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca), su sue­ño de ela­bo­rar su gi­ne­bra en el mis­mo Lon­dres se to­pó con una Ley vi­gen­te en In­gla­te­rra des­de ha­cía 200 años que prohi­bía la des­ti­la­ción de es­pi­ri­tuo­sos en el

cen­tro de la ciu­dad. Tras dos años de du­ro li­ti­gio con el Par­la­men­to bri­tá­ni­co, con­si­guie­ron cam­biar la ley pa­ra co­men­zar a des­ti­lar en el mis­mo cen­tro de la city. En 2008, la li­cen­cia les fue con­ce­di­da y Sips­mith se con­vir­tió en la pri­me­ra des­ti­le­ría de gi­ne­bra en alam­bi­ques tra­di­cio­na­les de co­bre en Lon­dres, des­de el si­glo XVIII. Pru­den­cia, cons­tan­cia y pa­cien­cia. Con la in­cor­po­ra­ción de Ja­red Brown, Maes­tro Des­ti­la­dor, que­dó for­ma­do el equi­po y bau­ti­za­ron sus tres tra­di­cio­na­les alam­bi­ques de co­bre con los nom­bres de Pru­den­ce, Cons­tan­ce y Pa­tien­ce (Pru­den­cia, Cons­tan­cia y Pa­cien­cia), las tres vir­tu­des de to­do buen em­pren­de­dor que lu­cha por cum­plir sus sue­ños. Una gi­ne­bra sin ador­nos. Sips­mith na­ce que­rien­do des­ta­car es­te com­po­nen­te del es­fuer­zo hu­mano, un pro­yec­to muy per­so­nal, una de­mos­tra­ción del va­lor de los em­pren­de­do­res que, con­tra vien­to y ma­rea, han con­se­gui­do sa­car ade­lan­te un pro­duc­to úni­co que re­cu­pe­ra la an­ti­gua for­ma de dis­fru­tar de un buen G&T o de cóc­te­les clá­si­cos. Una gi­ne­bra que hu­ye de los ador­nos exis­ten­tes de hoy: con­ser­va la re­ce­ta tra­di­cio­nal de ela­bo­ra­ción tal y co­mo ha si­do y de­be­ría ser siem­pre. Sips­mith no ne­ce­si­ta ex­ce­sos; es, co­mo re­za en la­tín en la ba­se de su bo­te­lla: “Un cis­ne en­tre pa­tos”. En el top de gi­ne­bras Pre­mium más so­li­ci­ta­das. Sips­mith es uno de los po­cos gins ela­bo­ra­dos me­dian­te el mé­to­do de des­ti­la­ción one-shot, es de­cir, que no se rea­li­za a par­tir de con­cen­tra­do. Sus diez bo­tá­ni­cos clá­si­cos, que ma­ce­ran du­ran­te to­da la no­che, pro­du­cen un Lon­don Dry Gin in­creí­ble­men­te sua­ve y con per­so­na­li­dad. El enebro es el pro­ta­go­nis­ta ab­so­lu­to. Notas de cho­co­la­te ne­gro, in­ten­sas es­pe­cias y to­que cí­tri­co de na­ran­ja. Una sen­sa­ción en bo­ca ple­na e in­ten­sa y, lo que es aún más im­por­tan­te, sua­ve­men­te equi­li­bra­da.

El Gin & To­nic

per­fec­to: lle­na un va­so al­to con hie­lo, aña­de 50ml de Sips­mith Lon­don Dry Gin, re­lle­na con una tó­ni­ca de ca­li­dad bien fría y ador­na con una ro­da­ja de li­ma re­cién cor­ta­da y sin ex­pri­mir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.