His­to­ria ‘De­co’

LA FO­TO DE PAS­CUA OR­TE­GA

Vanity Fair (Spain) - - ZOOM -

A fi­na­les de los se­ten­ta Pas­cua Or­te­ga de­jó su ca­rre­ra de ban­que­ro en Wall Street por el in­terio­ris­mo. Es­ta fo­to re­fle­ja jus­to el mo­men­to ini­ciá­ti­co de ese cam­bio que lo con­vir­tió en el de­co­ra­dor de re­fe­ren­cia de la al­ta so­cie­dad es­pa­ño­la y de las gran­des em­pre­sas del país.

Es­ta fo­to se to­mó al ama­ne­cer. Fue así por­que el fo­tó­gra­fo, Gor­ka de Duo, in­sis­tió en ello, con­ven­ci­do de que en aquel mo­men­to ob­ten­dría­mos la me­jor luz. El año era 1979, y el lu­gar, la es­qui­na de las ca­lles Justiniano y Ore­lla­na en Ma­drid. En Ore­lla­na aca­ba­ba de abrir mi pri­mer es­tu­dio, aun­que ya lle­va­ba unos años tra­ba­jan­do co­mo in­terio­ris­ta: en ese tiem­po ha­bía rea­li­za­do pro­yec­tos co­mo la dis­co­te­ca Am­ne­sia de Ibi­za y tam­bién to­dos aque­llos ban­cos… El mo­ti­vo de que me re­qui­rie­ran pa­ra ha­cer des­pa­chos y ofi­ci­nas ban­ca­rias era que en ese sec­tor pre­ci­sa­men­te ha­bía tra­ba­ja­do yo an­tes de que me de­ci­die­ra a cam­biar las fi­nan­zas por la cons­truc­ción de es­pa­cios, y Wall Street por la ener­gía de un Ma­drid que tam­bién em­pe­za­ba una nue­va era. Fui­mos unos po­cos los que inau­gu­ra­mos la mo­vi­da an­tes de la mo­vi­da.

De es­ta ima­gen me gus­ta mu­cho la mu­jer ba­rrien­do al fon­do, aje­na a to­do, y tam­bién mi ca­ra de des­pis­ta­do. Y los mue­bles que me ro­dean. Los mue­bles: las lám­pa­ras art dé­co que tra­je de Nue­va York y que an­ti­ci­pa­ban el re­vi­val de es­te es­ti­lo, las me­sas que eran blo­ques de már­mol que ha­cía yo mis­mo, esa es­tan­te­ría de co­bre y ma­de­ra que aún con­ser­vo. Por el tra­je de hi­lo que lle­vo de­bía­mos es­tar en pri­ma­ve­ra, o qui­zá en el ini­cio del verano. Con­fie­so que en reali­dad no re­cuer­do mu­cho de aquel mo­men­to: ni si­quie­ra sé muy bien si me aca­ba­ba de le­van­tar o si aún no me ha­bía cos­ta­do, pues am­bas co­sas eran per­fec­ta­men­te po­si­bles en esos días. Lo que sí sé es que aquel ins­tan­te mar­ca­ba la con­fir­ma­ción de una vi­da nue­va que yo ha­bía ele­gi­do y a la que des­de en­ton­ces he si­do fiel. Por eso cuan­do la veo pien­so en lo mu­cho que tra­ba­ja­ba, pe­ro tam­bién en mi ilu­sión y mi in­cons­cien­cia. Nun­ca me he arre­pen­ti­do de esa in­cons­cien­cia, por­que me per­mi­tió ser quien soy y ha­cer lo que ha­go”. �

FO­TO­GRA­FÍA DEGORK ADEDUO

Ima­gen del in­terio­ris­ta en una ca­lle de Ma­drid con su mo­bi­lia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.