EN CA­SA DE FA­RAH DI­BA

Vanity Fair (Spain) - - NEWS - FO­TO­GRA­FÍA DE E LENA OLA Y Por EDUAR­DO VER­BO

La exem­pe­ra­triz de Irán nos re­ci­be en su ca­sa de Pa­rís pa­ra re­cor­dar su trá­gi­ca vi­da.

En 1979 tu­vo que aban­do­nar su país hu­yen­do de la re­vo­lu­ción de Jo­mei­ni. Ese fue el co­mien­zo de una vi­da mar­ca­da por la tra­ge­dia, en la que al exi­lio se unie­ron los sui­ci­dios de dos de sus cua­tro hi­jos. Re­cién cum­pli­dos los 80 años, la em­pe­ra­triz de Irán nos re­ci­be en su ca­sa de Pa­rís pa­ra ha­blar de su re­la­ción con los re­yes de Es­pa­ña, reivin­di­car la fi­gu­ra de su ma­ri­do y con­fe­sar­nos que ser rei­na no es­tá tan mal des­pués de to­do.

El Go­bierno is­lá­mi­co de Irán in­ten­tó frus­trar que fue­se con mi hi­jo Re­za y su es­po­sa, Yas­mi­ne, a la bo­da de los re­yes Fe­li­pe y Le­ti­zia. Es­cri­bie­ron una car­ta a Es­pa­ña pa­ra de­cir­les que no es­ta­ban au­to­ri­za­dos a in­vi­tar­nos. Les con­tes­ta­ron que no era un even­to po­lí­ti­co y, por tan­to, po­dían ha­cer lo que qui­sie­ran. Ten­go mu­cho ca­ri­ño y ad­mi­ra­ción por los re­yes don Juan Car­los y do­ña So­fía, con quie­nes ha­blo siem­pre que pue­do”.

Fa­rah Di­ba (Tehe­rán, 1938) vi­vía en el exi­lio cuan­do en 2004 los en­ton­ces prín­ci­pes de As­tu­rias se ca­sa­ron en la ca­te­dral de la Al­mu­de­na de Ma­drid. Aho­ra, la úl­ti­ma em­pe­ra­triz de Irán ca­mi­na enér­gi­ca por su mag­ní­fi­ca ca­sa del Quai d’Or­say, en el co­ra­zón de Pa­rís, y el sue­lo de ma­de­ra cru­je ba­jo sus pi­sa­das. Jo­sé Luis de

Vi­la­llon­ga, mar­qués de Cas­tell­bell y bió­gra­fo del rey Juan Car­los, di­jo que los pies de la rei­na ira­ní eran los más bo­ni­tos que ja­más ha­bía vis­to. So­lo con oír la ca­den­cia de sus pa­sos po­de­mos aña­dir que se con­ser­van vi­go­ro­sos. Mow­gli, un pe­rro de la ra­za king char­les re­ga­lo de su nie­ta Iman, rom­pe el pro­to­co­lo y ade­lan­ta a su dueña pa­ra sa­lu­dar­nos. La ter­ce­ra mu­jer del sah de Per­sia nos ex­tien­de la mano, cá­li­da y ami­ga­ble, y nos da la bien­ve­ni­da a su ho­gar. Es natural y ex­qui­si­ta en las for­mas, pe­ro, so­bre to­do, cer­ca­na.

Es­ta­mos en el sa­lón de su re­si­den­cia, un pi­so de te­chos al­tos y am­plios ven­ta­na­les con vis­tas al Se­na y al Grand Pa­lais. So­bre una de las me­sas au­xi­lia­res hay fo­tos de­di­ca­das del rey Juan Car­los —“Con afec­to pa­ra Fa­rah. 1989”—, de la rei­na So­fía con sus her­ma­nos, Cons­tan­tino e Irene, y el re­tra­to ofi­cial del enlace de los ac­tua­les re­yes de Es­pa­ña. Tam­bién hay si­tio pa­ra el rey

Moha­med VI de Ma­rrue­cos, el ex­pre­si­den­te de Egip­to An­war el Sa­dat, o Noor y Hu­seín de Jor­da­nia. Y, por su­pues­to, pa­ra su fa­mi­lia: su ma­ri­do, el sah Re­za Pah­la­vi, que mu­rió a los 60 años, y sus hi­jos, Re­za, de 58 años, Fa­rah­naz, de 55, Ali Re­za y Leila, los dos úl­ti­mos fa­lle­ci­dos en dra­má­ti­cas cir­cuns­tan­cias. Fa­rah Pah­la­vi tie­ne la voz ro­ta. Se ex­cu­sa por no sa­ber ha­blar es­pa­ñol. “Lo pri­me­ro que apren­dí a de­cir es: “¿Dón­de es­tá la Em­ba­ja­da ame­ri­ca­na?”. Era la pri­me­ra fra­se de un ma­nual que es­tu­dió cuan­do re­ca­ló en Mé­xi­co, el cuar­to país que la em­pe­ra­triz y su ma­ri­do pi­sa­ron des­pués de cin­co me­ses de exi­lio tras el triun­fo de la re­vo­lu­ción de Jo­mei­ni en 1979.

Es­te mes, la em­pe­ra­triz ha cum­pli­do 80 años. Ha pa­sa­do la mi­tad de su vi­da en el des­tie­rro, a ca­ba­llo en­tre Pa­rís y Es­ta­dos Uni­dos, don­de vi­ve su fa­mi­lia. Tie­ne la me­mo­ria in­tac­ta y ha­bla del ines­pe­ra­do des­tino de su vi­da co­mo si no hu­bie­sen trans­cu­rri­do cua­tro dé­ca­das des­de que aban­do­nó su país. “El pri­me­ro en ofre­cer­nos asilo fue Rai­nie­ro de Mó­na­co. Fue una sor­pre­sa, por­que no éra­mos gran­des ami­gos, pe­ro fi­nal­men­te el Go­bierno de Fran­cia no se lo per­mi­tió. Sa­dat, el pre­si­den­te de Egip­to, fue muy ge­ne­ro­so al per­mi­tir­nos via­jar a su país y mos­tró al mun­do en­te­ro que, aun­que no seas la na­ción más po­de­ro­sa, pue­des te­ner hu­ma­ni­dad”. Tras sa­lir de su país —“Con lá­gri­mas en los ojos y el fir­me con­ven­ci­mien­to de que íba­mos a vol­ver más pron­to que tar­de”—, la fa­mi­lia va­gó por Egip­to, Ma­rrue­cos, Baha­mas, Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos, Pa­na­má y, de nue­vo, Egip­to. Un éxo­do que ter­mi­nó un año más tar­de, en 1980, con la muer­te en El Cai­ro del sah a con­se­cuen­cia de un cán­cer lin­fá­ti­co. “No pue­do ol­vi­dar có­mo se por­ta­ron al­gu­nos paí­ses con él. Era ge­ne­ro­so, edu­ca­do y te­nía un gran sen­ti­do del hu­mor”.

Pe­ro el exi­lio no ha si­do el gol­pe más du­ro que ha su­fri­do la sah­ba­nu, co­mo se re­fie­ren en Irán a la mu­jer del sah. En 2001, Leila, su ben­ja­mi­na, se sui­ci­dó en un ho­tel de Lon­dres a los 31 años tras in­ge­rir una mez­cla de co­caí­na y bar­bi­tú­ri­cos. Una dé­ca­da más tar­de, su her­mano, Ali Re­za, de 44 años, tam­bién se qui­tó la vi­da en su do­mi­ci­lio de Bos­ton. Am­bos su­frían de­pre­sión. —¿Ha en­con­tra­do ali­vio tras la muer­te de sus dos hi­jos? —No hay un so­lo día que no pien­se en ellos. Eran in­te­li­gen­tes, con buen co­ra­zón… pe­ro su­frie­ron por cul­pa de la re­vo­lu­ción. No es­tá­ba­mos cer­ca de ellos y al­gu­nas amis­ta­des no ayu­da­ron. —Ha te­ni­do una vi­da trá­gi­ca… —Sí, he pa­sa­do por mu­chos pro­ble­mas, pe­ro he si­do fe­liz con mi ma­ri­do, mis hi­jos, mis ami­gos… —¿Pen­só al­gu­na vez en ti­rar la toa­lla? —No, nun­ca. El oto­ño se ha ins­ta­la­do en Pa­rís. La rei­na co­no­ce bien es­ta ciu­dad, don­de lle­gó por pri­me­ra vez a los 19 años pa­ra es­tu­diar Arquitectura. En 1958, a pun­to de fi­na­li­zar el cur­so aca­dé­mi­co, el rey es­ta­ba de vi­si­ta pri­va­da y pi­dió que le pre­sen­ta­ran a los me­jo­res es­tu­dian­tes ira­níes. Allí es­ta­ba Fa­rah Di­ba, una jo­ven cu­ya na­tu­ra­li­dad cau­ti­vó al sah. Sie­te me­ses más tar­de, se con­ver­tía en la ter­ce­ra es­po­sa del em­pe­ra­dor ira­ní —Re­za se ca­só en pri­me­ras nup­cias con Faw­zia, la hi­ja del rey de Egip­to, con la que tu­vo una ni­ña, pe­ro se di­vor­cia­ron por­que ella nun­ca lle­gó a adap­tar­se a la cor­te ira­ní. Su se­gun­da es­po­sa fue la prin­ce­sa So­ra­ya, a la cual re­pu­dió por no po­der te­ner des­cen­den­cia—. La bo­da con Fa­rah, hi­ja úni­ca de una fa­mi­lia de mi­li­ta­res y di­plo­má­ti­cos, se con­vir­tió en uno de los fas­tos más im­pre­sio­nan­tes de la épo­ca y su­pu­so una es­pe­ran­za pa­ra la per­pe­tua­ción de la di­nas­tía Pah­la­vi. Efec­ti­va­men­te, so­lo 10 me­ses des­pués, la em­pe­ra­triz dio a luz a su pri­mer va­rón. “El sah pu­so a Irán a la ca­be­za de mu­chos ám­bi­tos. Mi­ra có­mo es­tá el país aho­ra y có­mo es­ta­ba cuan­do go­ber­na­ba él. Fue un hom­bre que en­tre­gó su vi­da, su in­te­li­gen­cia y su vi­sión por el pro­gre­so”, ex­pre­sa con con­ven­ci­mien­to.

Hoy Irán es un país ce­rra­do al mun­do. Con 30 años en el po­der, su lí­der su­pre­mo, el aya­to­lá Alí

Ja­me­nei, su­ce­sor de Jo­mei­ni, di­ri­ge un ré­gi­men is­lá­mi­co ais­la­do por las san­cio­nes in­ter­na­cio­na­les pa­ra for­zar el desar­me nu­clear. Las mu­je­res es­tán obli­ga­das a lle­var hi­yab, al­go que no ocu­rría en la épo­ca del sah. En­ton­ces, Irán era uno de los paí­ses más ri­cos del mun­do gra­cias al pe­tró­leo. La so­cie­dad era abier­ta, cul­ta, ins­pi­ra­do­ra

“NO HAY UN SO­LO DÍA QUE NO PIEN­SE EN MIS HI­JOS. ERAN IN­TE­LI­GEN­TES, CON BUEN CO­RA­ZÓN, PE­RO SU­FRIE­RON POR CUL­PA DE LA RE­VO­LU­CIÓN. NO ES­TÁ­BA­MOS CON ELLOS Y AL­GU­NAS AMIS­TA­DES NO AYU­DA­RON”

y exis­tían le­yes pa­ra que no hu­bie­ra dis­cri­mi­na­ción se­xual. Pe­ro la his­to­ria di­ce que no to­do era tan idí­li­co.

—La po­li­cía se­cre­ta del Sah fue bru­tal apla­can­do la di­si­den­cia po­lí­ti­ca.

—Nun­ca he ne­ga­do na­da. Pue­de ser que hi­cie­ran al­gu­nas co­sas mal, sin du­da, pe­ro mi ma­ri­do que­ría que los ciu­da­da­nos de Irán fue­sen li­bres.

La ca­sa de Fa­rah es­tá lle­na de obras de ar­te. Una pin­tu­ra de Mi­ró, una es­cul­tu­ra de Ma­ri­na Ka­re­lla, la mu­jer del prín­ci­pe Miguel de Gre­cia… y mu­chas pie­zas ira­níes. Pre­si­dien­do la es­ca­le­ra que da ac­ce­so al ala más pri­va­da, hay un cua­dro que en­tris­te­ce a la rei­na. En él apa­re­ce Fa­rah con su ma­ri­do y sus cua­tro hi­jos. —¿Qué es lo que más echa de me­nos del sah? —Ha­blo mu­chas ve­ces con él. Cuan­do ten­go que to­mar una de­ci­sión im­por­tan­te, le pre­gun­to. Me en­can­ta­ría que es­tu­vie­ra aquí pa­ra que co­no­cie­ra a sus nie­tas. —¿Nun­ca pen­só en ca­sar­se de nue­vo? —Nun­ca. —¿Ha per­di­do la es­pe­ran­za de vol­ver a su país? —Lo im­por­tan­te es que se aca­be es­te ré­gi­men. Si voy, se­rá un gran día en mi vi­da. Lo que es­tá pa­san­do allí me per­tur­ba. Al igual que a mi hi­jo. Es­ta­mos preo­cu­pa­dos por la in­te­gri­dad del te­rri­to­rio. Tor­tu­ran a la gen­te y mu­chos no tie­nen dón­de dor­mir, in­sul­tan a las mu­je­res… Es muy tris­te.

La rei­na ha­bla de opor­tu­ni­da­des per­di­das y abor­da de nue­vo el ar­te, su gran pa­sión. Se le­van­ta pa­ra mos­trar­me Iran Mo­dern. The Em­press of Art, un li­bro edi­ta­do por As­sou­li­ne, don­de apa­re­ce ca­ta­lo­ga­da la co­lec­ción que com­pró pa­ra el Mu­seo de Ar­te Contemporáneo de Tehe­rán y al­gu­nas de cu­yas obras los aya­to­lás si­guen ocul­tan­do en su só­tano. “No ex­hi­ben cua­dros de De­gás o Re­noir, por­que son pie­zas en las que se mues­tran pier­nas des­nu­das o bus­tos de mu­jer”, se la­men­ta.

—Y, cuan­do par­tió al exi­lio, ¿se lle­vó al­gu­na obra de ar­te?

—No, no qui­se lle­var­me na­da. So­lo unas bo­tas que en su mo­men­to con­si­de­ré im­por­tan­tes pa­ra se­guir an­dan­do. Mis li­bros fa­vo­ri­tos, un car­tel del can­tan­te Sat­tar que me pi­dió mi hi­ja Fa­rah­naz y mis jo­yas per­so­na­les. Cuan­do tie­nes que aban­do­nar tu tie­rra, tu país, tus ami­gos, las co­sas ma­te­ria­les pierden su va­lor. Tam­bién me lle­vé fo­tos de mis hi­jos, pe­ro me en­can­ta­ría re­cu­pe­rar las de mis via­jes por Irán. Ha­ce po­co me es­cri­bie­ron de pa­la­cio [ac­tual­men­te es un mu­seo y se pue­de vi­si­tar] pa­ra de­cir­me: “Ma­jes­tad, no se preo­cu­pe, to­das sus co­sas es­tán aquí”. —¿Tu­vo que ven­der al­gu­nas jo­yas pa­ra sobrevivir en el exi­lio? —Sí, así fue. Y tu­ve que pe­dir ayu­da a ami­gos tam­bién. —Se ha es­cri­to mu­cho so­bre la for­tu­na de su ma­ri­do… —Se han es­cri­to mu­chas men­ti­ras so­bre eso. Fa­rah pa­re­ce in­co­mo­dar­se y no quie­re se­guir ha­blan­do del te­ma. La for­tu­na del rey del Trono del Pa­vo Real, se­gún al­gu­nos ana­lis­tas, se es­ti­ma en­tre 2.000 y 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Ade­más se ha ha­bla­do de un vas­to pa­tri­mo­nio in­mo­bi­lia­rio re­par­ti­do por to­do el mun­do. Du­ran­te la se­sión, Fa­rah Di­ba se mues­tra co­que­ta. Se atu­sa el pe­lo. Quie­re sa­lir bien en la fo­to. Nos ha­bla en in­glés. Tam­bién do­mi­na el fran­cés y el far­si, la len­gua ofi­cial de Irán. Des­pren­de iro­nía. “Una vez en una ga­le­ría em­pe­za­ron a ha­blar­me en ita­liano. Di­je que no sa­bía. La per­so­na, sor­pren­di­da, me pre­gun­tó: ‘¿Pe­ro no es us­ted la prin­ce­sa So­ra­ya?’. Con­tes­té: ‘No, esa era la an­te­rior”.

Hu­bo una épo­ca en la que Fa­rah Di­ba fas­ci­nó al mun­do. En los años sesenta, era una mu­sa del pa­pel cu­ché. Era elegante, so­fis­ti­ca­da y exó­ti­ca. Los pa­pa­raz­zi la ado­ra­ban. Es­pe­cial­men­te en Fran­cia, cuan­do vi­si­ta­ba a Yves Saint Lau­rent o a las her­ma­nas Ca­ri­ta, sus pe­lu­que­ras y las de le tout-Pa­ris. “Aca­bas acos­tum­brán­do­te. Hay mu­chos com­pa­trio­tas que me pa­ran pa­ra dar­me un be­so. Cuan­do me mar­cho a Es­ta­dos Uni­dos, dis­fru­to de un ano­ni­ma­to ma­yor y pue­do ir en va­que­ros”. —¿Echa de me­nos el pe­so de la co­ro­na? —No, nun­ca fui cons­cien­te del po­der ni le di im­por­tan­cia a sa­lir en la pren­sa.

—En Es­pa­ña, Le­ti­zia des­pier­ta pa­sio­nes, pe­ro tam­bién mu­chas crí­ti­cas. ¿Es com­pli­ca­do ser rei­na?

—Es siem­pre di­fí­cil, por­que la gen­te te ob­ser­va y ha­ce co­men­ta­rios. Al­gu­nos pue­den ser be­né­vo­los y otros te­rri­bles. Pe­ro ser rei­na su­po­ne una vi­da lle­va­de­ra. Te­ne­mos co­sas po­si­ti­vas y de­be­mos acep­tar las ne­ga­ti­vas.

Fa­rah vi­vió las crí­ti­cas que desata­ron los fas­tos de Per­sé­po­lis de 1967. Se cum­plían 2.500 años del im­pe­rio y el sah lo fes­te­jó con su co­ro­na­ción y la de su mu­jer —la pri­me­ra em­pe­ra­triz co­ro­na­da en la his­to­ria de los per­sas—. Re­yes, rei­nas y gran­des man­da­ta­rios, un ae­ro­puer­to cons­trui­do pa­ra la oca­sión, cin­co días de fies­ta ser­vi­dos por Ma­xim’s, el res­tau­ran­te pa­ri­sino. Su co­ro­na de dia­man­tes azu­les rea­li­za­da por Van Cleef & Ar­pels dio la vuel­ta al mun­do. Es­te dis­pen­dio, que de­jó pa­ten­te la dis­tan­cia en­tre la ri­que­za del rey y la reali­dad del país, fue la me­cha que dio ini­cio a la re­vo­lu­ción de los aya­to­lás. Pe­ro Fa­rah lo tie­ne cla­ro: “No me arre­pien­to de na­da”.

“UNA VEZ ME EM­PE­ZA­RON A HA­BLAR EN ITA­LIANO Y YO DI­JE QUE NO SA­BÍA. L A PER­SO­NA, SOR­PREN­DI­DA, ME PRE­GUN­TÓ: ‘¿PE­RO US­TED NO ES L A PRIN­CE­SA SO­RA­YA?’. YO CON­TES­TÉ: ‘NO, ESA ERA L A AN­TE­RIOR”

Fa­rah Di­ba po­sa con su pe­rro Mow­gli, re­ga­lo de su nie­ta Iman, en su ca­sa de Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.