GUE­RRA SU­CIA

Vanity Fair (Spain) - - NEWS - POR EVA LA­MAR­CA Y MÓ­NI­CA PARGA

Una in­ves­ti­ga­ción so­bre el co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo y su co­ne­xión con los Gar­cíaCe­re­ce­da, pro­pie­ta­rios de la ur­ba­ni­za­ción La Fin­ca.

Pa­re­cía so­lo una gue­rra en­tre her­ma­nas por una he­ren­cia mi­llo­na­ria, pe­ro las gra­ba­cio­nes que hi­zo el ex­co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo a los Gar­cía-Ce­re­ce­da, pro­pie­ta­rios de la lu­jo­sa ur­ba­ni­za­ción de La Fin­ca, re­fu­gio de es­tre­llas del fút­bol y gran­des for­tu­nas, han des­ta­pa­do una ba­ta­lla aún más su­cia: aman­tes, in­to­xi­ca­cio­nes in­for­ma­ti­vas y chan­ta­jes que ‘Va­nity Fair’ sa­ca hoy a la luz.

La es­ce­na es es­ta: 18 de sep­tiem­bre de 2013. Tres hom­bres y una mu­jer se ci­tan pa­ra dis­cu­tir los de­ta­lles de una in­ves­ti­ga­ción se­cre­ta. Su­sa­na Gar­cía-Ce­re­ce­da, hi­ja de Luis Gar­cía- Ce­re­ce­da, fa­lle­ci­do pro­mo­tor de La Fin­ca, la ex­clu­si­va ur­ba­ni­za­ción del nor­te de Ma­drid don­de han vi­vi­do es­tre­llas del fút­bol co­mo Cris­tiano Ro­nal­do o Zi­ne­di­ne Zi­da­ne, li­de­ra la con­ver­sa­ción. La acom­pa­ñan su mano de­re­cha, Fran­cis­co Pe­ñal­ver, so­cio en Pro­ci­sa, la em­pre­sa de la fa­mi­lia; Da­vid Fernández Au­men­te, su je­fe de se­gu­ri­dad; y Ra­fael Re­don­do, abo­ga­do y hom­bre de con­fian­za del en­ton­ces co­mi­sa­rio Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo. Pe­pe, co­mo se pre­sen­tó an­te sus clien­tes, ade­más de ser po­li­cía, tra­ba­ja­ba co­mo abo­ga­do e investigador pri­va­do en su agen­cia de detectives Cenyt. A él y a Ra­fael Re­don­do les ha­bían en­car­ga­do Su­sa­na, Pe­ñal­ver y Fernández Au­men­te una in­da­ga­ción: lo que Vi­lla­re­jo bau­ti­zó co­mo ‘Pro­yec­to Land’. Aquel día, co­mo de cos­tum­bre, el so­cio del de­tec­ti­ve gra­bó a es­con­di­das la con­ver­sa­ción:

Ra­fael Re­don­do: Pre­fie­ro que me con­cre­téis, por­que co­mo es un te­ma fa­mi­liar es­ta­mos te­nien­do más cui­da­do...

Su­sa­na Gar­cía-Ce­re­ce­da: Cla­ro, pe­ro es que me in­tere­sa, ¿eh? Ra­fael Re­don­do: Sí, sí, en­can­ta­dos. Su­sa­na Gar­cía- Ce­re­ce­da: Os­tos me in­tere­sa, y bas­tan­te. [...] A ver por dón­de an­da y de­ja de an­dar es­te ca­brón.

Os­tos, “es­te ca­brón”, la per­so­na a la que se re­fe­ría Su­sa­na, era Jai­me Os­tos Jr., hi­jo del co­no­ci­do to­re­ro y se­gun­do ma­ri­do de Yolanda Gar­cía- Ce­re­ce­da, her­ma­na pe­que­ña de Su­sa­na. Cria­dor de ca­ba­llos y ji­ne­te oca­sio­nal, Os­tos se ha­bía de­cla­ra­do ho­mo­se­xual pú­bli­ca­men­te po­co an­tes de con­traer ma­tri­mo­nio con Yolanda en Tr­yon, un an­ti­guo pue­blo in­dio en Ca­ro­li­na del Nor­te, don­de re­si­día con ella. La pri­mo­gé­ni­ta, al man­do de las so­cie­da­des des­de la muer­te en 2010 de su pa­dre, desea­ba ave­ri­guar los pun­tos dé­bi­les de su cu­ña­do, al que pre­su­po­nía in­tere­sa­do por la he­ren­cia es­ti­ma­da en más de 1.000 mi­llo­nes de eu­ros que el pa­triar­ca les ha­bía de­ja­do a ella y a su her­ma­na.

“Si a ella le im­por­ta al­go AHO­RA MIS­MO, ES CUI­DAR su re­la­ción con el vie­jo” (Su­sa­na Gar­cía-Ce­re­ce­da)

Da­do lo po­co con­ven­cio­nal de aque­lla re­la­ción, Su­sa­na du­da­ba de sus in­ten­cio­nes.

Su­sa­na Gar­cía- Ce­re­ce­da: De Jai­me Os­tos el te­lé­fono que ten­go... Lo ten­go por aquí [le di­jo a Ra­fael Re­don­do, com­pa­ñe­ro de Vi­lla­re­jo]. Da­vid Fernández: Yo creo que te lo di. ¿Cuán­tos te di? [...]

Su­sa­na Gar­cía- Ce­re­ce­da: Yo es que ca­da vez que me lla­ma­ba con un nú­me­ro tal, lo gra­ba­ba y lo me­tía. Ten­go cua­tro de él [aña­dió an­tes de dic­tar­le a Re­don­do los dí­gi­tos, pa­ra que pu­die­ra rea­li­zar un se­gui­mien­to de sus lla­ma­das].

Cin­co años des­pués de aque­lla reunión, en la ma­ña­na del 30 de ma­yo de 2018, na­da más ate­rri­zar de un via­je a Su­dá­fri­ca, Su­sa­na era de­te­ni­da en Ma­drid, acu­sa­da de des­cu­bri­mien­to y re­ve­la­ción de se­cre­tos, cohe­cho y fal­se­dad en do­cu­men­to mer­can­til. Ho­ras an­tes, los agen­tes ha­bían re­gis­tra­do su des­pa­cho de La Fin­ca, mien­tras ella se­guía to­do lo que ocu­rría al te­lé­fono con su abo­ga­da, y ha­bían en­con­tra­do cua­tro in­for­mes so­bre la vi­da pri­va­da de Os­tos rea­li­za­dos por Vi­lla­re­jo, en­tre otros do­cu­men­tos. Su re­la­ción con el de­tec­ti­ve, al pa­re­cer, no se ha­bría li­mi­ta­do a ave­ri­guar de­ta­lles de su cu­ña­do. La po­li­cía, en el aná­li­sis de los cen­te­na­res de gra­ba­cio­nes que el ex­co­mi­sa­rio —aho­ra en­car­ce­la­do— ha­bía ido acu­mu­lan­do a lo lar­go de sus múl­ti­ples tra­ba­jos, ac­ce­dió a otras con­ver­sa­cio­nes de Su­sa­na en las que pe­día más in­for­ma­ción pri­va­da so­bre otras per­so­nas de su en­torno. Su so­cio, Fran­cis­co Pe­ñal­ver, y el je­fe de se­gu­ri­dad, Da­vid Fernández, tam­bién fue­ron pues­tos a dis­po­si­ción ju­di­cial ese día. Los de­li­tos han si­do so­bre­seí­dos par­cial y pro­vi­sio­nal­men­te por la Au­dien­cia Na­cio­nal en el ca­so de Su­sa­na, Pe­ñal­ver y Fernández, pe­ro Vi­lla­re­jo si­gue in­ves­ti­ga­do. La Jus­ti­cia quie­re es­cla­re­cer si en es­te, co­mo en otros ca­sos que se ana­li­zan aho­ra, pu­so a dis­po­si­ción de clien­tes pri­va­dos re­cur­sos pú­bli­cos y se lu­cró con ello. La Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción ha re­cu­rri­do el so­bre­sei­mien­to par­cial de la pie­za y ha pe­di­do que se re­abra: cree que exis­ten prue­bas su­fi­cien­tes pa­ra en­cau­sar a Su­sa­na Gar­cía-Ce­re­ce­da y al res­to de sus co­le­gas por vul­ne­rar el de­re­cho a la in­ti­mi­dad de ter­ce­ros. Sin em­bar­go, la de­fen­sa de Su­sa­na ale­ga que la pe­ti­ción a la agen­cia Cenyt de Vi­lla­re­jo so­lo se ce­ñía a in­ves­ti­gar una em­pre­sa de la com­pe­ten­cia, y que ella nun­ca re­qui­rió da­tos per­so­na­les de sus co­no­ci­dos pa­ra uti­li­zar­los en el con­flic­to de la he­ren­cia. No obs­tan­te, es­tos son al­gu­nos ex­trac­tos de las gra­ba­cio­nes que hi­cie­ron Vi­lla­re­jo y Re­don­do trans­cri­tas en el su­ma­rio.

“Hom­bre, si [ella] tie­ne un no­vio, es­tá bien sa­ber­lo...”, de­ja­ba caer Su­sa­na en una reunión con Vi­lla­re­jo y sus com­pa­ñe­ros fe­cha­da el 9 de ju­lio de 2013. Se re­fe­ría a Sil­via Gó­mez-Cué­ta­ra, de 48 años, úl­ti­ma mu­jer de Luis Gar­cía- Ce­re­ce­da, el mag­na­te que ha­bía ama­sa­do una de las ri­que­zas más gran­des de Es­pa­ña con el boom in­mo­bi­lia­rio de los ochen­ta. A su muer­te en ju­nio de 2010, y obli­ga­da por las hi­jas del em­pre­sa­rio, Sil­via ha­bía te­ni­do que mar­char­se del ho­gar que com­par­tía con él en La Fin­ca por or­den de un juez. Ha­bía lo­gra­do un acuer­do eco­nó­mi­co con las hi­jas­tras: te­nían que re­tri­buir­le con 30.000 eu­ros men­sua­les du­ran­te el res­to de su vi­da. Pe­ro Sil­via, ase­gu­ran fuen­tes del ca­so, in­tuía que en el ex­tran­je­ro se es­con­día una des­co­no­ci­da for­tu­na fa­mi­liar y por eso en 2017 re­cla­mó a las dos her­ma­nas un mi­llo­na­rio com­ple­men­to de su le­gí­ti­ma.

Su­sa­na Gar­cía-Ce­re­ce­da sa­bía que el án­gu­lo más vul­ne­ra­ble de Gó­mez- Cué­ta­ra era la re­la­ción con su ac­tual pa­re­ja, el em­pre­sa­rio me­xi­cano Juan An­to­nio Pé­rez Si­món. An­te la po­si­bi­li­dad de co­no­cer si Gó­mez- Cué­ta­ra es­ta­ba te­nien­do una aven­tu­ra, el je­fe de se­gu­ri­dad de Pro­ci­sa, Da­vid Fernández, co­men­tó a Vi­lla­re­jo: “Tam­bién pue­de ha­cer fal­ta, por si aca­so, co­mo ella es­tá in­ten­tan­do ha­cer da­ño, pues de al­gu­na for­ma tam­bién

se le pue­de ha­cer da­ño”. Su­sa­na con­ve­nía: “Eso, por­que si a ella al­go le im­por­ta aho­ra mis­mo es cui­dar su re­la­ción con el vie­jo [...] que es el que le da la pas­ta to­dos los me­ses, y al que le es­tá in­ten­tan­do sa­car to­do y más”.

Quin­ce días des­pués, en una nue­va se­sión in­for­ma­ti­va, Su­sa­na da­ba otra or­den: “Se­guid a la se­ño­ra, se­guid a Torres, a ver si en­con­tra­mos al­go”. El ter­cer ob­je­ti­vo en cues­tión era Joaquín Torres, el ar­qui­tec­to que pro­yec­tó gran par­te de las lu­jo­sas ca­sas de La Fin­ca, quien ha­bía tra­ba­ja­do co­do con co­do jun­to a Luis Gar­cía-Ce­re­ce­da en el pro­yec­to ur­ba­nís­ti­co. Su­sa­na lo con­si­de­ra­ba una ame­na­za des­pués de que su es­tu­dio de arquitectura hu­bie­ra de­man­da­do a Pro­ci­sa por im­pa­go de ho­no­ra­rios por va­lor de 280.000 eu­ros.

Con to­dos los en­car­gos, Vi­lla­re­jo anun­ció so­lí­ci­to que pon­dría a su dis­po­si­ción un enorme des­plie­gue de me­dios: “Do­ce co­ches y cin­co mo­tos pa­ra vi­gi­lan­cia; equi­pos de au­dio pa­ra gra­ba­cio­nes con­ven­cio­na­les o en am­bien­tes hos­ti­les, equi­pos óp­ti­cos y cap­ta­do­res de imá­ge­nes en si­tua­cio­nes ad­ver­sas...” y así po­der rea­li­zar “se­gui­mien­tos per­so­na­les dirigidos a co­no­cer los víncu­los de ca­rác­ter per­so­nal e ín­ti­mo”. Hi­zo un pre­su­pues­to de 275.000 eu­ros “pa­ra un ni­vel I de in­ves­ti­ga­ción ex­haus­ti­va” y 150.000 más por un “ni­vel II de ren­ta­bi­li­za­ción de los re­sul­ta­dos”.

La lu­cha en La Fin­ca era du­ra y so­te­rra­da. El fa­lle­ci­mien­to de Luis Gar­cíaCe­re­ce­da a los 72 años, víc­ti­ma de un tu­mor ce­re­bral, ha­bía da­do ini­cio a una fe­roz pug­na por su va­lio­so le­ga­do. Ade­más de Pro­ci­sa, la en­ti­dad res­pon­sa­ble de la ur­ba­ni­za­ción de Po­zue­lo de Alar­cón don­de los cha­lés pue­den al­can­zar los 40 mi­llo­nes de eu­ros, es­ta­ban en jue­go los te­rre­nos de La Pe­lle­je­ra, re­fu­gio de in­vi­ta­dos co­mo el ex­pre­si­den­te Fe­li­pe Gon­zá­lez o el mi­llo­na­rio me­xi­cano Car­los Slim, ín­ti­mos del em­pre­sa­rio; el res­tau­ran­te Za­la­caín, lu­gar de reunión de al­tos car­gos so­cia­lis­tas; va­rias pro­pie­da­des en el cen­tro de la ca­pi­tal y una ca­sa en Ba­quei­ra, en­tre una lar­ga lis­ta de di­ver­sos ac­ti­vos. An­tes de mo­rir, el pro­mo­tor de­ci­dió po­ner al man­do a su hi­ja ma­yor y le dio el 51% de su par­te de las so­cie­da­des. A la me­nor, Yolanda, el 49%.

Co­mo re­cuer­da hoy la her­ma­na pe­que­ña, en­fras­ca­da en más de 60 pro­ce­di­mien­tos ju­di­cia­les, ahí co­men­zó la gue­rra. “Cuan­do mu­rió mi pa­dre, Su­sa­na me di­jo: ‘Las co­sas van a ser a mi ma­ne­ra”, re­la­ta. En abril de 2010, Su­sa­na ya ha­bía re­ci­bi­do la cus­to­dia de los tres hi­jos de Yolanda, fru­to de su pri­mer ma­tri­mo­nio, con Fran­cis­co Amat, por los “pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos” de su her­ma­na, En 2011, la Jus­ti­cia in­ca­pa­ci­tó a Yolanda ale­gan­do que su­fría “ideas de­li­ran­tes e in­ma­du­rez” y que no po­día ha­cer­se car­go de su pro­pio pa­tri­mo­nio. El tri­bu­nal de­ci­dió que la Fun­da­ción Afal, en­car­ga­da de tu­te­lar a in­ca­pa­ci­ta­dos por en­fer­me­da­des men­ta­les y aho­ra acu­sa­da por la Fis­ca­lía de Ma­drid de des­viar di­ne­ro de tu­te­la­dos con gran­des ca­pi­ta­les, se res­pon­sa­bi­li­za­ra de la he­re­de­ra. Yolanda sos­tie­ne que to­do fue una es­tra­te­gia de Su­sa­na pa­ra apar­tar­la de la ges­tión de su for­tu­na, al­go que nie­ga la pri­mo­gé­ni­ta. El pa­sa­do ju­lio, dos años des­pués de lo­grar su ple­na ca­pa­ci­dad ju­rí­di­ca, y tras un lar­go pro­ce­so ju­di­cial, Yolanda re­cu­pe­ró a los ni­ños.

Pe­ro ¿có­mo lle­gó a con­ver­tir­se es­ta con­tien­da fa­mi­liar en un ca­pí­tu­lo más de las cloa­cas del Es­ta­do? Luis Gar­cía-Ce­re­ce­da siem­pre fue un hom­bre ob­se­sio­na­do con su se­gu­ri­dad, más des­de que ETA lo ame­na­za­ra con ase­si­nar­lo. En el 2000 con­tra­tó a Da­vid Fernández Au­men­te, un ex­po­licía con mu­chos años de ac­ti­vo en el País Vas­co, pa­ra que se hi­cie­ra car­go de su pro­tec­ción per­so­nal. Fue de la mano de Fernández co­mo Su­sa­na co­no­ce­ría tiem­po des­pués a Vi­lla­re­jo, vie­jo ami­go del ex­po­licía, al que le pro­pu­sie­ron ha­cer­se car­go de la in­ves­ti­ga­ción en La Fin­ca. Fernández ase­gu­ra­ría más tar­de que ha­bía he­cho un “cas­ting de detectives” pa­ra en­con­trar a su can­di­da­to, aun­que la Fis­ca­lía que tra­ba­ja en el ca­so cree que su re­la­ción se re­mon­ta mu­chos años atrás. En sus re­cur­sos afir­man, por tan­to, que Fernández sa­bía que Vi­lla­re­jo era a la vez un co­mi­sa­rio de po­li­cía en ac­ti­vo, abo­ga­do y em­pre­sa­rio que com­pa­gi­na­ba su fun­ción pú­bli­ca con ne­go­cios pri­va­dos, to­da una irre­gu­la­ri­dad por la que aho­ra Vi­lla­re­jo es­tá en pri­sión acu­sa­do de re­ve­la­ción de se­cre­tos, blan­queo, or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal y cohe­cho.

Fue así co­mo Vi­lla­re­jo, des­co­no­ci­do en­ton­ces pa­ra la opi­nión pú­bli­ca, y al que des­pués se re­la­cio­na­ría tan­to con la po­li­cía po­lí­ti­ca del Mi­nis­te­rio del In­te­rior co­mo con los ca­sos del áti­co de Ig­na­cio Gon­zá­lez, la der­ma­tó­lo­ga Eli­sa Pin­to y el em­pre­sa­rio Javier Ló­pez Ma­drid, o Co­rin­na, en­tre otros mu­chos, ate­rri­za­ría en La Fin­ca con el ob­je­ti­vo de es­piar la vi­da pri­va­da de los con­trin­can­tes de Su­sa­na Gar­cía-Ce­re­ce­da. Vi­lla­re­jo po­nía a dis­po­si­ción de sus clien-

“Le he­mos pe­ga­do un apre­tón A ANA RO­SA QUIN­TA­NA: ‘Oye, cui­da­do con es­te tío” (Vi­lla­re­jo)

tes, siem­pre gran­des for­tu­nas, to­dos los re­cur­sos pú­bli­cos que te­nía co­mo fun­cio­na­rio. Gra­cias a sus con­tac­tos en el mun­do de la ju­di­ca­tu­ra, sus fuen­tes en Ha­cien­da, ban­cos y em­pre­sas, el co­mi­sa­rio te­nía ac­ce­so a la in­for­ma­ción re­ser­va­da que le pro­por­cio­na­ba su am­plia red de co­la­bo­ra­do­res. Cru­ces de lla­ma­das, an­te­ce­den­tes pe­na­les, da­tos fis­ca­les... Po­día con­se­guir­lo to­do. Él mis­mo alar­dea­ba: “No­so­tros ase­so­ra­mos al Mi­nis­te­rio en te­mas de­li­ca­dos, que no le co­bra­mos, ob­via­men­te. En­ton­ces te­ne­mos cier­to pa­ra­guas a la ho­ra de pe­dir co­sas y tal...”. Pe­ro su es­pe­cia­li­dad, co­mo él mis­mo pre­su­mía, eran los asun­tos “de ca­ma”. “Sir­ven pa­ra ha­cer pa­lan­ca”, ad­ver­tía. Su mé­to­do, ade­más, con­sis­tía en gra­bar to­das las con­ver­sa­cio­nes, in­clui­das las de sus pro­pios clien­tes, que man­tu­vie­ran en sus ca­sas, en ca­fe­te­rías, en el co­che, en reunio­nes o por te­lé­fono. Y guar­dar va­rias co­pias, por si en al­gún mo­men­to él pu­die­ra ne­ce­si­tar­las...

Con Su­sa­na na­da de es­to se­ría di­fe­ren­te. En una de sus gra­ba­cio­nes, con fe­cha del 9 de ju­lio de 2013, Vi­lla­re­jo ha­bla so­bre las in­ti­mi­da­des de Sil­via

Gó­mez- Cué­ta­ra:

Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo: No­so­tros es­tos días he­mos de­di­ca­do un po­qui­to de tiem­po a ob­ser­var­la [...] es­tá mu­cho en Ma­llor­ca [...] qué ale­gría, ¿no? ... Te­ner po­cas preo­cu­pa­cio­nes en la vi­da [de­cía el co­mi­sa­rio en­tre ri­sas]. La in­for­ma­ción que nos lle­ga de den­tro del en­torno es que ella de­be de te­ner al­gún no­vie­te cuan­do es­te hom­bre es­tá en Mé­xi­co. Su­sa­na Gar­cía- Ce­re­ce­da: “Ah, eso es im­por­tan­te”.

Vi­lla­re­jo: “Efec­ti­va­men­te [...] a to­das el Joaquín [Torres] les da co­ber­tu­ra cuan­do que­dan con al­guien. Ese es el po­der que es­te chi­co tie­ne, lo cual es in­tere­san­te, por­que eso su­po­ne un pun­to de vul­ne­ra­bi­li­dad pa­ra los ma­ri­dos, ob­via­men­te, ¿no? [...] Di­cen: ‘No, es­toy con Joaquín mi­ran­do co­sas y tal’, y es­tán con el no­vie­te dán­do­se un ho­me­na­je. [...] Es in­tere­san­te por­que, aun cuan­do la­men­ta­ble­men­te es in­for­ma­ción apa­ren­te­men­te frí­vo­la, pues es una in­for­ma­ción vul­ne­ra­ble. [...] Es una mu­jer [...] que ya se sien­te un po­co ma­yor, y qui­zá por eso se ha en­ro­lla­do [...] con un chi­qui­to que to­da­vía no he­mos des­cu­bier­to, pe­ro que sa­be­mos que tie­ne y es­tá uti­li­zan­do a Joaquín pa­ra eso.

Su­sa­na Gar­cía- Ce­re­ce­da: Eso sí que es im­por­tan­te, sa­ber quién es. Vi­lla­re­jo: ¿Es in­tere­san­te? Fran­cis­co Pe­ñal­ver: ¿Sa­ber el chi­qui­to? Fun­da­men­tal.

Pe­ro Vi­lla­re­jo no so­lo tra­ta­ba de ave­ri­guar los se­cre­tos de sus ob­je­ti­vos, sino que, ade­más, se­gún ano­ta­ba en sus in­for­mes, pla­nea­ba “lí­neas de ac­tua­ción”. Las di­rec­tri­ces que ideó pa­ra ata­car al ar­qui­tec­to Joaquín Torres con­sis­tían en “In­ves­ti­gar sus irre­gu­la­ri­da­des. Exis­te la po­si­bi­li­dad de de­tec­tar mo­vi­mien­tos de di­ne­ro sus­cep­ti­bles de po­der con­si­de­rar­se co­mo blan­queo de ca­pi­ta­les. Ge­ne­rar des­con­cier­to o des­con­fian­za en­tre Torres y su círcu­lo más ín­ti­mo con con­ti­nuas ma­nio­bras de in­to­xi­ca­ción in­for­ma­ti­va. Pu­bli­car en me­dios que le afec­ten emo­cio­nal­men­te”.

El co­mi­sa­rio te­nía cla­ro a qué puer­tas de­bía lla­mar. El 9 de oc­tu­bre de 2013 en una reunión con Su­sa­na, Pe­ñal­ver y Re­don­do, Vi­lla­re­jo les di­ce: “Le he­mos pe­ga­do ya un apre­tón a Ana Ro­sa Quin­ta­na, a la otra... En fin, a to­dos los pro­gra­mas y a to­da la gen­te que tie­ne al­go que de­cir en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. ‘Oye, cui­da­do con es­te tío que es un chan­ta­jis­ta, que os va uti­li­zan­do a vo­so­tros y tal, va pi­dien­do di­ne­ro o que sal­ga en el pro­gra­ma que te di­ce que tú te lle­vas un por­cen­ta­je’. En fin, es­te ti­po de co­sas ayu­dan...”. Quin­ta­na y el po­li­cía se co­no­cían des­de ha­cía tiem­po. El pri­mer ma­ri­do de la pre­sen­ta­do­ra, el tam­bién pe­rio­dis­ta Al­fon­so Ro­jo, y pa­dre de su pri­mer hi­jo, Álvaro, es ín­ti­mo de Vi­lla­re­jo. Am­bos es­tu­dia­ron jun­tos y com­par­ten ne­go­cios.

Se des­co­no­ce si fi­nal­men­te Vi­lla­re­jo pre­sio­nó a los me­dios. Lo que sí su­ce­dió fue que, unos me­ses más tar­de, en ju­lio de 2014, el pro­gra­ma Ca­za­ma­ri­po­sas TV, emi­ti­do en Te­le­cin­co, arre­me­tió sin pie­dad con­tra el ar­qui­tec­to. Tras mos­trar fo­tos de Torres, los ter­tu­lia­nos co­men­ta­ban: “La ca­ra co­rres­pon­de a una edad y el cuer­po es del ya­yo ca­chas. Me da un po­co de gri­ma, la ver­dad”, pa­ra lue­go in­si­nuar que Torres, en ese mo­men­to ca­sa­do con la pin­to­ra Mercedes Rodríguez, era ho­mo­se­xual. Unos días des­pués, Torres se des­pe­día en­tre lá­gri­mas co­mo

co­la­bo­ra­dor de Sál­va­me, don­de ha­bla­ba de las ca­sas de los fa­mo­sos. Ca­za­ma­ri­po­sas aca­bó dis­cul­pán­do­se por el tono de sus pa­la­bras. El ar­qui­tec­to ter­mi­nó se­pa­rán­do­se de su es­po­sa, a la que co­no­ció a los 17 años, y ha ini­cia­do una re­la­ción con el di­rec­tor de Sál­va­me.

Los ha­llaz­gos de Vi­lla­re­jo em­pe­za­ron a lle­gar a la me­sa de Su­sa­na. Las lla­ma­das que los es­pia­dos re­ci­bían, las que emi­tían —“Buff mu­cho te­lé­fono, 99 ve­ces a su hi­jo, 93 a otro si­tio, 82 al chó­fer... mu­cho te­lé­fono”—, los nom­bres de los ho­te­les y las fe­chas de las ci­tas que te­nían y con quién —“Ho­tel Villla­mag­na los días 6,7 y 8, tam­bién el día 17 y el 18 a me­dio­día; el Club de Cam­po, tres ve­ces a me­dio­día; Ho­tel Husa, NH La Flo­ri­da, Ho­tel Gran Co­lón...”—, pe­ro tam­bién unos pre­sun­tos an­te­ce­den­tes pe­na­les de Os­tos en EE UU —“Ro­bo en vi­vien­da y vio­len­cia do­més­ti­ca”—. Vi­lla­re­jo lla­ma has­ta al es­ta­do de Ca­ro­li­na del Nor­te pa­ra co­no­cer la si­tua­ción ma­tri­mo­nial de Yolanda y Os­tos. “No es­tán ca­sa­dos le­gal­men­te”, con­clu­ye. La de­fen­sa de Os­tos man­tie­ne que sí.

Una de las ta­reas más di­fí­ci­les de Vi­lla­re­jo fue con­se­guir, a pe­ti­ción del je­fe de se­gu­ri­dad de La Fin­ca, un in­for­me ela­bo­ra­do por la agen­cia de detectives Mé­to­do 3 de Bar­ce­lo­na. El do­sier ha­bía si­do en­car­ga­do por la abo­ga­da de Sil­via Gó­mez-Cué­ta­ra pa­ra co­no­cer el pre­sun­to ca­pi­tal ocul­to de Luis Gar­cía-Ce­re­ce­da en el ex­tran­je­ro que ella pen­sa­ba que exis­tía, pre­sen­tar­lo an­te la Jus­ti­cia y re­cla­mar lo que con­si­de­ra­ba era su­yo. “A ver, el in­for­me de Mé­to­do 3, ma­cho. ¿Te acuer­das que me di­jis­te a ver si lo con­si­go? ¿Has vis­to lo que nos cues­ta con­se­guir­lo? No es fá­cil”, le co­men­ta­ba Vi­lla­re­jo al je­fe de se­gu­ri­dad de La Fin­ca en una de sus reunio­nes, en un res­tau­ran­te de Ma­drid. Fi­nal­men­te, un ex­tra­ba­ja­dor de Mé­to­do 3 les fil­tró la in­ves­ti­ga­ción de 130 pá­gi­nas, “que nos las han co­bra­do a pre­cio de...”, re­fun­fu­ña­ba el po­li­cía. El in­for­me de Mé­to­do 3, que es aho­ra par­te del su­ma­rio del ca­so, ex­po­nía el su­pues­to pa­tri­mo­nio real de Luis Gar­cía-Ce­re­ce­da. Al leer­lo, su­pie­ron lo que Sil­via creía sa­ber y por lo que les exi­gía más di­ne­ro.

A la ho­ra de co­brar sus tra­ba­jos, Vi­lla­re­jo fue cla­ro: “Da­do el ca­rác­ter confidencial del Pro­yec­to, se acon­se­ja el má­xi­mo de opa­ci­dad en el pro­ce­di­mien­to de pa­go”, es­cri­bió en el es­tu­dio eco­nó­mi­co que les pre­sen­tó con los ho­no­ra­rios. Y así hi­cie­ron. Fac­tu­ra­ron los gas­tos a Pro­ci­sa, se­gún la Fis­ca­lía, ocul­tan­do la ver­dad de los en­car­gos y frac­cio­nan­do los pa­gos. “Pa­ra que no nos pi­lle el to­ro, tú me tie­nes que bus­car los con­cep­tos”, le pe­día el so­cio del co­mi­sa­rio, Ra­fael Re­don­do, al je­fe de se­gu­ri­dad de la em­pre­sa, Fernández, en una reunión, don­de es­te lue­go aña­dió: “Ya lo ha­blo lue­go con Pe­ñal­ver que lo ha­ble con con­ta­bi­li­dad pa­ra des­pis­tar­les, pa­ra que no se­pan”. En otro en­cuen­tro pos­te­rior, Fernández le re­ve­la­ba a Vi­lla­re­jo: “Es­te asun­to so­lo lo sa­be­mos los tres por­que hay unos pe­que­ños pro­ble­mas, por­que al con­se­je­ro de­le­ga­do no sa­be có­mo jus­ti­fi­car­le [...] có­mo se jus­ti­fi­ca es­te di­ne­ro”. Las fac­tu­ras eran emi­ti­das a nom­bre de las di­ver­sas em­pre­sas del en­tra­ma­do de Vi­lla­re­jo.

Pa­sa­rían cin­co años has­ta que el 29 de ma­yo de 2018 la po­li­cía re­gis­tra­ra La Fin­ca. El co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo ya ha­bía si­do de­te­ni­do en no­viem­bre de 2017 y per­ma­ne­cía en pri­sión. La Fis­ca­lía in­ves­ti­ga­ba las gra­ba­cio­nes que ha­bía en­con­tra­do en su ca­sa de la ca­lle Cla­vel de Ma­drid y en un se­gun­do cha­let en Boa­di­lla del Mon­te. De­ba­jo de la ca­ma de Vi­lla­re­jo, es­con­di­da en una ma­le­ta, se ha­bían ha­lla­do mu­chas de las cin­tas que guar­da­ban es­tas con­ver­sa­cio­nes se­cre­tas. Cuan­do la po­li­cía lle­gó a la ur­ba­ni­za­ción de los Gar­cía-Ce­re­ce­da, ade­más de los do­sie­res so­bre la vi­da pri­va­da de Os­tos y otros in­for­mes ela­bo­ra­dos por el ex­co­mi­sa­rio, en el des­pa­cho de Su­sa­na tam­bién en­con­tra­ron un do­cu­men­to muy in­quie­tan­te: el de un pre­sun­to se­gui­mien­to a la ma­gis­tra­da del Juz­ga­do nº1 de Po­zue­lo, la que ha­bía di­ri­mi­do mu­chos de los plei­tos con­tra Pro­ci­sa, así co­mo al­gu­nas dispu­tas en­tre Su­sa­na y Yolanda.

Su­sa­na de­cla­ró an­te los fis­ca­les que so­lo ha­bía con­tra­ta­do al de­tec­ti­ve Vi­lla­re­jo, sin sa­ber que era po­li­cía, pa­ra in­ves­ti­gar a una em­pre­sa con la que Pro­ci­sa man­te­nía un con­ten­cio­so. Ase­gu­ró que no te­nía “nin­gún in­te­rés” en co­no­cer la vi­da pri­va­da de otros. “Con Sil­via so­lo ha que­ri­do te­ner una bue­na re­la­ción”, di­ce hoy su abo­ga­da, la le­tra­da Ma­ría Do­lo­res Már­quez de Prado. Sen­ta­da en su bu­fe­te de la Cas­te­lla­na, aña­de: “Ella siem­pre ha es­ta­do ve­lan­do por su her­ma­na, su úni­co in­te­rés ha si­do pro­te­ger­la, de Os­tos tam­bién”. Már­quez de Prado cree que se han “cor­ta­do y pe­ga­do fra­ses de las con­ver­sa­cio­nes” que se ma­lin­ter­pre­tan: “Ella no pi­de na­da so­bre Torres, son co­sas que se van di­cien­do de uno y de otro. A ella lo que le im­por­ta­ba era su em­pre­sa, que es­ta­ba pa­san­do un mal mo­men­to”.

—¿Y so­bre el in­for­me de la juez que se en­con­tró en su des­pa­cho?

—Su­sa­na no te­nía ni idea de que es­ta­ban esos se­gui­mien­tos. ¿Có­mo va a en­car­gar que es­píen a un juez?

—¿Pe­ro qué ha­cía en­ton­ces en su ofi­ci­na?

—Ni idea, eso apa­re­ció en­tre los pa­pe­les, pe­ro ella no lo ha­bía en­car­ga­do. Se­ría al­go que hi­zo Vi­lla­re­jo sin que se lo pi­die­ran.

La de­fen­sa de Vi­lla­re­jo ha pre­fe­ri­do no ha­cer de­cla­ra­cio­nes.

Yolanda se ríe al es­cu­char los ar­gu­men­tos de la de­fen­sa de su her­ma­na. “Cla­ro que el ob­je­ti­vo era mi vi­da pri­va­da. Mi her­ma­na siem­pre ha te­ni­do ob­se­sión con­mi­go, o llá­ma­lo envidia, no sé. Los ca­mi­nos que he se­gui­do ella no los conocía, por­que no te­nía­mos con­tac­to, y se ha po­di­do in­tere­sar por otras vías”.

—¿Cree que la in­for­ma­ción que le dio Vi­lla­re­jo la per­ju­di­có de al­gu­na ma­ne­ra?

—Me afec­tó. Yo es­ta­ba re­cu­rrien­do en los juz­ga­dos mi in­ca­pa­ci­ta­ción y la cus­to­dia de mis hi­jos. Me per­ju­di­ca­ba la ima­gen que se pro­yec­ta­ba de Os­tos; re­for­za­ba la idea de mi su­pues­ta lo­cu­ra por es­tar con un hom­bre de es­ta ca­la­ña.

La ma­dre de Jai­me Os­tos, Con­sue­lo Al­ca­lá, ex­pli­ca exal­ta­da: “Los detectives es­tu­vie­ron pre­gun­tan­do a los ve­ci­nos por mi hi­jo. Fue­ron a los juz­ga­dos pa­ra ver si te­nía an­te­ce­den­tes... No los tie­ne. Mi hi­jo se mo­les­tó. Ade­más, ha es­ta­do un

“Mi her­ma­na ha he­cho APOR­TA­CIO­NES DE DI­NE­RO a par­ti­dos de di­ver­sa ideo­lo­gía” (Yolanda Gar­cía-Ce­re­ce­da)

año vi­vien­do con­mi­go y no­tá­ba­mos los mo­vi­mien­tos. Eso le ha afec­ta­do, por­que es ji­ne­te, tie­ne un negocio de ca­ba­llos, y lo blo­quea­ban pa­ra con­cur­sar”. Así se lo na­rró Os­tos en su de­cla­ra­ción a los fis­ca­les y al juez del ca­so.

Tam­bién lo hi­zo Joaquín Torres, que di­jo com­pren­der, mi­ran­do atrás, mu­chas de las co­sas que le ha­bían su­ce­di­do en el pa­sa­do. Sil­via Gó­mez- Cué­ta­ra lo­gró po­ner­le nom­bre y ape­lli­dos a una sen­sa­ción de des­pro­tec­ción que ha­bía per­ci­bi­do sin po­der con­cre­tar por qué. Lle­gó a sen­tir­se tan vi­gi­la­da que te­mió por su se­gu­ri­dad.

To­do es­to y más se lo con­ta­ron a los fis­ca­les y al juez cuan­do los lla­ma­ron a de­cla­rar co­mo afec­ta­dos en la cau­sa. Pe­ro no fue lo úni­co de lo que ha­bla­ron.

Yolanda fue un pa­so más allá. En su tes­ti­mo­nio an­te la po­li­cía ma­ni­fes­tó te­ner “co­no­ci­mien­to feha­cien­te de que tan­to su her­ma­na co­mo los abo­ga­dos que la re­pre­sen­tan y so­cios de la mer­can­til han rea­li­za­do, des­de ha­ce años y has­ta día de hoy, sien­do una prác­ti­ca ha­bi­tual de La Fin­ca Real Es­ta­te, Glo­bal As­sets y So­mo­sa­guas Golf, al­tas apor­ta­cio­nes de di­ne­ro a par­ti­dos de di­ver­sa ideo­lo­gía po­lí­ti­ca, así co­mo a otras per­so­nas de gran in­fluen­cia”. Su­sa­na mos­tra­ba el mis­mo ta­len­to de su pa­dre pa­ra mo­ver­se con sol­tu­ra en los círcu­los del po­der. Las co­ne­xio­nes con las al­tas es­fe­ras po­lí­ti­cas ve­nían de le­jos. El pa­triar­ca man­tu­vo amis­tad con Adolfo Suá­rez —las ofi­ci­nas de CDS per­te­ne­cían a una de sus com­pa­ñías— y fue él quien pre­sen­tó a Fe­li­pe Gon­zá­lez a su se­gun­da es­po­sa, Mar Gar­cía Va­que­ro. En el fu­ne­ral de Luis Gar­cía-Ce­re­ce­da en 2010, el en­ton­ces al­cal­de de Ma­drid, Alberto Ruiz-Ga­llar­dón, apa­re­ció en­tre las múl­ti­ples per­so­na­li­da­des pa­ra ren­dir­le ho­me­na­je. Su­sa­na he­re­da­ría de su pro­ge­ni­tor esas re­la­cio­nes, pe­ro so­bre to­do su in­te­rés por el sec­tor. La hi­ja ma­yor de los Gar­cía-Ce­re­ce­da aca­bó doc­to­rán­do­se en Cien­cias Po­lí­ti­cas y, du­ran­te su épo­ca co­mo pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se, coin­ci­dió con Ju­lián San­ta­ma­ría, exem­ba­ja­dor en Wa­shing­ton con Fe­li­pe Gon­zá­lez. Jun­to a San­ta­ma­ría, Su­sa­na creó No­xa Consulting, de la que era ad­mi­nis­tra­do­ra úni­ca, una em­pre­sa de es­tu­dios elec­to­ra­les con se­de en La Fin­ca, y don­de Ca­ro­li­na Bes­can­sa, co­fun­da­do­ra de Po­de­mos, co­la­bo­ró has­ta al­re­de­dor de 2008. El pa­sa­do fe­bre­ro la com­pa­ñía fue ex­tin­gui­da.

Con to­da aque­lla in­for­ma­ción, los fis­ca­les si­guie­ron in­ves­ti­gan­do has­ta que el pa­sa­do 30 de ju­lio el juez al car­go de la ins­truc­ción, Die­go de Egea, de­ci­dió so­bre­seer par­cial y pro­vi­sio­nal­men­te el ca­so. Ar­gu­men­tó que los en­cau­sa­dos eran en reali­dad víc­ti­mas de Vi­lla­re­jo. Se­gún el ma­gis­tra­do, ig­no­ra­ban que fue­ra po­li­cía y des­co­no­cían sus téc­ni­cas de in­ves­ti­ga­ción. Ase­gu­ra que el en­car­go fue ver­bal, se ce­ñía a Pro­ci­sa y pa­ga­ron de for­ma le­gal y trans­pa­ren­te.

Los fis­ca­les re­cu­rrie­ron la de­ci­sión por “la efec­ti­va con­cu­rren­cia de só­li­dos in­di­cios de la co­mi­sión de los de­li­tos”. En con­cre­to, afir­man que los an­tes in­ves­ti­ga­dos sa­bían que Vi­lla­re­jo era po­li­cía en ese mo­men­to apo­yán­do­se en las fra­ses que él mis­mo pro­nun­ció en las con­ver­sa­cio­nes con sus clien­tes, co­mo “Soy un pu­to co­mi­sa­rio que es­tá de ana­lis­ta en una si­tua­ción es­pe­cial”, que di­jo en pre­sen­cia del je­fe de se­gu­ri­dad de Pro­ci­sa. Aho­ra han pe­di­do su reaper­tu­ra tras ha­ber ha­lla­do “nue­vos ele­men­tos in­cri­mi­na­to­rios con­tra to­dos los in­vo­lu­cra­dos”. Ba­ra­jan, in­clu­so, aña­dir más víc­ti­mas. Hoy la gue­rra por el con­trol de la for­tu­na de los Ce­re­ce­da con­ti­núa abier­ta. A tal pun­to que la ma­dre de las her­ma­nas, Mercedes Ló­pez, es­po­sa de Luis Gar­cía- Ce­re­ce­da du­ran­te más de 30 años, tie­ne que ele­gir en­tre vi­vir gratis en la ca­sa don­de ha­bi­ta en La Fin­ca, sin con­ser­var su pro­pie­dad, o aban­do­nar­la. La Jus­ti­cia de­be aún di­ri­mir la ver­dad de es­ta his­to­ria de espías. �

LAS HER­MA­NAS En es­ta pá­gi­na, Yolanda Gar­cíaCe­re­ce­da, con su se­gun­do ma­ri­do, Jai­me Os­tos Jr. En la otra pá­gi­na, Su­sa­na Gar­cíaCe­re­ce­da en un con­cur­so hí­pi­co.

EL AR­QUI­TEC­TO Joaquín Torres, mano de­re­cha del pro­mo­tor Luis Gar­cía- Ce­re­ce­da du­ran­te la crea­ción de La Fin­ca.

EL DE­TEC­TI­VE El ex­co­mi­sa­rio Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo, aho­ra en pri­sión acu­sa­do de or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal, cohe­cho, blan­queo y re­ve­la­ción de se­cre­tos.

LA VIU­DA Sil­via Gó­me­zCué­ta­ra, se­gun­da mu­jer de Luis Gar­cía- Ce­re­ce­da.

Mó­ni­ca Parga y Eva La­mar­ca son pe­rio­dis­tas y, a ve­ces, un po­co detectives.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.