La mu­sa to­do­po­de­ro­sa

Con su pro­duc­to­ra de ci­ne, Char­li­ze The­ron se ha con­ver­ti­do en un es­tan­dar­te de la igual­dad de gé­ne­ro en Holly­wood. Ha­bla­mos con la ima­gen de J’ado­re de Dior so­bre fe­mi­nis­mo, ma­ter­ni­dad y la cla­ve de la fe­li­ci­dad.

Vanity Fair (Spain) - - BELLEZA - Por PAU­LA ME­NÉN­DEZ

To­dos de­be­ría­mos ser fe­mi­nis­tas”, di­ce Char­li­ze The­ron. La ac­triz re­ci­be nues­tra lla­ma­da una ma­ña­na en la co­ci­na de su ca­sa de Los Án­ge­les. Su voz re­sul­ta cá­li­da pe­ro fir­me al otro la­do del te­lé­fono. “Fe­mi­nis­mo sig­ni­fi­ca, sim­ple­men­te, igual­dad de de­re­chos. Creo que to­do el mun­do ten­dría que de­fen­der­lo”, afir­ma.

Ac­triz ga­na­do­ra de un Os­car, em­pre­sa­ria y ma­dre, la su­da­fri­ca­na se ha eri­gi­do en una de las vo­ces más com­pro­me­ti­das y be­li­ge­ran­tes de Holly­wood. Pre­ci­sa­men­te pa­ra sal­va­guar­dar la di­ver­si­dad y la igual­dad de gé­ne­ro en la in­dus­tria, la in­tér­pre­te creó ha­ce ya ca­si dos dé­ca­das su pro­pia pro­duc­to­ra: Den­ver & De­li­lah. La com­pa­ñía, una má­qui­na imparable con de­par­ta­men­to de te­le­vi­sión y ci­ne, in­clu­ye tí­tu­los tan se­ña­la­dos co­mo Mons­ter, Ató­mi­ca o la se­rie de Net­flix Mind­hun­ter. Uno de sus pro­yec­tos más es­pe­ra­dos es la adap­ta­ción de la no­ve­la A li­fe in Men, de Gi­na Fran­ge­llo, en una se­rie pa­ra la fa­mo­sa pla­ta­for­ma de con­te­ni­do. Las in­tér­pre­tes Kris­ten Ste­wart y Ri­ley Keough en­ca­be­zan el re­par­to. “Lo prin­ci­pal pa­ra no­so­tros es crear opor­tu­ni­da­des y re­fle­jar el mun­do en el que vi­vi­mos con to­das nues­tras pro­duc­cio­nes. Ob­via­men­te, tam­bién que­re­mos desafiar la na­rra­ción y ofre­cer a los ci­neas­tas un lu­gar don­de se sien­tan se­gu­ros a la ho­ra de ha­cer al­go que no po­drían lle­var a ca­bo en un es­tu­dio”, afir­ma.

Co­mo mu­chas otras mu­je­res, Char­li­ze se las in­ge­nia pa­ra com­pa­gi­nar su ca­rre­ra con la ma­ter­ni­dad en so­li­ta­rio. La es­tre­lla, sin pa­re­ja des­de que se se­pa­ró de Sean Penn en 2015, tie­ne dos ni­ños adop­ta­dos: Jack­son, de seis años, y Au­gust, de tres. Su ma­dre, a la que es­tá muy uni­da, ha si­do uno de sus ma­yo­res apo­yos en la crian­za de los pe­que­ños. “Ado­ro es­tar con mis ni­ños. Pe­gar­nos un ba­ño en la pis­ci­na y ha­cer una bar­ba­coa. Ju­gar con ellos y es­cu­char su ri­sa. Con eso yo to­co el cie­lo, ¿sa­bes?”.

—¿En qué ha cam­bia­do su vi­da tras ser ma­dre?

—La ma­ter­ni­dad te ha­ce ser más cons­cien­te de tu en­torno, de lo que es­tá pa­san­do y te da una ex­plo­sión de ener­gía pa­ra que­rer mo­di­fi­car las co­sas. Y no es que no ha­ya te­ni­do esa pe­lea an­tes por mí mis­ma, lo hi­ce. Pe­ro cuan­do eres ma­dre to­do cam­bia. So­lo quie­res lo me­jor pa­ra ellos.

Icono de Dior

Des­de 2004 The­ron ha ejer­ci­do de ima­gen de J’Ado­re, una de las fra­gan­cias más cé­le­bres del se­llo. Sus mí­ti­cas cam­pa­ñas, siem­pre en­fun­da­da en ves­ti­dos do­ra­dos de im­pac­to, son his­to­ria de la mo­da con­tem­po­rá­nea.

—Es mu­sa de la mai­son des­de ha­ce más de una dé­ca­da. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­te pa­pel pa­ra us­ted?

—Es­toy or­gu­llo­sa de for­mar par­te de una ca­sa que ce­le­bra lo que sig­ni­fi­ca ser una mu­jer hoy. Lo in­tere­san­te es que no hay una so­la ma­ne­ra, ca­da una lo vi­vi­mos de una for­ma dis­tin­ta. Pe­ro la fir­ma es lo su­fi­cien­te­men­te va­lien­te y au­daz pa­ra lan­zar al mun­do la pre­gun­ta y li­de­rar esa bús­que­da.

Ha­ce dos años Dior nom­bra­ba a la di­se­ña­do­ra ro­ma­na Ma­ria Gra­zia Chiu­ri su directora crea­ti­va, en­cum­brán­do­la co­mo la pri­me­ra mu­jer que to­ma­ba las rien­das de la ca­sa en sus 69 años de his­to­ria. El Dior de hoy y Char­li­ze no pue­den es­tar más co­nec­ta­dos. “Ma­ria Gra­zia ha traí­do al­go que nun­ca an­tes ha­bía si­do cap­tu­ra­do por la fir­ma: al­go fe­me­nino, ho­nes­to y pre­cio­so, por­que es una mu­jer, una ma­dre y tie­ne una tra­yec­to­ria in­creí­ble”.

La pri­me­ra co­lec­ción de Chiu­ri pa­ra la ca­sa es­ta­ba lle­na de in­ten­ción y lan­zó un men­sa­je inequí­vo­co. Su ca­mi­se­ta con la ins­crip­ción “We should all be fe­mi­nists”, ade­más de con­ver­tir­se en un éxi­to de ven­tas, dio la vuelta al mun­do. Esa fra­se es la mis­ma que hoy pro­cla­ma Char­li­ze y la que la ha em­pu­ja­do a li­de­rar el cam­bio más im­por­tan­te de nues­tra era en el uni­ver­so del ci­ne.

—Pa­re­ce una per­so­na muy rea­lis­ta. ¿ ¿Cuál es su idea de la fe­li­ci­dad per­fec­ta?

—Mi fa­mi­lia, te­ner sa­lud y una bue­na n bo­te­lla de vino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.