Kan­ye West y su ‘Oran­ge Fool’

Des­pués de un apo­yo in­con­di­cio­nal al pre­si­den­te de EE UU con pa­trió­ti­cos dis­cur­sos in­clui­dos, Kan­ye West anun­cia que se dis­tan­cia de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump, de­ci­sión que pre­ce­de a la pu­bli­ca­ción del nue­vo dis­co del ra­pe­ro. ¿Ha abier­to real­men­te los ojos

Vanity Fair (Spain) - - MÚSICA - Por AN­DRE A LE V Y Andrea Levy, dipu­tada en el Par­la­ment de Ca­ta­lu­ña, a ve­ces su­fre pen­san­do.

Mi ami­go aca­ba de pu­bli­car Ig­na­cio Pey­ró un li­bro. Lo ha es­cri­to en Lon­dres, don­de aho­ra es­tá di­ri­gien­do el Ins­ti­tu­to Cer­van­tes. Yo lo co­no­cí ha­ce unos años, cuan­do es­ta­ba al fren­te de la de­no­mi­na­da “U.D.”. Así di­cho, pa­re­ce un car­go de ries­go y pue­de que lo fue­ra, vis­to con la pers­pec­ti­va del tiem­po con­vul­so que en esa épo­ca se vi­vió. La Uni­dad de Dis­cur­sos del Pre­si­den­te del Go­bierno lo te­nía siem­pre cin­ce­lan­do frases fren­te al or­de­na­dor. Lo re­cuer­do en el so­por­tal del edi­fi­cio Se­mi­llas, del pa­la­cio de la Mon­cloa, fu­man­do un ci­ga­rri­llo. Apro­ve­cha­ba las pau­sas pa­ra sa­lir a ace­char a las mu­sas, pe­ro sin que­rer em­pa­ti­zar de­ma­sia­do con lo mun­dano. Pey­ró siem­pre es­tá a sus co­sas, que sue­len ser de un he­do­nis­mo ajeno a nues­tra épo­ca. Co­mi­mos y be­bi­mos es un re­co­rri­do por el año gas­tro­nó­mi­co en el que ca­da en­tra­da par­te de la me­sa pa­ra ha­blar so­bre la vi­da. En su apun­te so­bre los clu­bes de ca­ba­lle­ros del ba­rrio de St. Ja­mes —“Una de las ben­di­cio­nes de la vi­da en el clu­bland es des­cu­brir que las dos de la ma­ña­na son las 10 de la noche”— ha­bla so­bre una de las es­pe­cia­li­da­des cu­li­na­rias del Brooks’s —inau­gu­ra­do en 1762—, el Oran­ge Fool. A cier­to cocinero ame­ri­cano se le ocu­rrió pre­pa­rar es­te pos­tre en su pro­gra­ma de te­le­vi­sión y aca­bó in­dig­nan­do a los se­gui­do­res de . Do­nald Trump En tiem­pos de la ofen­di­di­tis everyw­he­re vie­ron en el nom­bre de es­ta tra­di­cio­nal re­ce­ta un in­sul­to ve­la­do. “Ton­to na­ran­ja” da pa­ra sa­car la es­pa­da en Twit­ter. Pa­ra ello, Trump con­ta­ba con . Ha­ce unas se­ma­nas el ra­pe­ro nos de­ja­ba oji­plá­ti­cos Kan­ye West con un alu­ci­nan­te mo­nó­lo­go de 10 mi­nu­tos en el Des­pa­cho Oval —aun­que no con­fun­dir con el sen­ti­do de alu­ci­nan­te que em­plea­ría­mos pa­ra de­fi­nir los 10 mi­nu­tos del vi­deo­clip de su te­ma Ru­na­way—. He de con­fe­sar que ca­da vez que apo­rrea­ba la me­sa pa­ra con­cluir con ím­pe­tu una de sus frases pen­sa­ba que Trump iba a in­va­dir de in­me­dia­to Co­rea del Nor­te en un ata­que de eu­fo­ria pa­trió­ti­ca. El dis­cur­so del can­tan­te de Chica­go di­cien­do que “le ha­cía sen­tir co­mo Su­per­man” lle­var una go­rra con su es­lo­gan de cam­pa­ña, Ma­ke Ame­ri­ca Great Again, fue un gol­pe de áni­mo en una Ad­mi­nis­tra­ción que no desa­yu­na sin un es­cán­da­lo. Pe­ro aho­ra Kan­ye pa­re­ce ha­ber­se caí­do del caballo. Ha­ce unos días tui­teó que ha­bía abier­to los ojos y se ha­bía da­do cuen­ta de que ha­bía si­do usa­do pa­ra ex­ten­der men­sa­jes en los que no creía. Pro­me­tía a la vez dis­tan­ciar­se de la po­lí­ti­ca pa­ra cen­trar­se en su ca­rre­ra crea­ti­va, en lo que se pue­de leer co­mo un in­ten­to de pre­pa­rar­se pa­ra el in­mi­nen­te lan­za­mien­to de su pró­xi­mo dis­co, Yand­hi. Ve­re­mos si la po­lí­ti­ca quie­re o pue­de dis­tan­ciar­se de él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.