MIRKO, TO­DO UN ‘CAVALIER’

El nie­to del rey Si­meón de Bul­ga­ria acu­di­rá al Bai­le de De­bu­tan­tes el 24 de no­viem­bre. Su pri­mo Patricio P nos ha­bla de su amor por el surf y la ma­gia.

Vanity Fair (Spain) - - ZOOM - Patricio Al­var­gon­zá­lez es­tu­dia Ci­ne y le en­can­ta ir al sú­per con su abue­la y su pri­mo.

En nues­tra fa­mi­lia ma­ter­na, los Royo-Vi­lla­no­va Payá, he­mos ve­ra­nea­do des­de ha­ce años en San­tan­der y Ca­bo de Pa­los.

Mirko Sa­jo­nia- Co­bur­go- Got­ha (Ma­drid, 1995), hi­jo ma­yor de y

Ku­brat de Bul­ga­ria Car­la Royo, es mi pri­mo car­nal, ade­más de uno de mis me­jo­res Vi­lla­no­va ami­gos. He­mos cre­ci­do jun­tos, No­che­bue­na tras No­che­bue­na —con sus her­ma­nos , de 21 años, y , de 16— y ve­rano

Lu­kas Tir­so tras ve­rano en nues­tra ama­da pla­ya de Be­rria. Mirko y Lu­kas han sur­fea­do des­de pe­que­ños, mo­ti­va­dos por nues­tro tío. Tam­bién lo in­ten­tó con­mi­go, aun­que en mi ca­so to­do que­dó en un neo­preno in­fan­til del que hoy en día to­da­vía se sir­ven las ge­ne­ra­cio­nes más no­vi­cias de la fa­mi­lia.

Mirko fue el pri­me­ro de los pri­mos en su­bir­se a una ta­bla de surf y to­da­vía no la ha sol­ta­do. Siem­pre que pue­de se es­ca­pa de Pam­plo­na, don­de es­tu­dia Me­di­ci­na, a Za­rautz a co­ger olas. Es­te ve­rano, en cam­bio, lo ha te­ni­do difícil. El pa­sa­do mes de sep­tiem­bre se pre­sen­tó a unas prue­bas pa­ra un exa­men equi­va­len­te al MIR de Es­ta­dos Uni­dos, por lo que es­te año ha pi­sa­do más la bi­blio­te­ca que la pla­ya. Los dos her­ma­nos ma­yo­res han se­gui­do el ca­mino de su pa­dre en la me­di­ci­na, y am­bos es­tu­dian en la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra, don­de Ku­brat se li­cen­ció en 1990.

Un día del pa­sa­do ve­rano, acom­pa­ñan­do a nues­tra abue­la Carmen a ha­cer la com­pra, em­pe­zó a so­nar en el co­che Ma­da­me Ayahuas­ca, de Ta­bu­re­te. Yo ha­bía leí­do un ar­tícu­lo en el que se de­fi­nía a Mirko co­mo “sol­te­ro de oro” y “fan de ”. Ob­vian­do las po­si­bi­li­da­des que tie­ne un es­tu­dian­te Willy Bár­ce­nas de Me­di­ci­na de ser un sol­te­ro de oro, em­pe­cé a pen­sar en el im­por­tan­te ba­ga­je mu­si­cal de mi pri­mo y la in­fluen­cia que ha­bía ejer­ci­do so­bre mí. Des­de lue­go fue él —o su her­mano Tir­so— quien me des­cu­brió e hi­zo lo pro­pio con (“El her­mano de Ta­bu­re­te Si­de­cars Lei­va, con su mis­ma voz”). Pe­ro to­do vie­ne de an­tes. En No­che­bue­na siem­pre es­cu­cha­mos los vi­llan­ci­cos de y, du­ran­te un via­je de es­tu­dios Rap­hael a In­gla­te­rra, cuan­do éra­mos ni­ños, yo ca­si no te­nía mú­si­ca en mi mó­vil —ima­gi­nen la épo­ca—, por lo que Mirko me pa­só por Blue­tooth al­gu­nos te­mas. Así des­cu­brí ese pi­lar de la mú­si­ca que es el ál­bum Lá­gri­mas ne­gras, de y Be­bo Val­dés Diego , o la mí­ti­ca Mrs. Ro­bin­son, de el Ci­ga­la Si­mon & , pe­ro tam­bién el rap de Nach. Gar­fun­kel

MIRKO FUE EL PRI­ME­RO DE LOS PRI­MOS EN SU­BIR­SE A UNA TA­BLA DE SURF Y TO­DA­VÍA NO L A HA SOL­TA­DO

Ha­ce po­co re­ci­bi­mos la no­ti­cia de que Mirko ha­bía apro­ba­do la pri­me­ra prue­ba pa­ra el MIR es­ta­dou­ni­den­se, al pa­re­cer es un pro­ce­so lar­go. Lo su­yo con la me­di­ci­na es to­tal­men­te vo­ca­cio­nal. Ade­más, ha co­la­bo­ra­do va­rias ve­ces con la Fun­da­ción Abra­ca­da­bra, y su im­pli­ca­ción con los en­fer­mos es ab­so­lu­ta. De sus ex­pe­rien­cias trae anéc­do­tas im­pre­sio­nan­tes.

Siem­pre ha que­ri­do ser ci­ru­jano, pro­ba­ble­men­te si­guien­do a su fi­gu­ra pa­ter­na, no con­tem­pla otra es­pe­cia­li­dad que las qui­rúr­gi­cas y ya ha rea­li­za­do va­rias ro­ta­cio­nes en dis­tin­tos hos­pi­ta­les, en­tre ellas una en el lon­di­nen­se Ro­yal Brom­pton Hos­pi­tal, don­de se in­cor­po­ró al de­par­ta­men­to de ci­ru­gía to­rá­ci­ca.

Des­de pe­que­ño le gus­ta la ma­gia, tie­ne un do­mino in­creí­ble del te­ma, los úl­ti­mos tru­cos que nos hi­zo eran de un ni­vel su­pe­rior. En la in­fan­cia ya con­tro­la­ba per­fec­ta­men­te el jue­go de , mien­tras otros no éra­mos ca­pa­ces

Jorge Blass ni de adi­vi­nar una car­ta con el Ma­gia Bo­rrás.

Cuan­do apro­bó el exa­men, Mirko res­pi­ró. Aun­que to­da­vía tie­ne el úl­ti­mo año de ca­rre­ra por de­lan­te. Ha­ce unos días es­ta­ba bus­can­do un frac por to­das par­tes, y yo me ex­tra­ñé. “¿Pa­ra qué se usa un frac hoy en día? Eso es co­sa de di­plo­má­ti­cos o de in­gle­ses”, pen­sé. No iba des­en­ca­mi­na­do. El 24 de no­viem­bre, el nie­to del rey ves­ti­rá el frac Si­meón de Bul­ga­ria de su pa­dre pa­ra acu­dir al Bai­le de De­bu­tan­tes que se ce­le­bra muy cer­ca de la To­rre Eif­fel, en el lu­jo­so Ho­tel Shan­gri-La. Mirko acu­di­rá co­mo cavalier — es de­cir, co­mo acom­pa­ñan­te— de una ami­ga, la con­de­sa , que se es­tre­na co­mo Ga­brie­lle de Pour­ta­lès de­bu­tan­te en uno de los even­tos más ex­clu­si­vos de la beau­ti­ful peo­ple, tal y co­mo lo de­fi­ne la re­vis­ta For­bes. Ga­brie­lle de Pour­ta­lès des­cien­de de una de las fa­mi­lias más im­por­tan­tes de Fran­cia, que du­ran­te si­glos ha par­ti­ci­pa­do de la di­plo­ma­cia, la li­te­ra­tu­ra y el co­mer­cio del país. La jo­ven aca­ba de gra­duar­se en el repu­tado Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Ges­tión de Pa­rís y ac­tual­men­te es em­ba­ja­do­ra de la mar­ca Wi­ne’s Link Li­mi­ted.

Un año más, la aris­to­cra­cia eu­ro­pea se da­rá ci­ta pa­ra per­der la ca­be­za por una noche — el se­cre­to me­jor guar­da­do del bai­le es el af­ter party—. Con el tiem­po, es­ta tra­di­ción he­re­da­da del Reino Uni­do se ha ido abrien­do pa­so en­tre al­gu­nos de los gre­mios más eli­tis­tas y cos­mo­po­li­tas de la so­cie­dad, ade­más de ha­ber­se con­ver­ti­do en una noche be­né­fi­ca. Prín­ci­pes, ma­ra­jás e hi­jos de in­tér­pre­tes re­co­no­ci­dos e im­por­tan­tes em­pre­sa­rios acu­den a es­ta ve­la­da úni­ca don­de “no se ad­mi­ten ni­ños mal­cria­dos”, co­mo di­jo su or­ga­ni­za­do­ra,

Op­hé­lie , en una en­tre­vis­ta con Pa­ris Match. Re­nouard Pa­ra Mirko se­rá una noche don­de de­mos­trar el ho­nor de un cavalier, por­que ya sa­ben que un ma­go nun­ca re­ve­la sus se­cre­tos.

DES­DE PE­QUE­ÑO LE GUS­TA LA MA­GIA, TIE­NE UN DO­MINO IN­CREÍ­BLE, SUS TRU­COS SON DE UN NI­VEL SU­PE­RIOR

MIRKO SA­JO­NIA C OBURGO

Arri­ba, Bai­le de De­bu­tan­tes de 1995. A la iz­da., con su ami­go Jaime de Bor­bón dos Si­ci­lias, en una fies­ta en 2015.

Arri­ba, Mirko, en Áfri­ca en 2015. Aba­jo, a la iz­da., los reyes emé­ri­tos con Si­meón de Bul­ga­ria y su es­po­sa, Mar­ga­ri­ta Gó­mez-Ace­bo. A la dcha., Ku­brat de Bul­ga­ria y Car­la Ro­yoVi­lla­no­va, pa­dres de Mirko.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.