RE­CUER­DOS DE UN TO­RE­RO

Fue una de las prin­ci­pa­les igu­ras del si­glo XX. Ín­ti­mo de Ma­no­le­te y pri­mer amor de Ca­ye­ta­na de Al­ba. A los cin­co años de su muer­te, su nie­to re­cuer­da al maes­tro.

Vanity Fair (Spain) - - ZOOM - Pe­pe Luis Váz­quez cam­bió la mu­le­ta por el pe­rio­dis­mo.

Qué le ha parecido la co­rri­da?”, pre­gun­tó el dies­tro Pe­pe( Se vi Luis­lla,Váz­quez 19212013) a Hein­ri­chA dol­fHi mm ler cuan­do ter­mi­nó el fes­te­jo. “Un es­pec­tácu­lo cruel y san­gui­na­rio”, con­tes­tó el je­fe de la Ges­ta­po, que ha­bía si­do in­vi­ta­do por . Co­rría oc­tu­bre

Fran­co de 1940 y mi abue­lo, con 18 años, fue uno de los tres to­re­ros ele­gi­dos pa­ra to­rear esa tar­de. Co­mo agra­de­ci­mien­to, re­ci­bió una pi­ti­lle­ra que aún hoy es­tá en su ca­sa de Se­vi­lla jun­to a otros ob­se­quios de per­so­na­li­da­des pa­ra las que ac­tuó: la pri­me­ra da­ma de Ar­gen­ti­na, ;

Eva Pe­rón los mar­que­ses de Vi­lla­ver­de; y los pre­si­den­tes de Pe­rú y Mé­xi­co, en­tre otros. Allí tam­bién guar­da­ba re­co­no­ci­mien­tos co­mo la Me­da­lla de Oro al Mé­ri­to en las Be­llas Ar­tes, en­tre­ga­da por el en­ton­ces mi­nis­tro de Cul­tu­ra, , y los reyes Mariano Ra­joy y . Juan Carlos So­fía

Cuan­do se cum­plen cin­co años de su fa­lle­ci­mien­to, tra­to de hi­lar tan­tos re­cuer­dos des­or­de­na­dos en mi ca­be­za. Nun­ca me ol­vi­da­ré de las anéc­do­tas que con­tó, co­mo cuan­do ani­mó a su ín­ti­mo ami­go

a sa­lir con la ac­triz . Ma­no­le­te Lu­pe Sino Él era muy parado y mi abue­lo pen­só que le ven­dría bien te­ner a su la­do a una mu­jer tan ani­ma­da. Su muer­te le ca­yó co­mo un ma­za­zo y su ca­rre­ra cam­bió: pro­gre­si­va­men­te em­pe­zó a to­rear me­nos. Otro de sus gran­des ami­gos fue .

Antonio Ordóñez Con él y con pro­ta­go­ni­zó

Luis Miguel Do­min­guín su úl­ti­ma co­rri­da, en 1959.

Pe­pe Luis Váz­quez es­tá con­si­de­ra­do co­mo una de las fi­gu­ras cla­ve de la tau­ro­ma­quia. Su fa­ma tras­pa­só fron­te­ras,

pe­ro eso no im­pi­dió que man­tu­vie­ra su ta­lan­te, na­tu­ral y dis­cre­to. Ni si­quie­ra la

con­si­guió des­lum­brar­lo. du­que­sa de Al­ba Ella, co­mo mu­chas mu­je­res de la épo­ca, que­dó pren­da­da la pri­me­ra vez que fue a ver­lo to­rear en la Maes­tran­za. Él, tras brin­dar­le un to­ro, re­ci­bió la in­vi­ta­ción pa­ra la fa­mo­sa pues­ta de lar­go que Ca­ye­ta­na ce­le­bró en Dueñas. Al con­vi­te acu­dió con su ami­go , du­que

Ma­nuel Fal­có de Mon­te­llano y pa­dre de .

Carlos Fal­có Fue­ron los úni­cos en ves­tir­se de cor­to pa­ra la oca­sión, con cha­que­ti­lla y som­bre­ro de ala an­cha.

Un bre­ve e inocen­te ro­man­ce en­tre la aris­tó­cra­ta y el to­re­ro dio pa­so a una lar­ga y pro­fun­da amis­tad que to­da­vía per­du­ra en­tre al­gu­nos miem­bros de am­bas fa­mi­lias. Pe­pe Luis se ca­só con la que de­cían era la mu­jer más gua­pa de Se­vi­lla: mi abue­la, , hi­ja de un exi­to­so

Mer­ce­des Sil­va em­pre­sa­rio far­ma­céu­ti­co. La bo­da, que se ce­le­bró en el ho­tel Al­fon­so XIII, fue to­do un acon­te­ci­mien­to: con­tó con tes­ti­gos de la ta­lla del ca­pi­tán ge­ne­ral de la ciu­dad,

. Eduardo Sáenz de Bu­rua­ga

El jo­ven ma­tri­mo­nio lle­vó una in­ten­sa vi­da so­cial has­ta que el maes­tro se re­ti­ró. In­mer­so en la ru­ti­na de su ga­na­de­ría, sus afi­cio­nes y su fa­mi­lia, tan so­lo se de­jó ver en con­ta­das oca­sio­nes: ho­me­na­jes co­mo la inau­gu­ra­ción del mo­nu­men­to en su ho­nor que se le­van­tó fren­te a la Maes­tran­za se­vi­lla­na o ce­le­bra­cio­nes co­mo el san­to del rey Juan Carlos en los Alcázares de Se­vi­lla en 1991.

Ocho años an­tes de fa­lle­cer, se que­dó cie­go. Fue con­se­cuen­cia de una de sus peo­res cor­na­das, que su­frió en 1943. El pi­tón le des­ga­rró la ca­ra. Afor­tu­na­da­men­te, en­tre los es­pec­ta­do­res ha­bía un ci­ru­jano plás­ti­co que se ofre­ció a ope­rar­lo de ur­gen­cia ¡sin clo­ro­for­mo! En esa épo­ca des­cu­brí al ver­da­de­ro to­re­ro: el que se cre­ce an­te la ad­ver­si­dad. Cuan­do sus nie­tos íba­mos a vi­si­tar­lo, nos pal­pa­ba pa­ra iden­ti­fi­car­nos y me­día nues­tra al­tu­ra jun­tán­do­nos con­tra su pe­cho. El día que le anun­cia­ron que ten­dría su pro­pia es­ta­tua en Se­vi­lla, su res­pues­ta fue ro­tun­da: “No quie­ro más ho­me­na­jes. Mi ver­da­de­ro triun­fo son mis sie­te hi­jos y mis 12 nie­tos”.

SU CA­RRE­RA CAM­BIÓ CUAN­DO MU­RIÓ SU AMI­GO MA­NO­LE­TE

2 /

1

9 8

7

10

4 (1, 5, 9) Pe­pe Luis Váz­quez; su sal­vo­con­duc­to en la Gue­rra Ci­vil; y un re­tra­to de su mu­jer, Mer­ce­des Sil­va. (2) Con Eva Pe­rón, en 1947. ( 3) Con Ordóñez y He­ming­way, en 1959. ( 4) Con Cu­rro Romero. ( 6 y 7) Jun­to a Ma­no­le­te, en 1940. ( 8) Con los du­ques de Al­ba, en Dueñas. ( 10) Hein­rich Himm­ler, en la pla­za. 5

3

6

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.