SE ABRE EL TE­LÓN

Es­te em­pre­sa­rio, abo­ga­do y aca­dé­mi­co es, ade­más, pre­si­den­te del Pa­tro­na­to del Tea­tro Real. El nie­to del fa­mo­so mé­di­co e in­te­lec­tual nos ha­bla de la ges­tión de es­ta ins­ti­tu­ción cul­tu­ral.

Vanity Fair (Spain) - - VANIDADES - –IAN­KO LÓ­PEZ

Pre­fie­ro la po­lé­mi­ca al abu­rri­mien­to”. Sa­li­da de los la­bios del pre­si­den­te del pa­tro­na­to de un tea­tro de ópe­ra, la fra­se po­drá ac­ti­var unas cuan­tas alar­mas den­tro de cier­to sec­tor du­ro, pe­ro tam­bién de­lei­ta­rá a los me­ló­ma­nos me­nos con­ser­va­do­res. Tras una dé­ca­da lar­ga al fren­te del Tea­tro Real,

Gregorio (Ma­drid, 1942) ha de­mos­tra­do Ma­ra­ñón ser fiel a su pro­pia má­xi­ma: la tem­po­ra­da del bi­cen­te­na­rio aca­ba de abrir­se con un Faus­to so­bre el que se ha ha­bla­do tan­to por la ex­ce­len­te ca­li­dad de or­ques­ta y re­par­to co­mo por las pro­vo­ca­do­ras de­ci­sio­nes es­ce­no­grá­fi­cas de —La

Àlex Ollé Fu­ra dels Baus— y la sa­li­da a es­ce­na de un par de la­zos ama­ri­llos du­ran­te el es­treno con los reyes. Pe­ro él pre­fie­re cen­trar­se en otros triun­fos más sus­tan­cia­les y re­cuer­da có­mo ha evo­lu­cio­na­do - una ins­ti­tu­ción que co­men­zó a li­de­rar cuan­do arre­cia­ba la cri­sis eco­nó­mi­ca: “El Tea­tro Real sa­lió de ella for­ta­le­ci­do, ya que hoy ca­re­ce de en­deu­da­mien­to. Y úni­ca­men­te el 25% de su pre­su­pues­to pro­ce­de de sub­ven­cio­nes pú­bli­cas, un ca­so úni­co en Eu­ro­pa. Pe­ro los prin­ci­pa­les lo­gros de­ben ser los ar­tís­ti­cos, y por eso te­ne­mos la me­jor or­ques­ta de fo­so de Eu­ro­pa, por ejem­plo”. Del mis­mo mo­do, fren­te a las ce­le­bri­da­des que se han de­ja­do ver en los es­tre­nos, él se atie­ne a los nom­bres vin­cu­la­dos a la cul­tu­ra que com­po­nen su con­se­jo ase­sor, del pre­mio no­bel a Ma­rio o Var­gas Llo­sa . Ma­nuel Lo han Bor­ja-Vi­llel acu­sa­do Nú­ria tan­to Es­pert de eli­tis­ta co­mo de co­que­tear pe­li­gro­sa­men­te con el po­pu­la­ris­mo. “Res­pe­to to­das las crí­ti­cas, aun­que sean con­tra­dic­to­rias”, res­pon­de a sus de­trac­to­res. “La cul­tu­ra ha de­ja­do de ser pa­tri­mo­nio de unos po­cos, y tam­bién el Tea­tro Real de­be es­tar al al­can­ce de to­dos. Abrir nues­tras puer­tas a otros gé­ne­ros co­mo el pop o el fla­men­co so­lo aña­de y na­da res­ta. Quie­nes nos cri­ti­can por eso des­co­no­cen el éxi­to de los pro­gra­mas que te­ne­mos pa­ra in­cor­po­rar nue­vos pú­bli­cos; me con­mue­ve ver de­ce­nas de jó­ve­nes ha­cien­do co­la por las tar­des has­ta que se abren las ta­qui­llas”. Gus­te o no, na­die po­drá ne­gar­le los es­fuer­zos por sa­car la ópe­ra de su co­to ce­rra­do y pro­pul­sar­la has­ta una au­dien­cia po­ten­cial que él es­ti­ma en 15 mi­llo­nes de per­so­nas: “El Tea­tro Real re­trans­mi­te sus ópe­ras en las pla­zas de nues­tras ciu­da­des, en los cen­tros cul­tu­ra­les, en las salas de ci­ne, en su pal­co di­gi­tal y en las re­des so­cia­les, y he­mos si­do el pri­mer tea­tro en re­trans­mi­tir una ópe­ra por Fa­ce­book”.

Por otra par­te, es cons­cien­te de la me­di­da en que a es­te triun­fo han con­tri­bui­do sus di­rec­to­res ar­tís­ti­cos. El an­te­rior, el más pu­ris­ta

Ge­rard —fa­lle­ci­do en 2014—, Mor­tier “ini­ció el ca­mino con su pro­pio estilo, con­tri­bu­yen­do a nues­tra in­ter­na­cio­na­li­za­ción. Co­mo es­cri­bió muy

“TE­NE­MOS LA ME­JOR OR­QUES­TA DE FO­SO DE EU­RO­PA Y H EMOS SI­DO EL PRI­MER TEA­TRO EN RE­TRANS­MI­TIR UNA ÓPE­RA POR FA­CE­BOOK”

bien , él sa­có al Tea­tro

Luis María An­són Real de la irre­le­van­cia”. Del ac­tual,

Joan , des­ta­ca có­mo “ha lo­gra­do Ma­ta­bosch co­nec­tar mu­cho me­jor con el pú­bli­co, y lo ha he­cho sin ba­jar en na­da la exi­gen­te ca­li­dad ar­tís­ti­ca de su pre­de­ce­sor”.

Da la im­pre­sión de que en es­te ho­ri­zon­te la úni­ca nu­be pro­ce­de del frus­tra­do pro­yec­to de fu­sión con el Tea­tro de la Zar­zue­la, al que los em­plea­dos de es­te se re­sis­tían y que el mi­nis­tro Gui­rao op­tó por dar car­pe­ta­zo al po­co de lle­gar al pues­to. Ma­ra­ñón se mues­tra ta­jan­te: “No ten­go du­da de que hu­bie­ra si­do lo me­jor pa­ra los dos tea­tros y pa­ra la cul­tu­ra en ge­ne­ral. Pe­ro eso ya es pa­sa­do, y el pro­yec­to del Real por sí so­lo es apa­sio­nan­te y re­quie­re to­do nues­tro en­tu­sias­mo y de­di­ca­ción”. Es­ta tem­po­ra­da le ser­vi­rá “pa­ra to­mar con­cien­cia de dón­de ve­ni­mos y des­de ahí afron­tar el fu­tu­ro”. Por eso 2018 se cie­rra con una Tu­ran­dot pues­ta en es­ce­na por el es­te­lar

y 2019 em­pe­za­rá con la Ro­bert Wil­son glo­rio­sa fan­fa­rria de un Das Rhein­gold wag­ne­riano, to­da una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios. Lo que vie­ne des­pués no se per­mi­te ba­jar el lis­tón: des­de lle­na­pla­teas de o has­ta pie­zas más

Mo­zart Ver­di di­fí­ci­les co­mo la úl­ti­ma ópe­ra de la fin­lan­de­sa o una nue­va pro­duc­ción

Kai­ja Saa­riaho de La pes­te, del com­po­si­tor es­pa­ñol , so­bre la no­ve­la

Ro­ber­to Ger­hard de Ca­mus con es­ce­no­gra­fía de la ar­tis­ta con­tem­po­rá­nea . “En to­da

Do­ra García su his­to­ria no he­mos te­ni­do una tem­po­ra­da ope­rís­ti­ca más re­le­van­te que es­ta”, zan­ja. Que­da en el ai­re có­mo aco­ge­rá la crí­ti­ca to­do es­te ar­se­nal de mo­men­tos cum­bre, pe­ro hay una co­sa que sa­be­mos de an­te­mano: no nos va­mos a abu­rrir ni un so­lo mo­men­to.

“EL TEA­TRO REAL DE­BE ES­TAR AL AL­CAN­CE DE TO­DOS. ABRIR NUES­TRAS PUER­TAS A OTROS GÉ­NE­ROS CO­MO EL POP O E L FLA­MEN­CO SO­LO AÑA­DE Y N ADA RES­TA”

A la iz­da., los reyes jun­to a Gregorio Ma­ra­ñón. Arri­ba, el mar­qués de Gri­ñón y su es­po­sa, Est­her Do­ña, el pa­sa­do 19 de sep­tiem­bre. Aba­jo, Isa­bel Preys­ler. A la dcha., Pe­dro J. Ra­mí­rez y su es­po­sa, Cruz Sán­chez de La­ra. To­dos, en la inau­gu­ra­ción de la tem­po­ra­da del Tea­tro Real.

Gregorio Ma­ra­ñón, en el sa­lón de su ca­sa de Ma­drid, fo­to­gra­fia­do en 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.