AQUE­LLA GENERACIÓNC QUE SE LE TORCIÓÓ A AL PP

Vanity Fair (Spain) - - VANIDADES -

En los ochen­ta, va­rios jó­ve­nes con am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas in­tro­du­je­ron al fu­tu­ro Par­ti­do Po­pu­lar en la Com­plu­ten­se. Dio­ni­sio Ra­mos, ami­go de Cris­ti­na Ci­fuen­tes, des­ta­có en­tre ellos has­ta al­can­zar un pues­to in­flu­yen­te en la uni­ver­si­dad. Hoy lo si­túan co­mo el ca­be­ci­lla de una pre­sun­ta red de so­bre­suel­dos que, tras más de una dé­ca­da en los juz­ga­dos, se apro­xi­ma a su sen­ten­cia. MÓ­NI­CA PAR­GA ha­bla con él y con el rec­tor que de­nun­ció el ca­so.

Era fi­na­les de ma­yo de 1993. En la igle­sia de Nues­tra Se­ño­ra de La Mo­ra­le­ja (Ma­drid), ami­gos y fa­mi­lia­res asis­tían a la bo­da de Dio­ni­sio Ra­mos, vi­ce­ge­ren­te en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se, y Mar­ta García So­lano, far­ma­céu­ti­ca. Allí, an­te una es­ce­na de la cru­ci­fi­xión, tres per­so­nas coin­ci­die­ron en­tre los tes­ti­gos del no­vio: Gustavo Vi­lla­pa­los, en­ton­ces rec­tor de la uni­ver­si­dad; José Fran­cis­co Ote­ro, fun­cio­na­rio en el mis­mo cen­tro; y Cris­ti­na Ci­fuen­tes, tam­bién fun­cio­na­ria y en ese mo­men­to una ca­si des­co­no­ci­da dipu­tada de la Asam­blea de Ma­drid con el Par­ti­do Po­pu­lar. Ellos for­ma­ron, jun­to a otros com­pa­ñe­ros, lo que se co­no­ce­ría co­mo el Clan de la Com­plu­ten­se.

Aque­lla amis­tad en­tre el no­vio y sus tes­ti­gos ha­bía sur­gi­do en los pa­si­llos de la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria cuan­do, en los ochen­ta, va­rios jó­ve­nes con as­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas unie­ron fuer­zas pa­ra ayu­dar a con­for­mar los fu­tu­ros idea­les del Par­ti­do Po­pu­lar, to­da­vía Alian­za Po­pu­lar, a tra­vés de sus Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes. “En ese mo­men­to te­nía­mos di­fi­cul­ta­des pa­ra in­tro­du­cir­nos en las uni­ver­si­da­des y se crea­ron las aso­cia­cio­nes uni­ver­si­ta­rias den­tro de la or­ga­ni­za­ción”, me ex­pli­ca Antonio Martín Beau­mont, quien ejer­cía de pre­si­den­te del gru­po de jó­ve­nes en aque­lla épo­ca. “Eran equi­pos don­de el ac­ti­vis­mo

po­lí­ti­co era fun­da­men­tal”.

Es­ta unión se­ría cla­ve pa­ra idear el dis­cur­so in­te­lec­tual del par­ti­do que atra­jo a los es­tu­dian­tes de de­re­chas de la Com­plu­ten­se, a los que mo­vi­li­za­ban tam­bién des­de las pá­gi­nas de los pe­rió­di­cos. En 1984, 15 per­so­nas, en­tre las que se en­con­tra­ba Ci­fuen­tes —en­ton­ces re­pre­sen­tan­te de los es­tu­dian­tes—,fir­ma­ban una car­ta en ABC don­de cri­ti­ca­ban “la cla­ra ma­ni­pu­la­ción y po­li­ti­za­ción que a car­go de cier­tos sec­to­res de iz­quier­da se dio en nues­tra uni­ver­si­dad”. Uno de los au­to­res de la mi­si­va, Ale­jo Fer­nán­dez, com­par­te por te­lé­fono: “Lu­chá­ba­mos mu­cho, gas­tá­ba­mos mu­chas ho­ras”, di­ce el en­ton­ces es­tu­dian­te, con quien la jo­ven po­lí­ti­ca co­la­bo­ró en la apro­ba­ción de la Ley de Re­for­ma Uni­ver­si­ta­ria que per­mi­tió con­fi­gu­rar el pri­mer claus­tro de alum­nos, pro­fe­so­res y per­so­nal que vo­ta­ría en las elec­cio­nes a rec­tor.

Apo­yar a de­ter­mi­na­dos can­di­da­tos al rec­to­ra­do era una es­tra­te­gia co­mún en­tre los gru­pos de Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes des­ple­ga­dos en las uni­ver­si­da­des pa­ra ejer­cer in­fluen­cia. Dio­ni­sio Ra­mos, un es­tu­dian­te de la fa­cul­tad de De­re­cho “con don de gen­tes y ca­pa­ci­dad de se­du­cir”, en pa­la­bras de una per­so­na que coin­ci­dió con él, fue uno de los más ac­ti­vos en es­tos círcu­los jun­to a Jorge Uro­sa, que sus­ti­tu­yó a Ci­fuen­tes co­mo re­pre­sen­tan­te de los es­tu­dian­tes. En la Com­plu­ten­se, es­te sec­tor con­ser­va­dor apo­yó la cam­pa­ña de Gustavo Vi­lla­pa­los, pri­me­ro por el de­ca­na­to y des­pués al rec­to­ra­do.

Fue así co­mo Vi­lla­pa­los, maes­tro de va­rios de ellos y fu­tu­ro di­rec­tor de te­sis de Jorge Uro­sa, lle­gó en 1987 al pues­to de má­xi­mo ni­vel en la uni­ver­si­dad. El Clan de la Com­plu­ten­se ha­bía ini­cia­do una po­de­ro­sa red de co­ne­xio­nes pro­fe­sio­na­les.

Con Vi­lla­pa­los co­mo rec­tor, em­pe­zó su as­cen­so. Fran­cis­co Ote­ro y Ci­fuen­tes se pre­sen­ta­ron a las opo­si­cio­nes de fun­cio­na­rio y en 1990 en­tra­ron en la Es­ca­la de Ges­tión Uni­ver­si­ta­ria. Dio­ni­sio Ra­mos ocu­pó el man­do de la vi­ce­ge­ren­cia de obras de la UCM has­ta que en 1995 su va­le­dor, Gustavo Vi­lla­pa­los, de­jó la Com­plu­ten­se pa­ra en­ca­be­zar la Con­se­je­ría de Edu­ca­ción con Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón. En­ton­ces Ra­mos se fue con él co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral téc­ni­co. Al mar­char­se de la uni­ver­si­dad, Vi­lla­pa­los le ce­dió el tes­ti­go a uno de sus con­ti­nua­do­res, Ra­fael Pu­yol, que ga­nó las elec­cio­nes al rec­to­ra­do a fi­na­les de ese año. Ci­fuen­tes aca­ba­ba de ser nom­bra­da directora del co­le­gio ma­yor Antonio Ca­ro, su pri­mer car­go de res­pon­sa­bi­li­dad. Co­mo re­la­ta el pe­rio­dis­ta Al­fon­so Mer­los en Sin ata­du­ras, la biografía de la po­pu­lar, en su de­sig­na­ción fue cla­ve Je­sús Cal­vo So­ria, hom­bre de con­fian­za de Vi­lla­pa­los y tam­bién con am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas: un año an­tes, Ci­fuen­tes ha­bía coin­ci­di­do con Cal­vo So­ria en las lis­tas al Par­la­men­to Eu­ro­peo del par­ti­do.

Dio­ni­sio Ra­mos du­ró me­nos de un año en la Con­se­je­ría de Edu­ca­ción. En 1996, re­gre­só a su ver­da­de­ra ca­sa, la Com­plu­ten­se, pa­ra ocu­par el pues­to de ge­ren­te de la mano del rec­tor Pu­yol. Du­ran­te sie­te años es­tu­vo a car­go de la ges­tión del pre­su­pues­to de la uni­ver­si­dad, has­ta que en 2003 el can­di­da­to de la iz­quier­da Carlos Ber­zo­sa se hi­zo con el rec­to­ra­do y lo des­ti­tu­yó. Pa­ra en­ton­ces, Ra­mos ha­bía acu­mu­la­do tan­ta in­fluen­cia que el PAS —el Per­so­nal de Ad­mi­nis­tra­ción y Ser­vi­cios— era co­lo­quial­men­te co­no­ci­do co­mo Per­so­nal de As­tor­ga, en ho­nor a su ciu­dad na­tal, se­gún apun­tó un ar­tícu­lo de El País. Aquel pe­que­ño de­ta­lle se­ría la pun­ta del ice­berg.

“Era una ca­ja B. Co­mo lo de Bár­ce­nas, pe­ro en mo­des­to” (Carlos Ber­zo­sa, ex­rec­tor de la UCM)

Dos años des­pués, Ber­zo­sa des­cu­brió un su­pues­to sis­te­ma de bo­ni­fi­ca­cio­nes y so­bre­suel­dos con fon­dos de la uni­ver­si­dad pre­sun­ta­men­te or­ga­ni­za­do por Ra­mos, en be­ne­fi­cio de sus fie­les, que pu­so en co­no­ci­mien­to de las au­to­ri­da­des. El País ha­bla­ba en­ton­ces de una con­ta­bi­li­dad pa­ra­le­la de cien­tos de mi­les de eu­ros. Aho­ra, cuan­do ya ha pa­sa­do más de una dé­ca­da con el ca­so en­te­rra­do en los juz­ga­dos, la uni­ver­si­dad es­pe­ra re­ci­bir es­te mes el es­cri­to de ca­li­fi­ca­ción pe­nal por par­te de la Fis­ca­lía, en va­lo­ra­ción de un po­si­ble de­li­to de mal­ver­sa­ción en la ges­tión de los co­le­gios ma­yo­res.

De las au­las a la po­lí­ti­ca

Pe­ro vol­va­mos a una épo­ca an­te­rior. Du­ran­te la se­gun­da mi­tad de los no­ven­ta, la Com­plu­ten­se fue el tram­po­lín per­fec­to pa­ra los pró­xi­mos a la de­re­cha que lu­cha­ban por la­brar­se una ca­rre­ra po­lí­ti­ca. Mien­tras Gustavo Vi­lla­pa­los se ha­cía fuer­te en la Con­se­je­ría de Edu­ca­ción con Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón y sen­ta­ba las ba­ses de la crea­ción de la Uni­ver­si­dad Rey Juan Carlos, Ci­fuen­tes com­bi­na­ba sus res­pon­sa­bi­li­da­des co­mo fun­cio­na­ria en la uni­ver­si­dad con su la­bor co­mo dipu­tada au­to­nó­mi­ca. Por las ce­re­mo­nias de im­po­si­ción de be­cas y otros even­tos en el Antonio Ca­ro, el co­le­gio ma­yor que ella di­ri­gía ba­jo la ge­ren­cia de Dio­ni­sio Ra­mos, se pa­sea­ron co­mo in­vi­ta­dos de ho­nor Es­pe­ran­za Aguirre, Ga­llar­dón y Ana Bo­te­lla, se­gún com­par­te una es­tu­dian­te. Aun­que to­da­vía no era la fi­gu­ra pú­bli­ca en la que se con­ver­ti­ría pron­to, mu­chos re­cuer­dan su gran im­pli­ca­ción en el co­le­gio, don­de vi­vió con su ma­ri­do y sus dos hi­jos du­ran­te cin­co años.

Su sa­li­da del cen­tro, en fe­bre­ro de 2000, con­ti­núa hoy ro­dea­da de mis­te­rio. So­bre ello hay ver­sio­nes con­tra­dic­to­rias que zan­ja Dio­ni­sio Ra­mos: “Ya no po­día es­tar en la uni­ver­si­dad por­que te­nía que de­di­car­se a tiem­po com­ple­to en el Par­la­men­to, don­de la ha­bían nom­bra­do se­cre­ta­ria de la Me­sa en la Asam­blea”.

A pe­sar de que lo ha­bía de­ja­do to­do por la po­lí­ti­ca, Ci­fuen­tes de­ci­dió re­gre­sar mo­men­tá­nea­men­te a la uni­ver­si­dad pa­ra pre­sen­tar­se a una opo­si­ción y ase­gu­rar­se el as­cen­so de ca­te­go­ría co­mo fun­cio­na­ria, en una con­vo­ca­to­ria con un tri­bu­nal ami­go, y pa­ra no vol­ver a pi­sar la fa­cul­tad.

El clan se reunió de nue­vo. De acuer­do con el BOE del 7 de abril de 2001, el asig­na­do co­mo pre­si­den­te su­plen­te del tri­bu­nal era Dio­ni­sio Ra­mos, y se­gún re­ve­ló El Plu­ral y con­fir­mó el pro­pio Ra­mos a Va­nity Fair, quien pre­si­dió par­te de los ejer­ci­cios de la prue­ba por­que Pu­yol, el rec­tor ci­ta­do co­mo pre­si­den­te, “te­nía un via­je”. En la lis­ta de vo­ca­les tam­bién apa­re­ce José Fran­cis­co Ote­ro, otro de los tes­ti­gos de la bo­da de Ra­mos, com­pa­ñe­ro de pro­mo­ción de Ci­fuen­tes en su pri­me­ra opo­si­ción y nom­bra­do ge­ren­te del Bo­le­tín Ofi­cial de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid por ella años más tar­de, en 2015.

Se­gún la ley vi­gen­te en­ton­ces, “te­ner amis­tad ín­ti­ma” con cual­quie­ra de los in­tere­sa­dos era mo­ti­vo de abs­ten­ción, al­go que se de­bía co­mu­ni­car a su su­pe­rior in-

Ca­si la to­ta­li­dad de los in­ves­ti­ga­dos ya no man­tie­ne re­la­ción con la uni­ver­si­dad

me­dia­to, en es­te ca­so, Pu­yol.

—¿No cre­yó que de­bía abs­te­ner­se da­da su amis­tad con ella?

— Con ella y con to­dos los que se pre­sen­ta­ron —res­pon­de Ra­mos por te­lé­fono—.To­dos los que se pre­sen­ta­ron por ré­gi­men in­terno es­ta­ban tra­ba­jan­do con­mi­go. Unos sus­pen­die­ron y otros apro­ba­ron.

—¿Los sus­pen­sos tam­bién eran ami­gos?

—Cla­ro, ami­gos, va­mos, en el sen­ti­do de co­no­ci­dos, no en el sen­ti­do de ami­gos ín­ti­mos, que es lo que di­ce la ley.

—Pe­ro Cris­ti­na Ci­fuen­tes sí que era ami­ga ín­ti­ma su­ya. —Eso lo di­ce us­ted. —Ella fue tes­ti­go en su bo­da. —Sí, y yo en la de ella, pe­ro to­do eso fue años an­tes.

En efec­to, no es ex­tra­ño que coin­ci­dan com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo en las con­vo­ca­to­rias. Co­mo ex­pli­ca Carlos A. Gó­mez Ote­ro, de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go de Com­pos­te­la, en La im­par­cia­li­dad en el ac­ce­so a cuer­pos do­cen­tes uni­ver­si­ta­rios: las ga­ran­tías de abs­ten­ción y re­cu­sa­ción en el sis­te­ma ac­tual, la amis­tad ín­ti­ma es sub­je­ti­va y difícil de acre­di­tar “si no es a tra­vés de prue­bas in­di­cia­rias”, aña­dien­do que “las es­pe­cia­les re­la­cio­nes en­tre el per­so­nal de las uni­ver­si­da­des no son, se­gún la ju­ris­pru­den­cia, cau­sas de abs­ten­ción o re­cu­sa­ción […]”. De los cin­co miem­bros que ac­tua­ron en el tri­bu­nal, al me­nos el pre­si­den­te y uno de los vo­ca­les no su­plen­tes te­nían cier­ta re­la­ción con ella. El úni­co vo­cal que ha­bía si­do ele­gi­do por sor­teo, Fran­cis­co del Cam­po Gutiérrez, re­cha­zó par­ti­ci­par en las prue­bas, se­gún ha di­cho él mis­mo a Va­nity Fair.

Es­te era el pues­to al que Ci­fuen­tes so­li­ci­tó vol­ver tras di­mi­tir el pa­sa­do abril co­mo pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, ase­dia­da por el es­cán­da­lo de su pre­sun­to más­ter frau­du­len­to en la uni­ver­si­dad Rey Juan Carlos que des­ta­pó el­dia­rio. es y la di­fu­sión en ok­dia­rio de un ví­deo de un su­pues­to hur­to de cos­mé­ti­cos. Por es­te pues­to de fun­cio­na­ria le ha­bría co­rres­pon­di­do un suel­do anual de más de 43.000 eu­ros. Las crí­ti­cas le hi­cie­ron cam­biar de idea y se ha aco­gi­do a una ex­ce­den­cia de dos años.

Un asun­to pen­dien­te

A prin­ci­pios de los 2000, en ve­rano, cuan­do los co­le­gios ma­yo­res es­ta­ban va­cíos y el cam­pus de­sier­to, los es­tu­dian­tes que que­rían una ha­bi­ta­ción pa­ra el año si­guien­te de­bían acu­dir al Antonio de Ne­bri­ja pa­ra pa­gar una re­ser­va, cuen­ta una es­tu­dian­te. El mis­mo co­le­gio del que ha­ce una dé­ca­da el pro­pio Ra­mos ha­bía si­do di­rec­tor. “Ha­bía que ir a una ofi­ci­ni­ta a en­tre­gar el di­ne­ro en un so­bre. Co­mo 50.000 pe­se­tas o así”, re­cuer­da. “No se po­día ha­cer por trans­fe­ren­cia. Era ra­rí­si­mo, to­do el mun­do lo co­men­ta­ba”. Ese di­ne­ro, di­ce, no se de­vol­vía. Isa­bel Ra­mos, her­ma­na de Dio­ni­sio Ra­mos, era por aquel en­ton­ces la ad­mi­nis­tra­do­ra de los co­le­gios.

En 2003, la Com­plu­ten­se ce­le­bró elec­cio­nes y el can­di­da­to de la iz­quier­da, Carlos Ber­zo­sa, re­le­vó a Pu­yol en el rec­to­ra­do. Hoy, sen­ta­do en una ca­fe­te­ría ma­dri­le­ña, Ber­zo­sa cuen­ta que a los tres me­ses de ser nom­bra­do apa­re­cie­ron en su des­pa­cho seis di­rec­to­res de co­le­gios ma­yo­res con una que­ja. “Vi­nie­ron a ver­me por­que no co­bra­ban”, afir­ma el ex­rec­tor. “Cuan­do les pre­gun­té que có­mo no co­bra­ban, me en­se­ña­ron unos che­ques. Me que­dé per­ple­jo por­que era una can­ti­dad más al­ta que la de cual­quier car­go aca­dé­mi­co. Y vi que no se es­ta­ban pa­gan­do por la vía re­gla­men­ta­ria”. El su­ple­men­to que les co­rres­pon­día a los fun­cio­na­rios que di­ri­gen es­tas re­si­den­cias de es­tu­dian­tes ron­da los 200 o 300 eu­ros al mes, se­ña­la, mien­tras que q el sa­la­rio de los car­gos ac aca­dé­mi­cos pue­de su­pe­rar l los 2.000 eu­ros.

Se­gún el ex­rec­tor, los che­ques re­mi­tían a una cuen­ta ban­ca­ria ex­ter­na a la uni­ver­si­dad que per­te­ne­cía al sub­di­rec­tor de un co­le­gio ma­yor, es de­cir, un es­tu­dian­te, del que no re­cuer­da el nom­bre. “Yo lo re­gu­la­ri­cé to­do, lo lle­vé al con­se­jo de go­bierno y se apro­bó. Cla­ro, ba­ja­ron mu­cho los suel­dos”, ex­pli­ca. Una de las di­rec­to­ras de esa épo­ca nie­ga ro­tun­da­men­te ha­ber co­bra­do esas can­ti­da­des. Afir­ma que lo úni­co que hi­zo Ber­zo­sa fue re­du­cir la car­ga do­cen­te a los que di­ri­gían co­le­gios ma­yo­res, mu­chos de ellos pro­fe­so­res, pe­ro no hu­bo cam­bios en la re­mu­ne­ra­ción, que era “sim­bó­li­ca”.

Ber­zo­sa, ase­gu­ra, abrió una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na pa­ra in­da­gar en el ori­gen de la cuen­ta, pe­ro al ser aje­na a la Com­plu­ten­se no pu­die­ron ir más allá. Se­gún re­cuer­da el ex­rec­tor, Dio­ni­sio Ra­mos le ha­bría ex­pli­ca­do en­ton­ces que la cuen­ta se nu­tría de las ta­sas que pa­ga­ban los es­tu­dian­tes por las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, en­tre otros. “Qué ge­ne­ro­sos los es­tu­dian­tes que les pa­gan esos suel­dos tan al­tos a los di­rec­to­res, ¿no?’, pen­sé yo”, di­ce Ber­zo­sa. “Sa­bía­mos que pa­sa­ba al­go, pe­ro no te­nía­mos prue­bas”. Has­ta que cre­ye­ron en­con­trar­las. En 2005, re­la­ta Ber­zo­sa, z una fun­cio­na­ria es­ta­ba re­vi­san­do unos ar­chi­vos cuan­do dio con una car­pe­ta lle­na de do­cu­men­tos. “Ahí es­ta­ban e los re­ci­bos y los nom­bres de los que re­ci­bían el di­ne­ro, so­bre to­do per­so­nal de ad­mi­nis­tra­ción y ser­vi­cios, al­gún vi­ce­rrec­tor… Era una ca­ja B. Co­mo lo de Bár­ce­nas, pe­ro en mo­des­to”, afir­ma. “Se pa­ga­ban fi­de­li­da­des”.

—¿Y quién es­ta­ba al fren­te de to­do aque­llo? —le pre­gun­to.

—Dio­ni­sio Ra­mos era el que ma­ne­ja­ba la ca­ja B y pa­ga­ba los so­bre­suel­dos con re­ci­bos, que fue lo que en­con­tra­mos, don­de no ha­bía de­duc­cio­nes a la Se­gu­ri­dad So­cial ni a Ha­cien­da — ex­pli­ca—. Él era el res­pon­sa­ble má­xi­mo de ese tin­gla­do. —¿De dón­de pro­ve­nía el di­ne­ro? —De unas fian­zas que pa­ga­ban los es­tu­dian­tes de los co­le­gios ma­yo­res, una re­ser­va de pla­za, y unos cur­sos de es­pa­ñol pa­ra ex­tran­je­ros. Eso, en vez de in­gre­sar­lo en el pre­su­pues­to de la uni­ver­si­dad co­mo di­ce la nor­ma, no lo ha­cían, lo de­ja­ban ahí pa­ra usos per­so­na­les.

En­tre los pa­pe­les, Ber­zo­sa afir­ma que en­con­tró re­ci­bos y fac­tu­ras de pa­gos al vi­gi­lan­te José Antonio Ex­pó­si­to, el es­col­ta de los tráns­fu­gas en “el ta­ma­ya­zo” —la de­ser­ción de los par­la­men­ta­rios so­cia­lis­tas Ta­ma­yo y Sáez que en 2003 alla­nó el as­cen­so de Es­pe­ran­za Aguirre en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid—, por ser­vi­cios de “ba­rri­dos de mi­cró­fo­nos” en los des­pa­chos de la Com­plu­ten­se a cuen­ta de la uni­ver­si­dad.

Ber­zo­sa en­car­gó una au­di­to­ría de las fi­nan­zas de la Com­plu­ten­se que de­tec­tó unas pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des. Con es­ta in­for­ma­ción en la mano, Ber­zo­sa se fue a los juz­ga­dos. La in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial aca­ba­ría alar­gán­do­se más de una dé­ca­da.

Aho­ra, 12 años des­pués, el ca­so pa­re­ce ha­ber da­do un avan­ce sig­ni­fi­ca­ti­vo. Se­gún ha po­di­do co­no­cer es­ta re­vis­ta, a raíz de las

di­li­gen­cias se ha­lla­ron sos­pe­chas de un po­si­ble de­li­to de mal­ver­sa­ción en los pa­gos re­la­cio­na­dos con los co­le­gios ma­yo­res des­de an­tes de 1998 y has­ta 2003, épo­ca en la que Dio­ni­sio Ra­mos era ge­ren­te. La Fis­ca­lía pre­pa­ra el es­cri­to de ca­li­fi­ca­ción pe­nal

que da­rá pie a la res­pues­ta de acu­sa­ción y la ce­le­bra­ción del jui­cio en los pró­xi­mos me­ses. El ca­so co­men­zó con al­re­de­dor de 40 in­ves­ti­ga­dos, que hoy han si­do re­du­ci­dos a me­nos de una de­ce­na, jun­to a an­ti­guos fun­cio­na­rios, per­so­nas ex­ter­nas a la uni­ver­si­dad y exa­lum­nos. Fuentes de la uni­ver­si­dad trans­mi­ten que la ins­ti­tu­ción reac­cio­nó in­me­dia­ta­men­te y que nin­guno de los in­ves­ti­ga­dos man­tie­ne re­la­ción con la Com­plu­ten­se en la ac­tua­li­dad, a ex­cep­ción de una per­so­na aje­na a la ges­tión eco­nó­mi­ca y a los co­le­gios ma­yo­res. Dio­ni­sio Ra­mos es­tá en ex­ce­den­cia des­de 2004.

Pre­gun­ta­do por es­ta pre­sun­ta ca­ja B y las afir­ma­cio­nes de Ber­zo­sa, Dio­ni­sio Ra­mos con­tes­ta ta­jan­te: “Eso es una ton­te­ría co­mo la co­pa de un pino”. Se­gún ex­pli­có en una pri­me­ra con­ver­sa­ción la pa­sa­da pri­ma­ve­ra, “exis­tía una con­ta­bi­li­dad or­di­na­ria vin­cu­la­da a los in­gre­sos or­di­na­rios y otra vin­cu­la­da a los in­gre­sos ex­tra­or­di­na­rios de los co­le­gios ma­yo­res en ve­rano, pe­ro eso no es una con­ta­bi­li­dad B. Exis­tían dos con­ta­bi­li­da­des, dos cuen­tas co­rrien­tes, dos pre­su­pues­tos y dos jus­ti­fi­ca­cio­nes”. So­bre los pa­gos en efec­ti­vo de la re­ser­va de pla­za, aña­de: “La gen­te no te­nía en­ton­ces tar­je­tas ni exis­tía la for­ma de pa­go con tar­je­ta en la uni­ver­si­dad que le per­mi­tie­ra no te­ner que pa­gar­lo por che­que. Pe­ro nun­ca fue obli­ga­to­rio ha­cer­lo en efec­ti­vo”. Las men­sua­li­da­des de la es­tan­cia en los co­le­gios sí se ha­cían por trans­fe­ren­cia, “por­que ya ha­bía un con­tra­to”, afir­ma. “Es ver­dad que en al­gu­nos ám­bi­tos, no so­lo en los co­le­gios ma­yo­res, tam­bién en los más­te­res, et­cé­te­ra, ha­bía unas cuen­tas que po­dían pa­re­cer B, pe­ro eran cuen­tas ab­so­lu­ta­men­te ofi­cia­les. Lo que pa­sa es que es­ta­ban mez­cla­dos los in­gre­sos y los gas­tos. Eso has­ta el año 2000 ocu­rría en la mi­tad de la uni­ver­si­dad. En­ton­ces la gen­te se mon­ta su pro­pia pe­lí­cu­la, por­que no sa­be de pro­ce­di­mien­tos eco­nó­mi­cos, y mez­cla las obli­ga­cio­nes que hay en 2006, que es cuan­do se pro­du­ce la de­nun­cia, con las que hay en 1996”.

—¿Y so­bre los re­ci­bos al vi­gi­lan­te Ex­pó­si­to? ¿Y “el ta­ma­ya­zo”?

—Pa­ra mí no tie­ne na­da que ver una co­sa con la otra. Hay un se­ñor que tra­ba­ja pa­ra la Com­plu­ten­se y que a la vez Ta­ma­yo con­tra­ta co­mo guar­daes­pal­das. Pe­ro la fac­tu­ra de la que ha­blan es de me­ses an­tes del “ta­ma­ya­zo”. ¿Cuál es la re­la­ción? Yo a ese se­ñor no lo co­no­cí. Yo lo vi una vez en mi vi­da, me lo pre­sen­tó el pre­si­den­te de su par­ti­do en El Es­co­rial.

—¿Por qué el ca­so es­tá lle­van­do tan­to tiem­po? —pre­gun­to a Ra­mos.

—En la in­ves­ti­ga­ción in­ter­vi­nie­ron otros pe­ri­tos, re­vi­sa­ron las pri­me­ras con­clu­sio­nes y las anu­la­ron, y ha pa­sa­do de to­do. Han fa­lle­ci­do dos per­so­nas de en­tre las pre­sun­ta­men­te im­pli­ca­das. Al ca­bo de 12 años, no sa­be­mos to­da­vía ni qué de­li­tos son ni quié­nes los co­me­tie­ron. En esas es­ta­mos.

Aun­que la su­pues­ta con­ta­bi­li­dad irre­gu­lar se ha­bría desa­rro­lla­do coin­ci­dien­do con la épo­ca de Ci­fuen­tes co­mo directora del co­le­gio ma­yor, Ber­zo­sa di­ce que no en­con­tró nin­gún do­cu­men­to que la re­la­cio­na­ra: “Pa­ra mí ella siem­pre ha si­do una in­cóg­ni­ta”. Ra­mos re­cha­za cual­quier vin­cu­la­ción: “Ella nun­ca ha es­ta­do en es­te te­ma, ni co­mo impu­tada, ni co­mo tes­ti­go ni co­mo na­da”, sen­ten­cia. So­bre su re­la­ción con ella, ex­pli­ca: “Pri­me­ro fui­mos co­no­ci­dos y lue­go ami­gos, y des­pués, co­mo ocu­rre con to­das las re­la­cio­nes en la vi­da, fui­mos más ami­gos, me­nos ami­gos”.

El si­guien­te ca­pí­tu­lo

Los jó­ve­nes que coin­ci­die­ron en aque­lla bo­da de La Mo­ra­le­ja, ya dis­tan­cia­dos de la Com­plu­ten­se, si­guie­ron sus pro­pios ca­mi­nos. Ci­fuen­tes se cen­tró en su per­fil po­lí­ti­co. En 2003, lle­gó a por­ta­voz ad­jun­ta del Gru­po Par­la­men­ta­rio Po­pu­lar, pa­só por va­rios es­ca­lo­nes en la Asam­blea de Ma­drid, has­ta que en 2012 asu­mió la de­le­ga­ción del Go­bierno y des­pués al­can­zó la pre­si­den­cia de la ca­pi­tal. Pe­ro al­gu­nos vol­vie­ron a ver­se en otra uni­ver­si­dad: la Rey Juan Carlos, im­pul­sa­da por Gustavo Vi­lla­pa­los en su épo­ca co­mo Con­se­je­ro de Edu­ca­ción.

Con la lle­ga­da de Ber­zo­sa al rec­to­ra­do en 2003, Dio­ni­sio Ra­mos fue apar­ta­do de la ge­ren­cia y des­ti­na­do a otro car­go en el cam­pus, que fi­nal­men­te aban­do­nó por la em­pre­sa pri­va­da. En la ac­tua­li­dad, es el con­se­je­ro de­le­ga­do de RYA Re­si­den­cias S.L., una em­pre­sa de ges­tión in­mo­bi­lia­ria que rea­li­za pro­yec­tos de re­si­den­cias uni­ver­si­ta­rias, en­tre ellas la José Pérez Var­gas, de la Rey Juan Carlos.

Pre­ci­sa­men­te, sus tra­yec­to­rias se cru­zan en la uni­ver­si­dad que ha es­ta­do en el ojo del hu­ra­cán me­diá­ti­co en los úl­ti­mos me­ses. Fue en la URJC don­de Ra­mos y Ci­fuen­tes coin­ci­die­ron co­mo alum­nos del más­ter que pro­vo­có la di­mi­sión de la po­lí­ti­ca po­pu­lar tras re­ve­lar­se que no ha­bría asis­ti­do a gran par­te de las cla­ses y que pu­do ha­ber no­tas fal­si­fi­ca­das. El de­le­ga­do del rec­tor pa­ra cen­tros ads­cri­tos y tí­tu­los pro­pios de esa uni­ver­si­dad tam­bién era otro co­no­ci­do: Jorge Uro­sa, que ha­bía co­la­bo­ra­do con Ci­fuen­tes años atrás en los gru­pos es­tu­dian­ti­les de la Com­plu­ten­se. Ra­mos, que fue lla­ma­do a de­cla­rar en ju­nio an­te la juez en la in­ves­ti­ga­ción del ca­so, nie­ga te­ner na­da que ver: “Yo me ma­tri­cu­lé, pe­ro no lo hi­ce. Con to­da se­gu­ri­dad no tu­ve el tí­tu­lo”. Su per­fil de Lin­ke­dIn di­ce lo con­tra­rio.

Por los pa­si­llos de la Rey Juan Carlos tam­bién pa­só otro ve­te­rano de la Com­plu­ten­se: Je­sús Cal­vo So­ria, je­fe de Dio­ni­sio Ra­mos en los no­ven­ta y mano de­re­cha de Vi­lla­pa­los. Ade­más de ha­cer ne­go­cios in­mo­bi­lia­rios, Cal­vo So­ria da­ba cla­ses de Mar­ke­ting Po­lí­ti­co en la URJC.

Lo que co­men­zó co­mo un gru­po de es­tu­dian­tes in­tere­sa­dos en po­lí­ti­ca es hoy un ma­pa de los es­cán­da­los re­cien­tes. Des­de la tra­ma Gür­tel, en la que Je­sús Cal­vo So­ria ha si­do con­de­na­do a seis me­ses de cár­cel por blan­queo de ca­pi­ta­les, has­ta el ca­so Más­ter de la Rey Juan Carlos, uni­ver­si­dad im­pul­sa­da por Gustavo Vi­lla­pa­los, que mar­có la caí­da de Ci­fuen­tes e ini­ció un te­rre­mo­to que ha aca­ba­do sal­pi­can­do a Pa­blo Ca­sa­do, tam­bién ma­tri­cu­la­do en un más­ter del mis­mo cen­tro —él fi­nal­men­te no ha si­do in­ves­ti­ga­do—. Mien­tras Ci­fuen­tes pla­nea una eta­pa pro­fe­sio­nal en Pa­rís, Dio­ni­sio Ra­mos es­pe­ra no­ti­cias del juz­ga­do so­bre el ca­so de la pre­sun­ta ca­ja B en la Com­plu­ten­se, un asun­to que, desea él, “oja­lá que­de ce­rra­do”.

“Po­dían pa­re­cer B, pe­ro eran cuen­tas ab­so­lu­ta­men­te ofi­cia­les” (Dio­ni­sio Ra­mos)

Mó­ni­ca Par­ga es pe­rio­dis­ta y úl­ti­ma­men­te pien­sa mu­cho en el le­ma de la UCM: “La li­ber­tad ilu­mi­na to­das las co­sas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.