LAR­GA VI­DA AL ‘BAUM­KU­CHEN’

Man­te­les de hi­lo, cu­ber­te­rías de pla­ta, cen­tros de me­sa con cla­ve­les ro­jos o la tra­di­cio­nal Flor de Pas­cua— y re­ce­tas clá­si­cas co­mo el pas­tel ár­bol que ha con­quis­ta­do a va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Así se ce­le­bran es­tas ies­tas en Hor­cher, el tem­plo de la gas­tron

Vanity Fair (Spain) - - VANIDADES - Por PALOMA S IMÓN

El maî­tre le pro­pu­so a la mar­que­sa unos aren­ques de To­rre­jón en es­ca­be­che “re­cién lle­ga­dos en avión des­de Ber­lín”, wie­ner sch­nit­zel y ve­na­do. “De­bes com­pren­der có­mo fun­cio­na la idio­sin­cra­sia es­pa­ño­la. Per­diz y ja­ba­lí, que­ri­da. Ra­ra vez te ofre­ce­rán otra co­sa en ca­sa de un aris­tó­cra­ta es­pa­ñol. Vi­ven en el es­plen­dor, pe­ro des­de lue­go no des­pil­fa­rran. ¡Ni una pe­se­ta! Ca­zan tres o cua­tro días por se­ma­na y co­men el fru­to de sus es­fuer­zos de lu­nes a domingo. Mé­te­te­lo en la ca­be­za, en Es­pa­ña dis­fru­tar de la vi­da siem­pre pre­ce­de al tra­ba­jo. Y es­to es apli­ca­ble a to­das las cla­ses so­cia­les”, le acon­se­jó la mar­que­sa a su com­pa­ñe­ra de me­sa, .Y

Eli­sa­beth Hor­cher así es co­mo el es­ta­ble­ci­mien­to que en­ton­ces —1949— re­gen­ta­ba su ma­ri­do, , se

Ot­to Hor­cher es­pe­cia­li­zó en ca­za.

Es­ta es una de las anéc­do­tas que re­co­ge Los Hor­cher (La Es­fe­ra de los Li­bros), el vo­lu­men en el que la es­cri­to­ra María Án­ge­les Ló­pez de Ce­lis y , bis­nie­ta

Eli­sa­beth Hor­cher de la fun­da­do­ra, no­ve­lan la tre­pi­dan­te his­to­ria del res­tau­ran­te. Un lu­gar en el que, co­mo con­ta­ba en sus cró­ni­cas de la épo­ca pa­ra The New York Ti­mes el pe­rio­dis­ta ,

Owen Su­lli­van “los acau­da­la­dos pue-

den de­lei­tar­se el pa­la­dar igual que si es­tu­vie­ran en Nue­va York, a ve­ces in­clu­so me­jor”.

Pa­ra de­ce­nas de fa­mi­lias Hor­cher es ade­más si­nó­ni­mo de Na­vi­dad. “Hay gen­te que vie­ne des­de ha­ce 20 años, me­sas que pa­san de pa­dres a hi­jos. Es co­mo un ri­tual”, me cuen­ta Eli­sa­beth, cuar­ta ge­ne­ra­ción al fren­te del ne­go­cio. La pri­me­ra que se ce­le­bró en es­te lo­cal del nú­me­ro 6 de la ca­lle Al­fon­so XII fue la de 1943. “En el Ma­drid de la pos­gue­rra, el ham­bre y las car­ti­llas de ra­cio­na­mien­to” al que el ma­tri­mo­nio Hor­cher lle­gó des­de la Ale­ma­nia na­zi dis­pues­to a abrir “el me­jor res­tau­ran­te de Es­pa­ña”. Des­de en­ton­ces, ca­da di­ciem­bre sir­ven el tra­di­cio­nal gan­so en ban­de­ja de pla­ta, pa­vo, per­diz pren­sa­da y, por su­pues­to, baum­ku­chen. “Lo te­ne­mos to­do el año. A la gen­te le en­can­ta. So­lo ha­ce­mos cin­co al día, cua­dra­mos la lis­ta co­mo po­de­mos”.

Por sus me­sas han pa­sa­do el to­re­ro o el Juan Belmonte mo­dis­ta ,

Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga que rom­pía allí su ha­bi­tual dis­cre­ción pa­ra co­men­tar el af­fai­re en­tre e

Hitler Im­pe­rio , o Ar­gen­ti­na Sop­hia Lo­ren

, po­lí­ti­cos de Char­lie Cha­plin to­do signo, los reyes

Juan y —a él le gus­ta Carlos So­fía el ro­da­ba­llo y la rei­na sue­le ir con per­so­na­li­da­des de la mú­si­ca clá­si­ca— o la

je­que­sa . Su se­cre­to, la ca­li­dad de Ca­tar del pro­duc­to y del ser­vi­cio, tam­bién el am­bien­te aco­ge­dor y la de­co­ra­ción. La mis­ma que pro­yec­tó

Gutiérrez Man­chón ha­ce 75 años. En Hor­cher en­con­tra­rá man­te­le­rías de hi lo, cen­tros de cla­ve­les ro­jos, cu­bier­tos de pla­ta y un con­so­mé que re­su­ci­ta a un muer­to. La re­ce­ta, por cier­to, es­tá en el li­bro.

“Te­ne­mos ‘baum­ku­chen’ to­do el año. A la gen­te le en­can­ta en­car­gar­lo. So­lo ha­ce­mos cin­co al día, cua­dra­mos la lis­ta co­mo po­de­mos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.